viernes, abril 27, 2007

flurghxeando un poco


Otro día, otra repetición de errores y aciertos. Otras dieciséis horas de equilibrio entre lo acertado y lo desacertado. Esa sabia mezcla de costumbres y hábitos con una moderada irrupción de novedades. ¿He hecho algo realmente distinto? ¿He visto algo nuevo? ¿He comido algo distinto? Al menos, al irme ahora a la cama abro la posibilidad de soñar lo que no imagino. Mañana puedo levantarme con la asombro de haber sido sorprendido durante la noche. Mañana todo es posible. Hoy ya queda poco presente.
Sigo buscando predicador para la fiesta patronal, sigo recordando a la señora que ha exigido que saque los candelabros buenos para la fiesta del santo.

12 comentarios:

  1. Anónimo8:23 a. m.

    Tal vez el Jefe me hayan dado vacaciones para aprender inglés, latín y hebreo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:52 p. m.

    El padre Amorth saca una conclusión provocadora: la disminución de los exorcistas está llevando a muchas personas a dirigirse a magos, a las sectas satánicas y a gente sin escrúpulos que se aprovechan de personas que viven experiencias auténticamente traumantes.

    Pero la acusación del sacerdote va todavía más allá. Este fenómeno, según él, podría implicar la constatación de que los cristianos han dejado de creer en la presencia del «Príncipe de este mundo».

    El exorcista asegura que «en los estudios de los sacerdotes, los demonios ya no existen», que «desde hace décadas en los seminarios y en las universidades eclesiásticas se ha dejado de estudiar aquella parte de la teología dogmática que, al hablar de Dios Creador, habla de los ángeles, de su prueba, de la rebelión de los demonios»; acusa a los teólogos y expertos en Biblia de haber olvidado la presencia del Diablo en los Evangelios, haciendo de los exorcismos una especie de «lenguaje cultural» y considerándolos como expresión de la mentalidad de la época.

    Precisamente, cuando el satanismo echa sus raíces en casi todos los países, el exorcismo se ha convertido en un tabú en la sociedad y en la Iglesia católica, asegura el padre Amorth.

    En la misma revista, prestigiosos teólogos italianos responden a la acusación provocante lanzada por el exorcista.

    Monseñor Rino Fisichella, catedrático de Teología Fundamental en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, tras recordar la famosa frase de Pablo VI sobre el Diablo («Es un ser vivo, espiritual, pervertido y que pervierte. Terrible realidad, misteriosa y que causa miedo»), invita a los cristianos a no bajar la guardia, pero recuerda también «el inventor de la discordia nunca podrá prevalecer sobre Aquel que ha vencido a la muerte».

    El teólogo Franco Ardusso considera que «han caído muchos prejuicios en relación con la aceptación de la existencia de Satanás» y que, con acierto, la Iglesia «es sobria a la hora de hablar del demonio».

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:57 p. m.

    SECTAS SATÁNICAS:

    ADONAIS. HIJOS DE ADONAIS
    ADORADORES DE SETH
    AMIGOS DE LUCIFER. LUCIFER'S FRIENDS
    BARÓN ROJO
    CABALLEROS DEL ANTICRISTO
    COMUNIDAD DEL ESPÍRITU DEL GRAN ÁGUILA
    COMUNIDAD DE BRUJAS IBÉRICAS
    THELEMITAS DE LA NUEVA ERA. LA CULEBRA NEGA Y EL CLUB HORIZON
    DISCORDIANOS
    FUNDACIÓN DEL GEN SAGRADO
    GRUPO ASTAROTH
    HERMANAS DEL HALO DE BELCEBÚ
    HERMANOS
    HERMANDAD DE SATÁN
    HIJAS DE ISIS
    HIJAS DE LAS TINIEBLAS
    HIJOS DEL DIABLO
    HIJOS DE EGÓN
    HIJOS DE LUCIFER
    HIJOS DE OXALÁ
    IGLESIA DE SATANÁS
    INTERNACIONAL LUCIFERINA
    JUICIO NERA
    MACHO CABRÍO
    MANO NEGRA
    MUJERES DE SATÁN HISPANIS
    PAPA SATÁNICO
    PIRÁMIDE DE SETH
    SATÁN SPANISH
    SECTA DEL TORO-VACA
    SEGUIDORES DE SATANÁS
    SOCIEDAD CÉLTICA INTERNACIONAL
    TEMPLO DE SETH
    TERCER OJO
    EL TORO

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:59 p. m.

    El mayor experto de la Iglesia española en estos temas tiene catalogados 54 grupos diabólicos.

    Más de 6.000 personas adoran a Lucifer en nuestro país.

    Las zonas de mayor implantación son el Levante y las grandes urbes como Barcelona.

    La Iglesia en España ha dado la voz de alarma.

    A través de Manuel Guerra, sacerdote de Burgos y máximo experto eclesiástico en estos temas -toda una autoridad dentro y fuera de nuestro país- ha denunciado a LA RAZÓN la existencia de más de 50 sectas satánicas operando de forma activa y peligrosa en la península.

    El culto al diablo se está generalizando y con ello diversos rituales satánicos.

    Según estos datos más de 6.000 personas estarían enganchadas a estos movimientos diabólicos.

    Madrid, Barcelona y, sobre todo, la Comunidad Valenciana son los lugares de mayor implantación de estos grupos.

    Está confirmado que tanto la secta "Toro" como "Hermanos de Changó" han practicado sacrificios humanos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:46 p. m.

    El exorcista José Antonio Fortea
    "El crucifijo puesto sobre su cabeza es lo mismo que si pusiéramos un hierro candente.

    Los gritos de un poseso cuando un simple crucifijo es puesto ante él son espantosos, algo digno de verse.

    Y me gustaría que cualquier ateo, cualquiera de esas personas que dicen que sólo existe la materia, comprobaran lo que es este crucifijo en una de esas cabezas.

    Y cuando oyeran esos aullidos y esos gritos de dolor, se volvieran a pensar otra vez si son tonterías o no lo que dice la Iglesia católica".

    Son palabras de José Antonio Fortea, un sacerdote español de 38 años. Es el párroco de Alcalá de Henares y un experto investigador de todo lo relacionado con el diablo.

    El padre Fortea es uno de los pocos demonólogos que existe en el mundo, por lo que ha sido reclamado en once ocasiones por archidiócesis de diferentes países para practicar exorcismos.

    En España ha participado en dos rituales. Ahora, acaba de publicar un manual académico teológico sobre el rito exorcista. Su título: Daemoniacum, Summa Daemoniaca, y Exorcistica.

    En éllos describe minuciosamente lo que sucede a una víctima de una posesión diabólica: “En cuanto el sacerdote lee la parte del conjuro al demonio en el nombre de Cristo, el poseso se revuelve furioso.

    Unos comienzan a insultar al sacerdote, otros simplemente aúllan. Otros escupen. Hay una gran variedad de casos que pueden ocurrir en un exorcismo”.

    Lecturas bíblicas, oraciones a Dios y conjuros al diablo conforman el rito exorcista en todas las épocas y rituales de la Iglesia. Sólo los sacerdotes autorizados por el Obispado pueden ejercer el exorcismo.

    El Vaticano exige que este acto sea realizado siguiendo un ritual sacramental cuyo manual fue renovado hace 2 años.

    El anterior databa del siglo XVIII. “Lo que pretende un demonio al poseer un ser humano –explica Fortea- es simplemente hacerle sufrir. Las personas que llegan a los sacerdotes de todo el mundo con verdaderos y auténticos casos de posesión son personas que llegan porque literalmente no pueden más.

    No nos podemos imaginar lo que es la náusea que el demonio provoca en estas personas ante cualquier cosa sagrada, ante la visión de un crucifijo o de una imagen de la Virgen María. Hay casos incluso en que el agua bendita literalmente les quema”.

    El padre Fortea advierte sobre todo de las prácticas esotéricas como el espiritismo, la santería o las artes adivinatorias. Para este exorcista son la causa principal que facilita a Satán el camino para apoderarse de su víctima. “El demonio es un perro encadenado”, sentencia.

    “Nadie queda poseso por las buenas. Si uno se pone en la boca del lobo, después no ha de extrañarse de que tenga estas consecuencias no deseadas por este tipo de prácticas”.

    El exorcista católico también reniega de los curanderos y espiritistas que vienen realizando rituales que ellos mismos denominan como posesiones de almas o espíritus malignos.

    “Hay gente por ahí que dice que practica exorcismos. Puedo asegurar que nunca los exorcismos supuestos que practican curanderos, santones, etc., tienen eficacia. Nunca jamás.

    Sólo los que realiza la Iglesia en nombre de Cristo tienen eficacia. Cristo entregó a la Iglesia ese poder”.

    En el Daemoniacum encontramos minuciosos estudios sobre las sectas satánicas, donde se realizan orgías sexuales, se comen cosas inmundas, se insulta a Dios o se practica el canibalismo.

    Fortea asegura que el adorador de Satán no está engañado: “Él sabe muy claramente dónde se ha metido y por lo tanto sabe los riesgos que corre”.

    Nuestro exorcista habla de los brujos, los que practican la hechicería y la magia, incluso los que experimentan con el esoterismo y las historias de ultratumba, aquellos que están predispuestos a ser poseídos por un demonio: “La magia, como todos sabemos, es falsa. Es algo falso. Yo cuando oigo a alguien decir “soy adivino”, me admira la incredulidad de la gente.

    Todo eso es falso. Ahora bien, hay algunas personas que pueden haber hecho un pacto con el diablo y entonces sí pueden llegar a tener algún poder”.

    Juan Pablo II ha realizado en persona tres exorcismos. Para el Papa, la presencia de los demonios en el mundo es un hecho real y cotidiano, tal y como afirma el padre Fortea.

    Sólo hay un punto de conexión entre religiosos e investigadores: la obsesión por el ocultismo, que ha llevado a que conozcamos el exorcismo a raíz de rituales sangrientos y brutales asesinatos. Luis García La Cruz nos relata que en 1988 se celebró en Turín un congreso sobre el diablo que reunió a una enorme cantidad de especialistas. “Cuando se clausuró este congreso sucedió un hecho que conmocionó a todo Turín: una posesión diabólica en la cual dos hermanos declararon estar poseídos por Satán y mataron a su hermana. La reventaron a golpes, se mordieron entre ellos la lengua... Fue una situación dantesca y este caso ilustra hasta qué punto los fenómenos de sugestión, los fenómenos de acercamiento al tema y deseo inconsciente de conocer esa realidad, pueden producir este tipo de manifestaciones”.

    Para el padre Fortea, aún pervive la fascinación por el mal. El ansia natural de conocer, que tiende a extenderse a todos los campos y materias, sobre todo al mundo de lo oculto, donde nace esa fugaz y placentera sensación que son las emociones fuertes.

    http://www.misteriotv.net/

    En este link hay un vídeo sobre Padre Fortea.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:50 p. m.

    El odio contra Dios que el demonio tiene en el corazón, bien sabiendo que Dios es Dios y él solo una criatura, lo deposita también en los hombres gracias al ateismo de pura apariencia cuando dicen que no creen en Dios.

    En realidad no pueden soportar que existe un Dios que está encima de ellos, del Cual dependen y al Cual tienen que rendir cuentas. Hacen de su “yo” algo absoluto, indiscutible y omnipotente. Dicen que Dios no está pero en realidad Le odian, Le combaten y Le blasfeman. Satanás es su pariente mayor y les transmite aquel odio implacable que él crea en el abismo de su perversión.

    Trata de provocar en nosotros inquietud y ansiedad. Nos obsesiona con la incertidumbre de la mañana, nos hace ansiosos por el trabajo, la casa, la familia, la salud y con todo lo que no podemos controlar.

    Haciéndonos desesperados él logra su gran conquista.
    Pálidas, confusas, descoloridas y sin personalidad, si no la de ser retorcidas, son las argumentaciones de los teólogos que, a menudo protestantes, identifican el diablo con el pecado.

    No es así, el diablo tienta al pecado, no es el pecado.
    El fruto maduro de Satanás, hoy en día, no es en absoluto el satanismo, efecto en definitiva marginal y derivado.

    El rostro realmente demoníaco del mal aparece sobretodo en aquel conjunto de voluntades de dominio y de injusticia que se manifiesta en las actuales dramáticos acontecimientos que estamos viviendo.

    Sale del esquema de la enseñanza bíblica y eclesiástica él que rechaza de reconocer la existencia y realidad del demonio.

    El mal ya no es solo “deficiencia” sino “eficiencia”, un ser vivo, espiritual, pervertido y que pervierte – temible realidad, misteriosa y espantosa.

    Es necesario temer sobretodo a Satanás porque él reúne en sí mismo toda la perversidad y la potencia malvada de los otros demonios, siendo él el espíritu del mal. Es el gran homicida desde el principio.

    Se quitó a él mismo la vida eterna, condeno al mismo destino los ángeles cómplices de su rebelión y la introdujo en el mundo; concreto y hizo que fuera posible la Crucifixión de Jesucristo; además es el instigador de los homicidios y asesinatos, de los envenenamientos, de las rebeliones sanguinarias, de las guerras destructivas; de los sacrificios humanos y de la inmolación de miles de jóvenes en los altares de falsos dioses.

    Es el poderoso armado, fuerte contra los orgullosos adoradores de ellos mismos, fuerte contra los heréticos y los Apóstoles, fuerte contra los padres que hacen la vista gorda delante de los vicios de sus hijos, contra los jóvenes libertinos que se han vuelto maestros de seducción, contra las chicas que se abandonan a la vanidad y se olvidan da la inocencia, fuerte contra aquella gente que se encuentra en reuniones nocturnas y en orgías sin nombre y que han olvidado el lenguaje cristiano.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:51 p. m.

    Quien quiere divertirse con el demonio no podrá gozar con Cristo.
    Satanás es el príncipe de este mundo. El es el príncipe de los que llevan su mismo carácter, el carácter de la Bestia, porque viven como bestias que no tienen alma a salvar.

    El es el dios de este siglo porque es el dios de los que viven según la corrupción del mundo; dios no por derecho de creación sino por su perversidad, por sus escándalos, por sus malas sugestiones, por su imperio y tiranía sobre las almas; él se hace adorar como si fuera un dios no solo por los paganos sino por todos los que aman sus pasiones depravadas, por el tacaño, por el orgulloso, por el borrachín, por el impúdico y por muchos otros, porque las pasiones y el pecado son hijas del demonio y este padre se hace adorar por sus hijos.

    Pueden Ustedes imaginar una cosa más espantosa que este retrato, más capaz de crear el temblor saludable que debemos tener, por miedo de volvernos súbditos y esclavos del rey de la ciudad del mal ?

    Dios no permite que seamos tentados más allá de nuestras fuerzas y el demonio no puede hacer nada contra nosotros sin la ayuda de nuestra misma voluntad.
    Los primeros hombres no se quedaron como Dios los había creado. Se rebelaron contra El y su pecado fue punido con la expulsión del Paraíso Terrenal.
    Por esto fuimos hacia un destino de miseria, de ignorancia, de sufrimiento y de muerte, de profunda inclinación por el mal.
    El pecado de Adán y sus consecuencias llegaron por herencia (de generación en generación) a toda su descendencia.

    Por eso hay que atribuir a esta herencia también las enfermedades físicas y mentales, además de los vicios congénitos.
    La verdad del Pecado Original se puede entender por experiencia. Lo que hemos aprendido de la Revelación Divina coincide con nuestras propias experiencias. En efecto si el hombre lee en sus ojos descubre que también tiene inclinación por el mal y que está sumido en tanta miseria la cual, por supuesto, no puede llegar del Creador, que es Bueno, según nuestras mismas experiencias y nuestra manera de entenderle y de pensar en El.

    La verdad del Pecado Original se puede entender incluso en la misma muerte. Si Jesús ha vencido el último mal, que es la muerte, significa que esta no es un hecho natural querido por Dios.

    La muerte tiene otras causas.
    Hay un momento preciso en el que la tentación nos ataca. Ella nace en la mente por medio de un pensamiento que nos hace actuar.
    Cada tentación siempre empieza con un pensamiento que pasa por la mente o por una imagen que toca tu fantasía.
    Hay una puerta que Satanás trata de abatir para poder proclamarse ganador. No es la puerta de la mente, de la cual él entra y sale como y cuando quiere, sino de la del corazón de la cual sólo tu y Dios tenéis la llave.
    Se trata de la llave del Libre Albedrío.

    Para que Satanás pueda llegar hasta tu corazón y convertirse en tu jefe, tu debes decidir abrir. Todo lo que el maligno piensa, toda la fuerza que ostenta, todas las sugestiones,

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:52 p. m.

    las imágenes y los pensamientos que presenta son para que Tú abras espontáneamente.
    Entiende, querido amigo, si Tú no quieres Satanás no puede capturarte. Es un ladrón que no puede entrar dentro de tu corazón a escondidas.

    La madre del cordero es que Tú no te dejes convencer a abrir.
    Hoy se va imponiendo una manera muy sutil, casi impalpable e invisible para disgregar los firmes fundamentos de la Fe. Consiste en que no se hable de las verdades incomodas, las que no se creen, o que se teme puedan ser puestas en duda o denegadas por todo el mundo.

    Este oscurecimiento de algunas verdades de la Fe y de la moral, es uno de los recursos más peligrosos de la astutísima serpiente.

    Por eso se calla sobre el Infierno, sobre algunas reglas morales consideradas demasiado severas, sobre la realidad del pecado etcétera.

    De esta manera la Fe se atenúa y la vida cristiana pierde su finalidad hacia la “santidad”, encallándose en la mediocridad y en la permisividad social.

    El olvido que envuelve la maldad del pecado moral es probablemente el peor mal de nuestro siglo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo6:50 p. m.

    Y a vosotros, si, a todos los que adoráis a Satanás y estáis captando ingenuos, prepararos porque la Santísima Virgen y yo no pararemos da daros sartenazos hasta que seáis derrotados, yo os daré el primer golpe y Ella os rematará.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6:51 p. m.

    Este es el mal y estais ya todos en el infierno.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:57 a. m.

    Padre Fortea usted se cree lo que hace pero esto no se lo cree ni el mismísimo VATICANO.

    Lo único que no pongo en duda es su poder de sugestión y autosugestión.

    La diferencia entre una persona al borde de la locura y un endemoniado es una cuestión de creencia y de fé.

    Si usted esto lo utiliza para ayudar entonces bendito sea usted y también el demonio como externalizador del problema.

    ResponderEliminar