viernes, abril 27, 2007

Esta noche he predicado a los obispos



He soñado que estaba cerca del cardenal de Madrid y que le llevaba algunas cosas para que pudiera celebrar misa. Y en mitad de la celebración, cuando estaba detrás de él, trayendo una jarrita de agua, me dice que predique yo. Miro y la catedral estaba llena, entre el público muchos obispos. Me pongo a predicar. Pero lo hago gritando, tengo la sensación de que no se me escucha bien y trato de captar la atención de un público distraído por las muchas personas que se mueven en el templo. En medio de mi predicación, un poco exaltada, les explico que el valor del trabajo de un obispo depende de su tiempo de oración. En ese momento en que trato de luchar contra las distracciones que hay en la iglesia, el mismo cardenal se despista con un asunto de impermeabilización del techo. Se acerca al altar, pues encima de él se ve parte del techo; los sueños son muy libres. Y veo que se enfada, como diciéndose que cómo es posible que hicieran tan mal el trabajo. Allí acaba lo que recuerdo del sueño.


La foto de al lado la he puesto para abrir mi apetito a la hora de la merienda. Por más que busco en mi despensa no encuentro nada ni lejanamente parecido a lo de la foto.

54 comentarios:

  1. Anónimo8:00 p. m.

    Bueno, estimado reverendo, lo del techo y las goteras está claro: lo del subterráneo del señor Garzón... y etc. etc....

    Y usted gritando... algo le preocupa últimamente, y cree que no van a entender lo que quiere decir o ni usted mismo lo entiende...

    Y que el cardenal le pida que predique... ¿no estará usted buscando últimamente un predicador?

    Bueno, por lo demás, lo de la merienda tiene solución, unos muffins de frambuesa, son fáciles de hacer.

    2 huevitos
    150 g.de mantequilla
    150 g. de azúcar moreno
    25 cl. de leche
    80 g. de harina
    3/4 partes de un sobrecito de levadura en polvo
    -trocitos de frambuesa o cualquier fruta escarchada o de chocolate

    Todo al micro, bien en un bol completo o en moldes de papel, durante 8 minutos.

    5 minutos de reposo sin abrir el micro y Voila!, Bon Apetit


    ¡`´+.,´ç´ç

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:31 p. m.

    Tienen que estar buenos. Si no hay frambuesa con trocitos de manzana.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:35 a. m.

    ESCUCHA A TU CORAZÓN:

    Sigue tu destino adónde
    sea que te lleve.
    Hay un momento en la vida
    en que comprendes
    que ha llegado el tiempo de cambiar,
    y si no lo haces,
    nada jamás podrá cambiar.

    Comprendes que si al fracasar,
    no tienes el coraje
    de comenzar de nuevo,
    la vida seguirá sin ti.

    La dicha no nos acompaña siempre
    y nuestra vida
    a veces se torna diferente
    de lo que nos imaginamos.
    No siempre nuestros días
    brindan lo que esperamos.

    Sin comprender por qué,
    a veces toman rumbos tan imprevisibles
    que ni en tus sueños
    se hubieran asomado.

    Pero igual,
    sino te animas a escoger un camino,
    o a realizar un sueño,
    estás en gran peligro de vagar
    sin rumbo y perderte.

    Más bien que preguntarte con mil ansias por qué tu vida
    se ha tornado como es ahora,
    acepta el camino abierto que te espera.

    Olvídate de lo que fue,
    no te confundas.
    Eso ya pasó.

    Sólo el presente importa.
    El pasado es ya una ilusión,
    y el futuro todavía no existe.
    Pero vivimos hoy.

    Mide tus pasos uno a uno,
    sin perder la fe,
    guardando tu valor y confianza.

    Un poco más de paciencia,
    tu vigor volverá y encontrarás tu vía.
    Una senda más bella y serena
    de lo que has soñado
    te llevará adonde quieras que te lleve, cumpliendo todos tus deseos.

    No pierdas confianza en tus fuerzas
    y toma esa nueva vía.

    Verás que está llena de alegría,
    de aventuras y deleite
    como en tus sueños no imaginaste.

    Ama a todos,
    y no esperes agradecimientos.
    Haz lo mejor que puedas.
    Vive cada día en su plenitud.
    Nadie puede leer el futuro.

    Recuerda: para todas tus preguntas,
    allí en tu fuero interno,
    a la vera del camino,
    habrá respuestas más claras,
    soluciones aceptables.

    Hace falta paciencia, y confianza,
    para alcanzar la meta,
    solucionar problemas,
    y realizar sueños.

    Aunque por momentos
    parezca que ya no puedes seguir,
    conozco tu fortaleza,
    y sabrás sobrellevar
    todo lo que la vida te depare.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:41 a. m.

    Sí, esta madrugada ha llovido a cántaros. Ahora hace sol con nubes.
    Hace calor pero el mar esta de lindo color.

    ResponderEliminar
  5. Saludos Padre:
    De las cosas de la vida..nacen los sueños..su sueño aunque un poco "fantástico"..tiene mucho de "real"..Le deseo que tenga dulces sueños, MªTeresa.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:11 a. m.

    Esta noche he soñado con Maria, he soñado que Ella hacia su historia y que a pesar de las equivocaciones, Ella seguía con nosotros.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:12 a. m.

    ¡Somos sus hijos y nos ama tanto...!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:32 a. m.

    Cuando le dicen a Jesús: "Oye, tu madre y tus hermanos te buscan ahí fuera" (Mc 3,32), su respuesta es como la espada de dos filos que penetra hasta lo más profundo del corazón para discernir los sentimientos: ¿quiénes son mi madre y mis hermanos? Y paseando la mirada por los que estaban sentados en corro en torno a él, añadió: Mirad a mi madre y a mis hermanos.

    Cualquiera que cumpla el designio de Dios, ése es hermano mío y hermana y madre".

    Y María debe elegir.
    Comprende que ahora la intimidad con Jesús está garantizada no tanto por el hecho de ser su madre ("¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron!), sino por convertirse en su discípula ("Mejor: ¡dichosos los que escuchan el mensaje de Dios y lo cumplen!", Lc 11,27-28).

    Y María inicia aquella transformación que la llevará de ser madre de Jesús a convertirse en su discípula, siguiéndolo hasta la cruz, donde el evangelista no presenta una madre que sufre por el hijo crucificado, sino la discípula que acepta compartir la suerte del maestro: "Estaba presente junto a la cruz de Jesús su madre..." (Jn 19,25).

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:41 a. m.

    En tu parto has conservado la virginidad, en tu dormición no has abandonado el mundo, oh Madre de Dios: tú te has reunido con la fuente de la Vida, tú que concebiste al Dios vivo y que, con tus oraciones, librarás nuestras almas de la muerte.

    Entre tanto, la Madre de Jesús, glorificada ya en los cielos en cuerpo y alma, es la imagen y comienzo de la Iglesia que llegará a su plenitud en el siglo futuro. También en este mundo, hasta que llegue el día del Señor, brilla ante el Pueblo de Dios en Marcha, como señal de esperanza cierta y de consuelo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:44 a. m.

    Maria la Madre de Jesús quiere reunir a todos los pueblos, porque su Corazón triunfará.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:47 a. m.

    El símbolo de sus apóstoles será el Rosario.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11:53 a. m.

    Maria, ya no puedes más... no sólo porque ha llegado la hora y estás para dar a luz.

    Te pesa el dolor de José que guarda en su corazón los golpes de unas puertas que se cierran en su cara y que se apena por no poder dar cobijo digno a tu hijo…

    La noche es más noche, la oscuridad más oscuridad, por el rechazo de los hombres.

    Pero tu fe ilumina la noche, tu fe adelanta el brillar de las estrellas y el refulgir de la luna.

    Tu fe fortalece la fe de José que hace lo que puede para adecentar el establo.

    Nadie sabía qué llevabas tu, nadie conocía el misterio que tú y José estabais viviendo… Hoy, Maria, la historia se repite, hoy la sociedad rechaza o ignora la Navidad de Jesús… Y tú, Maria, me invitas a aceptar esto como la actualización real de lo que tú viviste, como signo de un nuevo y real nacimiento de Jesús...

    Hoy la ignorancia rodea el Nacimiento... Mucha, mucha, demasiada gente no quiere saber, ni aceptar… Y tú, Maria, frente a ella abrigas los mismos sentimientos de misericordia, ternura, comprensión que tuviste con los que te rechazaron…

    Tú quieres esto de nosotros que sentimos pena por este rechazo… Quieres misericordia, bondad, comprensión, mansedumbre...

    Tócanos, Maria con tus sentimientos y llena nuestro corazón con lo que tú llevas dentro.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo12:24 p. m.

    Cuando tenéis a vuestro lado a la Madre y a Jesús, todo se vuelve más fácil.

    Ánimo, hijos míos, ánimo a todos.

    Salvad este mundo, orad por este mundo.

    Antes decíais: "Corazón Inmaculado de María, salva a tu pueblo"; ahora os invito a decir: "Corazón Inmaculado de María, salva al mundo, salva al mundo, salva al mundo".

    ResponderEliminar
  14. princesa12:40 p. m.

    Esos dos , los mismos que dicen ser mis padres,me han dado la vida, esta pesadilla comenzó hace muchos años,pues hoy es mi cumpleaños. Nuestro cumpleaños.
    Mis padres son perfectos, en serio, mi madre es santa y José, su esposo,un santo varón , pero el día de hoy tiene una sombra...
    ¿Quiénes son tu madre, tu padre y tus hermanos? Miro alrededor y no la veo ¡Impares! ¿Qué sabéis vosotros lo que es eso? Jesús también eres impar (Dios es uno y trino)
    Pues María tu madre no te dejó a tí, tampoco a mí me deja ella , Feliz cumpleaños, princesa

    ResponderEliminar
  15. Anónimo1:27 p. m.

    El Niño Jesús vino al mundo y tenía a su Madre, claro y un Padre putativo que Dios puso para Él, pero si el Niño Jesús tuviera que volver a nacer ahora, creo que vendría sólo con su Madre, esa es la sensación que tengo.

    Vendría sólo para demostrarnos lo que sufre un Niño cuando no tiene a sus Padre juntos y aunque la Madre lo cuide muy bien, pues claro, necesita también al Padre que los proteja y que cuide de la familia.

    Pero en este mundo de impares, el Niño Jesús ha venido todavía más solo, ha venido sin Madre y sin Padre para demostrarnos cuanto sufre y cuanta es su soledad.

    Ha venido buscando una madre adoptiva, que no puede suplantar a su Madre, pero que ha hecho lo que ha podido, pero aún así, el padre adoptivo no lo ha encontrado.

    Supongo que con este otro acto ha querido demostrarnos cuanto sufre una mujer que tiene que criar a un hijo sola porque su padre se desentiende de el, como tantas madres solteras, que no han abortado y cuidan de su hijo en este Mundo donde no hay amor.

    “Esa es la carencia” “La falta de amor y generosidad”.

    Pero Maria y Jesús son las respuestas.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo1:31 p. m.

    LA IGLESIA VIVIDA EN COMUNIDAD TABIEN ES LA RESPUESTA A LAS FAMILIAS IMPARES.

    Los niños son hijos de la comunidad y del camino Neocatecumenal por tanto todos cuidamos a los hijos de todos y cuando realmente no podemos llevar a nuestros hijos, los dejamos al cuidado de hermanos del camino o la misma comunidad financia una persona DE CONFIANZA que los cuide.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo2:29 p. m.

    ¡Qué! ahora cómo está
    plantada por tu historia acabada,
    y de frente a ti,
    la enorme cuesta arriba.
    Tu sientes algo sola,
    sin nadie que se siente a escucharte,
    que comprenda tu situación.
    No te debes de rendir.

    Y sigue siendo tú
    persigue tu destino,
    pues todo ese dolor que está dentro
    nunca debe interferir en tu camino.
    Descubrirás así
    que tu historia toda y cada minuto
    pertenecen tan solo a ti.
    Mas si te has quedado tú
    navegando sin razones
    en el mar de tus porqués.

    Mira en ti, escucha el silencio,
    tu corazón te soplará las palabras,
    mira dentro de ti misma y entonces
    prueba si alcanzas donde te lleva tu alma.

    Es difícil decidirse
    qué es lo correcto, qué debe hacerse,
    se si tiene la cabeza en otra parte.
    Tu orgullo que te atrapa,
    las noches que el dolor te destapa
    todo tu miedo a equivocarte.
    Si te vuelves a sentir
    persiguiendo las estrellas,
    nunca debes renunciar.

    Cree en ti, escucha en silencio,
    tu corazón te curará las heridas,
    mira dentro de ti misma y entonces
    prueba a volar donde el dolor no te siga.

    No te engañaras, si escucha atenta,
    abre los brazos y es posible que toques
    cada mano, cada sueño que quieras tener,
    cada uno de nosotros te espera con su
    corazón.

    Cada vez que dudas y que no sales,
    prueba a escucharle, tu corazón sí que sabe.

    Tú, tú prueba a escucharle

    ResponderEliminar
  18. gina=marga5:14 p. m.

    Hoy hemos estando haciendo unas fotos a las serapis y a unas cuantas centaurium.
    Ya veis me estoy entrenando con el latín. Esta tarde cantaremos la salve también en latín.

    Había una lagartija Psammodromus que cuando me ha visto se ha escondido.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo5:18 p. m.

    El mar está precioso. Las nubes ya se fueron. He pillado un poco del agua de abril.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo5:39 p. m.

    Así que en tu sueño estas " detrás" del obispo... . Curioso, tu estás detrás y el delante, pero te hace pasar delante

    ResponderEliminar
  21. Anónimo5:40 p. m.

    Encima de él se ve el techo

    ResponderEliminar
  22. Anónimo7:36 p. m.

    alguien se equivocó ÉL :Amaros los unos a los otros , no armaros loa unos contra los otros

    ResponderEliminar
  23. Anónimo7:45 p. m.

    la Alegría es una cosa muy seria

    ResponderEliminar
  24. Anónimo7:54 p. m.

    Déjame ahora que te sientahumana, madre de carne sólo, igual que te pintan tus más tiernos hijos; déjame que te contemple, tras tus ojos bellísimos, los ojos apenados de mi madre errena; pérmiteme que piense...que acune mi dolor...Virgen María, madre

    ResponderEliminar
  25. Anónimo8:01 p. m.

    Ella es " La Cenicienta" de Dios, la sonrisa divina, Madre de Dios y nuestra.
    Dios pudo escoger una muchacha de alta alcurnia, de gran cultura, o de la capital, pues no..se llevó como madre de su hijo a una mujer pobre...tan humilde que había soñado ser exclava de la Madre de El Mesías, pero ninca imaginó que ella misma iba a ser elegida...pero sucedió

    ResponderEliminar
  26. Anónimo8:09 p. m.

    Madre es una mujer que entrelazó sus manos con las de un hombre para formar entre ambos una cuna.
    Madre es una mujer que con un poder tan grande, que sólo ella, es capaz de borrar de este planeta esa triste figuraque a todos impresiona y que se llama huérfano y que se llama ... no nacido.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo8:17 p. m.

    Escuchadme todos:

    María quiere que sepamos cuanto tuvo que sufrir desde el momento en que dio su Fiat hasta que a José, Dios le reveló, que lo que llevaba en su vientre era fruto de Espíritu Santo, pero en ese periodo desde su Fiat hasta la revelación de José durante el sueño, María sufrió mucho porque José no se creyó que lo que había concebido dentro de Ella, fuera obra del Espíritu Santo, por eso pensó en abandonarla secretamente para no provocar ningún escándalo, ya que aún no estaban casados, y la ley de Moisés mandaba lapidar a las mujeres que se quedaran embarazadas sin estar casadas.

    Fue un periodo corto, pero muy duro para los dos, por un lado estaba María embarazada, José le había dicho que la abandonaba porque no creía lo que le contó la Virgen, lógico, imaginaros….

    El corazón de María de llenó de dolor y angustia, pensando que en cualquier momento a pesar de la discreción de José, pudieran enterarse las autoridades de entonces, y mataran al Niño que María llevaba en su vientre al matarla a ella. Pues sólo Ella sabía la Obra grandiosa de Dios que acunaba en su vientre y desde ese mismo momento de la Concepción, todo su objetivo fue proteger a ese Niño, que era el Hijo de Dios, El Salvador del mundo y su Hijo.

    Como criatura escogida por Dios, pero humana, sufría por proteger a ese Niño, por tener que enfrentarse sola a aquella sociedad de entonces. Y por otro lado, el dolor de pensar que José con quien estaba prometida no la había creído y la repudiaba, imaginaros el dolor de una mujer de una Madre sola con su Hijo donde aquello estaba tan mal visto como para llegar a lapidarla.

    Solo Ella sabía “El Milagro Virginal” que en Ella se habría obrado, pero, ¿y los demás? ¿Cómo explicarles a todos que Ella seguía Virgen, que no había estado con ningún hombre? Imposible.

    Hoy día después de contarlo en los Evangelios, de repetirlo miles de veces, aún muchos no creen en su Virginal Concepción, antes, durante y después del parto y además, durante toda su vida, pues María vivió con José Santamente, en castidad, como hermanos, ya que José tenía la misión de custodiar al Niño y a Ella.

    Ella sufre mucho cuando hoy, muchos de sus hijos no creen en aquella Virginal Concepción, obra sólo del Espíritu Santo, Dios tiene todo el poder para hacer obras grandes y maravillosas, todo el poder lo contiene Dios, por lo tanto aquello fue obra del poder de Dios también.

    Por eso sufre, al ver que muchos de sus hijos no quieren aceptar esta verdad, no quieren entender que El poder de Dios es Omnipotente, que para Él nada hay imposible.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo8:18 p. m.

    + Si hijitos Míos, fue así, tal cual, y sufrí lo que no está en los libros, pues mi Corazón de Madre sólo quería proteger a Aquel ser tan amoroso, tan Grande, “El Salvador del Mundo”, igual que quiero hacer con vosotros protegeros de Satanás hijos míos. Satanás reina ahora en la Tierra y Yo sigo viniendo para avisaros, para protegeros, vengo para que todos seáis salvos cómo entonces hice con Jesús, acunarlo en mi vientre para que no lo matasen.

    La vida de pecado os lleva a una muerte segura y no quiero que ni uno sólo de mis hijitos sea llevado a la muerte eterna, no.

    Yo quiero reuniros a todos, para que todos me conozcáis, para que sepáis como os ama el Corazón de una Madre, como se quiebra mi Corazón cuando veo un alma condenarse eternamente, pues ¿Qué siente cualquiera de vosotras Madres, cuando veis que un hijo va por el mal camino y se mete en la droga, en los vicios? Vuestro corazón se rasga, como se rasga el mío cada vez que veo como la Humanidad se precipita hacía la muerte eterna del alma.

    Y porque os amo y porque soy vuestra Madre os he vuelto a traer a mi hijo para que veáis cuando sufre Él y Yo. Él, que ha dado su vida por cada uno de vosotros, amados hijos míos.

    Vengo para deciros a vosotras mujeres que lleváis en vuestro seno materno la cuna donde vuestro hijo se forma, como se forma la Trinidad en el Templo de vuestro cuerpo cuando abrís vuestro corazón a la gracia. Vengo a deciros que no matéis más niños, por favor. No matéis a vuestros propios hijos, sea la circunstancia que sea, la mas difícil que os imaginéis, no lo hagáis, yo os ayudaré, se que algunas estáis muy solas con vuestro hijo en la cuna de vuestro vientre, que estáis en algún tránsito difícil, yo María Inmaculada os ayudaré, os ayudaré, si con amor volvéis vuestros ojos a Mí para que yo sea portadora de vuestro cuidado, Yo os ayudaré madres, a vosotras que estáis solas y a vuestro hijito, pero no lo matéis, él no puede defenderse sois vosotras las que habéis de defenderlo a él, con todo vuestro amor, como yo hice con el mío.

    A los hombres os digo cuidad de ella y de vuestros hijo, como José cuidó toda su vida de Jesús y de Mí, en el silencio, en la humildad, en la vida virtuosa y de entrega. Miradle a él, a José, y aprended de él, haced y construir una Familia Sagrada para que vuestros hijos vivan y crezcan en el amor, en la obediencia, para que ellos tengan el modelo de santidad a seguir en la Sagrada Familia, y vuestros hijos no tengan que sufrir las consecuencias de una separación de los padres. Hijitos míos, eso es muy doloroso para vuestros hijos, si ellos no crecen en el amor de la unidad que es la Familia Cristiana, cuando son mayores, su dolor ha sido tan grande, que la falta de amor unidad les lleva luego a grandes fracasos, porque su corazón no ha sido alimentado por el amor de la unidad de la familia cristiana.
    La familia es una unidad, una unidad de amor y no se debe romper, porque el dolor y el daño es demasiado grande.

    Os amo tanto….
    Os bendigo a todos, pero especialmente a las mujeres que solas han optado por la vida de su hijo, antes que la suya.

    ResponderEliminar
  29. Anónimo9:20 p. m.

    Especialmente las madres de "niños especiales" merecen nuestro respeto, nuestra devoción casi, ellas han vencido las presiones de los racionales para ir más allá de lo racional, ellas son Cristo

    Felicidades , mi amor, hermana mía , tu niña es mi niña no hay separación entre mi amor por tí y mo amor por Él , cuando grito : sólo tú, sólo tú siempre tú

    Tu igual, tu fotocopia la dulce sombra de tu existencia

    ResponderEliminar
  30. Anónimo11:22 p. m.

    San José:

    No era padre natural de Jesús (quién fue engendrado en el vientre virginal de la Stma. Virgen María por obra del Espíritu Santo y es Hijo de Dios), pero José lo adoptó y Jesús se sometió a el como un buen hijo ante su padre. ¡Cuánto influenció José en el desarrollo humano del niño Jesús! ¡Qué perfecta unión existió en su ejemplar matrimonio con María!

    San José es llamado el "Santo del silencio" No conocemos palabras expresadas por él, tan solo conocemos sus obras, sus actos de fe, amor y de protección como padre responsable del bienestar de su amadísima esposa y de su excepcional Hijo.

    José fue "santo" desde antes de los desposorios. Un "escogido" de Dios. Desde el principio recibió la gracia de discernir los mandatos del Señor.

    Las principales fuentes de información sobre la vida de San José son los primeros capítulos del evangelio de Mateo y de Lucas. Son al mismo tiempo las únicas fuentes seguras por ser parte de la Revelación.

    ResponderEliminar
  31. Él San José bendice hoy a todos los que llevan su nombre,

    ResponderEliminar
  32. Anónimo11:27 p. m.

    ¡Que cosas mas bonitas te han dicho Madre!

    ¡Bendita Tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre, Jesús!

    ResponderEliminar
  33. Anónimo11:31 p. m.

    Dos comentarios a la misma hora y minutos ¿Casualidad?

    ResponderEliminar
  34. Anónimo12:00 a. m.

    Todo el mundo cree en la maternidad Virginal de María, yo incluso creo en toda maternidad virginal. Por María cualquier mujer después y antes de ella que da a luz lo hace -de alguna otra forma- también de forma virginal . Una madre siempre es una virgen, lo mismo que una virgen siempre es una madre.
    Toda mujer que es madre, es virgen. Es Gracias a Ella.
    Pero te equivocas en algo:él- José- sí la creyó y la historia entera acepta que dudo como si tal cosa...él sigue en silencio, pero te diréun secreto:
    José es virgen también, él tampoco "conoció" mujer y aún así era padre de Jesús ¿sabéis por qué? El ángel le dijo: No temas aceptar a María como esposa - porque José jamás dudó de María- nunca! Él es más noble que todo eso y eligió a uno igual de noble por lo menos- pero José tenía miedo a casarse con La Esposa de El Señor ¡Tenía santo temor de Dios! Cómo iba a saber si era voluntad de Dios que él un simple carpintero ,desposase a Aquella que que era ya "Esposa" .

    Sí José no hubiese creído a La Virgen como dices que mucha gente hoy no la cree. ¿Crees tu que habría sentido "temor" por el extraño suceso?
    El gran conflicto de José fue el repeto a El Mesias que le invadió como santo que era,
    El ángel del señor ( el mismo Jesús) se le aparece en sueños, el sabe que es su Hijo porque lo ve y se parece a su amada María, tiene sus rasgos físicos, también es curioso se parece a él, lo ve como si fuese su propio hijo. Esta visión lo acompañó mientras vivía y NUNCA TUVO LA MENOR DUDA, sobre la honestidad de su esposa , ni antes, ni durante, ni desdués...

    ResponderEliminar
  35. Anónimo2:10 a. m.

    Esto es el Evangrelio, lee.

    A la vista de esto "su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto" (Mt 1, 19),
    pues no sabía cómo comportarse ante la "sorprendente" maternidad de María. Ciertamente buscaba una respuesta a la inquietante pregunta, pero, sobre todo, buscaba una salida a aquella situación tan difícil para él. Por tanto, cuando "reflexionaba sobre esto, he aquí que se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: "José, hijo de David, no temas recibir en tu casa a María, tu esposa, pues lo concebido en ella es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de sus pecados" (Mt 1, 20-21).

    ResponderEliminar
  36. Anónimo2:16 a. m.

    Lucas 2, 1-7


    1:18 Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo.
    1:19 José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.

    ResponderEliminar
  37. Anónimo2:20 a. m.

    Lectura: capítulo 1 del evangelio de san Lucas, versículos 34-37)

    1. Dios ha querido, en su designio salvífico, que el Hijo unigénito naciera de una Virgen. Esta decisión divina implica una profunda relación entre la virginidad de María y la encarnación del Verbo. "La mirada de la fe, unida al conjunto de la revelación, puede descubrir las razones misteriosas por las que Dios, en su designio salvífico, quiso que su Hijo naciera de una virgen. Estas razones se refieren tanto a la persona y a la misión redentora de Cristo como a la aceptación por María de esta misión para con los hombres" (Catecismo de la Iglesia católica, n. 502).

    La concepción virginal, excluyendo una paternidad humana, afirma que el único padre de Jesús es el Padre celestial, y que en la generación temporal del Hijo se refleja la generación eterna: el Padre, que había engendrado al Hijo en la eternidad, lo engendra también en el tiempo como hombre.

    2. El relato de la Anunciación pone de relieve el estado de Hijo de Dios, consecuente con la intervención divina en la concepción. "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios" (Lc 1, 35).

    Aquel que nace de María ya es, en virtud de la generación eterna, Hijo de Dios; su generación virginal, obrada por la intervención del Altísimo, manifiesta que, también en su humanidad, es el Hijo de Dios.

    La revelación de la generación eterna en la generación virginal nos la sugieren también las expresiones contenidas en el Prólogo del evangelio de san Juan, que relacionan la manifestación de Dios invisible, por obra del "Hijo único, que está en el seno del Padre" (Jn 1, 18), con su venida en la carne: "Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad" (Jn 1, 14).

    ResponderEliminar
  38. Anónimo2:21 a. m.

    Madre Virginal solo hay una, y es la Virgen Maria.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo2:22 a. m.

    Gina no te pases contando cosas de las cuales no sabes, y no tienes idea, acuerdate que te dijeron ayer que salieras del blog, porque creabas confusión.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo2:29 a. m.

    Lee Gina:


    En Isaías 7,14 la profecía sobre el Mesías dice: “Mirad, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y su nombre será Emmanuel [Dios con Nosotros]” El padre Geiger explica que la virgen concibe, y la virgen da a luz, y que los cristianos siempre entendieron que daba a luz sin dejar de ser virgen, “manteniendo su virginidad física intacta durante el parto”.

    El Catecismo, en su número 499 dice:

    “La profundización de la fe en la maternidad virginal ha llevado a la Iglesia a confesar la virginidad real y perpetua de María incluso en el parto del Hijo de Dios hecho hombre. En efecto, el Nacimiento de Cristo, lejos de desminuir consagró la integridad virginal de su madre [Vaticano II, Lumen gentium, 57]. La liturgia de la Iglesia celebra a María como Aeiparthenon, la “siempre virgen” [Lumen gentium, 52]”

    San Agustín lo explicaba así: "Si con el nacimiento de Jesús se hubiera corrompido la integridad de la madre, no habría nacido de una virgen y, por tanto, toda la Iglesia profesaría falsamente que había nacido de una Vírgen".

    Por lo tanto, la enseñanza católica es que María dio a luz a su Hijo primogénito sin menoscabo de su integridad corporal y, además, que su parto fue sin dolor alguno, que no le afectó lo anunciado a Eva: "parirás a tus hijos con dolor" (Génesis 3,16). Así, el Catecismo del Papa San Pío X habla de que el alumbramiento del Señor fue semejante a "como un rayo de sol atraviesa el cristal sin romperlo ni mancharlo". También otros antiguos padres de la Iglesia compararon el parto virginal, milagroso, con la luz que atraviesa el cristal sin romperlo.

    Aunque a algunas personas les suena a poesía, quizá sea una expresión mucho más acertada de lo que se ha pensado. La luz, sabemos hoy, no son sólo ondas de energía sino también corpúsculos, algún tipo de materia. Materia que atraviesa otra materia sin romperla. También el Jesús Resucitado entra y sale de lugares cerrados de formas misteriosas. El Niño Jesús (con placenta y todo, debemos suponer) estaba dentro, y luego estaba fuera.

    Sin embargo, el dogma no pide creer que el Niño saliera limpito y reluciente. El dogma tampoco impide creer que María tuviera muchas o incluso todas las molestias pre-parto y post-parto. Aunque aspectos físicos ligados a un post-parto fuesen milagrosos, no lo serían más que muchas curaciones milagrosas de los Evangelios.

    Un parto virginal, incluso un parto sin dolor no es un parto sin molestias. Eso es importante tenerlo en cuenta si queremos filmar una película emocionante en torno a un momento emocionante como es un parto. Aunque sea milagroso.

    ResponderEliminar
  41. Anónimo2:35 a. m.

    El ángel del señor ( el mismo Jesús) se le aparece en sueños,

    ¿que significa eso?

    ResponderEliminar
  42. Anónimo2:40 a. m.

    Por María cualquier mujer después y antes de ella que da a luz lo hace -de alguna otra forma- también de forma virginal.

    Esto tampoco es correcto.

    De forma Virginal sólo La Virgen María.

    ResponderEliminar
  43. Anónimo3:09 a. m.

    Cuando hablamos de San José, hay un silencio que envuelve a su persona; silencio que vivió toda su vida. Su misión fue, después de la Santísima Virgen María, la mas importante que Dios le haya encomendado a criatura alguna, y al mismo tiempo la mas escondida: salvaguardar "los tesoros de Dios" --Jesús y María--y proteger con su silencio, presencia y santidad el misterio de la Encarnación y el misterio de la Santísima Virgen María.

    En la primera venida del Hijo de Dios al mundo, las vidas de María y José fueron radicalmente escondidas; ahora --en estos momentos tan difíciles de la historia-- han salido a relucir para dar a los hombres testimonio del amor de Dios por la humanidad, y de lo que hace en los corazones de aquellos que son fieles a Su voluntad.

    Y así vemos como se ha despertado en estos tiempos, un nuevo interés en la persona de San José, en su santidad, en su misión y en su intercesión.

    De manera particular, Dios quiere hacer relucir la persona y misión de San José en su relación con los Sagrados Corazones de Jesús y María. La primera indicación de ello fue dada en las apariciones de la Virgen de Fátima, en Portugal.

    En la última aparición de la Virgen, el 13 de octubre, San José aparece junto con el Niño Jesús y bendice al mundo. Sor Lucía, la principal vidente, relata lo sucedido:

    ResponderEliminar
  44. Anónimo3:10 a. m.

    Ese día en Fátima se hicieron presente los Dos Corazones y San José. Dios nos revela los Corazones de Jesús y María pues ellos son la esperanza de la humanidad.

    Es el amor y la misericordia de estos Dos Corazones la que salvara al mundo del pecado y de la muerte.

    Pero el misterio de la presencia de San José revela que, unido al amor de los Dos Corazones, Dios espera y busca el amor y la respuesta del hombre para con su hermano.

    El hombre, con su amor, intercesión y reparación, sumergidos en el amor de Jesús y María, también debe alcanzar gracias de conversión para la humanidad.

    Dios salvará la humanidad por medio del amor: el amor de Jesús y María y de todos aquellos que, como San José, se unan y vivan dentro de este amor.

    Pero su corazón se hizo uno con el Corazón de María y a través de ella, con el Sagrado Corazón de Jesús.

    Veamos como se da en San José esta misteriosa unidad.

    ResponderEliminar
  45. marga=gina10:05 a. m.

    [Gina no te pases contando cosas de las cuales no sabes, y no tienes idea, acuerdate que te dijeron ayer que salieras del blog, porque creabas confusión.

    5:22 PM ]

    Por aqui decimos me'n FLUIX de dirte res per la teva FLUIXO de mollera.

    Te lo traduzco me ... de entrar en tu dialogo por de tu ... mollera.

    ResponderEliminar
  46. gina=marga10:10 a. m.

    ¿Tienes miedo que cuente, cuente lo que me contaste?

    La persona que escribió se olvidó que dejó su marca personal.

    Las palabras de D. José conmigo cuando he hablado con él son las que he de tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  47. Anónimo10:15 a. m.

    Desde luego que no te tengo miedo, Judas estuvo todo el tiempo al lado de Jesús, fue su apostol, pero al final lo traicionó.

    Tú no eres clara, eres una persona muy ambigua.

    No tienes un corazón de niño.

    ResponderEliminar
  48. gina=marga10:16 a. m.

    Me olvidaba decirte que estuvimos cantando en el bautizo de dos hermosos gemelos hermano y hermana.
    Más tarde estuvimos cantando para una boda que habían pedido para que cantaramos en su boda. El organista es cura.

    En el repertoria cantamos el Laudates triunfantes y muchas otras en latín.
    No te cuento las palabras del organista hacia mi para no darte más envidia.

    ResponderEliminar
  49. gina=marga10:19 a. m.

    Las serapis no se si lo son ambiguas. Luego lo miraré. Cuando haga la catalogación.

    ResponderEliminar
  50. Anónimo10:19 a. m.

    Eso es, a mí también me gusta la música.

    Sobre todo una canción, pero es secreto.

    ResponderEliminar
  51. Anónimo10:20 a. m.

    Yo prefiero a los canes, lo que se arrastra por el suelo no me gusta.

    ResponderEliminar
  52. Anónimo10:25 a. m.

    A la Santísima Virgen, núnca le gustó Judas, en su fuero interno supo nada más conocerle, que había algo en el que no le gustaba.

    Y después, pasó, lo que pasó.

    ResponderEliminar
  53. Anónimo10:26 a. m.

    El corazón de una buna madre, es como una antena parabólica, cuando su hijo corre peligro lo detecta enseguida.

    ResponderEliminar
  54. Anónimo10:27 a. m.

    buna =buena

    ResponderEliminar