lunes, noviembre 06, 2006

Hoy sigo contemplando el futuro con más optimismo que ayer e incluso que mañana.

Cómo me ha impactado la muerte del príncipe de Salina en la novela. Sigo todavía bajo el peso de la pena. (Hoy los políticos no se han movido de sus madrigueras, así que los dejaré en paz. El amor tampoco ha sido generoso hoy en experiencias.)

Una lectora se ha escandalizado por mi afirmación de que la muerte de algunos familiares míos me ha apenado menos que la muerte de este personaje de ficción. No te escandalices, en literatura se perdona todo. En el mundo de la literatura nos perdonamos todo.
De todas maneras, no hay peligro de que la inmensa mayoría de mis familiares lean mi blog. A veces, los lazos de la sangre son poco más que una superficial circunstancia azarosa.

La lectura de uno solo de mis libros por parte de alguien ha provocado relaciones mucho más profundas con alguien que los más de treinta años de parentesco con otros.

He leído hoy que una mujer se ha inmolado en Gaza, provocando una explosión en un autobús. También a mí me gustaría inmolarme intelectualmente provocando una explosión literaria que causase millones de afectados por la belleza de mis letras. Sí, ojalá que el fuego de mis párrafos quemase filosóficamente los ojos de muchos, y que incluso algunos quedasen incinerados. Pero mis novelas siguen durmiendo en mi casa, al calor de un disco duro, un sueño de quietud que ningún ojo turba.

Mientras tanto la muerte del príncipe de Salina me afectará más que la de algunos de mis familiares.

Sea dicho de paso, hoy he soñado con el cardenal de Madrid. No sueño con el todas las semanas, lo de hoy ha sido una excepción. Soñaba que nos encontrábamos en la calle y que me saludaba muy efusivamente, con calor. Es gracioso, en el sueño yo me tenía que inclinar hacia atrás de tanto ímpetu que ponía en el entusiasmo del encuentro. Él ponía toda la exaltación por haberme conocido en persona y yo me mostraba correcto, por eso pienso que es un sueño profético.

6 comentarios:

  1. A mi el libro que más me impacto fue Los Miserables de Victor Hugo. Encuentro que el autor describe el alma humana con una belleza incomparable. La transformación de Jean Valjean debido a la intervención del obispo es una de las cosas más bonitas jamás escritas.

    ResponderEliminar
  2. Jooo,¡qué bonito eso de: "Pero mis novelas siguen durmiendo en mi casa, al calor de un disco duro, un sueño de quietud que ningún ojo turba"!. Lo de la "explosión literaria que causase millones de afectados por la belleza de mis letras" tampoco ha sido despreciable. La verdad es que escribe vd. bastante bien y me gusta su estilo. Un saludo, padre Fortea, por cierto, es vd. un año menor que yo.

    ResponderEliminar
  3. Soy la pesada de antes. He perdido mi contraseña. Me hice un blog porque pensaba que no se podría contestar, caso de no estar registrada, y ahora me he dado cuenta de que realmente sí se puede, bajo la indentity de: "Other" ..¡vivir para ver!...Pues nada, aún así me gustaría recuperar mi contraseña, porque se supone que yo tengo un blog: "EstherCasi40" se llama. Pedí la contraseña a mi direcc. de e-mail, a ver si son capaces de en viármelo estos de blogger.com, y si no tardan mucho. Otro saludo y ya me voy a la piltra, que soy mujer de acostarse pronto y leer librito antes de caer en brazos de Morfeo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:37 p. m.

    ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO


    Señor Jesús, en tu nombre y con
    el Poder de tu Sangre Preciosa
    sellamos toda persona, hechos o
    acontecimientos a través de los cuales
    el enemigo nos quiera hacer daño.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos toda potestad destructora en
    el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
    debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
    de la naturaleza, en los abismos del infierno,
    y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    rompemos toda interferencia y acción del maligno.
    Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
    y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
    acompañada de San Miguel, San Gabriel,
    San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
    (nombrar a cada una de ellas),
    las personas que el Señor enviará a ella,
    así como los alimentos y los bienes que
    Él generosamente nos envía
    para nuestro sustento.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos tierra, puertas, ventanas,
    objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
    y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
    alrededor de toda nuestra familia.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos los lugares en donde vamos
    a estar este día, y las personas, empresas
    o instituciones con quienes vamos a tratar
    (nombrar a cada una de ellas).

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
    los negocios de toda nuestra familia,
    y los vehículos, las carreteras, los aires,
    las vías y cualquier medio de transporte
    que habremos de utilizar.

    Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
    las mentes y los corazones de todos los habitantes
    y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
    Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.
    Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
    por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
    hemos sido salvados y somos preservados
    de todo lo malo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:12 a. m.

    ¡Es como vivir continuamente en un infierno!

    ResponderEliminar
  6. "Una lectora se ha escandalizado por mi afirmación de que la muerte de algunos familiares míos me ha apenado menos que la muerte de este personaje de ficción"

    No soy un devoto de muchos miembros de mi familia (me refiero a primos, tíos...) y un día, debatiendo en un blog de este tema alguien me escribió que la familia nos es impuesta, pero que los amigos los elegimos.

    Pues eso.

    Mañana seguiré leyendo más de este blog.

    Un saludo y ánimo, siga así, hablando y escribiendo con razón y corazón, con libertad y responsabilidad.

    ResponderEliminar