martes, noviembre 21, 2006

Luchad, luchad, las buenas causas requieren de lucha.

Hoy me he encontrado con el vicario general, que es un santo varón de pelo blanco y rostro alargado, ha sido en la reunión general del clero. Ha venido por detrás, mientras yo estaba comiendo con otros curas, y me ha mirado sin atreverse del todo a decirme que me tenía que cortar el pelo. Tras unos segundos de vacilación se ha decidido y me lo ha dicho. Como el campo de batalla, una comida, no era el más propicio, me ha dicho finalmente que me pasara mañana a hablar con él. ¿Por qué no te pasas mañana a verme y tomamos café? Eso ha levantado mis sospechas, porque no tomo café. Definitivamente el tema es que me corte el pelo.

¿Estoy indefenso ante él? No, ¡tengo un blog! Dadme argumentos que pueda ofrecerle.

Necesito argumentos, si alguno sabe de algún buen argumento para mantener el pelo como lo llevo, éste es el momento para decirlo, si no que se calle para siempre. También se admiten malos argumentos.

Aquellos que no estén a favor de que lleve el pelo como aparece en las fotos que de momento no digan nada o si no pueden aguantarse y sienten imperiosamente el impulso de decir algo que envíen su mensaje a moncloa@presidenciadelgobierno.com

Los buenos argumentos que me digáis, hablo en serio, que se los diré mañana en su despacho.

Ya os diré qué me ha contestado, qué ha argumentado y cómo ha acabado la cosa. Pero, salvo que me querías ver con un pelo cortito, adocenado y domesticado, éste es el momento de que luchéis por lo que queda de lo que fue mi cabellera. Luchad, por favor, luchad. Si ahora os quedáis con los brazos cruzados... algunas fotos pueden ser historia.

Sea dicho de paso, el pollo ha sido tan regular como los macarrones del primer plato. He compartido medio plátano con el vicario judicial de la diócesis. El plátano ha sido quizá el mejor plato de la comida.

32 comentarios:

  1. Anónimo12:47 a. m.

    Que si se encontrara con el Nazareno le diría lo mismo, o tal vez le preguntaría por la marca de champú que utiliza. Pero por lo que decía vd. hace dos días ya creía uno que se iba a hacer usted cura castrense,y, claro, igual viene de ahí la sugerencia del Vicario, quién le vería a Vd. agitando melena en el frente de batalla, iba a parecer Juana de Arco, no, no, no puede ser, tiene usted que aclararse. O cura castrense o Nazareo, o primero una cosa y luego otra, o al revés, bueno usted sabrá.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:58 a. m.

    Enséñele al vicario general una fotografia de la Síndone.
    Si se lo corta, perdería mucho de su personalidad.
    Recórtese sólo las puntas, las tiene algo abiertas.
    ¡Ah! Creo que si dejara crecer el bigote, le quedaría ¡genial!
    Miriam.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:04 a. m.

    San Juan Maria Bautista Vianney, quien tambien era exorcista, tambien tenia el pelo asi como usted.

    http://www.gebetskraft.de/Images/vianney.gif

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:30 a. m.

    Dígale, que además de prohibir su libertad de expresión (que eso ahora se lleva mucho)Si se corta el pelo, tendrá que expresarse de alguna otra forma, y puede tintarse de rosa, las puntas. O querer hacerse un piercing.

    ResponderEliminar
  5. El mejor argumento es el de esgrimir cómo usaba el cabello el Santo Cura de Ars. Era párroco, usted es párroco. Dígale que lo quiere imitar en todo. Luego tendrá que salir a misionar a los vecinos y llamarlos a confesarse y a la adoración eucarística para ser consecuente, pero vemos que después de todo se sacará un bien de esto. ¡Se hará un santo! ¡Gracias al cabello largo!

    ResponderEliminar
  6. También puede ofrecerle una barra del mejor chocolate amargo que tenga para ganarse su simpatía. Sólo que si no le gusta el chocolate amargo, resultará peor. Lo mejor es que se la ofrezca de todos modos, así si a él no le gusta y él lo obliga a cortarse el pelo, al menos usted tuvo la venganza de hacerlo comer por cortesía algo que no le gustara.

    ResponderEliminar
  7. Dígale la verdad, que quiere ser el primer cura con trenzas rasta de la diócesis de Alcalá.

    Aunque claro, si quiere optar por argumentos bíblicos, qué mejor argumento que la memoria de Sansón...

    Toy deacuerdo con Miriam, siempre y cuando fuera una perilla perfecta, pero mantenerla requiere tiempo, ya sabe, tiempo...

    Y yo diría, que casi nadie quería decir nada al respecto, y yo tampoco.....................

    ResponderEliminar
  8. ¡El de Sansón es buenísimo!

    Dígale al vicario que si se corta el cabello, no tendrá fuerzas para los exorcismos. Dígale que usted es como Sansón.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:22 a. m.

    Las trenzas rasta creo que no le quedarían muy bien, asustaría a los demonios.
    Mejor el de la memoria a Sansón, aunque si se corta el pelo y se queda sin fuerza siempre puede coger un escudo, por si acaso.
    Miriam

    ResponderEliminar
  10. Disidente1:08 p. m.

    Las razones 'bíblicas' que se han expuesto aquí son inanes, carentes de importancia en esta cuestión.

    El Hombre de la Síndone llevaba el pelo largo, luego hay una razón por la cual el Padre Fortea puede llevarlo. Siguiendo con el mismo argumento, el Hombre de la Síndone figura semidesnudo, luego el Padre Fortea puede ir semidesnudo a algún sitio.
    Cristo llevaba el pelo largo (eso dice la imaginería popular), luego el Padre Fortea puede llevar el pelo largo. Pero Cristo llevaba una túnica (vestido 'de moda' en Judea de aquel tiempo); luego el Padre Fortea, como sacerdote, puede llevar una túnica judaica.

    Dígase lo mismo del resto de personajes bíblicos invocados para fundamentar el argumento del pelo largo del Padre Fortea.

    En lo que respecta a San Juan María Vianney, probablemente había una cierta 'moda' en aquella época respecto de los presbíteros. Y de lo que no tenemos constancia es de si algún superior jerárquico le indicó al santo que se cortase el pelo; pero, si así hubiera sido, sin lugar a dudas se lo hubiera cortado, como muestra de obediencia (hasta en los más pequeños detalles) y de humildad. Que es exactamente lo que recomiendo al Padre Fortea que haga. Si el Vicario General tan sólo ha hecho una mención sobre el pelo largo del Padre Fortea en el sentido de que le agradaría verlo más corto, una muestra de obediencia (aunque el P. Fortea no esté sujeto a ese tipo de obediencia respecto del Vicario), plenamente evangélica, es renunciar a su propio ego en beneficio de dicha indicación.

    Ese es mi consejo.

    P.D.- Ciertamente, el hábito no hace al monje; pero ayuda.

    ResponderEliminar
  11. Disidente1:38 p. m.

    "Dígale, que además de prohibir su libertad de expresión (que eso ahora se lleva mucho)Si se corta el pelo, tendrá que expresarse de alguna otra forma, y puede tintarse de rosa, las puntas. O querer hacerse un piercing. "

    Algunos confunden la velocidad con el tocino. Primero, la libertad de expresión no existe (habría que matizar esto diciendo que puede haber 'libertad de expresión', en el sentido de posibilidad de que el hombre diga o haga cualquier cosa que desee, pero lo que no hay es 'libertad para expresarse', esto es, no cualquier cosa que desee hacer o decir el hombre está permitida. Sólo se puede hacer o decir lo que no esté prohibido por las leyes y, en el caso de la Iglesia, lo que no sea pecado). En cualquier sitio del mundo, en cualquier Estado, en cualquier sociedad, hay cosas que se pueden decir, hacer o expresar, y cosas que no. Lo único que cambia entre unas y otras es qué es lo que puede decirse. Dígase lo mismo respecto del aspecto exterior.
    Segundo, en la Iglesia hay una jerarquía, una disciplina libremente asumida, y, de la misma manera que un teólogo no puede decir (usando eso de lo que tanto se habla, la 'libertad de expresión') todo lo que le venga en gana respecto de la moral, las costumbres o la interpretación de las Escrituras, un sacerdote está sujeto a cierta 'disciplina' de vestimenta, si no escrita, sí tácita, y a cierta 'obediencia sacerdotal' o 'responsabilidad sacerdotal', también en la vida 'particular' (si se puede hablar de tal cosa en un sacerdote de la Iglesia Católica).

    Quienes aquí, frívolamente, sostienen (soterradamente)que un sacerdote puede ir 'como le venga en gana', probablemente no dirían lo mismo respecto de los empleados de una empresa multinacional que requiere de ellos una cierta 'policía o cuidado en el aspecto expterior'. Esto lo encontramos razonable. Pero cuando se trata de la Iglesia y sus 'empleados' la cosa cambia. Todos sabemos que en muchas empresas a un empleado de cierta entidad no se le permitiría ir con un antiestético e infecciógeno piercing. ¿Por qué lo que vemos correcto en dichas multinacionales no lo vemos en la multinacional más importante del mundo: la Iglesia Católica? Misterios del Universo. El caso es criticar a la Iglesia.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1:47 p. m.

    ¡Eso, guerra contra el ego! ¡Matemos el ego! ¡Obedezca!
    Póngase de rodillas ante el Vicario y dígale que tenga piedad de su melena.
    Miriam

    ResponderEliminar
  13. Disidente2:05 p. m.

    "¡Eso, guerra contra el ego! ¡Matemos el ego! ¡Obedezca!
    Póngase de rodillas ante el Vicario y dígale que tenga piedad de su melena.
    Miriam "

    Eso forma parte de la santidad, Miriam. ¿Qué importancia tiene conservar una melena (por otra parte poco estética en este caso, en mi humilde opinión, barba incluida) si satisfacemos una legítima indicación de un superior jerárquico y contribuimos al buen gobierno y a la estabilidad (sin conflictos) dentro de la Iglesia?

    ¿Matemos el ego? En el caso de un empleado al que se le exige (que no pide, como en este del Padre Fortea) el respeto a unas mínimas normas de policía, ¿no hay una cierta 'muerte de su ego' en beneficio de un bien superior, cual es, para sí mismo, la conservación de su puesto de trabajo y, para la empresa, una mejor imagen exterior hacia sus clientes? No hagamos demagogia de esta cuestión.

    ResponderEliminar
  14. Tranquilo Padre Fortea que usted sera exactamente lo mismo con o sin el cabello largo, asi que ni se preocupe por los resultados finales de la reunion, ademas, al final lo que importa es lo que Dios opine y el Alma no tiene cabello, asi que.... ni se preocupe.
    Saludos y que le vaya bien en su reunion.

    ResponderEliminar
  15. Disidente2:15 p. m.

    "Si se corta el pelo, tendrá que expresarse de alguna otra forma"

    La única, la auténtica forma de expresión para un sacerdote de la Iglesia Católica es su fidelidad a la misma y al Evangelio, hasta en los más mínimos detalles. No conozco otra 'forma de expresión' en un sacerdote.
    Por cierto, me ha parecido colegir una cierta ironía en algún amable opinante respeto de los 'curas castrenses'. Los sacerdotes que desempeñan (cada vez con más obstáculos por parte de un Gobierno anticlerical como este socialista) su importante misión pastoral en las Fuerzas Armadas son dignos de todo respeto y aprecio, entre otras cosas porque me consta su entrega total en un medio difícil y de dura vida.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo2:16 p. m.

    No creo que sea norma, si no costumbre. De todas maneras, seguro que el tema del corte de pelo, lo usa como una excusa, es algo que podría comentar en cualquier encuentro casual, algo mas debe querer hablar.
    Pero lo que realmente daría miedo, es que le invitase a pasear.

    ResponderEliminar
  17. Disidente2:17 p. m.

    "

    Tranquilo Padre Fortea que usted sera exactamente lo mismo con o sin el cabello largo,"

    Lo mismo no, Miguel Ángel. Será el mismo, pero no lo mismo. Su aspecto exterior, su aspecto para los demás, habrá cambiado, y probablemente cambien también la consideración y visión que, del Padre Fortea, tengan algunos. Eso no lo dude.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo2:19 p. m.

    Disidente...
    ¿No tiene usted sentido del humor?
    Lo siento por usted, no sabe lo que se pierde.
    Y respecto a mi santidad, estoy de acuerdo con usted, pues no tengo ninguna.
    Pero amo mucho al Señor y creo que a Él no le importa que sea así, me soporta.
    Miriam

    ResponderEliminar
  19. Disidente2:22 p. m.

    "No creo que sea norma, si no costumbre"

    Dado que 'sino', en el uso que quería darle aquí, es conjunción adversativa, deben, las dos voces, ir juntas: No se escribirá, pues, 'si no', sino 'sino'.

    ResponderEliminar
  20. Disidente2:26 p. m.

    "
    Anonymous said...

    Disidente...
    ¿No tiene usted sentido del humor?"

    No sé si tengo, o no, sentido del humor. Lo que sí tengo es 'sentido del amor', del amor a la verdad y a la Iglesia. Y estimo que ceder, en el caso comentado, a las indicaciones (deseos) del Vicario, por parte del Padre Fortea, es un acto de amor a dicha Iglesia y de negación de sí mismo, en beneficio de la misma.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo2:38 p. m.

    Bueno, me tengo que ir.
    Pido perdón si a alguien he ofendido.
    ¡Suerte Padre!
    Miriam

    ResponderEliminar
  22. Disidente2:44 p. m.

    Reflexionen un momento. ¿Se dan ustedes cuenta de que, en este particular post del Padre Fortea, hay más respuestas (y con mayor frecuencia temporal) que en el resto de los posts del mismo? Conociendo el carácter particularmente adjetivo de este hilo (el pelo del Padre Fortea, ciertamente una cuestión existencial de primero orden), cuasi frívolo, yo me pregunto: ¿A qué tipo de sociedad nos están conduciendo las élites intelectuales y políticas, mediante el adoctrinamiento mediático (programas de género 'rosa', etc.), como para que nos enfanguemos en sesudas discusiones (casi teológicas) sobre el pelo del Padre Fortea? Sinceramente, amigos, cada vez me siento más disidente del rumbo en el que navega esta sociedad española.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo4:04 p. m.

    Umm, dificil dar consejos al respecto. Lo del hábito no hace al monje no creo que valga en este ocasión porque el pelo si suele hacer al monje al menos por fuera, con esa coronilla bien apañá. También recuerdo anécodtas donde el hábito también ha hecho al monje, así que descartado este argumento para defender tu pelo...
    Quizás si no quedara tan estirado hacia los lados sería mejor pues como siga creciendo el pelo en semejante dirección como ahora, ya mismo tamariz y tu tendreis algo en común....:-)), el pelo claro..:-)

    ResponderEliminar
  24. Anónimo10:06 p. m.

    Disidente, cuánta pedantería en sus comentarios.
    El hombre como tal, puede tener libertad de expresión y hacer lo que desee. Ahora, ¿Qué es lo que desea el hombre? ¿No sabe como tal, qué debe hacer o qué no debe hacer?
    No creo que un cura tenga más código de vestimenta, que el que tiene impuesto.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo6:06 a. m.

    Solo dígale "porque me da la gana"

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que con el pelo corto parece usted demasiado buen chico.
    El Señor lo llevaba como usted y nadie le decía nada.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo10:32 p. m.

    ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO


    Señor Jesús, en tu nombre y con
    el Poder de tu Sangre Preciosa
    sellamos toda persona, hechos o
    acontecimientos a través de los cuales
    el enemigo nos quiera hacer daño.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos toda potestad destructora en
    el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
    debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
    de la naturaleza, en los abismos del infierno,
    y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    rompemos toda interferencia y acción del maligno.
    Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
    y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
    acompañada de San Miguel, San Gabriel,
    San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
    (nombrar a cada una de ellas),
    las personas que el Señor enviará a ella,
    así como los alimentos y los bienes que
    Él generosamente nos envía
    para nuestro sustento.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos tierra, puertas, ventanas,
    objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
    y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
    alrededor de toda nuestra familia.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos los lugares en donde vamos
    a estar este día, y las personas, empresas
    o instituciones con quienes vamos a tratar
    (nombrar a cada una de ellas).

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
    los negocios de toda nuestra familia,
    y los vehículos, las carreteras, los aires,
    las vías y cualquier medio de transporte
    que habremos de utilizar.

    Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
    las mentes y los corazones de todos los habitantes
    y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
    Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.
    Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
    por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
    hemos sido salvados y somos preservados
    de todo lo malo.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo5:30 p. m.

    háblele de Sansón

    ResponderEliminar