miércoles, febrero 14, 2007

Esta fue la ganadora del año pasado. Con su magnífico sermón titulado "1959". Era de Arizona como alguien sospechó.


6 comentarios:

  1. Anónimo8:14 a. m.

    Las almas de mis hijos, mis apóstoles, mis almas consagradas, caen cada vez más en el abismo del infierno, se han dejado seducir por el mundo de la vista exterior, se dejan arrastrar por los placeres de la carne y mis almas, mis almas consagradas caen al fuego del infierno cada vez con más asiduidad. Ellos un día dejaron casa, padres, hermanos y me siguieron con la ilusión de conquistar muchas almas para el Reino de los Cielos, y ahora ellos están cayendo hacia la perdición y arrastrando a otras almas por el mismo recorrido.

    Hijos Míos, volved al camino, al único que hay, confesad con verdadero arrepentimiento y humildad todos vuestros pecados. Volved a la oración, escoged el camino del amor, el de la caridad, el de la pureza. Os aviso continuamente, ¿Es que os queréis condenar? ¿Merece la pena condenarse eternamente por vivir unos momentos de placer terrenal? Pensad en las penas que sufren eternamente los que ya están condenados, pensadlo, y acudid a mis amorosos brazos de Madre, por eso os aviso para que rectifiquéis y volváis vuestro corazón hacía vuestra Madre del Cielo, Yo os guiaré en el Camino que conduce hasta Mi Amado Hijo, imitadle en todo y seguid el camino del Evangelio.

    Os quiero hijos míos, volved.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:48 p. m.

    Hola Anónimo,

    ¿Eres Dios?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:02 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:32 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:57 a. m.

    ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCANGEL

    +En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espiritu Santo. Amen !

    Gran y glorioso Príncipe de los Ejércitos Celestiales, San Miguel, el Arcángel, defiéndenos "Porque para nosotros la lucha no es contra sangre y carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los poderes mundanos de estas tinieblas, contra los espíritus de la maldad en lo celestial." [Efes. VI, 12]. Ven y asiste al hombre quien fue creado en Su imagen y quien Él ha redimido de la tiranía del demonio a un gran precio.

    La Santa Iglesia os venera como su guardián y protector; a ti el Señor ha confiado las almas de los redimidos para que los dirijas al cielo. Ora, por lo tanto, que el Dios de la Paz, aplaste a satanás bajo nuestros pies y que ya él no pueda mantener al hombre en cautiverio y hacerle daño a la Iglesia. Ofrécele nuestras oraciones al Más Alto, que sin demora ellas atraigan Su misericordia sobre nosotros; que Se apodere "... del dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y satanás, y lo encadenó por mil años, y lo arrojo al abismo que cerró y sobre el cual puso sello para que no sedujese más a las naciones,..." [Apoc. XX: 2-3].

    [Nota: "+" indica una bendición que es dada si un sacerdote invoca el Exorcismo. Si un laico lo invoca, entonces la "+" indica el lugar en donde el Signo de la Cruz es hecho silenciosamente por el fiel que este recitando esa sección especifíca.]

    E X O R C I S M O

    En el nombre de Jesucristo, nuestro Dios y Señor, fortalecido por la intercesión de la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, del Bendito Miguel, el Arcángel, de los Benditos Apóstoles, Pedro y Pablo, y de todos los Santos, confiadamente nos aprestamos a la tarea de repudiar los ataques y engaños del diablo.

    [Salmo 67]


    "Dios se levanta; Sus enemigos son desbandados y esos que Lo odian, huyen ante Él.

    Como el humo es expulsado, ellos son expulsados; como la cera se derrite ante el fuego, también los malvados perecen ante la presencia de Dios."

    V. - Contemplad la Cruz del Senor, huyan las bandas de enemigos.
    R. - Él ha conquistado. El Leon de la tribu de Juda. El retoño de David.
    V. - Permite que Tu misericordia, Señor, descienda sobre nosotros.
    R. - En proporción a nuestra Esperanza y Fé en Ti.

    Te expulsamos de nosotros, quienesquiera que sean, espíritus sucios, todos los poderes satánicos, todos los invasores infernales, todas las legiones malvadas, asambleas y sectas; en el Nombre y por el poder de Nuestro Señor Jesucristo, + que sean extirpados y sacados de la Iglesia de Dios y de las almas hechas a la imagen y semejanza de Dios y redimidas por la Preciosa Sangre del Divino Cordero. + Astuta serpiente, no te atreverás más a engañar a la raza humana, perseguir a la Iglesia, atormentar a los elegidos de Dios y cernirlos como si fueran trigo. + El Dios Mas Alto te ordena. + Él, con quien, en tu gran insolencia, todavía reclamas ser su igual...

    "El cual quiere que todos los hombres sean salvos y lleguen al conocimiento de la verdad." [ 1Tim. II: 4].

    Dios el Padre te ordena. + Dios el Hijo te ordena. + Dios el Espíritu Santo te ordena.+ Cristo, La Palabra de Dios encarnada, te ordena; + Él, quién para salvar nuestra raza perdida a consequencia de tu envidia, "se humilló a si mismo, haciéndose obediente hasta la muerte" (Fil. II: 8).


    Él quien ha construido Su Iglesia en una roca firme y declarado que las puertas del infierno no triunfarán contra Ella, porque Él residirá con Ella; "Y mirad que Yo con vosotros estoy todos los dias, hasta la consumación del siglo." (S. Mateo XXVIII: 20).

    La sagrada Señal de la Cruz te ordena, + como también lo hace el poder de los Misterios de la Fé Cristiana, + La Gloriosa Madre de Dios, La Virgen María, te ordena; + Ella, quién por su humildad y desde el primer momento de Su Inmaculada Concepción, aplastó tu orgullosa cabeza. La Fe de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y los otros Apóstoles te ordenan. + La sangre de los Mártires y la piadosa intercesión de los Santos te ordenan. +

    Por lo tanto, maldito dragón, y ustedes, legiones diabólicas, ordenamos por el Dios viviente, + por el Dios verdadero, + por el Dios santo, + por el Dios que "...así amó Dios al mundo: hasta dar su Hijo único, para que todo aquel que cree en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna." [S. Juan III: 16]; deja de engañar a las criaturas humanas y derramar sobre ellos el veneno de la condenación eterna; deja de dañar a la Iglesia interferiendo con su libertad. Vete, satanás, inventor y maestro de todas las mentiras, enemigo de la salvación del hombre.

    Quítate del camino de Cristo en quién no has podido encontrar ninguno de tus trabajos; dale su lugar a la Unica, Santa, Católica y Apostólica Iglesia adquirida por Cristo al precio de Su Sangre. Rebájate por debajo de la toda-poderosa mano de Dios; tiembla y huye cuando invoquemos el Santo y terrible nombre de Jesus, este Nombre, el cual causa al infierno que tiemble, este nombre al cual las Virtudes, Poderes y Dominios del cielo estan humildemente sometidos, este nombre el cual lo Querubines y Serafines alaban incesantemente repitiendo: Santo, Santo, Santo es el Señor, el Dios de los Ejércitos.
    V. - Oh, Señor, oye mi oración.
    R. - Permite que mi plegaria llegue hasta ti.
    V. - Que el Señor este contigo.
    R. - Y con tu espíritu.
    Oremos... Dios del cielo, Dios de la tierra, Dios de los Ángeles, Dios de los Arcángeles, Dios de los Patriarcas, Dios de los Profetas, Dios de los Apóstoles, Dios de los Mártires, Dios de los Confesores, Dios de las Virgenes, Dios que tiene el poder de dar vida después de la muerte y descanso despues del trabajo, porque no hay otro Dios más que Tú y no puede haber otro, porque Tú eres el Creador de todas las cosas, visibles e invisibles, cuyo reinado no tendrá fin, nos postramos humildemente ante tu Gloriosa Majestad y Te rogamos que nos liberes con Tu poder de toda la tiranía de los espíritus infernales, de sus trampas, sus mentiras y su furiosa maldad; propicia, oh, Señor, que se nos otorgue tu poderosa protección y nos mantengas seguro y saludables. Te rogamos a través de Jesucristo nuestro Señor. AMEN !

    De las trampas del diablo, libéranos, oh, Señor.
    Que Tu Iglesia Te pueda servir en Paz y Libertad, Te rogamos que nos oigas, Señor.
    Que aplastes a todos los enemigos de Tu Iglesia, Te rogamos que nos oigas, Señor.
    [Agua bendita se salpica en el lugar en donde se pronuncia la oración.]

    ResponderEliminar