sábado, febrero 10, 2007

Los compañeros del servicio militar prestan honores ante la tumba del padre Fortea. Aunque ya sólo quedaba vivo el de barba de la izquierda


Más sermones:

Nos encontramos ante un caso insólito: ¡Un cura que muere!

(estupor general en la audiencia)

Perdón. Un cura que muere y un blog que le sobrevive, quería decir.

(más estupor todavía)

¡¡Por favor, detengan a ese pirómano!!

(...)
Por fin, ya podemos seguir. Como decía... ¡¡No, no puede ser!! ¡Pero... ¡ ¿Pero qué es eso?

¡¡¡Allí, en el suelo!!!

(transmisión interrumpida, rayas en la pantalla.)

3 comentarios:

  1. Anónimo2:06 a. m.

    Fortea ha muerto. Firmado, Dios.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:07 a. m.

    Fortea ha muerto. Firmado, Dios.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Pater

    Sí un milagro, lo de allí en el suelo era tu resurrección, jeje, lo conseguiste, Jesús, te resucitó para seguir siendo azote, jajajaja.

    Aunque.. que nadie se alarme, resultó ser una muerte aparente.

    Hay un error en la foto, no sólo el de la barba sigue vivo, el de la corneta también, soy yo.

    En mi servicio militar yo tocaba la corneta, jejejejejeje.

    Un abrazo por seguir, vivo, que alegría! aunque no para todos los afines al adversario, esos se retuercen de dolor.

    A seguir vivo, y no nos des mas sustos, o sí.. lo que tú quieras.

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí Confío!

    Un saludo a Sor Míriam.

    +Sergio

    ResponderEliminar