domingo, octubre 29, 2006

Tú, mereces ser amada


Ha de existir el amor, al menos para la pervivencia del genero de la novela. ¿Qué sería de la novela sin amor? ¿Qué sería de tanta trama?

No obstante, a pesar de todos los enamoramientos, casi todos los matrimonios, hoy día, acaban como el rosario de la aurora.

Pero vale la pena intentarlo. ¿Quién no quiere intentar, al menos una vez, su propia felicidad, su propia felicidad compartida. Desde luego si algo vale la pena intentar es eso.

Yo, desde luego, intento mi felicidad. No podría ser de otra manera ¿Me podría perdonar no haber sido feliz? ¿A quién le podría echar la culpa? ¿Hay alguien tan tonto que pueda posponer su propia felicidad, o alegar que estaba ocupado, o que no sabía? Si alguien no sabe ser feliz, ¿le puede echar la culpa al gobierno, al municipio, a la familía? Perdone, es que no soy feliz. Vaya a la otra ventanilla, la de la izquierda.

¿Pero y si no encontramos a nadie a quien dar nuestro amor?
¿Y si no somos correspondidos?
¿Y si buscamos dar amor, pero no recibimos?

Es en momentos así, cuando estoy seguro de que tiene que existir Dios, necesariamente. No puede ser que tantos corazones que anhelan dar tanto amor y que sólo han recibido golpes, se queden así, con las manos llenas de deseos de caricias. Sí, tiene que existir la pieza que de sentido a todo este universo.

Todo ser humano sabe en lo más profundo de su corazón que no puede ser que el mundo sea un mundo en el que el amor no tuviera sentido.
Ni siquiera este blog tendría sentido.
¿Para qué escribiría estas líneas? ¿Para el olvido?


Ojalá que yo pudiera dar a cada ser humano de este mundo, esa otra persona que le ame con todo su corazón. De verdad, deseo que todos, todos, encuentren a alguien a quien hacer feliz. Se lo deseo hasta a mis mayores adversarios.

Y si tú que lees este post todavía no has encontrado a ese alguien, ese alguien único, tranquila, quizá esté más cerca de lo que imaginas.

10 comentarios:

  1. Hola Padre Fortea:
    "No es bueno que el hombre esté solo..ni la mujer tampoco..(apostillo yo).."..y es que el ser humano necesita calor humano..hasta Jesús mandó a sus discípulos a recorrer el mundo de dos en dos..pero para los que permanecemos solteros..y carecemos del amor marital y del de unos hijos.. tenemos el amor de Dios..pero como somos humanos y necesitamos "tocar"..como Santo Tomás..tenemos el amor a los que nos rodean..familiares, amigos, conocidos, y en general todos aquellos hermanos en Cristo Jesús..Quizás el permanecer en ese estado de soltería..sea un acicate para avivar más en nuestro interior ese Amor a nuestro Creador..a nosotros mismos y a nuestro prójimo..Un achuchón,Padre Fortea..y para todos los integrantes de este Blog.MªTeresa.

    ResponderEliminar
  2. Hola padre:

    Las situaciones descritas me han sucedido más de una vez...y creo que me sucede aún en este instante, pero no puedo entender como canalizar el amor frustrado hacia alguien a Dios...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:59 p. m.

    Gracias por los animos P.Fortea, hoy es mi cumple 41! que barbaridad ..y a la vez dando gracias a Dios por estar bien y viva, pues hoy en día cuántas personas se van al cielo jóvenes..pero aquí estoy solita en mi casita con internet, la tele..me acordaré de sus palabras que animan.. pero reze por mí P.Fortea :)y gracias!
    Cristina de Valencia

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:26 a. m.

    También mi cumple es la semana que viene el 19 de Diciembre y me gusta esta fecha porque es cercana a la Navidad.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:27 a. m.

    El nombre de asmodeo es muy feo, te podias haber puesto por ejemplo:
    Israel.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:16 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:20 a. m.

    Cuando mis manos se quedaron vacias y mi corazón destrozado, clamé fuertemente al Cielo: "Yo merezco ser amada"... y el Cielo guardó silencio. Mi esposo tomaba sus cosas dejando un hondo vacío en mi alma y en mis hijas... ¡Pobrecillas! Ellas siempre confiaron en que sus padres cumplirían las Promesas Sacramentales.

    Poco a poco las cosas fueron tomando el tinte del divorcio: las niñas comenzaron a pasar sus fines de semana con el padre ausente mientras se preguntaban por qué su mamá estaba sola en un departamento vacío, sin amor.

    Una noche, mientras rezábamos antes de dormir, mi hija menor, de tan solo cuatro años y medio, me rodeó con sus bracitos y, sonriendo, elevó los dulces ojos al cielo diciendo: "¿Jesús. quieres ser el Esposo de mi mamita y nuestro Papá?"... Mi hija mayor asentía muy alegre diciendo que Jesús jamás nos dejaría, nunca nos abandonaría.

    Ese día comencé a ver las cosas en una dimensión distinta... ¿Acaso Dios me ama tanto que me quiere para Él solo? Eso me halaga infinitamente... y mis hijas ahora tienen un solo Padre, aunque aquel que las engendró se esfuerza por reconstruir la relación con ellas. Y yo se lo facilito porque siempre habrá amor...

    Si... yo estoy sola, como aquella mujer imaginada por el buen Padre Fortea. Siendo inteligente y aún bella, siendo digna esposa, responsable y amorosa, he sido llamada "loca" por mi esposo, acaso en un intento por culparme de todo y buscar la nulidad del Matrimonio... ¡Ah! Cuántos ultrajes y reproches, cuántas mentiras gritadas a los cuatro vientos... cuánta obstinación en ver solo mis defectos y rechazar las virtudes que con tanto amor he trabajado!...

    Me sentí con las manos vacías hasta que encontré que Dios las colmaba...

    Si, merezco ser amada y lo soy, infinitamente, por Aquel que me amó primero.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:40 p. m.

    ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO


    Señor Jesús, en tu nombre y con
    el Poder de tu Sangre Preciosa
    sellamos toda persona, hechos o
    acontecimientos a través de los cuales
    el enemigo nos quiera hacer daño.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos toda potestad destructora en
    el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
    debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
    de la naturaleza, en los abismos del infierno,
    y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    rompemos toda interferencia y acción del maligno.
    Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
    y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
    acompañada de San Miguel, San Gabriel,
    San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
    (nombrar a cada una de ellas),
    las personas que el Señor enviará a ella,
    así como los alimentos y los bienes que
    Él generosamente nos envía
    para nuestro sustento.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos tierra, puertas, ventanas,
    objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
    y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
    alrededor de toda nuestra familia.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos los lugares en donde vamos
    a estar este día, y las personas, empresas
    o instituciones con quienes vamos a tratar
    (nombrar a cada una de ellas).

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
    los negocios de toda nuestra familia,
    y los vehículos, las carreteras, los aires,
    las vías y cualquier medio de transporte
    que habremos de utilizar.

    Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
    las mentes y los corazones de todos los habitantes
    y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
    Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.
    Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
    por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
    hemos sido salvados y somos preservados
    de todo lo malo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4:34 p. m.

    Fortea, necesito tu ayuda. No cuento, ni tengo a nadie más.
    ¡Ayúdame por favor!
    Quiero ser feliz, núnca lo he sido, sólo quiero eso, ser feliz y que las sanguijuelas me dejen en paz.
    ¡Ayúdame por favor!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo4:35 p. m.

    Yo también merezo ser amada y nadie me ha amado núnca, sólo se han aprovechado de mí y me han utilizado, sólo eso,.

    ResponderEliminar