miércoles, noviembre 08, 2006

La única coraza que se podrá enfundar para huir de mi mirada.

Hoy he soñado que me encontraba con alguien que es muy importante y que hace tiempo fuimos muy conocidos, no amigos. Me permitiréis que no ofrezca detalles porque los blogs acaban recalando en los ojos que se considera que nunca deberían leer un blog. Y así lo que no debería ser acaba siendo.

El encuentro, en el sueño, se enmarcaba en el jardín de un hotel lleno de gente, debía haber una convención. El encuentro casual. El iba por su camino con más gente y yo oblicuamente caí en su campo visual. Él no pudo simular que no me había visto. Hubiera preferido no haberme visto, pero ya no resultaba efectiva la simulación, campo en el que él era experto.

Así que, como tantos años temió, tuvo que acercarse a mí y estrecharme la mano y aparentar la falsa alegría de verme. Seguía yo toda esta obra de teatro con la comprensión de lo pobre hombre que era el actor. Yo era todo su público. Así como toda la obra tenía un solo actor: él. Me conocía el desenlace.

Que si cuanto tiempo, que qué tal me va, sonrisas en su rostro que se había vuelto de pronto poco flexible, y todo eso. En el sueño, en un momento dado, se emocionó. Y arrodillándonos los dos, los dos ya emocionados sinceramente, se puso fin al sueño.

El encuentro ha tenido lugar en el oculto mundo onírico. Pero algún día se producirá, no tengo la menor duda. El encuentro de dos que no desean verse. Será toda una colisión de miradas. Estaré estudiando cada gesto de su cara, por pequeño que sea. Será él el que tendrá que acercarse, será él el que tendrá que obligarse a ser amable. Yo sólo le pienso contestar con preguntas de una sola frase. No tendré que esforzarme en hacer efusiva mi emoción, porque de mí no se espera que represente papel alguno.

Pero lo colosal de ese encuentro que será un choque de miradas es que yo sé muy bien cómo es esa persona por dentro, donde nadie puede mirar. Y lo terrible para él es que sabe que yo lo sé, y que mi mirada para él es una acusación sin palabras. No hay escudo que le pueda proteger de mis ojos. La única coraza que se puede enfundar es huir de mi mirada.

7 comentarios:

  1. P. Fortea: este hermético artículo que acaba de escribir me recuerda la situación que suele darse durante las oraciones de liberación u exorcismos: el espíritu maligno que mira a través de los ojos del poseso no es capaz de sostener la mirada del exorcista.

    Aunque reconozco que después de terminar la lectura estuve tentado de decir: "¿Acaso soy yo maestro?"
    ;)

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Pienso que casi sé quien podria ser el protagonista de su sueño, aunque.. como es un sueño el abanico de posibilidades se habre mas.. pero como es un sueño, tal ves sea alguien quien pueda mirar a traves de los ojos y por tanto morir de vergüenza al ser descubierto... pero la intriga es para los que nos encanta leer su blog porque como usted dice, sabe perfectamente quien es.. y él tambien sabe quien es usted.. un sueño puede ser mucho o nada..

    Saludos desde México D.F.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:18 p. m.

    Yo he tenido el mismo sueño, querido Padre Fortea, pero el encuentro se da conmigo misma.

    Años he estado aprisionada en esta cárcel de palabras que lanzo al viento esperando que alguien las recoja, pero soy yo, y solo yo, quien debe ponerse en contacto con mi esquva mirada interior. Allí, donde he guardado un Jardincito para el encuentro, habita mi Dios, Uno y rino y aún m espera.

    Que nuestros sueños no tarden más, Padre Fortea, que el Señor, que todo lo puede, matenga viva la esperanza.

    Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:43 p. m.

    tengo problemas para abrir o acceder a mi cuenta. Me lo podríais solucionar
    Cristina

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:45 p. m.

    P.Fortea, me gustó mucho su conferencia en Valencia, estuve allí.Muchas gracias ,voy a intentar informarme cuando exponen al Santísimo en la capilla de las Siervas de Jesús
    Cristina

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:36 p. m.

    ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO


    Señor Jesús, en tu nombre y con
    el Poder de tu Sangre Preciosa
    sellamos toda persona, hechos o
    acontecimientos a través de los cuales
    el enemigo nos quiera hacer daño.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos toda potestad destructora en
    el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
    debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
    de la naturaleza, en los abismos del infierno,
    y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    rompemos toda interferencia y acción del maligno.
    Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
    y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
    acompañada de San Miguel, San Gabriel,
    San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
    (nombrar a cada una de ellas),
    las personas que el Señor enviará a ella,
    así como los alimentos y los bienes que
    Él generosamente nos envía
    para nuestro sustento.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos tierra, puertas, ventanas,
    objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
    y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
    alrededor de toda nuestra familia.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos los lugares en donde vamos
    a estar este día, y las personas, empresas
    o instituciones con quienes vamos a tratar
    (nombrar a cada una de ellas).

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
    los negocios de toda nuestra familia,
    y los vehículos, las carreteras, los aires,
    las vías y cualquier medio de transporte
    que habremos de utilizar.

    Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
    las mentes y los corazones de todos los habitantes
    y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
    Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.
    Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
    por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
    hemos sido salvados y somos preservados
    de todo lo malo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:14 a. m.

    He sido más desgraciada aquí que en todo lo que he vivido de mi vida!

    ResponderEliminar