viernes, abril 06, 2007

Viernes Santo o la búsqueda de la perfección en un mundo imperfecto


Un año más celebro el oficio de Viernes Santo. Un año más intento por todos los medios meterme al máximo en la liturgia. Un año más hay mil cosas que me distraen.

Sólo me distraigo en el momento del sermón, en que miro a la gente. El resto del tiempo estoy atento sólo a los textos y las complicadas rúbricas que sólo tienen lugar una vez al año.

Pero a pesar de todos mis propósitos, de todo mi esfuerzo, en el sermón la realidad se impone, mi vista no me engaña: un grupito de niños juega a sus anchas en las alturas del sobrecoro, refugiándose en rincones situados sobre una de las naves laterales fuera de mi vista. Un hermano de la cofradía charla durante los más enardecidos momentos de mi sermón. La sacristana se olvida de apagar la calefacción y la temperatura ya no es agradable. Noto que para una parte no desdeñable de los que escuchan mi sermón, mis palabras hace un rato que elevaron el vuelo por encima de sus cabezas.

Muchas veces he pretendido lograr un sermón ideal para un lugar ideal. Después he observado que un sermón mediano, sin nada especial, podía adaptarse más a las expectativas de aquellos que eran sus receptores. Finalmente, después de tantos esforzados experimentos, es necesario admitir que en una buena parte de los oyentes sentados en esos bancos, se produce una cierta desconexión. Admitir como un hecho inevitable esa realidad me llevará, mañana, a predicar de otro modo. Como ese arroyuelo de aguas plácidas que fluye sabiéndose el oyente por antonomasia del tintineo y sonreír de sus propias aguas. Quizá el arroyo es tan perfecto en la música de su fluir, porque ha llegado a la sencilla sabiduría de saber que la hierba, desde hace siglos, va a su bola.

31 comentarios:

  1. Anónimo8:48 p. m.

    Very nice.

    Excepto lo de la hierba que va a su bola, ay!, las cacofonías...

    '¡`+

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:00 a. m.

    Viernes Santo, comienzo de la Novena a la Misericordia Divina.

    http://www.devocionario.com/jesucristo/misericordia_3.html

    ResponderEliminar
  3. ¿ Por qué no hace como San Vicnte Ferrer?

    Pruebe un día a no prepararse la homilía: pídale al espíritu Santo que predique El.

    A ver que pasa!

    Gloria a Dios crucificado!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:16 a. m.

    Sta. Clara acostumbraba tomar los trabajos mas difíciles, y servir hasta en lo mínimo a cada una.

    Pendiente de los detalles más pequeños y siendo testimonio de ese corazón de madre y de esa verdadera respuesta al llamado y responsabilidad que el Señor había puesto en sus manos.

    Por el testimonio de las misma hermanas que convivieron con ella se sabe que muchas veces, cuando hacía mucho frío, se levantaba a abrigar a sus hijas y a las que eran mas delicadas les cedía su manta.

    A pesar de ello, Clara lloraba por sentir que no mortificaba suficiente su cuerpo.

    Cuando hacía falta pan para sus hijas, ayunaba sonriente y si el sayal de alguna de las hermanas lucía más viejo ella lo cambiaba dándole el de ella.

    Su vida entera fue una completa dádiva de amor al servicio y a la mortificación.

    Su gran amor al Señor es un ejemplo que debe calar nuestros corazones, su gran firmeza y decisión por cumplir verdaderamente la voluntad de Dios para ella.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:18 a. m.

    Padre, le escribo en su blog desde México, para saludarlo, me entere de su pagina Web y su blog por un libro suyo, publicado en México por el 2004, el cual trata de el exorcismo, etc., me párese muy interesante su blog, y creo que debería dar sus sermones con el firme propósito de declarar la verdad y las gracias divinas, sin pensar en la reacción de los oyentes, pues es curioso como un sermón puede convertir a un pecador y llevarlo a arrepentirse, por la infinita gracia de dios, que toma al sacerdote como instrumento, aquí en México la iglesia esta muy enfriada en cuanto al espíritu, y los sacerdotes dan sermones muy simples, también falta mas caridad para con los pecadores y servicio al prójimo, bueno, solo quería saludarle, ya me extendí mucho, espero que este bien.

    ResponderEliminar
  6. Mónica9:43 a. m.

    Clara no habla, permanece en silencio, lleva años así. La gente atiende hasta el más leve sonido que puede haber salido de sus pequeños labios , se preguntan : Qué será lo que tiene que decir y escuchan su silencio

    ResponderEliminar
  7. Mónica9:43 a. m.

    Clara no habla, permanece en silencio, lleva años así. La gente atiende hasta el más leve sonido que puede haber salido de sus pequeños labios , se preguntan : Qué será lo que tiene que decir y escuchan su silencio

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9:56 a. m.

    Clara si habla, siempre habla.
    Habla en el silencio entre los sonidos de la naturaleza.

    ResponderEliminar
  9. Clara es capaz de agacharse sin levantar la planta del pie del suelo , Clara habla con los querubines y planea secretas y divinas travesuras en el silencio de la noche. Es tan feliz

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:08 p. m.

    Mónica,contigo,este blog se hunde.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:10 p. m.

    El comentario del post anterior,sobre sexo,modo,tal cual en los sacerdotes,te pido una cita a solas para romperte la cara.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12:14 p. m.

    Bakhita,si quieres te contrato para mi piano_bar como cantante del año.

    ResponderEliminar
  13. El blog está aburrido,,,,,le falta salsa.

    ResponderEliminar
  14. a sheila,la otra pendona2:00 p. m.

    Nuestros deseos se reflejan en los sueños.Sólo tienes que pedir que no quieres de ningún tipo ni con ningún tipo religioso y lo conseguirás.Pija,estúpida.

    ResponderEliminar
  15. A anne,la inglesa2:07 p. m.

    Las congratulaciones te las metes por el culetion.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo2:09 p. m.

    Es lo que suele ocurrir cuando se dan muchos sermones o discursos. En absoluto lo digo en el sentido peyorativo de la palabra, se me disculpe que ambas palabras hayan con los tiempos absorbido alguna connotación negativa, no voy por ahi.

    Me refiero a que es como cuando vemos el telediario todos los días, o hay algo realmente relevante o parece que hagamos desconexión completa incluso para temas graves repetidos hasta la saciedad.

    De esto tiene la culpa a mi parecer dos cosas. Una buena y la otra mala, bajo mi humilde subjetividad.

    La buena es que el cerebro humano necesita desconectar de tanta información que en muchas veces es dolorosa. Nos saturaría.

    Y la mala es que hay ciertas personas que son las que le han dado el sentido más peyorativo a dar discursos y sermones porque de hecho "saturan" al personal.

    Por supuesto no me refiero a ud. en el último caso pues si sus sermones son tan sutilmente rodeados de mensaje pero con ese toque naiv y cierto humor que tiene su blog, a mi al menos de todo menos aburrirme.

    Saludos.

    José.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo2:13 p. m.

    D. José, en el sermón es verdad nos depistamos.
    Alguna vez no, aquí está el dilema. En un sermón a veces nos dicen cosas que nos confunden aún más y es él que recordamos. También puede ser que no lo entendamos bien. Así es como luego quiero pensar. No lo habré oido bien...
    Por no saber si lo oi bien o no. No voy a decirlo por no fastidiar ni entrar en polémicas absurdas.
    Pero en estos momentos me vendría de gran ayuda no estar en medio del dilema. ¿Existe lo que uno dice. O es como dice el otro?.
    Intento ser coherente pero no puedo evitar estar en la incoherencia.

    ResponderEliminar
  18. mónica3:51 p. m.

    No se preocupe el anónimo que dice hundirse conmigo , pues , pronto callaré para siempre.
    (¡ Líbranos del espíritu de pereza y la vana Chaglatanegía!)

    ResponderEliminar
  19. Anónimo4:31 p. m.

    Paz y Bien:Termino de escuchar con
    profunda atención como siempre hago su conferencia de Valencia. Le voy a contar 2 casos que me han ocurrido a mí. No soy sacerdote pero si colaboro en la Parroquia y en mi Orden, sobre todo en la Formación Espiritual. Hace años así como 17, me pidieron por favor subiera a leer una especie de miniconferencia sobre el examen de conciencia. Cerca de 2.000 personas escuchando.
    Mi situación interior en ese momento Vd. entenderá rápidamente si le digo que mi cabeza era una radio dónde varias emisoras emitían al mismo tiempo. Creo entenderá lo que le digo.
    No me negué porque se lo hicieron por cariño, pero era tal la angustía que tenía dentro de mí por no saber que me iba a suceder, que el arcipreste notó que algo pasaba. Me encomendé a María, encerré fuertemente el Rosario en la mano como si me fuese la vida en ello, y subí.
    Jamás he vuelto a leer con más aplomo, más tranquilidad, con fuerza. A más volumen de la radio, yo me sentía más fuerte. Al final nadie supo lo que pasaba y vinieron a felicitarme porque les había llegado al fondo del corazón. Claro fue El Señor no yo.
    Esto otro lo sigo haciendo hoy día.
    Nadie quiere rezar el Rosario en la Parroquia porque si te equivocas, te critican.Tenemos turno semanal. Hay veces que estoy rezando el Padrenuestro y se me queda la mente en blanco, hasta el extremo de no poder casi hablar. Deje de rezar el Rosario ese día, y casualidad no me pasaba cuando lo rezaba con todos. La cosa fue emperando, Rezos, letanías, confesiones, etc. No me explicaron que pasaba porque el sacerdote no lo entendía. Como yo sí gracias a Dios, decidí hacer lo más razonable. En un cuaderno pequeño escribí todo lo que me resultaba necesario y lo ponía junto a mí por si me pasaba otra vez. Durante años ocurrió muchas veces, pero leía las oraciones y se acabó. Igual que vino se marchó. Lo único que queria era que dejaramos de rezar el Rosario y cuando vió que no podía cambió de personas y de temas.
    Padre, no le estará pasando a Vd. lo mismo con los sermones?
    Lo que ha contado es verdad. Sus sermones son humanos, profundos y comprensibles, está con los pies en la tierra, aunque a veces nos elevemos, pero no será que a pesar de esas incomodidades lo que le molesta de verdad es que alguien se está aprovechando de verdad y quiere que cambie de método.
    Si cambia es para PREPARARLOS MEJOR, PREDICAR CON MAS AMOR Y PENSAR QUE NOS HA TOCADO VIVIR UNA EPOCA QUE EN MI OPINION ACABA DE EMPEZAR DONDE LOS CRISTIANOS VAMOS A SUFRIR MUCHO. No se desanime. Espero volver a hablar con Vd. en cuanto Dios lo permita, de momento no puede ser.
    Nuestras oraciones más sinceras: Mi Angel y yo.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo6:50 p. m.

    Me gustaría contestarle al anónimo que me comentaba tan interesante cosa sobre

    "¿Existe lo que uno dice. O es como dice el otro?.
    Intento ser coherente pero no puedo evitar estar en la incoherencia."

    - Me ha dejado ud. pensando sobre ello. Hay una profunda, o eso interpreto, reflexión en sus palabras.

    Solo puedo contestarle con mi experiencia personal, y asi de alguna manera también respondo a la general. Procuraré no extenderme demasiado, pero va a ser dificil. Porque en el camino de la comunicación nunca se saben cuantos matices son necesarios o no, para no perderse en esa diferencia entre la existencia de lo que uno dice y lo que el otro oye.

    Siempre me ocurrió que me fascino la palabra. No por poca cosa se la ha considerado divina desde hace tanto tiempo...

    El lenguaje y sus mensajes nos permiten compartir, amar, malas veces atacar o mentir, pero también defendernos... pensar, reflexionar, vivir, inventar, manipular, ayudar, educar...

    Como todo puede ser usado para bien o mal. Pero lejos de su uso, existe como bien dice ud. un camino invisible entre mensajero y oyente. Un camino que por más que nos esforcemos en tratar de delimitar lo más estrictamente posible, a través de un más rico vocabulario, mejores metáforas, mayor cultura o al contrario, mejor habla llana... está lleno de huecos, agujeros o quizás colores o cristales y filtros, circunstanciales o personales, que hacen que una vez algo dicho. Se transforme siendo la misma luz, en diversas luces de colores, como un arco iris.

    En realidad las palabras una vez nos abandonan son libres. Y el que oye puede interpretar para bien o para mal. Nunca he pensado que esto sea bueno o malo, a veces declina en una cosa a veces en otra.

    Pero quizás equivocandome con una metáfora como yo mismo predico, creo que cuando incluso dos personas discuten a malas. Lo mejor de ello es que ambas vuelven a casa con una porción de la luz del otro. De alguna manera el mensaje aunque no quiera ser oido y se filtre de luz blanca en arco iris por un prisma ajeno, de alguna manera sigue siendo el firme mensaje o sermón que dijimos el que permanece, de alguna manera.

    Quizás, la comunicación es más cuestión de paciencia. Es sembrar una semilla, y dejar que las ramas y la planta crezcan a su manera, porque al final algo crecerá.

    Es tan hermoso como que alguien se moleste en contarnos sus cosas en un blog, sea el padre fortea, nos caiga bien o nos caiga mal, estemos de acuerdo o no. Al final lo que cuenta es poder hablar.

    Y ojalá hablaramos más, porque cuando se acaba la comunicación... es entonces cuando empiezan peores cosas. Mucho peores.

    Dios les bendiga a todos en esta semana santa y a otros en otro momento si no es esta la semana que les llena de fe.

    José

    ResponderEliminar
  21. Anónimo11:57 p. m.

    Es que hace más de un año que le voy dando vueltas a un sermón que escuche.

    ResponderEliminar
  22. Pues desde luego, mella si que le dejo :) algo sacará tarde o temprano de el.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo11:20 a. m.

    Seguro que sí.
    Si hago caso al sermón he de ir al médico.
    YO, y todas las personas que como yo tienen experiencias similares. Hasta no hace mucho podía ir campeando dándome explicaciones si eso es esto. Tiene esta explicación desde la medicina. Pero lo último no...
    Para poder avanzar necesito creer en ello y rezar con fuerza.
    Aún así no basta. Venga a dar vueltas. Cuando creo que ya lo he conseguido vuelve ha surgir, desplomándose todo mi ánimo.
    El problema es que decía segun tal.(tal= la máxima autoridad eclesiástica de mi zona)

    Si la máxima autoridad dice... seguro que soy YO la persona que está equivocada.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo1:20 p. m.

    La humilde hierba le dice al arroyo al pasar "Gracias amigo arroyo nos alegras con tu tintinear". Si nos fijamos con sus hojas y sus movimientos las veremos bailar al son del agua que fluye en su pasar.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo2:53 p. m.

    Que el espíritu de Clara no nos deje núnca.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo3:07 p. m.

    ¿Has visto las hermosas flores arroyo en tu pasar? La hierba centella pasa tu rosario al pasar.
    El botón de oro se has puesto firme y a verdear. Debajo del puente la cincoenrama dorada o puede la hierba de San Genaro.
    Vas tan rápido arroyo que no oyes mi susurrar. En el humilde remanso nos juntamos todos.Tu fijate y oirás la rana en su croar que te dice "repara arroyo que la hierba no para de susurrar, ya que no puede gritar".
    Cuanto más humilde es la yerba más hermosa es su flor.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo3:38 p. m.

    Jardinero que cuidas del arroyo de la hierba y de las flores, no dejes de cuidar núnca este este pequeño jardín.
    Clara.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo11:30 a. m.

    ¿Qué hace Clara... quién es?¿Cómo era su poesia?
    Hablais mucho de ella.

    ResponderEliminar
  29. Amigo anónimo, yo humildemente creo que hay ciertas cosas en la vida a las que nada puede dar respuesta, ni el mismo misterio divino. Ya que a menudo hasta los mejores diálogos, respuestas o discursos están llenos de vaguedades y ciertas incertidumbres.

    Yo sin embargo encuentro cierta fe en esa igualdad del misterio de las cosas, o de lo insondable. Más que en respuestas claras y concisas, de las que a menudo desconfio.

    Supongo que lo prefeririamos todo fácil y más cuando se sufre, especialmente cuando se sufre.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo4:18 a. m.

    ¿Quién es la dama de ese hermoso cuadro?
    ¿Podría responderme el Administrador de este respetable sitio?
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar