sábado, julio 28, 2007

E pluribus unum


Mientras escribo este post, están echando en la televisión Scary Movie 2. Es increíble, no sabía que el 7º Arte pudiera caer tan bajo.

Es curioso, le das a alguien una cámara y unos son capaces de hacer algo vulgar, feo y aburrido, y otros plasman una historia que es noble, grandiosa y que es belleza en estado puro.


Ah, no resisto de poneros aquí abajo un texto impresionante. Los que sepan inglés van a quedar impresionados. Abraham Lincoln y otros políticos de su época llegaron a la conclusión de que la Guerra Civil que estaban padeciendo se debía a los pecados que habían cometido, los pecados de una nación, y el Presidente proclamó un día de ayuno nacional refrendado por el Senado. Pongo aquí la impresionante proclamación. Resulta muy difícil leer este texto sin percibir línea tras línea cuan distinta era esa sociedad y la nuestra.


Una última cosa, creo que el problema de Irak, de Irán y otros hay que entenderlo de acuerdo al texto que aparece a continuación. La raíz de todos los problemas sociales está en el pecado:


By the President of the United States of America.
A Proclamation.


Whereas, the Senate of the United States, devoutly recognizing the Supreme Authority and just Government of Almighty God, in all the affairs of men and of nations, has, by a resolution, requested the President to designate and set apart a day for National prayer and humiliation.
And whereas it is the duty of nations as well as of men, to own their dependence upon the overruling power of God, to confess their sins and transgressions, in humble sorrow, yet with assured hope that genuine repentance will lead to mercy and pardon; and to recognize the sublime truth, announced in the Holy Scriptures and proven by all history, that those nations only are blessed whose God is the Lord.

And, insomuch as we know that, by His divine law, nations like individuals are subjected to punishments and chastisements in this world, may we not justly fear that the awful calamity of civil war, which now desolates the land, may be but a punishment, inflicted upon us, for our presumptuous sins, to the needful end of our national reformation as a whole People? We have been the recipients of the choicest bounties of Heaven. We have been preserved, these many years, in peace and prosperity. We have grown in numbers, wealth and power, as no other nation has ever grown. But we have forgotten God. We have forgotten the gracious hand which preserved us in peace, and multiplied and enriched and strengthened us; and we have vainly imagined, in the deceitfulness of our hearts, that all these blessings were produced by some superior wisdom and virtue of our own. Intoxicated with unbroken success, we have become too self-sufficient to feel the necessity of redeeming and preserving grace, too proud to pray to the God that made us!


It behooves us then, to humble ourselves before the offended Power, to confess our national sins, and to pray for clemency and forgiveness.


Now, therefore, in compliance with the request, and fully concurring in the views of the Senate, I do, by this my proclamation, designate and set apart Thursday, the 30th. day of April, 1863, as a day of national humiliation, fasting and prayer. And I do hereby request all the People to abstain, on that day, from their ordinary secular pursuits, and to unite, at their several places of public worship and their respective homes, in keeping the day holy to the Lord, and devoted to the humble discharge of the religious duties proper to that solemn occasion.
All this being done, in sincerity and truth, let us then rest humbly in the hope authorized by the Divine teachings, that the united cry of the Nation will be heard on high, and answered with blessings, no less than the pardon of our national sins, and the restoration of our now divided and suffering Country, to its former happy condition of unity and peace.
In witness whereof, I have hereunto set my hand and caused the seal of the United States to be affixed.


Done at the City of Washington, this thirtieth day of March, in the year of our Lord one thousand eight hundred and sixty-three, and of the Independence of the United States the eighty seventh.


By the President: Abraham Lincoln

William H. Seward, Secretary of State.


29 comentarios:

  1. Anónimo12:29 a. m.

    Mientras que, el Senado de los Estados Unidos, con fervor reconociendo la Autoridad Suprema y solamente el Gobierno de Dios Todopoderoso, en todos los asuntos de hombres y de naciones, por una resolución, ha solicitado que el Presidente designe y pongan aparte un día para el rezo Nacional y la humillación.
    Y mientras que esto es el deber de naciones así como de hombres, poseer su dependencia sobre el poder que invalida de Dios, confesar sus pecados y transgresiones, en el dolor humilde, aún con la esperanza segura que el arrepentimiento genuino conducirá a la piedad y el perdón; y reconocer la verdad sublime, anunciada en los Escrituras Sagrada y probado por toda la historia, que aquellas naciones sólo son benditas cuyo Dios es el Lord.
    ¿Y, ya que sabemos que, según Su ley divina, naciones como individuos son sujetadas a castigos y castigos en este mundo, justamente podemos no temer que la calamidad horrible de guerra civil, que ahora desola la tierra, pueda ser sólo un castigo, infligido sobre nosotros, para nuestros pecados presumidos, al final necesario de nuestra reforma nacional en total Pueblan? Hemos sido los recipientes de las generosidades del Cielo. Hemos sido conservados, estos muchos años, en la paz y la prosperidad.
    Hemos crecido en números, riqueza y poder, como ninguna otra nación alguna vez ha crecido. Pero hemos olvidado a Dios. Hemos olvidado la mano amable que nos conservó en la paz, y multiplicado y enriquecido y nos reforzó; y en vano nos hemos imaginado, en la falsedad de nuestros corazones, que todas estas bendiciones fueron producidas por alguna sabiduría superior y virtud de nuestro propio. ¡Embriagado con el éxito, nos hemos hecho demasiado autosuficientes para sentir la necesidad de redentora y conservación de la gracia, demasiado orgullosa para rezar a Dios que nos hizo!
    Esto nos conviene entonces, humillarnos antes del Poder ofendido, confesar nuestros pecados nacionales, y rezar para la clemencia y el perdón.
    Ahora, por lo tanto, en el cumplimiento con la petición, y totalmente concurriendo en las opiniones del Senado, según esta mi proclamación, realmente designo y me pongo aparte el jueves, el día 30 de abril de 1863, como un día de humillación nacional, ayunando y rezo. Y realmente por la presente ruego que toda la Gente se abstenga, durante aquel día, de sus búsquedas ordinarias seculares, y se unan, en varios sitios de adoración pública y en sus casas respectivas, en el cuidado del día santo al Señor, y fiel a la descarga humilde de los deberes religiosos apropiados a aquella ocasión solemne.
    Todo esto siendo hecho, en la sinceridad y la verdad, nos dejan luego descansar humildemente en la esperanza autorizada por las enseñanzas Divinas, que el grito unido de la Nación será oído muy alto, y contestado con bendiciones, no menos que el perdón de nuestros pecados nacionales, y la restauración de nuestro ahora el País dividido y que sufre, a su antigua condición feliz de unidad y paz.
    Hecho en la Ciudad de Washington, este trigésimo día de marzo, en el año de nuestro Señor, mil ochocientos sesenta y tres, y de la Independencia de los Estados Unidos el ochenta y siete.
    Por el Presidente: Abraham Lincoln

    Guillermo H. Seward, Ministro de Asuntos Exteriores.

    ResponderEliminar
  2. Debo decir que estoy por mucho imprsionado...

    Hace algunos años (no pocos), la constitución política de Nicaragua iniciaba con las palabras:

    "En presencia de Dios, supremo juez del universo"

    Pero igual, el texto que ha puesto es simplemente precioso.

    ResponderEliminar
  3. Hemos crecido en número, riqueza y poder, como ninguna otra nación alguna vez ha crecido. Pero hemos olvidado a Dios. Hemos olvidado la mano amable que nos conservó en la paz, y multiplicado y enriquecido y nos reforzó; y en vano nos hemos imaginado, en la falsedad de nuestros corazones, que todas estas bendiciones fueron producidas por alguna sabiduría superior y virtud de nuestro propio. ¡Embriagados con el éxito, nos hemos hecho demasiado autosuficientes para sentir la necesidad de redentora y conservación de la gracia, demasiado orgullosa para rezar a Dios que nos hizo!


    Es sencillamente impresionante y la comparación con los dirigentes que nos gobiernan y nos gobernaron es bochornosa.
    Zapatero ... ufff ¿Qué decir de él que no se haya dicho? Es claramente enemigo de la iglesia católica , portador de vacías sonrisas y mensajes baratos y populistas

    Pero el PP igual, asustado y acobardado para defender cualquier tipo de convicción y de fe. Avergonzado de representar una alternativa diferente.

    ¿Acaso nuestra generación es mejor que la de Sodoma y Gomorra? Yo no lo creo. Yo creo que somos mucho peores y que algún tipo de purificación vendrá del cielo porque esto no se aguanta.

    Un abrazo a todos, especialmente a María, leí lo que me escribiste en un post de hace días y me pareció lo más bonito que leí en mucho mucho tiempo. Yo tb rezaré por ti por tu marido y por tus niños.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Alberto.
    Verdaderamente el comentario que has escrito ha sido inspirado por el fuego de Espíritu Santo que se ha hecho presente en ti para que trasmitiras una palabra de verdad, pues todo lo que has dicho es totalmente cierto, no te has confundido ni un ápice.
    Un abrazo enorme mi queridísimo Alberto.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:29 p. m.

    Tato(-_-) muaaa

    ResponderEliminar
  6. ¡uy¡ como hecho de menos este blog, ahora que estoy de vacaciones. Le he echado un vistazo, y así por encima, tan original como simpre, e interesante, y profundo...
    aquí, tomando el sol...disfrutando de la montaña, me es dificil concentrarme en el discuros este americano que aparce en este post. Pero lo leeré porque seguro que es bonito y enriquecedor.

    Un cordialisimo saludo al P. Fortea y a todos los partecipantes del blog.
    bye, bye.

    ResponderEliminar
  7. Sí, impresionado.

    Uno más.

    ResponderEliminar
  8. Al hilo de lo que puso Alberto, yo también creo que Nuestro Señor debe estar harto de tanto aborto provocado, con tanta inhumanidad y crueldad, tanta pederastia, tanto asesinato entre parejas que se supone deberían amarse, tanta ambición de políticos y poderosos que por ideas (que puedan ser más o menos acertadas) organizan atentados, guerras, enfrentamientos, etc ... Sí, yo también creo que (como en repetidas ocasiones han mencionado tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI) Dios pronto dirá su: ¡BASTA!, y será, por supuesto, para nuestro bien. La medicina no gusta, pero cura. Es necesaria. Estemos vigilantes. Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  9. Paparazzi5:39 p. m.

    Alberto y María están liados.

    ResponderEliminar
  10. Paparazzi5:40 p. m.

    Hemos tomado fotos a esta ciudadana y es bastante gorda y fea.

    ResponderEliminar
  11. padre fortea5:42 p. m.

    Oh,hijos míos,perdonad el comentario en inglés pero he de hacer prácticas ante el viaje que se aproxima a USA,loca.

    ResponderEliminar
  12. anexo a paparazzi 15:43 p. m.

    Además,Bakhita está infestada de celulitis.Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Monaguilla de Fortea5:51 p. m.

    Sí,yo era el barril que no entraba por la puerta de la parroquia de Fortea,que por cierto,me saludaba siempre con:Ah!,Hola,¿cuándo vas a adelgazar,gordita!

    ResponderEliminar
  14. Monagili de Fortea5:55 p. m.

    Oye,Lord^s sword,¿no te gustaria una aventura rápida conmigo?

    ResponderEliminar
  15. Lord¨s Swords5:58 p. m.

    Pues como que sí.¿a dónde,a cuando,a como tú quieras.Me gusta la oportunidad que me das,aun a pesar de las críticas de los comentaristas,incluído la del padre santo de esta página nuestra.

    ResponderEliminar
  16. Cada día estás más engreído,Pater.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo6:16 p. m.

    HOLA bAKHITA, TE QUEREMOS MUCHO
    Haber si escribes mas.

    (-_-)muaaa

    ResponderEliminar
  18. Anónimo6:19 p. m.

    A Alberto ni me lo toquéis, ¿Vale?

    ResponderEliminar
  19. Anónimo6:25 p. m.

    ¡Que todo lo que tocáis lo estropeáis!

    ResponderEliminar
  20. Anónimo6:32 p. m.

    ¡Dejadle en paz!

    ResponderEliminar
  21. Anónimo6:49 p. m.

    ¿Ha entendido Padre?

    ResponderEliminar
  22. Asi decía la introducción a la constitución Nicaragua de 1826.

    Constitución de 1826
    (8 de abril de 1826)

    En presencia de Dios, Autor y Supremo Legislador del Universo.

    Nosotros los representantes del pueblo de Nicaragua, congregados en Asambleas Constituyentes, autorizados plena y legalmente por nuestros comitentes, y por el Pacto Federativo de la República para dar la Ley Fundamental que asegure la felicidad y prosperidad del Estado, que consiste en el perfecto goce de los derechos del hombre y del ciudadano, que son la libertad, la igualdad, seguridad y la propiedad; decretamos y sancionarnos la siguiente Constitución Política.

    ResponderEliminar
  23. No te preocupes María por lo q digan o dejen de decir. A mí me da igual

    :)

    ResponderEliminar
  24. Hola a todos (es la primera vez que escribo aquí).

    Muy identificado con el post, lamento que las cosas hayan cambiado tanto, ahora han prohibido la propaganda religiosa en el fútbol, o sea, que cuando un futbolista quiere dar gracias a Dios, se lo han prohibido porque puede ofender a otros.

    ResponderEliminar