martes, julio 03, 2007

Ja, ja, ja, dice el padre Fortea desde su posición privilegiada


Hoy he soñado que estaba en el desayuno en un hotel, donde nos alojábamos los que participábamos como ponentes en un congreso médico. Lo curioso es que las mesas del buffet eran muchísimas y colmadas de los más exquisitos manjares. Un médico me advirtió que bajo unos cuadraditos blanquecinos de crema gelatinosa, había una avispa de casi un palmo de envergadura, muy amarilla. No se preocupe, le he dicho mientras me servía sin miedo. Mientras tanto mi mayor preocupación era servirme lo que más me gustara, pero sólo lo que cupiera en un platito muy pequeño ya que no quería comer mucho. Casi al final, me percaté que sin quererlo había inclinado mi platito blanco y que mi selección había caído. Mi plato estaba vacío.

Allí no sé si acaba mi sueño, pero desde luego sí mi memoria del sueño. Probablemente la acción continuaba, sucedían más cosas, más aventuras en ese hotel. Pero ya no recuerdo nada. Es una pena que haya tratado de recordarlo sólo tras mi auténtico desayuno, el real.

Tras ese desayuno he abierto un sobre de grandes dimensiones que me ha enviado alguien sin remite. Ni siquiera el matasellos me ha permitido averiguar la ciudad de origen. El sobre contenía un librito fotocopiado. En las hojas había partes subrayadas en rojo, algunas palabras (como si el subrayado no bastara) estaban encerradas en círculos. Por más que trataba de indagar el sentido de que yo fuera el receptor de este librito, no lo podía averiguar. Los subrayados no seguían criterio alguno, salvo alguna extraviada sucesión de pensamientos para mí desconocidos. A veces, una flecha marcaba la palabra “halló”. En otras, tres líneas verticales en el margen indicaban la supuesta importancia de esas líneas. En otra página, todas las líneas estaban subrayadas, todas, desde la de arriba hasta la de abajo. Las flechas que reclamaban mi atención hacia una palabra estaban marcadas hasta cuatro veces, con gran presión sobre el papel. Intensísima debió ser la voluntad de transmitirme un mensaje en la persona que me envió esta vida de Sor María de los Ángeles Sorazu. Me sorprendo al encontrarme con una flecha que ha sido marcaba una y otra vez veinte veces.

Este sobre y su contenido son la ventana a través de la cual me puedo asomar al confuso interior de algún alma atormentada. Esa mente confeccionó y seguirá confeccionando conexiones entre las palabras que me envió marcadas una y otra vez. Pero esas conexiones sólo existen en ese confuso interior. Pocas cosas me producen más temor que el caer en el juego de esas conexiones inexistentes. Ojala que pueda seguir contemplando el mundo con la sencillez con la que lo contemplo tras haberme comido este sándwich de pan tostado con salmón.

33 comentarios:

  1. Anónimo12:19 a. m.

    Cocodrilos... mmmm....

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:20 a. m.

    ... Ojala que pueda seguir contemplando el mundo con la sencillez con la que lo contemplo tras haberme comido este sándwich de pan tostado con salmón...

    Un mundo feliz... un mundo sencillo... con la que está cayendo...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:24 a. m.

    Ja,ja,ja,ja
    Si su posición es muy privilegiada.
    ¡Animo padre!
    ¡Que su conversión está cerca!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:34 a. m.

    No le de importancia a lo del sobre Padre, ya sabe siempre puede borrar.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:40 a. m.

    Me gusta el cocodrilo pequeñito, encima del grande se debe de ir muy bien.
    Eso de que te lleven debe ser fantástico.
    Una ya está harta de tirar de tanto carro.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:42 a. m.

    ¿Se puede saber que palabras son las que le marcó?
    A lo mejor nos pueden dar alguna pista.
    Póngalas en otro post Padre.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:56 a. m.

    Padre ¡Tenga cuidado con la avispa! El dolor es como el de las cerezas.
    Una vez me pico la misma avispa por tres veces, yo corría como Jeremías, nada que la tomó conmigo, yo no le había hecho nada.
    Las avispas no me gustan.
    Otra vez cuando iba en la procesión, acompañando al Cristo, vestida con mantilla, vino un abejorro de esos negros y grandes, tan feos y ¡zass¡ me pico en el labio y del dolor me maree, me tuve que salir de la procesión un rato, se me puso el labio hinchado, una odisea, se ve que a estos bichitos no les gusto nada, ¿sería que intuían algo?.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:03 a. m.

    Y ahora usted me pone un cocodrilo para ver si me termina de rematar ¿verdad? Pues no, no lo va a conseguir.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3:05 a. m.

    Soy muy cabezota, y cuando digo que no, es que no.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo3:21 a. m.

    ¿Que será más efectivo?
    La sartén, las cerezas, las avispas o los cocodrilos?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo7:40 a. m.

    Estoy de acuerdo con la personita que escribió:
    ¿SE PUEDE SABER QUÉ PALABRAS SON LAS QUE LE MARCÓ?
    A LO MEJOR NOS PUEDEN DAR ALGUNA PISTA.
    PÓNGALAS EN OTRO POST PADRE.



    Padre, por favor hágale caso, tal vez entre todos podamos comprender algo de lo que quiso compartir con usted la personita que le envió el libro. :)

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7:41 a. m.

    Por cierto, ¿porqué considera que el alma de la personita que le envió el libro está atormentada? :(

    ResponderEliminar
  13. Anónimo9:30 a. m.

    marrrr
    (-_-):)

    ResponderEliminar
  14. Anónimo9:34 a. m.

    ¿Es bonita la biografía de esta monja?
    Sor María de los Ángeles Sorazu.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo9:48 a. m.

    Fray, ¿qué es realmente ofrecer algo a Dios? ¿Por qué hay personas que nunca parece que puedan conectar con esa espiritualidad de ofrecer los dolores al Señor, que los haría más llevaderos a ellos mismos?

    Si hay algo más impresionante que ver a una persona sufriendo es ver que ofrece su sufrimiento por el bien de otros.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo9:50 a. m.

    La casa para tu fe.

    ResponderEliminar
  17. Yo no puedo con los "lagartos" ni lagartitos ni lagartijas ni salamanquesas, ni salamandras.
    Cocodrilos creo que menos. Por suerte que de éstos no hay tantos por las casas.
    Intento ver los lagartos como criaturas que se comen los bichitos y son buenos. Mi vena ecologista no llega a tanto.

    ResponderEliminar
  18. ¿Qué significado tiene desde la religión?
    ¿algo oscuro...el diablo?

    ResponderEliminar
  19. Anónimo2:22 p. m.

    Ese cocodrilito se parece a Fortea cuando su mamá lo llevaba en brazos enseñándole el mundo, se ve feliz y boquiabierto admirado de lo que ve.
    Que nada le quite el apetito, que ni siquiera palabras subrayadas 20 veces puedan robarle la atención más que las palabras del Evangelio.*

    ResponderEliminar
  20. Anónimo5:24 p. m.

    [...]«La experiencia espiritual de la madre Sorazu es la más importante que conocemos desde Santa Teresa de Jesús a nuestros días. Experiencia muy personal y muy rica, que nos descubre altísimas vivencias, hasta ella no registradas, de la unión transformante... La revivencia del misterio de la Trinidad, del misterio del Hombre-Dios y del misterio de la Madre divina[...]


    ¿Hoy en día la gente pasa por estas experiencias?
    ¿Qué opina la Iglesia del tema?

    ResponderEliminar
  21. Anónimo5:40 p. m.

    Sor Ángeles, que vivía una intensa vida espiritual, conocía desde mucho tiempo atrás que Dios le pedía que se confiara a la dirección espiritual, pero ella no se atrevía a dar ese paso: lo deseaba, pero no se decidía a franquearse con los ministros de Dios, sin duda por una humildad mal entendida, fuera de lo imprescindible en el tribunal de la Penitencia.

    Sor Ángeles comprendía que necesitaba de dirección, porque veía que hacía poco aprecio de las gracias y favores de Dios, al pensar que no debían valer gran cosa cuando le eran otorgados a ella, pecadora.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo5:48 p. m.

    Sor Ángeles comprendía que necesitaba de dirección, porque veía que hacía poco aprecio de las gracias [...]

    ¿Qué son las gracias?
    necesitaba de dirección ¿Dios no manda al que ha de dirigir? ¿Porqué tiene que ser ella la que lo busque? ¿Y si el otro no acepta la dirección y no cree en éstas cosas?

    Encuentro que es muy complicado todo ésto.

    ResponderEliminar
  23. Cuando iba al Chikung un día nos dijo el monitor: que el podía decir "Yo soy tu guía" pero que el otro debía aceptarlo como guía.
    O el otro decir que "tu eres mi guía"

    Creo que entendí que por esta razón ambos pasan por una serie de pruebas.
    No sé si es verdad o mentira.
    ¿Es posible que en la religión también sea algo así?

    ResponderEliminar
  24. Anónimo6:05 p. m.

    Sor Ángeles, que vivía una intensa vida espiritual, conocía desde mucho tiempo atrás.

    - La mejor dirección espiritual es Dios mismo.

    ResponderEliminar
  25. En las biografías que acabo leer no parece que diga ésto.

    Con esto no quiero decir que Dios no guíe. Creo que DIOS guía, además parece que lo tiene todo controlado hasta el más pequeño detalle de todo.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo6:21 p. m.

    Cuando un alma se pone enteramente a la voluntad de Dios, a su servicio, a vivir en la confianza plena y alabanza, El dirige hasta los más mínimos detalles por muy insignificantes que parezcan.

    ResponderEliminar
  27. Padre, la verdad, aunque no fui yo la que recibió el librito de marras, me inquietó profundamente el que lo recibiera, que fuera anónimo... y las palabras al parecer subrayadas al azar... coincido que minimo es alguien de mente atormentada. cuidado, padre.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo9:25 p. m.

    No creo que sea una mente atormentada, puede que haya visto algo que tal vez nosotros hayamos pasado por alto.

    ResponderEliminar
  29. Anónimo12:14 p. m.

    I agree:
    "No creo que sea una mente atormentada, puede que haya visto algo que tal vez nosotros hayamos pasado por alto."

    ResponderEliminar
  30. Anónimo12:18 p. m.

    Beautiful:

    "[...]«La experiencia espiritual de la madre Sorazu es la más importante que conocemos desde Santa Teresa de Jesús a nuestros días. Experiencia muy personal y muy rica, que nos descubre altísimas vivencias, hasta ella no registradas, de la unión transformante... La revivencia del misterio de la Trinidad, del misterio del Hombre-Dios y del misterio de la Madre divina[...]"

    "Sor Ángeles, que vivía una intensa vida espiritual, conocía desde mucho tiempo atrás que Dios le pedía que se confiara a la dirección espiritual, pero ella no se atrevía a dar ese paso: lo deseaba, pero no se decidía a franquearse con los ministros de Dios, sin duda por una humildad mal entendida, fuera de lo imprescindible en el tribunal de la Penitencia.
    Sor Ángeles comprendía que necesitaba de dirección, porque veía que hacía poco aprecio de las gracias y favores de Dios, al pensar que no debían valer gran cosa cuando le eran otorgados a ella, pecadora."

    ResponderEliminar
  31. Anónimo12:20 p. m.

    Señor JESUCRISTO, Bondad Infinita, ayúdanos a comprender a los demás.

    ResponderEliminar
  32. Cuidese mucho Padre Fortea, hay mucho loco por el mundo. Un abrazo lleno de admiración y respeto.

    ResponderEliminar