lunes, noviembre 20, 2006

Un final de la vida de acuerdo a la vida: in Louvrio mortuus sum.

Contar mis hábitos gastronómicos tiene el peligro de que alguien pueda imaginarme confeccionando una ensalada teológica, seguida de una pizza filosófica. ¿Y si todos los ingredientes tuvieran un doble sentido? ¿Y si todo este blog hubiera de ser leído entre líneas? Ya sabéis que los Aliados publicaron algunos anuncios en los periódicos de la Europa ocupada que tenían un doble sentido para los partisanos y los agentes infiltrados. Dada esa ambigüedad de las letras y palabras, ¿sería lícita una receta de crustáceos, canónigos y moluscos? ¿Y si cada vez que miro en una dirección de mis fotos estoy, en realidad, indicando la latitud y longitud del camino para encontrar el pseudogrial cátaro de los legítimos rosacruces ocultos en la segunda logia de los masones escoceses?

No os quedéis tranquilos, este blog puede ser mucho más inquietante de lo que parece, aguas subterráneas corren por él. Incluso no descarto que mi cadáver pudiera ser encontrado en un pasillo del Louvre con esta frase escrita sobre mi pecho.

¿O no demostraremos mediante el álgebra que el nieto de Hamlet es el abuelo de Shakespeare y que él mismo es el espectro de su propio padre?

5 comentarios:

  1. ¡Ya lo tengo!

    ¿Será el P Fortea la reencarnación de Franco?

    ¿Descubrí el misterio P Fortea?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:50 p. m.

    Ojalá. España necesitaría a otro Franco que pusiera orden y mandase al paro a estos incompetentes chupópteros de la política partitocrática, que medran y viven chupando la sangre al pueblo, previo anestesiamiento moral mediante los poderosos medios nacionalsocialistas de adoctrinamiento de masas del multimillonario Polanco, el individuo que, haciéndose rico con Franco (vendiendo libros de texto), ahora, chaquetero él, se ha metamorfoseado en un furibundo antifranquista, como casi todos los socialistas que tanto presumen ahora de 'lucha antifranquista' (en sus cómodos sillones al servicio del Régimen, entonces, claro).

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:55 p. m.

    Lo siento, Padre Fortea, no deseaba seguir hablando de este importante tema, pero dado que se ha mencionado en su nuevo 'post', y dada la histórica (desgraciada para España) fecha de hoy, no me resisto a poner una cita nada 'sospechosa', que pone de manifiesto la burda manipulación de la historia de unos traidores a su Patria (vendida hoy en almoneda) que, por sentarse en un poder que no merecen, están dispuestos a vender a su propia madre, aunque los compradores sean sus propios asesinos (ETA).


    En una entrevista que mantuvo Sanz Briz -siendo Cónsul General de España en Nueva York- con el historiador judío Isaac Molho, le manifestó que todo el mérito de sus acciones se debían al Generalísimo Franco.

    Para ser fieles a la Historia citaremos el testimonio del rabino Chaim Lipschitz, del seminario hebreo Torah Vodaath and Mesivta, de Brooklyn, publicado en la revista Newsweek en febrero de 1970:

    “Tengo pruebas de que el jefe del Estado español, Francisco Franco, salvó a más de sesenta mil judíos durante la II Guerra Mundial. Ya va a ser hora de que alguien dé las gracias a Franco por ello”.

    En el libro La banalidad del bien de Enrico Deaglio. (Editorial Feltrinelli. Milán. y publicada en España por Herder), en uno de sus párrafos, dice:

    “Si bien el papel de la España franquista en las operaciones de salvamento de los judíos europeos ha sido silenciado casi del todo, fue decididamente superior al de las democracias antihitlerianas. Las cifras varían entre 30.000 y 60.000 judíos liberados del holocausto.”

    El filósofo e historiador alemán Patrik von zur Mühlen en su libro Huída a través de España y Portugal. (J.H.W. Dieta Nachf. Bonn), afirma que:

    “España hizo posible que más de 50.000 disidentes y judíos escaparan de los nazis.”

    En The American Sephardi, con motivo del aniversario del fallecimiento de Franco, publicó el siguiente artículo:

    “El Generalísimo Francisco Franco, Jefe del Estado español, falleció el 20 de noviembre de 1975. Al margen de cómo le juzgará la Historia, lo que sí es seguro que en la historia judía ocupará un puesto especial. En contraste con Inglaterra, que cerró las fronteras de Palestina a los judíos que huían del nazismo y la destrucción, y en contraste con la democrática Suiza que devolvió al terror nazi a los judíos que llegaron llamando a sus puertas buscando ayuda, España abrió su frontera con la Francia ocupada, admitiendo a todos los refugiados, sin distinción de religión o raza. El profesor Haim Avni, de la Universidad Hebrea, que ha dedicado años a estudiar el tema, ha llegado a la conclusión de que se lograron salvar un total de por lo menos 40.000 judíos, vidas que se salvaron de ir a las cámaras de gas alemanas, bien directamente a través de intervenciones españolas de sus representantes diplomáticos, o gracias a haber abierto España sus fronteras”.

    Desde el rey Nimrod hasta nuestros días, a través de cinco milenios, según las leyendas hebreas, quedan escritos los nombres de los tiranos y de los enemigos de Israel en el Libro de la Muerte. Y el de sus protectores y amigos en el de la Vida. Pues bien, Francisco Franco tiene su nombre en el Libro de la Vida. Y con letras de oro. En las sinagogas de EE.UU. todos los 20 de noviembre se pronuncia un responso o “kadish” en memoria del hombre que libró a tantos hebreos del holocausto.

    Los judíos honran y bendicen el recuerdo de este gran benefactor del pueblo hebreo... que ni buscó ni obtuvo ningún beneficio de lo que hizo.



    Esto no lo cuenta la propaganda filocomunista putrefacta intoxicadora y guerracivilista informativa de la TVE (1 y 2), ¿verdad?.

    Sirvan estas citas como tributo de justicia histórica contra los hoy profesionales de la mentira y de la falsifición de esa misma Historia de España.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:26 a. m.

    P Fortea ya no fume de eso que le hce mucho daño... ¿o sere yo?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:33 p. m.

    ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO


    Señor Jesús, en tu nombre y con
    el Poder de tu Sangre Preciosa
    sellamos toda persona, hechos o
    acontecimientos a través de los cuales
    el enemigo nos quiera hacer daño.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos toda potestad destructora en
    el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
    debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
    de la naturaleza, en los abismos del infierno,
    y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    rompemos toda interferencia y acción del maligno.
    Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
    y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
    acompañada de San Miguel, San Gabriel,
    San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
    (nombrar a cada una de ellas),
    las personas que el Señor enviará a ella,
    así como los alimentos y los bienes que
    Él generosamente nos envía
    para nuestro sustento.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos tierra, puertas, ventanas,
    objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
    y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
    alrededor de toda nuestra familia.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos los lugares en donde vamos
    a estar este día, y las personas, empresas
    o instituciones con quienes vamos a tratar
    (nombrar a cada una de ellas).

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
    los negocios de toda nuestra familia,
    y los vehículos, las carreteras, los aires,
    las vías y cualquier medio de transporte
    que habremos de utilizar.

    Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
    las mentes y los corazones de todos los habitantes
    y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
    Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.
    Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
    por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
    hemos sido salvados y somos preservados
    de todo lo malo.

    ResponderEliminar