martes, abril 03, 2007

Ese descanso hacia el cual tendemos invisiblemente

No oculto que la estética del papel que contiene mis últimas voluntades se inspiró, ante todo, en el testamento soberbio de Van Garret que aparece al comienzo de Sleepy Hollow. He desenterrado muchos documentos del mismo tenor de ese siglo, y el de Van Garret es sin duda mi predilecto.
Contemplo a ratos perdidos el mío. La enrevesadísima rúbrica tras las primeras palabras del encabezamiento me complace. Enrevesada, formando una equilibrada arquitectura caligráfica, aparece debajo de las palabras “Last Will and Testament”, sí en inglés, por qué no. La idea original era que la redacción de este documento fuera en español, inglés, latín y francés. Después de meditarlo, decidía no dar más trabajo a mi albacea. Dar trabajo después de mi muerto, va con mi estilo. Pero debo empezara a cambiar, al menos tras mi deceso.
Releo algunas partes al azar: declaro… con total libertad sin que… le pido que se encargue… que venda los… existe en mi casa… asimismo cuidará de que no se… a aquella fundación… especial cuidado hay que tener de que pase… es mi más firme deseo que todo lo que hay… albunes familiares, escudo de piedra… aun así por caridad… mi cadáver… asimismo declaro que no…
Hoy he hablado por teléfono con el albacea de mi testamento. Veinte minutos de recomendaciones, disposiciones y asuntos legales. ¿Tengo plena confianza en mi albacea? Sí, completa. En sus manos, mi legado estará tan seguro como en las mías. Quizá más, la voluntad de un difunto tiene algo de sagrado. Desde luego mis últimas voluntades están despojadas de todo elemento humano, siendo enteramente sacras, como se espera de un ministro de Dios.
Probablemente en las próximas semanas añadiré una acotación bajo las firmas, para agradecer a mis pocos amigos el haber sido amigos. La lista será tan exigua que me ahorrareis la vergüenza de confesar su número. Mi patrimonio en este campo me convierte en pobre. Cuando pienso en las muchas razones para reducir su número al mínimo, me doy cuenta de los pocos de los que me apetece acordarme en un momento final. Justo ahora suena la Ola de niebla de la mañana, del japonés Watanabe. Ni entre mil músicas hubiera podido escoger una más adecuada al tono de lo que estoy escribiendo.
Ellos, los pocos en cuya amistad me honro, no son admiradores míos, ni devotos de mi persona, ni amistades que pudieron ser pero que no fueron, son aquellos que el azar puso en mi camino y se creó un lazo auténtico, invisible y duradero. Su número me sigue avergonzando. Tampoco elegí ser amigo de ellos, simplemente ésta surgió como un manantial de consuelo en un terreno imprevisto. Como si de una guerra se tratara, todos los amigos de mi infancia han caído. Como si de una ironía se tratara, no se haya el nombre de ningún clérigo entre ellos. La sangre tampoco –a pesar del trato y la proximidad- excavó ese manantial. Cada amigo auténtico siempre lo he considerado un don escogido por una mano divina.
A ellos les debo esas exiguas líneas finales en ese pliego, esas líneas de mención, que serán breves, la conclusión de las disposiciones. Varios nombres han sido excluidos por un solo detalle que me hace abrir los ojos a la verdadera naturaleza de la relación que unió a esa persona. Otros nombres han permanecido a pesar de muchos detalles, pero a los amigos se les perdona todo. El amigo da muchos detalles que prueban su amistad. Otros a veces tuvieron un solo detalle que prueba que no hubo amistad. No les culpo. La amistad no se exige. Al final, en esas líneas finales están sólo los que tienen que estar, el número de nombres aparece claro. No tendré que excusarme ante la posibilidad de dejarme algún nombre. Será una omisión sin excusas, sin recurso, sin remordimiento por parte de ellos, sin remordimiento por parte mía.

Si dijera en esas líneas finales que entre el nombre de un amigo hay dos nombres de dos féminas, ¿creería cada una de ellas que no hubo algo más con la otra en algún momento de mi vida? Cuanto me gusta jugar. Pero, bueno, puedo alegar que no hubo nada, aun sabiendo que no serviría de nada. En un testamento no se disimula la realidad. Aunque, por otro lado, esto no es un testamento. Si encima, en esas líneas, añadiera de una de ellas que fue muy bella, acabaría de liarlo todo. La guerra, la duda y la suspicacia estarían servidas en un mismo plato. El padre Brown levantaría su taza de té y antes de beber un sorbo, me comentaría que el asunto era, sin duda, unforgivable.

52 comentarios:

  1. Anónimo8:03 a. m.

    Menos mal que le conocemos y sabemos cuanto e gusta jugar con las palabras y levantar sospechas, bla,bla,bla.

    A Dios también le gusta mucho jugar, pero es el que mejor juega porque siempre gana la partida.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:12 a. m.

    La locura se convirtió, entonces, en el Buda de Nietzsche. Porque muerto "Dios" en los anuncios teológicos de la filosofía, empequeñecido, ¿cómo se podía cruzar la muerte propia? No era posible que el más valiente resistiera; no es posible que el más lúcido se sostenga en la verdad del espanto. La soledad se cerró violentamente sobre Nietzsche. Solo, no resistiría los
    embates de la muerte. Enloqueció.
    Plantearse la "muerte de Dios" (ese anhelo nihilista de ser dios) es la metafísica de Nietzsche. Incapaz de asumir lo-político, incapaz de romper su soledad, su contemplación, su narcisismo de hombre genial, Nietzsche asume la "muerte de Dios". Nietzsche asume la abstracción. Nietzsche ha asumido su anhelo más remoto. Lo que dice poéticamente en Así habló Zaratustra ya no será lo mismo que dirá en El Anticristo. La escisión textual se ha convertido, entonces, en la escisión existencial.
    Esta "muerte de Dios" era el mal mismo, era la otra "ética" que surgía ya capitalistamente. Con esa muerte se instauraba la pena del mundo. Porque el hombre después de ella quedaría herido. Esta herida es la herida del nihilismo; la herida de "Dios" en la crisis política de la voluntad. Esa poetización del "filósofo" que Nietzsche no terminó de abortar, culminó por abortarlo a él mismo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:31 a. m.

    Es el estado del alma lo que determina la salud mental.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:04 a. m.

    1 Juan, 2: 15-18
    No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

    16 Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo.
    17 Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre.

    18 Hijitos, ya es el último tiempo: y como vosotros habéis oído que el anticristo ha de venir, así también al presente han comenzado á ser muchos anticristos; por lo cual sabemos que es el último tiempo.

    ¿A quién se parece usted? ¿Alguien diría que usted parece un hijo de Dios? O ¿usted parece un hijo del mundo? O ¿parece hijo de ambos? Somos hijos de Dios, y Dios desea que seamos cada vez más como Cristo.

    Nuestras amistades y compañeros de trabajo, ¿saben que somos cristianos? Aun si nunca se lo hemos dicho directamente, ¿pueden otras personas saber por nuestros actos y nuestras palabras que hay algo especial en nosotros? ¿Ven el amor de Jesucristo en nuestras acciones? O ¿las mezclamos con la corriente actual que nos rodea, limitando nuestra fe solamente a nuestro hogar y a los domingos?
    Como dice Santiago, no podemos ser amigos de Dios y del mundo. No va a funcionar. Dios nos llama a una vida diferente.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:17 a. m.

    Déjame vivir al pie de tu Cruz sin pensar en mí, sin nada querer ni desear, más que mirar enloquecida la sangre divina que inunda la tierra...

    Déjame, Señor, llorar, pero llorar de ver lo poco que puedo hacer por Ti, lo mucho que te he ofendido estando lejos de tu Cruz... Déjame llorar el olvido en que te tienen los hombres, aún los buenos...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:14 a. m.

    A S.M. de Ntra. Señora
    (Aquí seguimos por ti)

    Cada noche soñando un nuevo encanto
    vuelvo a la realidad desesperada;
    eres joven, en verdad, mas sufres tanto
    que sientes ya tu juventud cansada.

    Amar con fuego y existir sin calma;
    soñar sin esperanza de ventura,
    dar todo el corazón, dar toda el alma
    en un amor que es germen de amargura.

    ¿Lo guardarás? Es prenda de alta estima
    y es volcán este amor a que me entrego;
    tiene el volcán sus nieves en la cima,
    pero circula en sus entrañas fuego.

    Mi tristeza es un mar; tiene su bruma
    que envuelve densa mis amargos días;
    sus olas son de lágrimas; mi pluma
    está empapada en ellas, hija mía.

    Tú eres la inocentes flor
    nacida de ese mar en la ribera;
    la sorda tempestad de mis dolores
    sirve de arrullo a tú edad primera.
    Nací para luchar; serena y fuerte
    cobro vigor en el combate rudo;
    cuando pague mi audacia con la muerte,
    caeré cual gladiador sobre mi escudo.

    No me imites a mí: yo me consuelo
    con abrir más los bordes de mi herida;
    imita en lo noble a Nuestro Cristo:
    ¡Sol de virtud que iluminó mi vida!

    Orad y perdonad; siempre es inmensa
    después de la oración la interna calma,
    y el ser que sabe perdonar la ofensa
    sabe llevar a Dios dentro del alma.

    Sea mi pecho de bondades nido,
    coronad el perdón con el olvido
    y la austera virtud con la esperanza.

    Sin dar culto a los frívolos placeres
    que la pureza vuestra frente ciña,
    buscad alma de niña en las mujeres
    y buscad alma de ángel en la niña.

    Nadie nace a la infamia condenado,

    ¡Existir es luchar! No es infeliz
    quien luchando, de espinas se corona;
    abajo, todo esfuerzo se maldice,
    arriba, toda culpa se perdona.

    No fijes en el mal tus pupilas
    que víbora es el mal que todo enferma,

    Nunca me ha importado en este suelo
    renombre, aplausos, oropeles, gloria:
    procurar vuestro bien, tal es mi anhelo;
    amaros y sufrir tal es mi historia.

    Cuando el sol de mi vida tenga ocaso
    recordad mis consejos con ternura,
    y en cada pensamiento, en cada paso,
    buscad a Dios tras de la inmensa altura.

    Yo anhelo que, al morir, por premio santo,
    tengan de vuestro amor en los excesos:
    las flores de mi tumba vuestra alegría,
    no vuestro llanto.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Buenos días Pater, y a todos/as

    Antes de leer tu post de hoy, quiero añadir algo al de ayer; yo me quedaría una cruz grande dorada que te ví una vez en una foto, no sé si la usaría para trabajar o para ponerla en medio de una capillita en una habitación de mi casa si tuviese espacio.

    Al orar recordaría, que una vez un hombre de Dios me dió un consejo sobre la oración que fué fundamental en mi conversión.

    Y sigue vivito.

    Dios te bendiga! hermano.

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:52 a. m.

    SIN COMENTARIOS.¿PSIQUIATRA 3,ESTÄ POR AHÏ?.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Pater

    Ya he leído tu post de hoy, y me mantengo, si yo pudiese me quedaría la cruz dorada, digo -si pudiese- con todas las connotaciones que hay.

    Prefiero ser el último en sentarme.

    Hay Pater.. sigue vivito, que hay muchas ovejas que llevar al redil todavía.

    Como dijiste en un sermón; ya nos veremos allá arriba todos los que he conocido, los que han fallecido y se sentaban en aquel lugar del banco de la iglesia, que todavía los recuerdo porque ha sido mucho tiempo.. ¿recuerdas? pues eso a seguir vivito, en el combate diario in gaudate in Dómino.

    El Señor sea contigo, Y con tu espíritu!

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:54 a. m.

    Sí,sí,sí.Esto es una pequeña laguna provisional.No temáis por él.Se encuentra mejor que todos vosotros,,,,,Y yo le pregunto a Forty,¿Qué nos deja a sus colaboradores?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:55 a. m.

    Bueno,parece que el psiquiatra está peor que el autor de aquí.

    ResponderEliminar
  12. disminuída vacuna11:56 a. m.

    ¿Por qué habla de su muerte,padre?

    ResponderEliminar
  13. Anónimo11:59 a. m.

    Sergio,queremos hacerte una pregunta,guapetón,,,,,¿Nunca has tenido un grano en el trasero?.Así eres para muchos.Qué plasta nos ha caído!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo12:02 p. m.

    Y yo quiero el escudo de piedra para estrenarlo con Sergio.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo12:04 p. m.

    Ël Forty se cuida muy mucho de levantar sospechas.En eso,cree que es bueno pero y los ojos de Dios?????

    ResponderEliminar
  16. Bueno, ayer me quedé con ganas de escribir la letra de esta canción y al final añado un link donde se puede escuchar cantada por la hermana Glenda con imágenes de la Pasión de Cristo.

    Que la disfruten..

    Cara a Cara

    Solamente una palabra,
    solamente una oración,
    cuando llegue a Tu presencia, oh Señor,
    no me importa en que lugar
    de la mesa me hagas sentar,
    el color de mi corona, si la llego a ganar...
    Solamente una palabra,
    si es que aún me queda voz,
    y si logro articularla en Tu presencia,
    no te quiero hacer preguntas,
    sólo una petición,
    y si puede ser a solas, mucho mejor...

    Sólo déjame mirarte, cara a cara,
    y perderme como un niño en Tu mirada,
    y que pase mucho tiempo,
    y que nadie diga nada,
    por que estoy con el Maestro,
    cara a cara,
    que se ahogue mi recuerdo en Tu mirada,
    quiero amarte en el silencio, y sin palabras,
    y que pase mucho tiempo,
    y que nadie diga nada,
    sólo déjame mirarte,
    cara a cara.

    Solamente una palabra,
    solamente una oración,
    cuando llegue a Tu presencia, oh Señor,
    no me importa en que lugar
    de la mesa me hagas sentar,
    el color de mi corona, si la llego a ganar...

    Sólo déjame mirarte cara a cara
    aunque caiga derretido en tu mirada
    derrotado y desde el suelo,
    tembloroso y sin aliento
    aún te seguiré mirando,
    mi Maestro;
    cuando caiga ante Tus planta, de rodillas,
    déjame llorar pegado a Tus heridas,
    y que pase mucho tiempo,
    y que nadie me lo impida,
    que he esperado este momento
    toda mi vida.

    http://www.youtube.com/watch?v=JM4tY0mtctY

    Dios les bendiga!

    -A Jesús también le querían matar por lo que decía, y lo hicieron-

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1:59 p. m.

    She has to write something.
    To answer
    mercies.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo2:27 p. m.

    Ioannes Paulus PP. II
    Dives in misericordia
    sobre la Misericordia Divina.

    BENDICIÓN

    I. QUIEN ME VE A MI, VE AL PADRE (cfr. Jn 14, 9)
    Revelación de la misericordia
    « Dios rico en misericordia » es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre; cabalmente su Hijo, en sí mismo, nos lo ha manifestado y nos lo ha hecho conocer. A este respecto, es digno de recordar aquel momento en que Felipe, uno de los doce apóstoles, dirigiéndose a Cristo, le dijo: « Señor, muéstranos al Padre y nos basta »; Jesús le respondió: « ¿Tanto tiempo ha que estoy con vosotros y no me habéis conocido? El que me ha visto a mí ha visto al Padre ». Estas palabras fueron pronunciadas en el discurso de despedida, al final de la cena pascual, a la que siguieron los acontecimientos de aquellos días santos, en que debía quedar corroborado de una vez para siempre el hecho de que « Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida por Cristo ».

    ResponderEliminar
  19. Anónimo3:08 p. m.

    ¡Ay, qué larga es esta vida!
    ¡Qué duros estos destierros,
    esta cárcel, estos hierros
    en que el alma está metida!
    Sólo esperar la salida
    me causa dolor tan fiero,
    que muero porque no muero.

    ResponderEliminar
  20. Buenos dia Padre:

    Muy interesante su Post de hoy.

    A los lectores les solicito permiso para pedirle a usted Padre Fortea me explique cual es su opinion en torno al caso del llamado " Cura Rojo de Madrid ", ayer en atravez de TVE llego la noticia hasta aquí, entre tantas cosas se hablo de que en la Eucaristia se permitia fumar y que en lugar de comulgar con una ostia consagrada en su lugar se repartian rosquillas, etc, etc, etc.
    Los vecinos lo desmentian pero a juzgar por lan entrevista que se le hizo al sacerdote pudiesen ser ciertas muchas de las acusaciones.
    Pareciera tambien que el Arzobispado de Madrid ha tamado cartas en el asunto, pero al final del reportaje ( es una apreciacion personal ),
    ¿ Es esto una maniobra mediatica mal intencionada ?.
    ¿ Estara detras de todo esto el Sr. Rodriguez Ibarra o alguno de sus secuaces ?.
    ¿ Que opina usted Padre como espectador cercano ?.
    ¿ Es esto cierto, o es simplemente es otra de esas cortinas de humo tipicas de la temporada de Semana Santa ?.

    Reciba un cordial saludo desde Caracas.

    Que Dios lo continue bendiciendo a usted y a todos los lectores de este Blog.

    Saludos desde Csc

    Miguel Angel

    ResponderEliminar
  21. Anónimo3:47 p. m.

    Ioannes Paulus PP. II
    Dives in misericordia
    sobre la Misericordia Divina.

    BENDICIÓN

    I. QUIEN ME VE A MI, VE AL PADRE (cfr. Jn 14, 9)
    Revelación de la misericordia
    « Dios rico en misericordia » es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre; cabalmente su Hijo, en sí mismo, nos lo ha manifestado y nos lo ha hecho conocer. A este respecto, es digno de recordar aquel momento en que Felipe, uno de los doce apóstoles, dirigiéndose a Cristo, le dijo: « Señor, muéstranos al Padre y nos basta »; Jesús le respondió: « ¿Tanto tiempo ha que estoy con vosotros y no me habéis conocido? El que me ha visto a mí ha visto al Padre ». Estas palabras fueron pronunciadas en el discurso de despedida, al final de la cena pascual, a la que siguieron los acontecimientos de aquellos días santos, en que debía quedar corroborado de una vez para siempre el hecho de que « Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida por Cristo ».

    ResponderEliminar
  22. Anónimo3:48 p. m.

    ¡Ay, qué larga es esta vida!
    ¡Qué duros estos destierros,
    esta cárcel, estos hierros
    en que el alma está metida!
    Sólo esperar la salida
    me causa dolor tan fiero,
    que muero porque no muero.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo3:49 p. m.

    Ioannes Paulus PP. II
    Dives in misericordia
    sobre la Misericordia Divina.

    BENDICIÓN

    I. QUIEN ME VE A MI, VE AL PADRE (cfr. Jn 14, 9)
    Revelación de la misericordia
    « Dios rico en misericordia » es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre; cabalmente su Hijo, en sí mismo, nos lo ha manifestado y nos lo ha hecho conocer. A este respecto, es digno de recordar aquel momento en que Felipe, uno de los doce apóstoles, dirigiéndose a Cristo, le dijo: « Señor, muéstranos al Padre y nos basta »; Jesús le respondió: « ¿Tanto tiempo ha que estoy con vosotros y no me habéis conocido? El que me ha visto a mí ha visto al Padre ». Estas palabras fueron pronunciadas en el discurso de despedida, al final de la cena pascual, a la que siguieron los acontecimientos de aquellos días santos, en que debía quedar corroborado de una vez para siempre el hecho de que « Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida por Cristo ».

    ResponderEliminar
  24. Anónimo5:08 p. m.

    HOlaaaaaaa!!!!!,Miguelito;todavía por aquí,hombre de poca fe.Las rosquillas son para tí y lo de fumar,¿tú qué piensas?,¿cres que es verdad?.Oye,el ron de allá es tremendamente fuerte?????.¿le das al alcohol?.Eso nos lo parece.

    ResponderEliminar
  25. psiquiatra 35:10 p. m.

    Por favor,no le sigáis el juego al Ministro de Dios;se lo puede tomar como hábito y entonces,sí sería un tema a tratar.Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo5:13 p. m.

    Una de las féminas,amiga del cura es la rumana;la otra,,,,,,estamos por averiguarlo.Je,je,je.

    ResponderEliminar
  27. Bakhita5:40 p. m.

    Las personas no amamos la libertad aunque hablemos tanto de ella, y las ensalcemos constantemente, presumiendo de lo libres que somos.

    La amistad (la verdadera) es una relación entre las personas que no obliga, estamos obligados a amarles como prójimos que son y nada más. En cambio a los padres, a los hijos, estamos moralmente obligados con ellos, tenemos unos deberes que cumplir ante Dios respecto a ellos.

    Pues, como no estamos obligados....la amistad se puede decir que exite relativamente. Dejamos a los amigos a la primera de cambio, interponemos nuestros intereses a la amistad, .....vamos, que como no hay obligación, la amistad se queda es algo así como; esas personas con las que nos lo pasamos también. Para el ocio.

    Ojalá fuésmos bunos amigos, ojala se encontrasen buenas amistades.
    Difil es, porque la mayoría de la gente en el fondo piensa que la amistad no es nada.

    Pero ya lo sabía, somos todos un desastre.

    P.D. ¡conservo un amiga de la infancia. ¿hasta cuando? Dios dirá

    ResponderEliminar
  28. Bakhita5:44 p. m.

    Respecto a lo de las amigas...

    El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

    bye, bye

    ResponderEliminar
  29. Anónimo5:51 p. m.

    La aurora tiñe de púrpura el cielo.
    Resuenan en los aires el eco de las alabanzas.
    El mundo triunfante se alegra,
    temeroso el infierno brama.

    MIENTRAS EL REY,
    CRISTO, LIBRA A TODOS DE LA CARCEL
    TENEBROSA QUE ES LA MUERTE
    Y NOS CONDUCE A LA VIDA.

    Una piedra sellaba su sepulcro,
    muchos guardias le custodiaban.
    Pero Él triunfa glorioso
    y de la muerte se levanta.

    NO MAS LUTOS, NI LLANTOS,
    NI PESARES,
    ¡RESUCITÓ!
    ¡RESUCITÓ!
    ¡RESUCITÓ!

    ResponderEliminar
  30. Anónimo6:39 p. m.

    Yo, si tuviera que decirle algo, le diría GRACIAS por haberme permitido conocer este otro lado de su manera de SER.

    Ya le he cambiado el nombre. ¿Se acuerda del nombre con el que me solia despedir?
    Era con cariño...

    ResponderEliminar
  31. Anónimo7:06 p. m.

    También le diría MUCHAS GRACIAS por los buenos consejos que NOS ha dado.
    Por supuesto por todo lo que usted ya sabe.
    Cuando miro al pasado digo "sí, he cambiado".
    Todo gracias a Ud y a la ayuda de Dios...

    ResponderEliminar
  32. Anónimo7:29 p. m.

    a +Myriam le deseo que encuentre el GUÍA que tanto anhelaba.
    +Miriam haz caso de tu guía cuando lo encuentres. Escucha sus consejos y obedécele con resignación, no lo que tu pienses que es lo correcto. Que por eso el guía es el guía.

    Muchos Besos para todos.

    ResponderEliminar
  33. Anónimo7:35 p. m.

    AL PELOTERO(A) QUE HAS CAMBIADO,GRACIAS AL CURA,CUÉNTANOS EL PORQÚE.

    ResponderEliminar
  34. Anónimo7:37 p. m.

    Chicos!!!!,no hagáis caso!!!!!.Cuando muere un cura,todas sus pertenencias se las queda la Santa iglesia.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo7:39 p. m.

    Oh!....Yo puedo decir que conocí al sacerdote antes de que se ordenara.Todo lo demás lo dejo a vuestra imaginación.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo7:39 p. m.

    Bakhita,,,,,,,eres mi depresión.

    ResponderEliminar
  37. Anónimo9:42 p. m.

    Era con cariño...

    No me acuerdo. Dame otra pista.

    ResponderEliminar
  38. Anónimo9:44 p. m.

    Yo, si tuviera que decirle algo, le diría GRACIAS por haberme permitido conocer este otro lado de su manera de SER.


    ¿Cual lado?
    ¿Cuantos tengo?

    ResponderEliminar
  39. +Miriam9:45 p. m.

    +Miriam haz caso de tu guía cuando lo encuentres.


    Ya lo he encontrado y le hago caso.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo9:46 p. m.

    Si ya está mas que muerto.

    ResponderEliminar
  41. Anónimo9:48 p. m.

    ¿Os estais despidiendo del cura?

    Tal vez no le guste, creo que no le gusta nada hablar, tampoco lo lee.

    ¿Será Autista?

    ResponderEliminar
  42. Anónimo9:52 p. m.

    AL PELOTERO(A) QUE HAS CAMBIADO,GRACIAS AL CURA,CUÉNTANOS EL PORQÚE.

    ¡ESO QUE NOS CUENTE PORQUÉ, ME INTRIGA MUCHOOOOOOOOO!

    ResponderEliminar
  43. Anónimo9:59 p. m.

    Despedida para el cura en su agonía:

    Epitafio:
    NO SUFRAIS POR LOS MALVADOS,
    NO ENVIDIEIS A LOS QUE OBRAN MAL,
    SE SECARÁN COMO LA HIERBA,
    COMO EL CESPED DE AGOSTARÁN.

    Con Cariño... ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  44. Anónimo10:11 p. m.

    PERO SI SE ARREPIENTEN PUEDEN QUE VAYAN AL CIELO.

    ResponderEliminar
  45. Anónimo10:14 p. m.

    Una oración por Él:

    Padre Eterno,
    Padre Misericordioso
    por la preciosísima sangre de Jesús
    Misericordía Señor,
    Dale el descanso Eterno,
    Brille sobre Él la Luz perpetua.
    y descanse en paz. Amén

    Ve, después de todo, le perdono.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo10:18 p. m.

    ¡Ah! Se me olvidaba
    ¿A quien le va a dejar el blog?

    ResponderEliminar
  47. Anónimo10:45 p. m.

    ¡JAQUEMATE!

    ResponderEliminar
  48. Anónimo2:26 a. m.

    La muerte es algo inconmesurablemente pequeña comparada con el profundo dolor del mundo.

    ResponderEliminar
  49. Anónimo7:58 a. m.

    Es verdad, la tierra sufre dolores de parto.

    ResponderEliminar
  50. Anónimo3:53 p. m.

    Que gran humorista nuestro ultimo contertulio.

    ResponderEliminar
  51. Anónimo11:33 a. m.

    No es un chiste ¡Va en serio!

    ResponderEliminar