lunes, abril 02, 2007

...requiescat, por fin sus risas...


Hoy he vuelto a bucear virtualmente en cartularios en busca de esas rúbricas del siglo XVII y XVIII que adornaban las escrituras y documentos de esa época. (La de al lado es un bello ejemplo de esos escritos hallados) La pluma de los escribas sólo lograba hacer esos lazos, esas ondulaciones, tras muchos años de trabajo y aprendizaje. He repetido esas trazas en un escrito que uno no hace todos los días: su propio testamento.
Ya me acerco a la mitad de mi vida. A lo tonto a lo tonto, voy a sobrepasar el meridiano de mi existencia. Varios de mis compañeros del primer curso de teología, ya han fallecido. Va siendo hora de ir disponiendo el destino de esos queridos objetos y pertenencias que me han acompañado hasta ahora en este viaje. Se me hace raro dar indicaciones para aquél que se quedará con mis escritos y dibujos, o decir quién se quedará mis cruces y reliquias. Me resulta trabajoso imaginar que entre estas paredes una familia o unos jóvenes o alguna pareja de ancianos vivirán su vida y cambiarán absolutamente todo. ¿Sabrán algo del que vivió su vida allí? He acabado de una sola sentada de escribir todas las voluntades que serán las últimas, todas ellas razonables, ni un capricho. Ahora el papel, con similar caligrafía y estilo al de los testamentos del siglo XIX, lo he colocado durante unos días en el tablero mi escritorio del salón. Ese papel es un recuerdo, también un trofeo en cierto modo, un consuelo, una medicina para tantos males. No oculto que mi última voluntad no me he acordado para nada de aquellos que de mí no se han acordado mientras vivo. Es más, expresamente pido que no se tenga en cuenta ninguna petición, sea cual sea, salvo las voluntades consignadas en los márgenes de ese pliego, pues está plegado como los documentos notariales antiguos. Dejaría en ese escrito, eso sí, constancia de mis últimos agradecimientos, de la emoción de un último recuerdo a aquellos de los que sí que me acuerdo con frecuencia. Pero he preferido, por el momento, dejarlo en la desnudez de las cuestiones legales y patrimoniales. La vida es larga, no deseo hacer correcciones, los años atenúan las amistades. No quiero que a este papel se añada el peso ligero de algún desengaño traído con el tiempo. En cuanto al patrimonio, las disposiciones valen para ahora como para dentro de muchos decenios. El patrimonio de las amistades puede sufrir notables cambios en su catastro. Tiene gracia, la última palabra escrita en la última línea es “reliquias”. Tiene gracia por varios motivos: la alusión a la muerte por quien ya estará muerto, la alusión a la santidad.

16 comentarios:

  1. Anónimo1:38 a. m.

    ¿YA SE VA A MORIR?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:41 a. m.

    Las cruces no me las deje a mi que ya tengo bastantes, ja,ja

    ResponderEliminar
  3. tras tantos años junto a ti sólo me limito a decir una cosa: CADA DÍA ESTÁS PEOR

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:58 a. m.

    Cada frase tiene su interpretación.
    Leí en una entrevista que lo importante es el mensaje que te llega.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Pater, buenos días..

    Pater, no pienses en testamentos, que quién no piensa en ellos es quién mas deja, el Señor ya proveerá.

    Si uno las cosas no las deja a nadie en concreto, los que le quieren ya se apropian de ello, y que no es mejor premio, que este? en lo terrenal, claro, porque eso es algo "moral" de recuerdo, pero destinado a herrumbre, lo moral del bién, la auténtica y plena vida, viene después.

    Quiero expresar unas ideas;

    Espero que los valores de la Semana Santa, dé el entendimiento de lo que es, el amor tan grande del Padre, dejándo matar a su hijo para demostrar que por su misericordia en el perdón todos podemos estar con ÉL.¿hay amor mas grande que dejar matar por nosotros en nuestro error a su hijo? del que dijo: este es mi hijo, mi predilecto, en el cual me complazco.

    Que se entienda que ya demostró en la resurrección que la vida sigue en/con mas plenitud.

    Que los verdaderos valores son los espirituales, de los que emanan la verdad de las personas, y en los que hay que esforzarse, hasta que emanen los valores de Dios.

    Que el seguimiento de los verdaderos valores llevan a la vida eterna. Decía Jesús: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al padre sino por mí.

    Que el amor es la razón en todo y lo contrario en sus variadas formas es el error mas absoluto.

    Que todo el año sea una semana Santa en nuestro corazón para todos, que consigamos ser mejores, mas útiles a los demás, que seamos fuente de alegría, amor, paz y confianza plena en los demás, como Dios nos quiere ver.

    Que toda alegría de bién, es un reflejo de nuestra semejanza a Dios.

    He dicho, jeje, hasta el próximo post.

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:39 p. m.

    Mensaje debajo de la mesa.

    ResponderEliminar
  7. Puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para alguna persona tú eres el mundo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:37 p. m.

    Ha venido el cansancio infinito
    a clavarse en mis ojos, al fin;
    el cansancio, del día que muere,
    y el del alba, que debe venir;
    ¡el cansancio del cielo de estaño
    y el cansancio del cielo de añil!
    Ahora suelto la mártir sandalia
    y las trenzas, pidiendo dormir.
    Y perdida en la noche levanto
    el clamor aprendido de ti:
    Padre nuestro que estás en los cielos,
    ¿por qué te has olvidado de mí?

    ResponderEliminar
  9. Bakhita7:28 p. m.

    La santidad, cuanto me gustaría llegar a ser santa. Lo que más quiero en el mundo es eso.

    Unirse a Cristo.

    Lo veo tan grandioso,que me cuesta hasta pedirlo.

    bye, bye.

    ResponderEliminar
  10. bakhita7:31 p. m.

    Solo porque lo dice el P. Fortea, me creeré que fueron 6 millones los judios exterminados por el Nazismo alemán.

    En contra de la lógica,del sentido común, de mi intuición.

    Cuando salga el tema, diré; si, si, creelo,fueron 6 millones de judios los que se exterminaron durante el Nazismo.

    ¡¡que esfuerzo¡¡

    Bye.

    ResponderEliminar
  11. Caminante, no hay camino

    Autor: Antonio Machado

    Caminante son tus huellas
    El camino nada más;
    caminante no hay camino
    se hace camino al andar.
    Al andar se hace camino
    y al volver la vista atrás
    se ve la senda que nunca
    se ha de volver a pisar.
    Caminante, no hay camino
    sino estelas sobre el mar.
    ¿Para que llamar caminos
    A los surcos del azar...?
    Todo el que camina anda,
    Como Jesús sobre el mar.

    Yo amo a Jesús que nos dijo:
    Cielo y tierra pasarán
    Cuando cielo y tierra pasen
    mi palabra quedará.
    ¿Cuál fue Jesús tu palabra?
    ¿Amor?, ¿perdón?, ¿caridad?
    Todas tus palabras fueron
    una palabra: Velad.
    Como no sabéis la hora
    En que os han de despertar,
    Os despertarán dormidos
    si no veláis; despertad.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:04 p. m.

    Paz y Bien: Padre, pero cómo vamos a pedirle ayuda si en lugar de animar, pienza en morirse? Y precisamente hoy, debe aprender de Juan Pablo El Fuerte, ni con enfermedades pudieron con él, menos a Vd. que no ha llegado a la cuarentena. NOS QUIERE PICAR, METER MIEDO CON LA MUERTE, AUNQUE NO LE CONOZCO PERSONALMENTE, SI PIDO POR VD. Y ME PIDO UN REGALO DE ESOS QUE NO QUIERE DAR SALVO A LOS ENCHUFADOSSSSSS..
    MARIA NOS AYUDE ESTE SEMANA SANTA. mga

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:12 p. m.

    EL SIERVO DE DIOS CUMPLE SU MISIÓN.

    Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado,
    para saber decir al abatido
    una palabra de aliento.
    Cada mañana me espabila el oído,
    para que escuche como los iniciados.

    El Señor me abrió el oído;
    yo no resistí ni me eché atrás:
    ofrecí la espalda a los que me apaleaban,
    las mejillas a los que mesaban mi barba;
    no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos.

    El Señor me ayuda,
    por eso no sentía los ultrajes;
    por eso endurecí el rostro como pedernal,
    sabiendo que no quedaría defraudado.

    Tengo cerca mi defensor,
    ¿quién pleiteará contra mí?
    Comparezcamos juntos.
    ¿Quién tiene algo contra mí?
    Que se me acerque.

    Mirad, el Señor me ayuda,
    ¿quién me condenará?
    Mirad, todos se consumen como un vestido,
    los roe la polilla.

    ¿Quién de vosotros teme al Señor
    y escucha la voz de su siervo?
    Aunque camine en tinieblas,
    sin un rayo de luz,
    que confíe en el nombre del Señor
    y se apoye en su Dios.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo10:44 p. m.

    mga.

    En esta vida no hay enchufados, todos somos hijos de Dios y a todos nos ama Él por igual, cada uno tiene una misión que cumplir en esta vida y la tuya no es menos importante que otra.

    Felíz Semana Santa y que Juan Pablo te conceda lo que le pidas, si es voluntad de Dios.

    ResponderEliminar
  15. a bakhita5:22 p. m.

    Oye,prefiero que me devoren caníbales,antes que conocerte.ESPERPENTO.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo9:13 p. m.

    PADRE NO SEA MALO Y HEREDEME SU PLUMA POR KE NO MAS NO PUEDO ENCONTRAR UNA DE ESAS

    ResponderEliminar