viernes, noviembre 03, 2006

Fu Manchú y los obispos.


Hoy toca hablar de Fu Manchú. Dudé si escribir hoy este post o si dejar pasar un día más cargando la escopeta.

De nuestro personaje de hoy sólo quiero dar un dato, uno solo que vale por muchos y que le retrata perfectamente. En medio de las negociaciones con los obispos sobre la asignatura de religión, un día en Moncloa salió en una rueda de prensa y dijo que mientras él fuera presidente a nadie se le obligaría a estudiar la asignatura de religión.

Sabía perfectamente la verdad, pero prefirió dejar a los obispos a la altura del betún dando a entender cosas que sabía perfectamente que no son auténticas. Por eso, querido Fu Manchú, ahora a mí no me duele la mano al presionar estas teclas para describir tu catadura moral. De ti he sacado una perla de la bolsa, pero la bolsa está llena.

Eres un abortista, un secesionista, un anticlerical y un guerracivilista. Tu talante es para echarse a temblar. Si vinieras a visitarme a mi casa, escondería hasta el gato.

Lo que no creo que seas, y lo digo en serio, es un masón. Me resulta impensable algo así, salvo que la masonería quiera ir hacia su propia, inexorable y definitiva destrucción. Si en privado me preguntaras si sería conveniente el que te hicieras masón, te respondería al momento, sin dudar, que sí. Porque no tengo duda de que serías capaz de acabar con las pirámides de Egipto.

Desde luego lo que sí que me lo imagino es en el balcón de la Moncloa diciendo al Pueblo: Vuestros pecados han tenido que ser muchos y muy graves para que os haya caído el tremendo castigo de que yo haya llegado a ser vuestro presidente. Y me voy a aplicar a mis funciones presidenciales entendidas estas como una diaria tarea punitiva sobre toda la nación, y lo voy a realizar con una meticulosidad tal que os va quedar muy claro que nunca debisteis apartaros del recto camino.

10 comentarios:

  1. Pues yo sí creo que sea masón; lo avalan la pertenencia a este colectivo de su abuelo y las constantes visitas a sitios dudosos antes de aprovar leyes que van contra colectivos tradicionales. Además de cierto secreto que me reservo para comentárselo en privado.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:38 p. m.

    ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO


    Señor Jesús, en tu nombre y con
    el Poder de tu Sangre Preciosa
    sellamos toda persona, hechos o
    acontecimientos a través de los cuales
    el enemigo nos quiera hacer daño.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos toda potestad destructora en
    el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
    debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
    de la naturaleza, en los abismos del infierno,
    y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    rompemos toda interferencia y acción del maligno.
    Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
    y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
    acompañada de San Miguel, San Gabriel,
    San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
    (nombrar a cada una de ellas),
    las personas que el Señor enviará a ella,
    así como los alimentos y los bienes que
    Él generosamente nos envía
    para nuestro sustento.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos tierra, puertas, ventanas,
    objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
    y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
    alrededor de toda nuestra familia.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos los lugares en donde vamos
    a estar este día, y las personas, empresas
    o instituciones con quienes vamos a tratar
    (nombrar a cada una de ellas).

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
    los negocios de toda nuestra familia,
    y los vehículos, las carreteras, los aires,
    las vías y cualquier medio de transporte
    que habremos de utilizar.

    Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
    las mentes y los corazones de todos los habitantes
    y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
    Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.
    Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
    por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
    hemos sido salvados y somos preservados
    de todo lo malo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:25 a. m.

    Pero vosotros id a vuestra "bola", que yo iré a la mía.
    ¡Dejadme en paz! que me descentrais y no me dejais cumplir mi misión.

    Id a Galilea que allí le vereis.

    Buscadle a El.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:01 a. m.

    Eso, vosotros pasead por arriba y a mí dejadme tranquila en los suburbios, por aquí abajo. Aquí es donde el Señor quiere estar, con los más necesitados.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:55 a. m.

    La pobreza cristiana:

    “El desprendimiento pleno del corazón por amor a Cristo”.

    San Agustín veía en la envidia el "pecado diabólico por excelencia" (ctech. 4,8).

    "De la envidia nacen el odio, la maledicencia, la calumnia, la alegría causada por el mal del prójimo y la tristeza causada por su prosperidad" (s. Gregorio Magno, mor. 31,45).

    2540 La envidia representa una de las formas de la tristeza y, por tanto, un rechazo de la caridad; el bautizado debe luchar contra ella mediante la benevolencia. La envidia procede con frecuencia del orgullo; el bautizado ha de esforzarse por vivir en la humildad:

    ¿Querríais ver a Dios glorificado por vosotros? Pues bien, alegraos del progreso de vuestro hermano y con ello Dios será glorificado por vosotros.

    Dios será alabado -se dirá- porque su siervo ha sabido vencer la envidia poniendo su alegría en los méritos de otros (S. Juan Crisóstomo, hom. in Rom. 7,3).

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:57 a. m.

    En el camino de la perfección, el Espíritu y la Esposa llaman a quienes les escuchan (cf Ap 22,17), a la comunión perfecta con Dios:

    La recompensa de la virtud será Dios mismo, que ha dado la virtud y se prometió a ella como la recompensa mejor y más grande que puede existir:

    "Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo" (Lv 26,12)

    Este es también el sentido de las palabras del apóstol:

    "Para que Dios sea todo en todos" (1 Co 15,28).

    El será el fin de nuestros deseos, a quien contemplaremos sin fin, amaremos sin saciedad, alabaremos sin cansancio. Y este don, este amor, esta ocupación serán ciertamente, como la vida eterna, comunes a todos (S. Agustín, civ. 22,30).

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:49 a. m.

    Siempre me gustaron las artes marciales, por eso aprendí a luchar.

    Cuando era una jovencita aprendí defensa personal, luego lo tuve que dejar, cuestiones de horarios, llegué hasta cinturón marrón y mi profesor me decía que era muy buena en las artes marciales.

    Yo no lo creo… pero en fin.
    En alguna ocasión lo tuve que utilizar, sólo por defensa, la sangre no llegó al río.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:06 a. m.

    ¿Por qué me metiste en esta misión tan horrible?
    Yo no te lo pedí.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7:41 a. m.

    No Señor, no te lo pedí.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7:44 a. m.

    He soñado esta noche contigo, sólo te diré que el niño está bien, la niña esta enferma, te puedes imaginar por qué.
    entraron en mi casa y una vela rosa que yo le tenía puesta a ella, la arrugaron toda y vaciaron cómo si lo estuvieran haciendo en mi vientre para abortar.
    Cuando lo vi yo deshice esa magía, pero supongo que todo esto le afectó.
    Ya ves, que maravillosa es mi vida, es una mierda que no deseo vivir.

    ResponderEliminar