viernes, diciembre 22, 2006

Señorita Hollhoper

Muy estimada Hollhoper:

Hoy, por fin, he podido abrir tu felicitación navideña. La mejor de todas las que he recibido ha sido aquella que tú echaste al buzón.

La más inteligente carta que he recibido en los últimos meses ha sido la que acompañaba a la (mejor) felicitación navideña de este año. Sólo una carta podía compararse a ésta, y fue la tuya precedente.

Estimada Hollhoper, me has recordado que nos conocimos gracias a un cruce de correspondencia respecto a una obra decimonónica inglesa sobre Bach. Delicioso encuentro para la que ha llegado a ser mi mejor consejera en materia literaria.

Los cálculos de una Providencia meticulosa vs. la accidental lotería de Babilonia. En mis libros se explaya esa lucha. Nuestro encuentro es la colisión entre esa Prov-met. y la Lot-bab. Es una maravillosa ficción hecha realidad.

Lo cierto es que tus consejos, afortunadamente, van más allá de los libros. Y tus exhortaciones tienen el don de la inteligencia y el de la mirada que se dirige hacia el futuro. Nada de lo que me dices cae en saco roto.

Me perdonarás que no te envíe una felicitación escrita. Hace años que no he enviado ni una sola. De hecho, la correspondencia se ha convertido ya en una de las grandes ocupaciones de cada día.

Bueno, señorita Hollhoper. Me despido deseándote una magnífica Navidad.

54 comentarios:

  1. Anónimo1:35 a. m.



    Los cálculos de una Providencia meticulosa vs. la accidental lotería de Babilonia


    La aleatoriedad (respecto de nosotros) de los acontecimientos en la Historia, forma parte de la 'aritmética de Dios'. Ni siquiera un sistema cuántico, por esencia aletaorio en su comportamiento al ser medido, escapa a la causalidad divina. Ya lo dice el Evangelio:


    Nonne duo passeres asse veneunt? Et unus ex illis non cadet super terram sine Patre vestro.
    (Mt 10, 29)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:39 a. m.

    Corrección de errata

    Donde dice:

    por esencia aletaorio,

    debe decir:

    por esencia aleatorio.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo , para ti…


    JUNTO A LOS CANALES DE BABILONIA,
    ACORDÁNDONOS DE TI,
    NOS SENTAMOS A LLORAR.

    DE LOS SAUCES COLGABAN LAS GUITARRAS.
    ACORDÁNDONOS DE TI,
    NOS SENTAMOS A LLORAR.

    CANTADNOS,
    NOS DECIAN NUESTROS ENEMIGOS
    CANTADNOS,
    NOS DECIAN NUESTROS OPRESORES.
    ELLOS QUERIAN QUE NOSOTROS
    LES DIVIRTIERAMOS.

    ¿Cómo cantar un cántico del Señor
    en tierra extraña?
    Si de Ti yo me olvidare,
    que se me seque la mano derecha.

    Que se me pegue la lengua al paladar
    si de ti yo me olvidare, Jerusalén,
    en la cumbre de mi alegría

    SEÑOR, TOMA CUENTA
    DE NUESTROS ENEMIGOS.
    SEÑOR, TOMA CUENTA
    DE NUESTROS OPRESORES,
    CUANDO ELLOS DECIAN:
    ¡ARRASADLA HASTA EL CIMIENTO!

    Capital de Babilonia criminal,
    ¡Quien pudiera pagarte
    los males que nos has hecho!
    ¡Quien pudiera estrellar
    tus hijos contra la piedra!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:08 a. m.

    Las calles estan vacias...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:47 a. m.


    miriam said...

    Anónimo , para ti…

    Gracias, Miriam. Es usted muy amable.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:05 a. m.

    Ah! pues no están tan vacias las calles.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Miriam por recordar el Superflumina Babilonis, siempre me emocionó escuchar el de Palestrina.

    Que tengais todos unas Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  8. En el día de hoy se ha sometido a la Junta General del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid la proposición de i.a. "retirada de todo símbolo religioso que se encuentre en el Colegio".
    Por mayoría absoluta de votos tanto presenciales como totales, incluyendo votos delegados, la proposición no ha sido admitida a trámite de deliberación.
    La proposición partía de la llamada Asociación Libre de Abogados (A.L.A.).
    I was there and concurred with the majority.
    La Patrona del Colegio es la Inmaculada Concepción.

    ResponderEliminar
  9. S….

    Palestrina:
    La belleza de la música es un placer, aún para los no creyentes.

    Yo prefiero, Super flumina Babilonis.

    ResponderEliminar
  10. miriam d.c.10:42 a. m.

    Para los católicos,
    hay que salir a las calles, con el crucifijo en mano e ir rezando por todas las calles en protesta por la retirada del mismo, para que nuestra voz también se escuche en todos los confines de la tierra, a través de las Parroquias y junto con nuestros Obispos y sacerdotes deberíamos salir a las calles de esta forma y defender nuestro AMOR A CRISTO.

    ResponderEliminar
  11. Menudo blog más raro el de hoy y las respuestas del resto no se quedan atrás.

    Ahí queda mi queja.

    ResponderEliminar
  12. Hola padre Fortea, sigo su "evolución" desde hace unos años y no deja de sorprenderme.

    Me parece admirable que un sacerdote hable claramente sobre un tema tabú, como es el ángel caído y su existencia real.

    Creo que hace una gran labor, sin duda alguna.

    De verdad que no me mueve, o al menos eso espero, el espíritu de crítica sino la preocupación por nuestros sacerdotes.
    Hay cosas que no entiendo de usted, por ejemplo que hable de política. Si le soy sincero me he divertido mucho leyendo sus comentarios sobre ZP, los comparto en su mayor parte. La cuestión de fondo es que no sé si es muy correcto que un sacerdote opine sobre temas políticos. Yo al menos creo que no.

    Terminando ya con esta pequeña apreciación, tengo que decirle que me ha sorprendido la cantidad de fotografías que tiene de usted mismo. También he de reconocer que me divierten y me parecen impregnadas de un humor refinado (al igual que los comentarios sobre las mismas), pero no me gustaría que fuese un síntoma o una causa de tentaciones para usted. No sé si me explico...

    Perdone si he sido duro, no soy quién para dar lecciones, pero me preocupa que nuestros sacerdotes puedan desvirtuarse.

    Un fuerte abrazo padre Fortea, siga haciendo tanto bien por el mundo.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo1:56 p. m.

    Le contesto a doña Alicia de Argentina por el mensaje del otro 'post'.

    Primero, vivimo en el siglo XXI, y no podemos hacer socialmente hoy lo mismo en nuestras sociedades que lo que hacían los primeros cristianos en el Imperio Romano, sobre todo porque hay algo que se llama 'Derechos Humanos' y Democracia. No veo por qué un católico ha de renunciar a tener (y luchar por) los mismos derechos de expresión, reunión, culto, manifestación pública de sus creencias, protección jurídica de sus sentimientos religiosos, etc. que el resto de los fieles de cualquier otra religión. Pues esto es exactamente lo que ocurre en mi país, España: A un católico se le respeta menos que a un musulmán, y esto no es una mera elucubración, sino un hecho constatable. Basta repasar la historia de España para apercibirse de la tradición de represión y persecución de lo católico que ha habido siempre aquí. Si ustedes prefieren refugiarse en las sacristías/catacumbas viendo cómo sus legítimos derechos son pisoteados (por el sólo hecho de ser católicos), háganlo. Yo les aseguro que no lo voy a hacer.

    Segundo, hay muchísimas cosas que (menos quedarse en casa lloriqueando nuestra desgracia) un católico puede hacer para edificar (también humanamente, porque, en la tierra, es único modo de hacerlo) el Reino de Dios en nuestras sociedades, para que la palabra de Dios sea escuchada y no silenciada o ennclaustrada (que es lo que los laicistas agresivos desean, reducirnos a silencio):

    1ª.- Participar en aquellas asociaciones que defiendan los derechos de la mayoría católica (y los de muchos otros 'colectivos') en España, por ejemplo esta:

    www.hazteoir.org

    2ª.- Protestar personalmente (y públicamente, cuando sea menester) por las ofensas ilícitas que se infligen a la comunidad católica, por ejemplo mediante escritos, llamadas de teléfono, manifestaciones, resistencia social, insumisión e incluso
    desobediencia civil ante leyes (como la depenalizadora del aborto, genocido repugnante), no adquisición de productos de empresas que financien obras blasfemas u ofensivas contra los católicos (como ha ocurrido con éxito ante un banco que en el norte de España había financiado una obra donde se injuriaba a Dios, la Virgen, el Santo Padre y otras personas sagradas de nuestra Religión). Cuando se trata de dinero, es eficacísima la protesta personal ante una empresa que se mofa de nuestros dogmas. Unos pocos miles (e incluso cientos) de llamadas telefónicas de protesta a una cadena de televisión que exhibe un anuncio ridiculizando, por ejemplo, la Eucaristía, es eficacícisimo para que no se emita más. Esto ha ocurrido en España.

    Tercero. Cualesquiera acciones legítimas y ajustadas a Derecho que nuestras democracias modernas nos ofrecen son admisibles para luchar contra la intolerancia y el racismo religioso catolicoclasta que invade Europa: Por ejemplo las denuncias judiciales, querellas, etc.

    Todo esto, menos quedarse lloriqueando nuestras desgracias, y esperando, cual comodones, que el Señor nos haga todo el trabajo de defensa de su Iglesia y apología de nuestra Fe. Si tal fuera, ¿para qué nombrar apóstoles que predicaran el Evangelio (hoy con los procedimientos ajustados a época) por todo el mundo?

    Y ahora pregúntense: ¿por qué se respeta tanto en Europa (y el mundo) al musulmán y al Islam, pero tan poco al católico y al Catolicismo? No será, precisamente, por las 'obras sociales de los islamitas'. Una obra blasfema y ofensiva anticatólica como el repugnante e infecto Código Da Vinci es impensable sobre el Islam (habría una guerra mundial).

    ResponderEliminar
  14. Anónimo2:10 p. m.

    En la desobediencia civil (objeción de conciencia incluida) ante leyes inicuas incluyo, cómo no, a la que permite el pseudomatrimonio entre homosexuales. En España algunos jueces se han declarado insumisos (objetores de conciencia) ante esta ley, con peligro para su carrera profesional. ¡Qué magnífico ejemplo! También así se contruye el Reino de Dios. Dígase lo mismo con la financiación del genocidio abortista (crimen abominable) en hospitales públicos, que pagamos con nuestros impuestos.

    Repito: todo menos quedarse, cual zánganos, en nuestra casa, esperando que el Cielo nos resuelva los problemas que debemos resolver nosotros. Eso es lo que desean los enemigos de Cristo, que nos callemos y nos reduzcamos a silencio, para no importunarlos en la construcción de su sociedad sin Dios, ajena por lo tanto al hombre.
    Hoy, más que nunca, amigos, hemos de escalar un peldaño más en nuestra fe y convertirnos de católicos practicantes a católicos beligerantes, con una beligerancia atemperada, eso sí, por los valores evangélicos. Aprendan ustedes de la magnífica cadena de radio COPE (con la CEE como accionista mayoritario) y de sus magníficos periodistas, combativos contra las injusticias en la sociedad española. Hay que respetar y obedecer el poder constituido, pero si el poder niega a Dios, entonces hay que obedecer antes a Dios, negando al poder. Y qué mejor lucha que la lucha por Cristo, que sabemos ha de vencer al final sobre el mal en la Historia.

    ResponderEliminar
  15. Disidente2:25 p. m.

    NOTA.- El primer mensaje(con sus correcciones) de este 'post' y los dos largos (dos anteriores)sobre la 'lucha por el Reino de Cristo-Dios' en la sociedad española, son de mi cosecha. Si a veces entro como anónimo es por rapidez. Pero creo que doña Miriam (la intuición femenina, superior a la masculina) siempre lo detecta. ¿Por qué creen ustedes que ostento el seudónimo de 'disidente'm en lugar de mi nombre real (que algunos reclaman) de Francisco? Pues porque eso es lo que soy y me siento en esta sociedad española negadora de su esencia histórica cristiana, y admiradora de totalitarismos vacuos y esclavizadores del hombre: un disidente, un desafecto, un discrepante, un discordante... de los modos y doctrinas intelectual-morales que medran en el alma social española, sin títulos de legitimidad históricos suficientes que las avalen, como sí ocurre con nuestra fe y lo que impregna.

    ResponderEliminar
  16. Disidente2:27 p. m.

    Corrección de errata

    Donde dice:

    que ostento el seudónimo de 'disidente'm,

    debe decir:

    que ostento el seudónimo de 'disidente'.

    ResponderEliminar
  17. Disidente2:30 p. m.

    Corrección de errata

    Donde dice:

    Hay que respetar y obedecer el poder constituido,

    debe decir:

    Hay que respetar y obedecer al poder constituido

    ResponderEliminar
  18. Disidente2:55 p. m.

    El Concilio Vaticano II, en su Decreto Apostolicam Actuositatem, declara:

    Instauración cristiana del orden temporal
    [...]

    7 Este en el plan de Dios sobre el mundo, que los hombres restauren concordemente el orden de las cosas temporales y lo perfeccionen sin cesar. Todo lo que constituye el orden temporal, a saber, los bienes de la vida y de la familia, la cultura, la economía, las artes y profesiones, las instituciones de la comunidad política, las relaciones internacionales, y otras cosas semejantes, y su evolución y progreso, no solamente son subsidios para el último fin del hombre, sino que tienen un valor propio, que Dios les ha dado, considerados en sí mismos, o como partes del orden temporal "Y vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno" (Gén., 1,31). Esta bondad natural de las cosas recibe una cierta dignidad especial de su relación con la persona humana, para cuyo servicio fueron creadas. Plugo, por fin, a Dios el aunar todas las cosas, tanto naturales, como sobrenaturales, en Cristo Jesús "para que tenga El la primacía sobre todas las cosas" (Col., 1,18). No obstante, este destino no sólo no priva al orden temporal de su autonomía, de sus propios fines, leyes, ayudas e importancia para el bien de los hombres, sino que más bien lo perfecciona en su valor e importancia propia y, al mismo tiempo, lo equipara a la integra vocación del hombre sobre la tierra. En el decurso de la historia, el uso de los bienes temporales ha sido desfigurado con graves defectos, porque los hombres, afectados por el pecado original, cayeron frecuentemente en muchos errores acerca del verdadero Dios, de la naturaleza, del hombre y de los principios de la ley moral, de donde se siguió la corrupción de las costumbres e instituciones humanas y la no rara conculcación de la persona del hombre. Incluso en nuestros días, no pocos, confiando más de lo debido, en los progresos de las ciencias naturales y de la técnica, caen como en una idolatría de los bienes materiales, haciéndose más bien siervos que señores de ellos. Es obligación de toda la Iglesia el trabajar para que los hombres se vuelvan capaces de restablecer rectamente el orden de los bienes temporales y de ordenarlos hacia Dios por Jesucristo. A los pastores atañe el manifestar claramente los principios sobre el fin de la creación y el uso del mundo, y prestar los auxilios morales y espirituales para instaurar en Cristo el orden de las cosas temporales. Es preciso, con todo, que los laicos tomen como obligación suya la restauración del orden temporal, y que, conducidos por la luz del Evangelio y por la mente de la Iglesia, y movidos por la caridad cristiana, obren directamente y en forma concreta en dicho orden; que cooperen unos ciudadanos con otros, con sus conocimientos especiales y su responsabilidad propia; y que busquen en todas partes y en todo la justicia del reino de Dios. Hay que establecer el orden temporal de forma que, observando íntegramente sus propias leyes, esté conforme con los últimos principios de la vida cristiana, adaptándose a las variadas circunstancias de lugares, tiempos y pueblos. Entre las obras de este apostolado sobresale la acción social de los cristianos, que desea el Santo Concilio se extienda hoy a todo el ámbito temporal, incluso a la cultura.

    ResponderEliminar
  19. Disidente, déjese de tantas correcciones que llena todos los post, sea más sencillo hablando para que el pueblo llano, como yo, le entienda y no nos vuelva locos, leo despacio, y no sea tan “pijotero”, usted puede seguir siendo todo un caballero, sin necesidad de tantas correcciones, sino luego me duele la cabeza.
    Y no lo olvide: el amor, el amor, el amor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Disidente3:03 p. m.

    Lean también, entera, la Declaración Dignitatis Humanae (Sobre la Libertad Religiosa, principalmente el parágrafo titulado << El derecho de la persona y de las comunidades a la libertad social y civil en materia religiosa >>). Espigaré algunos textos interesantes al respeto.

    ResponderEliminar
  21. Disidente3:09 p. m.


    miriam said...

    Disidente, déjese de tantas correcciones que llena todos los post, sea más sencillo hablando para que el pueblo llano, como yo, le entienda y no nos vuelva locos, leo despacio, y no sea tan “pijotero”, usted puede seguir siendo todo un caballero, sin necesidad de tantas correcciones, sino luego me duele la cabeza.
    Y no lo olvide: el amor, el amor, el amor.
    Un saludo.

    5:59 AM


    Doña Miriam, no se infravalore usted. Es lo suficientemente inteligente y culta como para comprender todos mis mensajes, sin necesidad de que reduzca su 'nivel argumentativo', algo que no se me puede pedir, porque eso conculcaría mi libertad de expresión. En cuanto a lo de 'pijotero', podría haber seleccionado un adjetivo más adecuado para describirme, aunque fuera ofensivo o displicente; pero ese no, por favor, pues pertenece al haz de etiquetas << progres >> hoy en boga, algo que repudio. Finalmente, si me autocorrijo es por respeto hacia los demás, no por prurito cultista.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  22. En serio la gente que haceis entradas que parecen guías de teléfonos sois unos petardos.

    Haced un blog propio o escribir un libro pero no nos tortureis al resto.

    ResponderEliminar
  23. Me tengo que ir disidente, luego le contesto.
    bueno pues "pijito"

    ResponderEliminar
  24. Anónimo4:57 p. m.

    No hay necesidad de correcciones. Por el contexto entendemos que es lo que se intenta escribir y sabemos que al escribir rapido se cometen errores de teclado. Asi, que por favor, no llenen el blog de correcciones.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo5:29 p. m.

    Francisco ha escrito:

    “Hoy, más que nunca, amigos, hemos de escalar un peldaño más en nuestra fe y convertirnos de católicos practicantes a católicos beligerantes, con una beligerancia atemperada, eso sí, por los valores evangélicos.”

    Según la 22ª ed. D.R.A.E.:

    beligerante.
    (Del lat. belligĕrans, -antis).

    1. adj. Dicho de una nación, de una potencia, etc.: Que están en guerra. U. t. c. s. U. m. en pl.
    2. adj. combativo.

    combativo, va.

    1.adj. Dispuesto o proclive al combate, a la contienda o a la polémica.

    practicante.
    (Del ant. part. act. de practicar).
    1. adj. Que practica. U. t. c. s.
    2. adj. Dicho de una persona: Que practica y profesa su religión. U. t. c. s.


    consecuente.
    (Del lat. consĕquens, -entis, part. act. de consĕqui, seguir).

    2. adj. Dicho de una persona: Cuya conducta guarda correspondencia lógica con los principios que profesa.


    De conformidad con estas definiciones, prefiero esta denominación: católico consecuente.

    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  26. Alberto tiene razón en su primer mensaje, ¿ya te has levantado?, ya era hora.

    Disidente, Francisco defina:

    Prurito cultista, es que soy del pueblo llano y no lo veo en google.

    ResponderEliminar
  27. Ninguno habeis opinado sobre el comentario en que he propuesto lo de salir por las calles, crucifijo en mano, espero vuestra opinión.
    ¡VIVA CRISTO REY!

    ResponderEliminar
  28. " El amor, es el cielo que nos está dado ya aquí en la tierra. Oh ¿porqué te escondes detrás de la fe? El amor rasga el velo." Sta Faustina kowalska

    Felices Navidades y que sus palabras y su amor haga que muchas personas rasguen el velo y amen a Dios.
    Cristina

    ResponderEliminar
  29. La fe, es el amor a Dios.
    Dios es el que rasga el velo del "Dulce Encuentro".
    Las personas no podemos rasgar ese velo espiritual del “Dulce encuentro con Dios”, que es nuestra plenitud.

    ResponderEliminar
  30. Disidente7:43 p. m.



    De conformidad con estas definiciones, prefiero esta denominación: católico consecuente.



    Si hubiera leído con atención, observaría que he especificado el género 'beligerante' mediante la adecuada (diferencia específica) atemperación con (por) los valores evangélicos.

    En cuanto a consecuente en lugar de beligerante hay que manifestar lo siguiente: ¿No << beligera >> o combate usted contra el pecado? ¿No lo hace contra la injusticia social? ¿No a favor de la propagación de la verdad evangélica y contra la mentira impía? ¿No para hacer defensa y apología de la Fe, para dar razón de su Fe? ....

    Pues si usted hace esto, es católico beligerante (beligerante contra lo que no lo es y se opone a que usted lo sea -católico-), dado que desea fermentar, transformar la sociedad hacia Cristo. Consecuente (en su catolicismo) es condición necesaria (pero no suficiente) de beligerante. El beligerante, podríamos señalar, es más activo (respecto de su fe y la cristianización de su entorno próximo) que el que se queda en mera consecuencia (entre otras cosas se preocupa y lucha para remover los obstáculos que dificultan la evangelización, como leyes represoras de lo católico, instituciones anticristianas -seudomatrimonio entre homosexuales, aborto, por ejemplo-, etc.). Y el fermento es activo, no pasivo, respecto de la masa a fermentar. No se puede ser beligerante sin ser consecuente; pero sí se puede ser consecuente sin ser beligerante. Pues bien, en el momento histórico actual, se nos exige, como parte de la consecuencia en nuestra fe, nuestra beligerancia para propagarla y defenderla, el ser parte activa en la trasformación de la realidad hacia (para) Jesucristo. Y si se es parte activa en la transformación de algo, de alguna manera hay que combatir (<< beligerar >>, polemizar) contra las fuerzas que se oponen a esta transformación.


    En resumen: El ser beligerante (respecto de la fe católica) exige consecuencia con la misma; pero el ser consecuente (católicamente consecuente) no necesariamente exige beligerancia, pues podría suceder que uno de los principios (mal entendidos) que constituyen el universo de esa fe católica fuera la pasividad (la no combatividad, bajo la excusa de una mera contemplación orante-expectante) contra determinadas realidades: injusticias sociales o el propio pecado, y ser consecuente con dicho principio (incorrectamente inteligido en el Evangelio) fuera la inactividad con respecto a dichas deficiencias. La beligerancia católica vendría a ser el correlato católico de la yihad islámica, en su significado no belicista.

    Finalmente, me cito a mí mismo, para que no se me interprete dolosamente mal (falacia del hombre de paja):

    << Hoy, más que nunca, amigos, hemos de escalar un peldaño más en nuestra fe y convertirnos de católicos practicantes a católicos beligerantes, con una beligerancia atemperada, eso sí, por los valores evangélicos. >>

    ResponderEliminar
  31. Disidente7:57 p. m.


    Miriam said...

    La fe, es el amor a Dios.


    La Fe es el correlato subjetivo de la Revelación(*). En consecuencia, yo puedo 'tener Fe' En Dios y no amarlo, incluso odiarlo, porque entre aceptar lo que la Revelación contiene, como verdadero, y aceptar al que, a quien se revela en dicha Revelación, media un trecho. Igualmente, puedo amar a Dios sin tener fe en Él. Basta con que lo considere un mero mito, y lo ame como a tal.

    Y espero y deseo que no utilice lo antexpuesto para cuestionar, ni mi Fe en Dios, que es rocosa, ni mi amor por Él, que es pleno. Pero hay que distinguir conceptos.

    En lo que me preguntaba sobre el significado de la expresión prurito cultista, hay que decir que dicha locución significa deseo persistente por parecer, o manifestarse, culto o diestro en el manejo de cultismos. Para evitar semejante paráfrasis, he usado la locución.


    _______________
    (*)

    H. Fries: Teología Fundamental. Ed. Herder.

    ResponderEliminar
  32. Disidente8:19 p. m.

    Unos mensajes atrás alguien preguntaba que qué puede hacer un católico español, hoy, para defender su derecho a subsistir y manifestar públicamente su filiación eclesial. Pues todas, o alguna, de las siguientes cosas:

    1ª.- ¿Compra usted el producto 'a' a la empresa 'A'? Sí
    ¿La empresa 'A' hace publicidad utilizando figuras, representaciones o palabras que ridiculizan o zahieren lo católico? Sí.
    Moraleja: No compre usted el producto 'a' a la empresa 'A', y manifiésteselo a la misma. Verá lo que ocurre.

    2ª.- ¿Tiene usted un hijo en un colegio público 'C' al que se le impide ejercer su derecho (el de sus padres) a recibir formación teológica católica o manifestar públicamente su fe? Sí
    Moraleja: Saque usted, si puede, a su hijo de este colegio público o, mejor aún, ya que usted lo financia con sus impuestos, interponga una denuncia contra la dirección del centro.

    3ª.- ¿Observa que en una cadena de televisión, pública o privada, emiten programas ofensivos contra los sentimientos religiosos de los católicos (puro racismo religioso)? Sí.
    Moraleja: No sintonice usted esa emisora de televisión o, mejor aún, llame usted por teléfono a la dirección de la misma manifestando su protesta.

    4ª.- ¿Existen asociaciones de defensa de la civilización cristiana (para resumir lo expreso así) en su entorno próximo o país? Sí
    Moraleja: Hágase usted socio o cooperante de dichas asociaciones y ayúdelas económicamente.

    5ª.- ¿Hay un partido político por el que siente simpatía ideológica pero que prescinde (cuando no combate) de la inspiración cristiana para su acción de gobierno? Sí.
    Moraleja: No vote usted a ese partido político.

    6ª.- ¿Ha padecido u observado persecución por razones religiosas?

    Moraleja: Defiéndase judicialmente.

    7ª.- ¿Existe algún medio de comunicación que patrocina los valores evangélicos (como Radio María, COPE, Popular TV, etc.)?

    Moraleja: Preste usted generoso apoyo económico frecuente, y audiencia, a dichos medios, haciendo propaganda de los mismos.

    Y así sucesivamente..........

    ResponderEliminar
  33. Disidente8:21 p. m.

    Y lo anterior contesta, en parte, a la amable petición de doña Miriam.

    ResponderEliminar
  34. miriam dijo...

    Alberto tiene razón en su primer mensaje, ¿ya te has levantado?, ya era hora.

    -------
    hmmmmmmmmmmmmmmm

    me había levantado pero despues de ver los posts de 1000 líneas de alguna gente pues casi mejor seguir catatónico

    Por cierto, lo de predicar con el crucifijo no es aplicable a mí. primero porq como voy a predicar a alguien cuando tengo primero q arreglarme a mi mismo. ¿puede un ciego guiar a otro? yo no puedo.

    Y segundo porq no tengo mucha paciencia terminaría tirando algún tomo de la biblia a la cabeza de alguno...

    tuve una amiga americana agnóstica y el tema de la religión terminó siendo tabú porq era bronca continua.

    Y hasta aquí puedo leer que me conozco y cuento mi vida entera

    ResponderEliminar
  35. Pues para mí, hasta que no experimenté el amor de Dios y le amé , no creía en Él, así que ahí queda dicho.
    Esa es mi experiencia, no puedo hablar por la de otras personas, esa es la mía personal.

    ResponderEliminar
  36. Alberto, te puedes ir otra vez a mimir, sino te va a doler la cabeza de tanto leer, respecto a salir a las calles llevando la Cruz, espero que por lo menos nos acompañes; sino creo que voy a ir sola.

    ResponderEliminar
  37. Disidente ¿Usted me acompañaría a recorrer las calles con la Cruz en señal de protesta?
    Espero su respuesta.

    ResponderEliminar
  38. Anónimo11:17 p. m.

    Francisco ha escrito:

    “Hoy, más que nunca, amigos, hemos de escalar un peldaño más en nuestra fe y convertirnos de católicos practicantes a católicos beligerantes, con una beligerancia atemperada, eso sí, por los valores evangélicos.”

    “La beligerancia católica vendría a ser el correlato católico de la yihad islámica, en su significado no belicista.”


    Réplica cordial:

    Con independencia del sentido exacto y propio en el que se empleen las palabras, sin constantes aclaraciones y especificaciones, la denominación “católico beligerante” puede ser habitualmente entendida como “católico fanático”, es decir, católico “que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas”.

    Por esta razón es prudente utilizar otros adjetivos.

    De conformidad con el D.R.A.E la denominación “católico consecuente” significa: católico cuya conducta guarda correspondencia lógica con los principios que profesa.

    Si lee esta definición con detenimiento observará que no cabe el riego de equívoco al que usted alude. Concretamente, dice usted que “el ser consecuente (católicamente consecuente) no necesariamente exige beligerancia, pues podría suceder que uno de los principios (mal entendidos) que constituyen el universo de esa fe católica fuera la pasividad”.

    El concepto es claro: lo que sea fe católica y católico es algo que determina la Santa Iglesia Católica. Los principios que sean contrarios a Su Magisterio, en este sentido, no son católicos; como tampoco es catolica la conducta que guarda correspondencia lógica con esos principios.

    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  39. Un paso realmente importante, sería la unidad entre católicos y ortodoxos, eso si que sería importante.

    ResponderEliminar
  40. Disidente12:38 a. m.


    De conformidad con el D.R.A.E la denominación “católico consecuente” significa: católico cuya conducta guarda correspondencia lógica con los principios que profesa.


    Pero es que 'los principios que profesa' un determinado 'católico', y con respecto a los cuales es consecuente, no tienen por qué coincidir con los que debería profesar si realmente fuera un católico. Puede haber un 'católico' desafecto con alguna doctrina magisterial, ser consecuente con dicha desafección, y no ser católico (realmente, aunque sí formalmente). Por ejemplo, la beligerancia (atemperada por los valores evangélicos, algo que usted siempre omite al citarme) no puede ser una beligerancia extrema, fanática (Por cierto, si no hubiera un 'fanatismo' antipecado y en el amor a Dios, no habría santos. ¿O es que tampoco podemos ser 'fanáticos' en el amor a Dios? ¿Hay que ser un poquito tibios o 'moderados' o neutrales amándole? Me parece que no).

    ¿Un mártir es fanático? Según su implícito argumento podría serlo, dado que ama a Dios, ama a la Iglesia y defiende su Fe más que a su propia vida. ¿Es beligerante? Sí, porque no se somete al poder temporal a cambio de su vida, y se opone a él en una lucha en la que pierde esta.

    Un misionero que combate la pobreza o la exclusión social en tierra de misión ¿es beligerante? Sí. Si no lo fuera (en su subrepticio sentido), se limitaría a bautizar (beligerante al combatir la increencia y la impiedad, también), y dejaría en la exclusión social a quienes ayuda. Y así sucesivamente.

    Un católico, por el hecho de serlo, no puede ser tibio (neutral, imparcial, etc.) en el combate por la Fe y contra el mal. Si no hubiera beligerancia, no habría santos.

    Y podemos dar un paso más, afirmando que sólo se es 'católico consecuente' si se es 'católico beligerante'.

    Luego introduce usted un término nuevo: 'fanático' y sus derivados. Y acude al DRAE (arca, a veces, de inconsistencias lógicas, como se puede probar). Veamos.

    Fanático (según el DRAE(*)) es aquel
    Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas.

    El problema (bastante subjetivo en su acotación) en esta definición está en el adjetivo 'desmedido'. ¿Con respecto a qué se puede medir la desproporción o término respecto al cual se califica de fanático algo (una conducta, actitud, etc.) o a alguien? Me temo que aquí puede haber una petitio principii, porque, si tomamos como referencia la media (estadística) con respecto a la cual algo es medido como fanático, todo lo que se desvíe de la media (¿en cuántas desviaciones típicas?) ha de ser calificado como tal. Pero ¿por qué la media y no otra referencia? En consecuencia, dado que, en el catolicismo, la media-católica no es santa, ni mártir, nos vemos obligados a calificar tanto a los santos como a los mártires como fanáticos, y por lo tanto susceptibles de no imitación.

    Pero es que podemos llegar a constatar la existencia de un 'fanatismo de la media' o 'fanatismo del antifanatismo', lo cual es un absurdo. Tengamos cuidado, pues, en el empleo alegre de algunos términos, sobre todo los susceptibles de anfibología o de polisemia, o los que denotan o describen situaciones-límite, que 'se << apartan >> de la normalidad', pero que no por ello son a-normales.

    Luego la definición habla de 'creencias'. Pero es que yo no tengo 'creencias' siendo católico (a lo sumo, como Ortega y Gasset dijo, soy tenido -y sostenido- por ellas), sino certezas o verdades de Fe a las que asiento(**). Yo no 'creo' en Dios de la misma manera en que creo que mañana tendré un buen día. Yo afirmo a Dios (y a los dogmas católicos) con una certidumbre superior a las vardades necesarias de las Matemáticas. Eso no es, en estricto rigor, una 'creencia', a la que adjudico una 'medida de probabilidad', sino una certeza.

    Por lo tanto, la definición de 'fanático' del DRAE es inaplicable, según ella misma, a cualquier cosa que no sea mera creencia (Un fanático del Tarot tiene más realidad que un 'fanático' que cumple fielmente los Mandamientos). Un físico no es un fanático de las leyes de la Física (de su aceptación), puesto que no son creencias, sino certidumbres. Y, sin embargo, defenderá, por ejemplo, la Relatividad General (con 'fanatismo') ante cualquiera que la niegue. Dígase lo mismo del católico con respecto a la Religión que profesa (la Verdadera).

    En lo que dice usted de 'correspondencia lógica' hay un imprecisión. La 'correspondencia lógica' sólo es, en rigor estricto, aplicable a entes lógicos, no a conductas humanas. Una conducta humana no es un argumento lógico, ni un enunciado lógico. Habría que hablar de correspondencia (o congruencia) no lógica, sino conductual, o ético-doctrinal, si se desea, entre la conducta de un católico en una situación y la conducta-canon católica en dicha situación.


    ___________


    (*) Sin embargo, obsérvese que el DRAE no recoge la traducción correcta de la dicción latina de la que se deriva la palabra: fanaticus (inspirado, lleno de entusiasmo, en sus dos primeros significados, por lo que los Profetas eran fanáticos y los Apóstoles también, al predicar su fe, según el significado latino propio de la voz). Ahora igual resulta que debemos ser 'fanáticos' en el sentido etimológico propio para ser buenos católicos.

    (**) Zubiri decía que un científico no hace ciencia cuando se halla en posesión de verdades, sino cuando se encuentra poseído por la verdad. Dígase lo mismo de un católico. No cabe, pues, hablar de fanatismo (en el sentido académico) cuando se trata de la Fe verdadera, que no se reduce a mera creencia.

    ResponderEliminar
  41. Disidente12:43 a. m.


    la denominación “católico beligerante” puede ser habitualmente entendida como “católico fanático”, es decir, católico “que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas”.


    Habitualmente entendida no, entendida por usted, o entendida por aquellos que predican y defienden un 'catolicismo débil', un catolicismo que 'no se implica demasiado'. Si quien es congruente en su conducta y en su vida (estrictamente congruente, sin residuo, como un santo) con los principios católicos, no es a la vez beligerante en su defensa, predicación y asunción propia, tenemos a un tibio o neutral que se limita a 'pasar desapercibido' para no parecer 'fanático'. Esa es la contrafigura de un santo.

    ResponderEliminar
  42. Disidente12:47 a. m.


    Miriam said...

    Un paso realmente importante, sería la unidad entre católicos y ortodoxos, eso si que sería importante.


    Es deseable; pero no olvidemos que es la rama la que se separa del tronco, y no al contrario. Y, siendo la rama la separada (por sí misma y sus egoísmos) del tronco, siempre es el tronco el que ha ido a buscar a la rama. Todavía estamos esperando que la rama se aproxime eficazmente al tronco.

    ResponderEliminar
  43. Disidente12:49 a. m.


    Miriam said...

    Disidente ¿Usted me acompañaría a recorrer las calles con la Cruz en señal de protesta?
    Espero su respuesta.


    Gustosamente. Con la Cruz y con la espada, o mejor con una cruz en forma de espada. Ja,ja,ja,ja. Es una broma, dirigida a los 'pacifistas'.

    ResponderEliminar
  44. Disidente12:52 a. m.


    Miriam said...

    Pues para mí, hasta que no experimenté el amor de Dios y le amé , no creía en Él, así que ahí queda dicho.
    Esa es mi experiencia, no puedo hablar por la de otras personas, esa es la mía personal.


    Claro que sí, Miriam. Es usted una joya de nuestra Iglesia. ¡Qué distinta (para bien) sería nuestra sociedad española si hubiera muchas jóvenes como usted!

    ResponderEliminar
  45. Disidente...
    está usted equivocado, yo no soy ninguna joya para nuestra Iglesia, al contrario, mas bien la Iglesia es una joya para mí.

    ResponderEliminar
  46. corrijo, no se lo que he puesto antes, habia leido mal.

    Bueno eso, que no soy ninguna joya,
    si acaso una baratija.

    ResponderEliminar
  47. Disidente...
    Otra cosa, no soy ninguna joven, tengo 83 años pero me conservo muy bien.

    ResponderEliminar
  48. 83 años y escribiendo y manejándose bien en Internet.

    Impresionante Miriam.

    ResponderEliminar
  49. Ya había dicho que me conservaba muy bien.
    Es que soy una ancianita muy moderna, me gustan las últimas tecnologías.

    ResponderEliminar
  50. En un de los últimos documentos de la CEE se dice que los católicos han de evitar tres tentaciones:
    1) La desesperación.
    2) Que la diferencia degenere en enfrentamiento.
    3) La asimilación a la sociedad que no respeta valores contrarios al Evangelio.

    ResponderEliminar
  51. aliciadeargentina6:40 a. m.

    1- Me parece muy buena su propuesta Miriam, si estuviera en España, la acompañaría con muchísimo gusto. He asistido en mi país a marchas pacíficas por otras razones. Por ejemplo, mi padre fue víctima de la delincuencia, lo atacaron en su casa, estuvo internado en un hospital 1 mes y medio, luego del cual falleció a causa de los golpes que le dieron: asistí a las marchas PACÍFICAS reclamándoles a las autoridades que nos cuiden. Así que, con más razón, cruz en mano y rezando el rosario, la acompañaría.

    2- Querido Francisco/anónimo: tratemos de discernir apoyándonos en la fuente de la sabiduría:

    "Entonces se acercaron y echaron mano a Jesús, y le prendieron./Pero uno de los que estaban con Jesús (Pedro), extendiendo la mano, sacó su espada, e hiriendo a un siervo del sumo sacerdote, le quitó la oreja./ Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán."

    ResponderEliminar
  52. Mi querida Alicia,
    Siento muchísimo lo que le ocurrió a su padre, desgraciadamente en España se están viviendo situaciones similares cada vez con mas frecuencia. Le doy las gracias por su apoyo y decirle que si yo estuviera en su País también la acompañaría en esas marchas pacifistas, pero estamos lejos, desgraciadamente.

    Tampoco España ya no es lo que era, pues creo, por estadísticas, que somos el País que va a la cabeza en consumo de drogas, alcohol, y etc.
    No hay mas que salir un fin de semana y ver como se divierten hoy nuestros jóvenes, se ponen de alcohol y de drogas hasta la bandera, y los jóvenes son el futuro, de aquí a poco tiempo no habrá suficientes Psiquiátricos para atender a personas con esquizofrenias, paranoias, toda clase de taras cerebrales y todo a consecuencia de haber apartado a Dios de nuestras vidas, los jóvenes, al apartar a Dios de su vida están tan vacíos que no encuentra donde refugiarse, por eso de drogan, porque la vida sin Dios no tiene ningún sentido.

    Pero preferimos ignorar el gran problema que se avecina, nos metemos en la red y preferimos hablar de cosas superfluas, sin consistencia, o criticar, criticar a este; criticar al otro, y no vemos que la viga está en nuestro ojo.

    En realidad lo que pienso es que “la red no sirve para evangelizar” o despertar a la gente, tiene razón una persona, a la que yo admiro mucho y que soy seguidora, porque es un gran Santo, un hombre con una visión del futuro, tan real, que te lo hace tocar, y no es un sacerdote precisamente, sino, un laico, y que razón tiene “la red no sirve para evangelizar”, preferimos “monear”ó criticar, antes que abordar temas serios.

    Pero muy pronto, lo de salir a las calles a rezar, ir a Universidades a dar un testimonio vivo de Cristo, ir a colegio, será una realidad, porque personas guiadas por el Espíritu Santo suscitarán esta forma de Evangelizar, ya creo que esto será lo último.

    Tengo experiencia en ello y se muy bien lo dura que es la evangelización en las calles, en las casas, la gente ni siquiera te abre y si te abren la puerta, te vuelven a dar con ella en las narices.

    Entonces ¿por qué nos asombramos y criticamos tanto? Si la izquierda gobierna hoy España, es por que la mayoría la ha votado. La izquierda siempre persigue a la Iglesia, claro, no creen en Cristo, de modo que, si se sigue votando es por que la mayoría del pueblo español, tampoco creen en Cristo, es la pecadilla que se muerde la cola.

    Hay que atajar el mal desde la raíz, y la raíz es el pueblo, lo queramos ver ó no lo queramos ver, es así. No criticar, sino buscar donde está el verdadero problema y dónde
    comenzó.

    Habrá mucha gente que entre en el blog de padre Fortea y piense, esta loca se pasa todo el día poniendo “nanas al Niño Jesús” escribiendo citas bíblicas, intentando que no se critique, pues sí, “esta loca”, sabe, que la murmuración; separa, divide y destruye, no construye.

    La verdad pienso, que el Padre Fortea, tiene una gran humildad por aguantarme, y a pesar de “las limitaciones” de que algunos hablan en el último post, algunos siguen en el, porque también son muy humildes y muy buenos”.

    Hay mucha gente, creo que de España que entraban en este bloog y ya no entran, no me extraña nada, tenemos “una loca en el blog del Padre Fortea”, pero estaré ya poco tiempo, creo que mi misión aquí ha terminado.

    Les pido disculpas a todo el que haya podido molestar e incordiar con mis majaderías y sobre todo al Padre Fortea, que tanta paciencia ha tenido conmigo, pero como pueden comprobar es un hombre de Dios, al cual Dios le ha encomendado una labor muy difícil y a la vez pienso, que también muy gratificante.

    Muchos saludos para todos.

    ResponderEliminar
  53. Anónimo10:19 p. m.

    ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO


    Señor Jesús, en tu nombre y con
    el Poder de tu Sangre Preciosa
    sellamos toda persona, hechos o
    acontecimientos a través de los cuales
    el enemigo nos quiera hacer daño.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos toda potestad destructora en
    el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
    debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas
    de la naturaleza, en los abismos del infierno,
    y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    rompemos toda interferencia y acción del maligno.
    Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares
    y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
    acompañada de San Miguel, San Gabriel,
    San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.
    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
    (nombrar a cada una de ellas),
    las personas que el Señor enviará a ella,
    así como los alimentos y los bienes que
    Él generosamente nos envía
    para nuestro sustento.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos tierra, puertas, ventanas,
    objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,
    y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
    alrededor de toda nuestra familia.

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos los lugares en donde vamos
    a estar este día, y las personas, empresas
    o instituciones con quienes vamos a tratar
    (nombrar a cada una de ellas).

    Con el Poder de la Sangre de Jesús
    sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
    los negocios de toda nuestra familia,
    y los vehículos, las carreteras, los aires,
    las vías y cualquier medio de transporte
    que habremos de utilizar.

    Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
    las mentes y los corazones de todos los habitantes
    y dirigentes de nuestra Patria a fin de que
    Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.
    Te agradecemos Señor por Tu Sangre y
    por Tu Vida, ya que gracias a Ellas
    hemos sido salvados y somos preservados
    de todo lo malo.

    ResponderEliminar
  54. Anónimo4:41 p. m.

    ¿Por qué estaba tan triste, Padre?

    ResponderEliminar