lunes, julio 02, 2007

Mis lecturas


Sigo examinando la colección de fotos que he conseguido de Ciano, cuyo diario sigo leyendo día tras día.


Lo primero que se echa de ver en una foto en un barco, es que él mira con desconfianza. En la siguiente, se ve que es un hombre malo. En la tercera, quiere aparentar que es un tipo duro. En la cuarta, con Franco, sale normal, posando, nada natural, pero normal; es Franco el que tiene cara de miedo y nervios. En la cuarta, su cara y su cuerpo denotan tensión. En la siguiente, con Ribentropp y el embajador nipón, levanta la barbilla con altivez carente de clase. En la siguiente, frunce el ceño con una clara antisonrisa. En la siguiente, se le ve feliz (una de las pocas en las que se le ve feliz), pero incluso en esos momentos su rostro no es humano, no es agradable, resulta duro. En la siguiente, en un viaje a Alemania, su rostro está más distendido, pero la gorra ladeada… ¿es que nadie le dijo lo ridículo que resultaba ese detalle de coquetería absurda?

Al menos, al final de su existencia sobre la tierra, cuando iba a ser fusilado por el régimen por el que luchó con todas sus fuerzas, reconoció sus errores y se volvió hacia Dios. Nunca debió imaginar cuando hacía sus viajes como ministro, que sería fusilado por el sistema político que amó con todas sus fuerzas.
También estoy leyendo trocitos de un libro titulado "El encanto de la vida sencilla".

47 comentarios:

  1. Anónimo2:02 a. m.

    Eso es lo maravilloso de Dios, que siempre nos da la oportunidad de reconocer nuestros errores y que volvamos nuestro rostro hacía El, aunque hayamos pecado mucho durante casi toda nuestra vida, aunque hayamos cometido las peores atrocidades, si nos arrepentimos, Dios siempre nos perdona y nos vuelve a dar la oportunidad de corregir todo lo que hemos hecho mal, aunque hayan sido muchas cosas.
    El, lo único que desea es ser amado por todos sus hijos porque si todos le amamos El nos bendice y bendice todas las cosas que vayamos a emprender, todos nuestros proyectos, nuestra vida, nuestra familia, todo.
    Lo que tú des con amor, el te lo devuelve al ciento por uno.
    ¡No falla, es matemática pura!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:10 a. m.

    Nadie que haya dejado casa por mí y por el Evangelio quedará sin recibir el ciento por uno y, en el mundo venidero, vida eterna.

    29-05-2007

    Texto del Evangelio (Mc 10,28-31)
    En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno: ahora en el presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos y los últimos, primeros».

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:28 a. m.

    Dejarlo todo por Cristo, es dejar primero nuestro hombre viejo, nuestros acomodos, nuestros egoísmos, nuestras falsas pasiones, y renacer a El a través del agua y del espíritu y seguirle, seguirle cómo El nos ha enseñado, El ya nos dejó el camino a seguir, todo está escrito en los Evangelios, pero sigue viniendo a recordárnoslo. La inclinación del hombre es siempre a desviar y torcer el camino de Dios, el pecado nos lleva ha hacer lo contrario a las Leyes Divinas, por eso Dios envió a su Hijo para que El nos enseñara cómo llegar al destino, a nuestra Patria Celestial.
    Si pensamos un poco en lo corta que es la vida y que nada merece la pena, si no es para el bien de la otra, la otra es eterna, esta pasa en un suspiro.
    ¿De que sirve entonces hacer el mal? Atesorar bienes que jamás nos podremos llevar y que serán una gran carga en la otra si no hemos sabido repartir bien los talentos que Dios nos ha dado. De nada sirve.
    Sólo el amor que hayamos entregado, el amor que hayamos puesto en las cosas que hemos realizado en esta vida, sólo eso nos podremos llevar, lo demás nada, ni siquiera lo que uno más quiera.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:33 a. m.

    Otra forma de dejarlo todo y seguir a Cristo es esta:

    "Directo al corazón" Mi experiencia misionera en el Congo me ayudó a descubrir el verdadero rostro de la Iglesia universal vivida en comunión y fraternidad, un rostro nuevo que nace del corazón del bautizado centrado en la persona de Jesucristo.

    Y es aquí donde una realidad geográfica, “en el corazón...”, se hace VIDA, vida para ser compartida. Escuchar la expresión “En el corazón del África” hace pensar en una realidad geográfica.

    Sin embargo,cuando llegué a la República Democrática del Congo (RDC) pude comprobar de qué corazón se hablaba en realidad.

    La República Democrática del Congo se encuentra en el centro del continente africano con una superficie de 2.345.410 km2, limita con 8 países y tiene una población estimada en 60 millones de habitantes.

    Logró la independencia el 30 de junio de 1960 y debido a las inmensas riquezas naturales que posee se encontró rápidamente inmersa en sucesivos conflictos políticos y sociales que la llevaron a la guerra en la que participaron algunos países limítrofes y potencias extranjeras.
    La misión evangelizadora en el Congo hizo camino entre la inestabilidad, el desequilibrio y las secuelas de los conflictos armados que produjeron hambre y muerte quitando a los congoleses la posibilidad de un futuro mejor.
    La tarea de los Misioneros de la Consolata llegados en 1972 fue entonces construir comunidades cristianas donde el evangelio fuera el centro de la vida como signo de consolación frente a la difícil situación desafiante...Después de cuatro años y medio dejaré el Congo físico, para llevarlo en el corazón a la nueva misión de Costa de Marfil, donde buscaré de ser signo creíble de la Iglesia argentina frente esta nueva labor evangelizadora.
    +Ariel Osvaldo Tosoni, imc.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:36 a. m.

    Ven y sígueme
    La vocación al sacerdocio: dudas, testimonios, encuentros vocacionales

    Ven y sígueme
    La vocación al sacerdocio es:

    * Un misterio de amor entre un Dios que llama por amor y un hombre que le responde libremente y por amor.

    * Una llamada a ser puente entre Dios y los hombres.

    * Una llamada a seguir en el mundo, para salvarlo, pero sin ser del mundo.

    * La decisión de un joven que quiere dedicar su vida a ayudar a sus hermanos a salvar sus almas y hacer este mundo más como Dios lo pensó.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:44 a. m.

    Ven, sígueme

    "No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros; y os he destinado a que vayáis y deis fruto" (Jn. 15, 16). Jesús quería que sus discípulos y todos aquellos que eligieran seguirle en el futuro, comprendieran la esencia de su vocación.

    Una vocación a la vida religiosa y en particular a la vida contemplativa, es una llamada especial. No puede explicarse, sólo aceptarse. Es una voz silenciosa cuya urgencia crea en el alma un ardiente deseo de conocer a Dios, de estar con Dios, de servir a Dios y de dedicarse completa y totalmente a Dios. No es algo que el alma decide - es una aceptación de la elección hecha por Dios - es un gesto de amor por parte del alma y una efusión de amor misericordioso por parte de Dios.

    La vida religiosa es un encuentro con el Dios vivo. A veces ese encuentro va precedido por una especie de angustia del alma que busca que intenta desesperadamente no oír, corre en la dirección opuesta y frenéticamente intenta disuadirse de responder a la invitación.

    Esto es así porque el mundo ha condicionado nuestras mentes para creer sólo en lo que vemos y no aventurarnos nunca en lo desconocido salvo que se garantice el éxito.

    En la cita de San Juan, Jesús invitaba a dos cosas - "ir y dar fruto".Este ir supone un cambio de lugar, obra y misión pero más que nada un cambio de sí mismo. Una vocación no sólo pide un don de talento, tiempo, posesiones, familia y amigos sino el don de uno mismo.

    "A menos que el grano de trigo no caiga en tierra y muera, queda sólo un simple grano" (Jn. 12,

    Entregar las más preciadas posesiones de uno y a uno mismo no es tan negativo como parece. Dios no hace peticiones que nos dejen en una especie de vacío. San Pedro preguntó a Jesús qué recompensa se daría a los que hubieran dejado todo por Él y Jesús respondió: "Todo aquel que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o hacienda por mi nombre recibirá el ciento por uno y heredará la vida eterna" (Mt. 19, 29).

    Una vocación es un don del principio al fin - una llamada a elevarse por encima de las cosas de este mundo y demostrar por un testimonio de vida que hay algo más y mejor por venir. Los que han sido llamados a este papel de testigo no están desprovistos de amor, consuelo o alegría.

    Solamente encuentran estos dones en un nivel más espiritual y duradero. Sus personalidades no se destruyen en algún acto sacrificial de piedad, sino que se desarrollan y hacen más hermosas por la gracia de Dios que se derrama constantemente en sus vasijas que se vacían.


















    La gracia construye la naturaleza y, contrariamente a la creencia popular, los llamados por Dios a ser santos de esta manera específica encuentran su identidad, llenan su vida, aman sin límite y están libres de ataduras. No temen conocerse a sí mismos, pues el autoconocimiento les hace lo bastante humildes y sabios para darse cuenta de cuánto necesitan a Dios como Salvador y Señor. Esta toma de conciencia es el comienzo de la libertad - la puerta de la santidad - la entrada al Templo de Dios.
    Para asegurarse de este autoconocimiento y desarrollo positivo en santidad, los llamados por Dios a ser religiosos se obligan a vivir en comunidad y a consagrar sus más preciadas posesiones - las facultades de sus almas - mediante los tres votos de Pobreza, Castidad y Obediencia. Los Votos no son Cadenas que atan, sino Llaves que abren - no son cosas sacrificadas, sino dones recibidos - no son privaciones que deforman, sino libertades que entregan - no son la mirra de la penitencia, sino el incienso de sacrificios que ascienden amablemente al trono de Dios. Las facultades purificadas son como tres anillos, cada uno más hermoso que el otro, siempre creciendo en valor y brillo, conforme reflejan cada vez más la Fuente de la que vienen - Dios.
    Estos pensamientos no son desvaríos poéticos sobre algún imposible ideal, sino la obligación de todos a quiénes Dios ha dado una vocación religiosa. Un religioso ha de ser una "Luz en la Oscuridad" - una "ciudad en la cumbre de la montaña" para que todos los hombres la vean y alaben a su Dios. Es por la Gloria de Él por la que han de "brillar como estrellas", no por la suya. Un religioso es un enviado especial de Dios al mundo y con independencia de la misión confiada a ellos, su unión con Dios es su máxima obra. Los religiosos son más que obreros en la viña del Señor - son amigos que están ligados al Amo de la viña por los vínculos de amistad - amistad que es poderosa en su papel intercesor. Este papel es más importante que cualquier cantidad de labor llevada a cabo y esto lo encontramos explicado por Jesús cuando dice: "Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo queráis y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y así seréis mis discípulos." (Jn. 15, 7, 8). Nosotros que somos religiosos, o los que serán llamados a ese estado, debemos tener en cuenta la importancia de dar fruto antes de que distribuyamos ese fruto a nuestro prójimo. No podemos dar lo que no tenemos. No es suficiente ser criados que distribuyen los bienes del Amo. Tenemos que ser discípulos, que hacen entrar a los enfermos, cojos, lisiados, ciegos y sordos y sentarse en la mesa del Amo - no para una limosna temporal sino para un banquete continuo de cosas buenas para que alimenten permanentemente sus almas. San Pablo nos dice que la Palabra de Dios es "viva y activa - como una espada de doble filo." El fruto que ha de dar un religioso es el vislumbre de Jesús que da al mundo por su imitación de Jesús. Cualquier misión que surja de ese manantial de santidad es secundario. Si esa misión es la enseñanza, la asistencia, la labor social o la oración contemplativa intercesora, no puede sustituir al papel de testimonio de una vida de santidad. El Padre es glorificado cuando una débil y pobre criatura, hecha a su imagen, se somete tan completamente al poder santificante del Espíritu, que un "reflejo se convierte en transformación" (2 Cor. 3, 18). Cuando los pobres son alimentados con la comida tan necesaria para el cuerpo, no pueden ser privados del alimento tan crucial para el alma - el ejemplo de un religioso que es una imagen animada del amor, la misericordia y la compasión de Jesús. Darles una sin la otra es sólo hacerles más pobres y privarles de Dios - derechos dados cuando ya sufren de la privación de los derechos humanos. Se nos ha prometido por Jesús que siempre tendríamos en medio de nosotros discípulos cuyas vidas probarían su amor y su Señorío. "Yo en ellos," dijo, " y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que yo les he amado a ellos como tú a mí" (Jn. 17, 23). La vida personal y en común de todo religioso debe ejemplificar esta unión con la Trinidad - una unión que abraza el mundo con el amor - el mismo amor con el que son abrazados. Sin esta unión con Dios, el religioso sólo cumple con una parte de su vocación, y puede algún día ver la realidad tras la terrible afirmación de San Pablo: "Aunque repartiera todos mis bienes y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, de nada me aprovecha" (1 Cor. 13, 3).
    Los religiosos no son mejores que los demás hombres - son elegidos para beneficio de la humanidad y la glorificación de Dios en la tierra. Los hombres suben montañas, escalan picos, se aventuran en lo inexplorado para demostrar a los demás hombres lo que puede hacerse. Este es el testimonio de los discípulos de hoy - proporcionan un testimonio necesario de que la santidad es posible en el mundo de hoy porque hay cuya Presencia Inmanente lleva a cabo lo difícil, lo imposible y lo milagroso - un cambio de vida, ideales y metas. Miremos brevemente y veamos cómo obra el Espíritu en el alma que ha sido elegida para esta forma de vida.
    " Cualquiera de vosotros que no renuncie a todos sus bienes no puede ser discípulo mío" (Lucas 14, 33)
    El Voto de Pobreza purifica la facultad del intelecto promoviendo un crecimiento en la Fe y produciendo el fruto del desapego, la paciencia, la humildad y el carácter sufrido.
    Aunque hay pocos religiosos que padezcan necesidad, su Voto de Pobreza les obliga a dar todo lo que poseen a la familia religiosa a la que se unen. Es una dependencia total de una comunidad para cualquier necesidad de la vida y un freno contra la codicia, lo superfluo, la avaricia y la mundanidad. En el mundo un pobre puede ser rico en deseos pero el Voto de Pobreza despoja a uno de los legítimos deseos de poseer - los derechos humanos a la propiedad, a disponer de posesiones y a tomar decisiones sobre el estilo de vida. La renuncia a estos derechos interiores a poseer, libera el alma de ambiciones y metas complicadas que agobian al alma como una bola y una cadena. El intelecto está libre para meditar los misterios de Dios pues ya no está enredado en las batallas de razonamiento, astucia y agudeza intelectual en que se ocupa la mente cuando busca mantener lo que posee y adquirir más. Esto necesita un constante crecimiento en la Fe pues cuando se quitan las "cosas"del alma -uno se ve entonces en un espejo, limpio del polvo de las posesiones, dependiente de los superiores y compañeros religiosos y las privaciones inherentes a la vida en común promueven un crecimiento en la humildad y paciencia. La paciencia mutua con la debilidad humana es una parte importante del Voto de Pobreza pues hace que uno se olvide de sí mismo por el bien de los demás. La constante demanda de cambio es a vaciarse uno mismo como hizo Jesús. El Voto de Pobreza es una muerte diaria, pero una resurrección diaria pues cada parte nuestra dada es reemplazada por más de Jesús. Esto es como respirar el aire de la eternidad - libre, puro y sin estorbo por ninguna partícula de posesiones.
    Este Voto alcanza las profundidades del alma y requiere un generoso don del tiempo, los talentos, la fuerza, el amor, la virtud e incluso si es necesario la vida de uno. El alma que verdaderamente vive el Voto de Pobreza vive y se da completamente tal como el Espíritu le guía en el momento presente. Sí, el Voto va más allá de las cosas y alcanza las profundidades del propio ser - permitiendo a uno sacrificarse por Dios y el prójimo. Entonces es cuando el alma cosecha los frutos de la primera Bienaventuranza, "Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos". La libertad de espíritu hace que el alma exclame: "Con Cristo estoy crucificado y vivo, pero no yo, sino que es Cristo quien vive en mí. La vida que vivo al presente en la carne la vivo en la fe del Hijo de Dios que me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gal. 2, 19-21).
    "No todos entienden este lenguaje, sino solamente aquellos a quienes se les ha concedido... hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender que entienda." (Mt. 19, 10-12).
    El Voto de Castidad purifica la Memoria promoviendo el crecimiento en Esperanza y dando el fruto de alegría, confianza, inocencia, misericordia y compasión.
    Un eunuco en la época de Nuestro Señor estaba completamente dedicado al servicio de la Reina. Era elegido para vivir una vida célibe de forma que su atención no se dividiera. Había, en estos tiempos paganos, una profunda conciencia de que los asuntos de estado no permitían competencia. El propio corazón del eunuco pertenecía a la Reina para que su mente no se dividiera por deseos y fines distintos de los de ella. Nadie cuestionaba el derecho de la Reina, que tenía tales exigencias y aun así hay muchos que cuestionan el derecho de Dios a hacer tales peticiones. A diferencia de la antigua realeza, Dios, que nos dio una voluntad libre, pide, llama y da la gracia cuando su misión en la tierra exige una atención total mediante una vida célibe. Es por esto por lo que Jesús terminó su enseñanza sobre la continencia diciendo, "Quien pueda entender que entienda".
    El Voto de Castidad, como el de Pobreza, va mucho más allá de la privación de esposa e hijos. Es una llamada de Dios a llegar a un grado tal de santidad que un flujo interminable de amor salga del corazón al mundo. Un amor semejante al amor de Dios -- no estorbado por la necesidad de preocuparse sobre uno mismo, sobre el mañana o de asegurarse el futuro. Dios tiene derecho a llamar a algunas de sus criaturas, elevarlas por la gracia y luego ponerlas en diversas posiciones en la vida en las que puedan irradiar su desinteresado amor al mundo. No hace ninguna injusticia ni al que llama ni al mundo. Sabe que la fe de muchos sólo se realza viendo los frutos visibles de su existencia en un ser humano amigo. También sabe que sus hijos necesitan ejemplos de autocontrol, dedicación, celo y desinterés si han de llevar vidas virtuosas. El Voto de Castidad deja el alma sin trabas de la carne de la misma manera que el Voto de Pobreza libera el alma del mundo.
    El religioso que observa el Voto de Castidad es libre de amar a todo ser humano con el amor de Jesús. Purifica la facultad de la Memoria, pues los placeres, seducciones y deseos desordenados se tienen bajo control. Los legítimos derechos humanos de tener una familia propia se ofrecen a Dios como sacrificio de alabanza. Este sacrificio cubre el mundo y entonces es cuando se convierten en realidad las palabras de Jesús: "Nadie que, habiendo dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos, o campos, por amor de mí...recibirá el céntuplo en casas, hermanos, hermanas, madre e hijos y campos.. no sin persecuciones... ahora en este tiempo" (Marcos, 10, 29-30). Uno no renuncia al amor por el Voto de Castidad sino que renuncia a los amores exclusivos por el don de poseer un amor que lo abarque todo. El corazón del célibe es lo bastante fuerte como para estar ardiendo en celo por Dios y su Reino, lo bastante amplio como para abarcar a toda la humanidad, lo bastante cálido para dar sin recibir a cambio, lo bastante confiado como para perdonar sin límite, pacífico porque la Voluntad de Dios es su única meta, perseverante porque no es él su propio fin, animoso porque se desarrolla más hermoso en el sacrificio y sereno porque siempre posee a su Amado. El Voto de Castidad verdaderamente libera al corazón del amor, porque su Amado es siempre fiel. El religioso no tiene miedo de perder, pues su Tesoro es interior - ninguna sensación de inseguridad, pues su amado se cuida de todo, nada de celos pues es el objeto de su amor total. Sí, el religioso que es fiel al Voto de Castidad tiene un corazón lleno de amor -"comprimido, sacudido, desbordante" pues su Fuente de amor es infinita y tiene libre dominio en esa alma.
    "Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió, y completar su obra" (Jn. 6,34).
    El Voto de Obediencia purifica la facultad de la voluntad, promoviendo un desarrollo del amor y dando el fruto del autocontrol, valor, mansedumbre, paz, serenidad y perseverancia.
    El más liberador de todos los Votos es el Voto de Obediencia. Esto no es porque algún otro tome las decisiones y los religiosos meramente sigan las directrices. El papel del superior no es el de una dictadura y Jesús lo dejó muy claro: "Entre los paganos, los reyes de las naciones gobiernan como señores absolutos...pero no así vosotros, sino que el mayor entre vosotros sea como el menor, y el que manda como el que sirve" (Lucas, 22, 25-26). Obviamente, si un dirigente debe ser un servidor las directrices que dé no pueden ser difíciles o autoritarias. El religioso tiene derecho a recibir órdenes humildes si ha de dar una humilde obediencia. Sin embargo la obediencia a la autoridad legítima es sólo una parte del Voto de Obediencia - es en realidad el efecto o fruto de su aspecto más positivo, un aspecto sin el cual el Voto puede convertirse en una forma de huida de la responsabilidad personal o una mascarada de piedad externa.
    Los religiosos con este Voto testimonian al mundo la realidad de la Presencia de Dios en el momento actual. Es el Voto de unión y santidad pues busca toda oportunidad para unir la Voluntad del religioso con la Voluntad de Dios tal como se revela en el momento actual. Como Jesús, la Voluntad del Padre es su alimento diario - un alimento desconocido a los terrenales y mundanos. La Obediencia refuerza la Voluntad porque es libremente ejercitada de manera constante y hecha fuerte por su adhesión a la Voluntad de Dios en el momento actual. El alma del religioso, fiel al Voto; se afana en ver a Dios en todas las cosas y en todos. La Voluntad siempre está buscando las muchas oportunidades diarias de ser como Jesús, de vencer su debilidad, de hacerse más fuerte y libre - libre de rebelión - libre de duda, libre de ira, libre de las tensiones de esa lucha interior que busca hacer la propia voluntad.
    No sólo la Obediencia hace libre al alma respecto de sí misma, sino también con respecto al prójimo. A menudo nos rebelamos por las acciones, sufrimientos, dolor, injusticia y pruebas en las vidas de los demás. Hacer lo que uno puede para aliviar el dolor de los demás y luego estar en paz con la Voluntad de Dios respecto a ellos es también parte de su Voto. Un religioso da testimonio al mundo de que ese cumplimiento de la Voluntad de Dios, manifestado en la autoridad legítima, en las tareas de uno, el estado de vida y en el momento actual, es posible, santificante, liberador, santo y fructífero.
    Es el amor - el amor de Dios y al prójimo, el que es la energía detrás de tal Voluntad. Conforme aumenta el amor mediante la animosa perseverancia, la serenidad y la paz llenan el alma hasta desbordar. Ciertamente, los obedientes son bienaventurados pues ven al Padre en el momento actual e imitan a Jesús en cada acción mientras sus corazones están siempre abiertos al Espíritu del Amor.
    Para ser fiel a estos altos ideales. El religioso debe crecer diariamente en una mayor participación de la Naturaleza Divina - en la gracia. Los Votos vacían el alma para que la llene Dios consigo mismo. Debería ser un proceso de crecimiento de constante "vaciar y llenar " hasta que el alma y Dios sean uno.
    Igual que hay tres Votos para vaciar el alma, hay tres fuentes de gracia para llenarla. El Voto de Pobreza vacía el alma de posesiones mientras las Escrituras llenan el alma con la Palabra de Dios - su única posesión. El Voto de Castidad vacía el alma de un amor exclusivo mientras se llena con el amor que todo lo abarca en la Eucaristía. El Voto de Obediencia vacía el alma de terquedad mientras se llena del valor que se logra con la Oración Incesante.
    Sí, los Votos de Pobreza, Castidad y Obediencia alimentados por las Escrituras, la Eucaristía y la Oración, aumentan la Fe, la Esperanza y el Amor, purifican la Memoria, el Intelecto y la Voluntad mientras que la unión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se hace cada vez más brillante para que todo el mundo lo vea.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:46 a. m.

    Bueno, no queria poner este último comentario tan largo, pero se ha puesto entero, asi que por algo será.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:50 a. m.

    VEN Y SÍGUEME!

    Sígueme en la Montaña,
    donde los pobres son felices.
    Sígueme en los caminos,
    donde la lepra y la ceguera aguardan curación.
    Sígueme en la oración,
    donde leerás la vida a la luz de mi Rostro.
    Sígueme hasta la Cruz
    y no vuelvas la cara de espanto y de terror.
    Sígueme hasta el sepulcro
    y serás ante los pueblos testigo de mi vida.

    Mientras los muertos entierran a sus muertos. tú
    ¡VEN Y SÍGUEME!
    Mientras reparten las herencias y llenan los graneros, tú
    ¡VEN Y SÍGUEME!
    Mientras construyen castillos sobre arena
    al precio de la sangre de los pobres, tú
    ¡VEN Y SÍGUEME!
    Mientras luchan por la fila delantera y pierden la Belleza, tú
    ¡VEN Y SÍGUEME!
    Mientras echan raíces en el páramo y se sientan al lado del camino, tú
    ¡VEN Y SÍGUEME!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:54 a. m.

    LA VOCACIÓN Y LAS VOCACIONES
    ¿QUÉ ES LA VOCACIÓN?

    - Es un don, una aptitud y una cualidad para realizar alguna cosa.
    - La vocación es un misterio de amor de Dios que llama, por amor, a una persona que debe responder por amor.
    - La vocación es el llamado que Dios hace a una determinada persona a seguirle..
    - En la Iglesia la vocación es un llamado de Dios para el servicio de su Reino.

    ¿A QUIÉN LLAMA?
    - A todos sin distinción de raza, sexo, color, santidad.
    - Dios es libre para llamar y la persona es libre para responder.
    - Dios propone, no impone.
    - Lo importante es el servicio que voy a prestar en beneficio de los otros.
    - Para descubrir la vocación es preciso no tener miedo.

    Dios te llama porque te quiere y piensa en ti
    Jesús y la Virgen están contigo

    LAS DISTINTAS VOCACIONES

    Vocación Humana:
    Dios llama a todos a la vida
    - Dios quiere que todos sean personas, con un proyecto y posibilidades para realizarlo.
    - Vivimos en el mundo para transformarlo.
    - Vivimos con el otro para ayudarlo a ser mejor.
    - Somos llamados para ser hijos de Dios viviendo en su amistad y participando de su proyecto de amor.

    Vocación Cristiana:
    - Seguir a Jesucristo, su vida y sus enseñanzas.
    - Ser miembro activo de la Iglesia.
    "A la vocación cristiana la podemos vivir como laicos, sacerdotes o religiosos..."

    Vocación Laical:
    - Es ser sal, luz y fermento en el mundo. - Es ser corazón de la Iglesia en el mundo. - Es ayudar en la comunidad: Catequesis, Liturgia, Promoción Social. - Es testimoniar con gestos y palabras el Reino de Dios.

    Vocación Matrimonial:
    - En el matrimonio cristiano se expresa el amor de Dios. En el amor humanos está presente el amor de Dios. - La Familia es el origen de las vocaciones.
    Vocación Sacerdotal:
    - Es continuar la misión de Jesús, único y verdadero sacerdote, por medio del anuncio de la Palabra de Dios, por la celebración de los Sacramentos, especialmente la Eucaristía. - El sacerdote es el punto de unión de la comunidad.

    Vocación Religiosa:
    - Es vida de donación y consagración a Dios. Es la vida de las hermanas, hermanos y sacerdotes religiosos. - Viven con alegría su servicio. - Son señal y presencia de Dios en el mundo

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:07 p. m.

    Con esta aprobación, el Camino Neocatecumenal ha recibido su pleno reconocimiento y su clara inserción eclesial como un itinerario de formación católica, como un modo de iniciación cristiana, especialmente válido para las necesidades actuales de la Iglesia y para las circunstancias espirituales de nuestro tiempo (Juan Pablo II, en Carta a Mons. Cordes).

    Este Camino Neocatecumenal nace en la Iglesia de lo más hondo y lo más fecundo del Concilio Vaticano II. Juan XIII, al convocar el Concilio en 1961, escribía "la Iglesia tiene ante sí misiones inmensas", la Iglesia necesita renovarse espiritualmente para poder "infundir en las venas de la humanidad actual la virtud perenne, vital y divina del Evangelio" (Humanae Salutis, n.2).

    En la mente y en las intenciones de los iniciadores, el Camino Neocatecumenal quiere ser un proceso por el cual los cristianos bautizados descubran la grandeza del bautismo, se conviertan de corazón al Dios vivo, y abracen la vida cristiana en todo su esplendor y toda su fecundidad espiritual, eclesial y apostólica. "Vosotros aspiráis a la autenticidad, a la plenitud, a la coherencia, a la sinceridad de la vida cristiana", os decía lleno de afecto paternal el Papa Pablo VI en 1974.

    Es lógico que quienes habéis recorrido o estáis recorriendo este camino de reiniciación y de conversión recibáis con un gran gozo y con sentida gratitud esta aprobación y este reconocimiento.

    Pero el gozo y la alegría que sentimos todos en esta tarde no es exclusivo de vosotros. Todos los miembros de la Iglesia católica, y en concreto, todos los miembros de la Iglesia nos sentimos enriquecidos por esta realidad que es el Camino Neocatecumenal, por la presencia de vuestras comunidades, por la vida, el fervor y la disponibilidad apostólica de todos vosotros.

    Con estos Estatutos el Camino Neocatecumenal queda definitivamente constituido y clarificado como un valiosísimo instrumento puesto al servicio de los Obispos por la Santa Sede para impulsar la nueva evangelización mediante el redescubrimiento de la iniciación cristiana de los adultos bautizados frente al avance de la secularización de los espíritus y la moderna tentación del ateísmo, del materialismo y de la desesperación. (Cf art. 5, 1; intr..)

    De vuestras comunidades han salido numerosas vocaciones para el ministerio sacerdotal, para la vida consagrada y para la misión.

    Le pido al Señor y a la Virgen María que sean muchos más los que por medio de este camino encuentren el tesoro de la fe o vuelvan al hogar de la Iglesia, que surjan entre nosotros muchas familias cristianas que vivan su vocación matrimonial y familiar con la iluminación de la fe y la santidad del amor sobrenatural con la fuerza y la generosidad del Espíritu de Dios.

    Aun así, puesta la confianza en la asistencia del Señor y en el vigor perdurable de su evangelio, os invito a multiplicar la presencia del Camino Neocatecumenal en nuestras parroquias, siempre en plena comunión con el Obispo y con los párrocos, tal como dicen vuestros Estatutos, en una gozosa hermandad con los demás hermanos de las parroquias, de los grupos y asociaciones existentes en nuestra Iglesia, para que el Evangelio sea anunciado en todas partes, para que la Palabra de Dios sea más y mejor acogida por las nuevas generaciones, para que Dios sea glorificado por su bondad con nosotros, para que todos nuestros hermanos conozcan y vivan el gozo de ser hijos de Dios, miembros vivos de Cristo, en su única Iglesia, para bien de todos y salvación eterna de sus vidas.

    Sed de verdad ayuda del Obispo, de los sacerdotes y de todos los hermanos empeñados en la misión apostólica, para proclamar en el Mundo entero el evangelio de Jesús, para renovar el vigor espiritual y el entusiasmo apostólico de nuestras parroquias, para que todos podamos recuperar la alegría de nuestra esperanza y el gozo de la salvación de Dios.

    ¡ID POR TODO EL MUNDO Y ANUNCIAD EL EVANGELIO A TODOS VUESTROS HERMANOS!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:26 p. m.

    Y PORQUE LA FE HERMANOS, NO SE DEBE VIVIR EN SOLEDAD, SINO COMPARTIENDOLA Y ENRIQUECIENDOLA CON TUS HERMANOS Y TRANSMITIENDOLA AL MUNDO ENTERO.

    LOS MOVIMIENTOS ECLESIALES

    Los nuevos Movimientos en la Iglesia desplazan a "los ejércitos" más arraigados

    DANIEL MOYA
    Revista Alandar.- El pasado mes de mayo, Juan Pablo II se marchó de España más que encantado. El cardenal Rouco no se lo creía. El quinto viaje del Papa a nuestro país había sido un "éxito total", muy por encima de las propias expectativas de la cúpula eclesial. Al menos, desde el punto de vista de la convocatoria de grandes multitudes, que es como la jerarquía y los medios de comunicación miden estas cosas.

    Pero el mérito no fue de los obispos españoles. La "culpa" de la excelente acogida se debió a la masiva movilización organizada por los llamados nuevos movimientos eclesiales: en el aeropuerto de Madrid-Barajas, en los aledaños de la Nunciatura, en el aeródromo de Cuatro Vientos, en la plaza de Colón, en todos los lugares por donde pasaba Juan Pablo II había gente de los 'kikos' (el Camino Neocatecumenal), de los 'cielinos' (Comunión y Liberación), de los Focolares, de los Legionarios de Cristo, del Opus Dei...

    Y es que, como bien se ha dicho, los nuevos movimientos son el auténtico "ejército" del Papa en sus ansías de reconvertir al mundo al catolicismo. Tan es así que el auge de estos grupos se ha convertido en uno de los rasgos más característicos del pontificado de Juan Pablo II, al que incluso han llegado a calificar como el Papa de los movimientos. Y con toda la razón del mundo.

    El apoyo del Vaticano a estos movimientos quedó "oficializado" en el famoso Congreso Internacional de los Movimientos Eclesiales, celebrado en Roma en el día de Pentecostés de 1998. Aunque este encuentro congregó a 56 de estos nuevos grupos, el Papa decidió reunirse en público con los líderes y fundadores de siete de ellos, escogidos "en virtud de su extensión y representatividad universal": Kiko Argüello, del Camino Neocatecumenal; Chiara Lubich, de los Focolares; Luigi Giussani, de Comunión y Liberación; Patti Mansfield, de la Renovación Carismática Católica; Marcial Maciel, de los Legionarios de Cristo; Andrea Riccardi, de la Comunidad de San Egidio; y Joaquín Allende, de Schoenstatt. En esta ocasión, Juan Pablo II, bajo el lema "Movimientos eclesiales: comunión y misión al alba del tercer milenio", quiso honrar a "una de las más claras expresiones de la acción del espíritu en la Iglesia del siglo XX".

    Nueva evangelización

    Pero el respaldo del Papa venía de lejos. Al poco de llegar al Vaticano, Wojtila ya tenía en mente su plan "nueva evangelización", que tenía un objetivo doble: por un lado, restaurar la fuerza de una Iglesia que consideraba debilitada por las derivas del Concilio Vaticano II y, por otro, reforzar la presencia católica en una sociedad cada vez más secularizada.

    Juan Pablo II decidió poner su proyecto en manos de los nuevos movimientos eclesiales en detrimento de la hasta entonces vanguardia de los "ejércitos" papales: jesuitas, dominicos y franciscanos, principalmente, luchaban más, por sacar a la gente de la pobreza que por hablarles de Cristo. Además, habían llegado, a su juicio, demasiado lejos en la interpretación de la nueva Iglesia que anunciaba el Concilio.

    Ni que decir tiene que entre los que habían llegado "demasiado lejos" destacaba, en primer plano, sin ser mencionada explícitamente, la Teología de la Liberación, cuya aproximación al marxismo no podía consentir un Papa originario de una Polonia subyugada por el comunismo.

    Los jesuitas -sobre todo en El Salvador (recuérdese a Ellacuría y sus compañeros mártires)- y los franciscanos -en Brasil, con Leonardo Boff a cabeza- eran los principales animadores de la Teología de la Liberación. Había, pues, que pararles los pies. El control de los primeros se inició en 1980 con el aislamiento de Pedro Arrupe, general de la Compañía de Jesús, y la imposición al frente de la orden de una persona de la confianza papal, el italiano Paolo Dezza. Con las otras órdenes religiosas, bastó el ejemplo de lo ocurrido con los jesuitas y los procesos abiertos por la Congregación para la Doctrina de la Fe (el antiguo Santo Oficio) a algunos de su miembros más polémicos, como iniciado contra Boff en 1984 que acabó con la secularización el teólogo.

    Juan Pablo II no ocultó nunca su cercanía al Opus Dei, que hasta entonces había sido visto con desconfianza por el Vaticano. Con el nuevo Papa, su ascensión fue vertiginosa. Ya en 1978, pocos días antes del primer cónclave después de la muerte de Pablo VI, el entonces cardenal Wojtyla visitó Villa Tevere, la sede del Opus, y rezó ante la tumba de Escrivá. En 1982 otorgó a la organización el título de "prelatura personal". Creada a medida para el Opus, le concede los atributos de una verdadera diócesis sin limitación territorial. El prelado del Opus depende directamente del Papa, escapando así a la autoridad de los obispos diocesanos. En 1992 beatificó a Escrivá, sólo 17 años después de su muerte, y el año pasado lo convirtió en san Josemaría.

    Al asalto del poder

    Los nuevos movimientos, en fin, con todo el celo apostólico de su juventud, recibieron el encargo de recristianizar el mundo. El diseño era sencillo: los movimientos se repartirían el trabajo en función de su "carisma" propio y para evitar grandes choques entre ellos: el Opus Dei, los Legionarios de Cristo y Comunión y Liberación se dedicarían a las élites. Los Neocatecumenales y los Focolares, a las clases medias. Y los carismáticos, a las clases más populares. En este proyecto no cabían las comunidades de base, desautorizadas y anuladas, y el resto de movimientos de ambiente o especializados, que han sido marginados. Más de veinte años después, la estrategia no parece haber logrado su objetivo, pero estos movimientos no sólo se han consolidado en la Iglesia sino que poco a poco se han ido extendiendo por el mundo y tomando las riendas del poder.

    Fidelidad recompensada

    De todos los rasgos comunes, hay uno que sobresale sobre los demás y que explica a las claras la preeminencia actual de los movimientos: la fidelidad al Papa.
    Una fidelidad que el Pontífice ha devuelto con creces. Hoy, los movimientos gozan de un respaldo vigoroso por parte de la jerarquía y muchos obispos los solicitan para animar la vida católica en sus diócesis. Pero conviene recordar que estos movimientos eran -aún lo son en algunos lugares- vistos con recelo por gran parte de la Iglesia institucionalizada: las grandes congregaciones, las parroquias y muchos obispos; y con frecuencia eran acogidos con desconfianza allá donde decidían instalarse.

    Lo que constituía al principio la gran novedad de los movimientos -es decir, que eran eminentemente laicales- ha ido desapareciendo con los años. En mayor o menor grado, todos ellos se han ido clericalizando, creando ramas "sacerdotales", formando a sus propios curas e incluso fundando sus propios seminarios al margen de las diócesis. En consonancia con los tiempos, los sacerdotes asociados o miembros de estos movimientos están siendo promovidos a la jerarquía. De hecho, su clero está evolucionando como una especie de jerarquía paralela que va tomando posiciones en en Vaticano y en las distintas Iglesias locales.

    El vergel español

    Aquí aparece, claro, otro rasgo común a los movimientos que se nos había escapado: el gusto por el poder. Es la vieja premisa del Opus Dei, compartida por el resto -sobre todo, por los Legionarios de Cristo y Comunión y Liberación- de que la evangelización se juega en la política, incluso dentro de la Iglesia. Dicho en otras palabras, el poder es necesario para imponer sus doctrinas -que son las únicas "verdaderas"- al resto de la Iglesia y de la sociedad.

    Así las cosas, España es uno de los países que mejor ha acogido a los nuevos movimientos. No en vano dos de los más importantes -Opus Dei y el Camino Neocatecumenal- nacieron aquí, y otro más -Legionarios de Cristo- es de origen mexicano y, por tanto, de habla castellana. De hecho, el pasado mes de septiembre, las páginas religiosas del diario "La Razón" (cuyo coordinador Alex Rosal, dicho sea de paso, es "legionario") declaraban triunfalmente que "Medio millón de católicos españoles participan en movimientos apostólicos". Según este artículo, el más numeroso, con 86.000 miembros, es el Camino Neocatecumenal, seguido por el Apostolado de la Oración, con 50.000, y los Focolares, con 42.000. A tenor de este informe, el Opus Dei tiene 33.000 adeptos y los Legionarios de Cristo (que figuran con el nombre de su rama laicaa, Regnum Christi), apenas 4.000. El resto, hasta el medio millón, se reparte entre decenas de grupúsculos.

    Lógicamente, las cifras deben ser vistas con cierto espíritu crítico, habida cuenta del secretismo que rodea a estas organizaciones, que, en ocasiones, ni siquiera desvelan el número real de seguidores. Sea como fuere, es evidente que, en relación con la masa de creyentes, estos grupos son insignificantes. Y, sin embargo, han sabido introducirse en los centros de mando, en España y en el resto del mundo católico.

    A la caza del obispo cercano

    Por influencia, ya que no por número, tal vez los segundos en la lista, después del Opus, sean los Legionarios. Según José Martínez de Velasco, autor del libro "Los Legionarios de Cristo", "España es la base operativa para la expansión legionaria hacia Roma y el continente europeo. A través de selectos colegios y de un activo entorno universitario en Madrid, Valencia, Cantabria, Salamanca, Barcelona y Sevilla, la Legión de Cristo se está introduciendo en las familias y en los círculos más poderosos e influyentes de la economía y de la comunicación de nuestro país". Legionarios reconocidos son dos ministros, Ángel Acebes y José María Michavila, además de una hermana de Ana Botella, que no oculta su proximidad al movimiento. Y en su órbita se mueven también otros apellidos ilustres de las finanzas y la universidad como Gustavo Villapalos; la familia Oriol (que cuenta con 4 curas legionarios) o Alicia Koplowitz y su fundación Vida y Esperanza. Dueños de la universidad privada Francisco de Vitoria, su estrategia actual consiste en ir comprando y/o fundando colegios para formar a los más jóvenes. Ejemplo de ello es el reciente caso del colegio El Bosque, de Madrid, cuyos alumnos han visto cambiar la orientación laica del centro a la ideología legionaria -separación de sexos incluida- a mitad del curso.

    También los 'kikos' cuentan ya (¡cómo no!) con su obispo: monseñor Ricardo Blázquez, de Bilbao, uno de los teólogos del Camino. Y con su universidad: la Católica de Murcia, una de las zonas, junto con Andalucía y Madrid, donde están más extendidos. Pero si a alguien se le puede acusar de Iglesia paralela es, desde luego, a ellos. Tan en así que, sólo en España, controlan más de 300 parroquias y han abierto un seminario propio en Madrid, el Redemptoris Mater, para formar a sus propios "misioneros itinerantes". Tienen, además, dos centros especiales de formación en San Pedro del Pinatar (Murcia) y El Escorial (España). Aunque oficialmente pobres, la Fundación Familia de Nazaret para la Evangelización Itinerante, aprobada en Madrid por el cardenal Suquía en 1992, mueve al año más de 120 millones de euros, procedentes sobre todo de los diezmos de las familias. Sus dirigentes utilizan esos fondos sin rendir cuentas a nadie. La revista francesa Golias, de origen católico, les ha dedicado recientemente un número monográfico y se atreve a decir que el Camino incurre en ocho de los diez criterios que el Consejo de Europa establece para identificar a las sectas perniciosas.

    Más pequeños por el número -apenas 1.500 en España-, Comunión y Liberación (CyL) es, sin embargo, el movimiento que más apoyo explícito tiene en la jerarquía episcopal. 'Cielinos' son los arzobispos de Granada, Franciso Javier Martínez, y Oviedo, Carlos Osoro. Y dando vueltas en torno están también el de Valladolid, Braulio Rodríguez, y los auxiliares de Madrid Eugenio Romero Pose y César Augusto Franco, hombres de confianza del cardenal Rouco.

    Como en otros países, CyL está sobre todo presente en el mundo universitario y editorial a través de Ediciones Encuentro, la asociación Atlántida, que organiza el Happening, una cita fija en el calendario universitario de tipo lúdico, y la asociación Nueva Tierra, que agrupa a un amplio haz de grupos parroquiales y universitarios. Teológicamente, cuentan con el aval de gran parte de los escrituristas de la Escuela de Madrid.

    Por último, los focolares, pese a sus 42.000 adeptos reconocidos, están mucho menos presentes en los alrededores del poder. Por supuesto, tienen igualmente un obispo, en este caso monseñor Francisco Pérez, arzobispo castrense y director de las Obras Misionales Pontificias, que mueven más de 1.000 millones de euros al año. Y también una editorial, Ciudad Nueva, y una revista del mismo nombre, además de la Escuela Aabbá con cursos de nueva teología y otras disciplinas humanas y científicas. Por lo demás, viven y actúan mucho más calladamente. Porque, al fin y al cabo, lo importante no es el número de seguidores, ni lo poderosos que sean, sino extender el mensaje evangélico. Y si es como ellos lo entienden, mejor.

    La Obra de Dios

    El Opus es, además del más veterano, el movimiento más influyente en la Iglesia actual. Con 84.000 miembros según sus propias cifras -incluidos menores de edad-, 1.800 de ellos sacerdotes y el 26 por ciento numerarios (célibes), cuentan ya con 2 cardenales: el arzobispo de Lima, monseñor Cipriani, y el español recientemente nombrado Julián Herranz, miembro de la curia (presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos. 'Opusinos' son también otros dos españoles: el portavoz del Vaticano y muñidor de toda la estrategia comunicativa, Joaquín Navarro-Valls; y el director de la Escuela Diplomática, Justo Mullor. Cercanos son igualmente el secretario personal del Papa, monseñor Diwisz; los cardenales Sodano, López Trujillo y Moreira Neves; y el nuevo secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Lajolo.

    En España, de momento, sólo han conseguido colocar a uno de los suyos al frente de la diócesis de Burgos: monseñor Gil Hellín, que vino directamente de la curia romana. Pero cuentan con la simpatía de casi todos los demás obispos: 50 de ellos asistieron a la canonización de san Josemaría en octubre de 2002. El más entusiasta de ellos es el primado de Toledo, Antonio Cañizares, conocido como 'el pequeño Ratzinger'. Si los hay, y muchos, en América Latinaa: 7 en Perú, 4 en Chile, 2 en Ecuador, 1 en Colombia; 1 en Venezuela; y en Argentina y 1 en Brasil. Es significativo que dos de ellos hayan sido nombrado sucesores de personalidades como Óscar Romero, en San Salvador, y Hélder Cámara, en Recife.

    Sólo un obispo en España, pero mucha influencia en las élites políticas, económicas y universitarias. Suyos son la Universidad de Navarra, con su afamada clínica universitaria, los colegios Tajamar y Retamar de Madrid y el IESE de Barcelona. Suyas son las editoriales Palabra, Rialp y Eunsa. Suyos son los grupos de comunicación Recoletos y Negocios (editores, respectivamente de diarios como Marca y Expansión o La Gaceta de los Negocios) y el periódico del arzobispado de Madrid, "Alfa y Omega". Y suyo, además de multitud de empresas, el Banco Popular. Y muchos de sus miembros están presentes en las esferas del poder, entre ellos el ministro de Defensa, Federico Trillo; el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, y la Junta de Jefes de Estado Mayor del Ejército en pleno.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12:50 p. m.

    LA UNIÓN DE LOS EJERCITOS ES LA FUERZA DEL GRAN EJERCITO DE DIOS.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo3:36 p. m.

    Mensaje para la persona, o personas, que abarrota este espacio con mensajes, algunos larguísimos.

    Acaba usted por abusar de este tipo de espacios, muchos a lo mejor quieren hacer comentarios al post, y a las múltiples visiones del post, pero ante la verborrea seudo-catequética que usted exhibe, y que no sé quien llegará a leer en su totalidad, deciden no escribir, ya que su comentario pasará inadvertido antes las 2000 o 3000 palabras de usted.

    Intente ser breve y concisa/o o, mejor, tenga la valentía de abrir su propio blog, para que, quien lo desee, lea lo que tenga que decir y sus reflexiones que, muchas veces, no tienen nada que ver con el post. Es una cuestión de respeto, como pedir que la basura se tire en las papeleras y que no se fume en los lugares públicos.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3:46 p. m.

    Sí sois unos chupones

    ResponderEliminar
  15. Anónimo3:46 p. m.

    Sí sois unos chupones

    ResponderEliminar
  16. Anónimo4:14 p. m.

    Bueno intentaré ocupar menos espacio y ser mas breve, lo siento.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo4:19 p. m.

    Mire, es que no puedo abrir mi propio blog, tengo que seguir en este, eso si que no lo puedo arreglar yo.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo4:22 p. m.

    Al anónimo de las 6:36

    Haga usted alguna referencia al post del padre si lo desea.
    A mi, la verdad es que la política no es lo mío. Lo mío es Dios.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo4:25 p. m.

    Hace cosa de mes y medio,intenté crear mi propio blog, lo tenía ya a punto, pero no hubo forma de poder terminarlo, no se que pasó. Por más que insistí, no hubo forma, así que lo dejé.
    Andará por ahí navegando solo.
    Y es que la fe hay que vivirla en comunidad para ser compartida y trasmitida.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo4:36 p. m.

    Tampoco cuento las palabras, no se cuantas se podrán escribir.

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola, Fortyblogueros!

    SANACIÓN DE PERSONAS HOMOSEXUALES

    En el comentario de ayer domingo al post "Repartidor de pizzas II", puse una oración de sanación de las personas homosexuales (y de otros pecados habituales), extraidos del sitio del hindú carismático Padre Manjackal (www.manjackal.net).

    Por cierto, la mayoría de los comentarios de ayer fueron excelentes, para ponerlos como favoritos.

    AVISO A POLÍTICOS

    Si ayer hay luz al final del tunel, hoy, no obstante, hay tempestad (y luz).

    Envío una supuesta locución o mensaje profético recibido por el Padre Manjackal, que contiene un gravísimo aviso a los políticos que aprueban leyes que van contra la ley divina y natural de la familia y matrimonio.

    Lo siento, pero hoy el fragmento de mensaje es completamente duro, pegador (el resto puede consultarse en el web indicado), y a pesar de que obviamente deja puertas y ventanas abiertas, el aviso es recio y claro:

    Mensaje II – 1 de abril de 2007 – Domingo de Ramos.

    "CONTEMPLAD COMO LIMPIO EL TEMPLO QUE SOIS"

    [...] Quiero que conservéis vuestra mente y cuerpo limpios y santos.

    No complazcáis a vuestro cuerpo con la fornicación, homosexualidad, adulterio y todas las formas de inmoralidad que son perversiones morales y que infectan al mundo entero llevándolo hacia una total degradación y destrucción de la sociedad humana.

    No olvidéis hijos míos, los sucesos de Sodoma y Gomorra, las ciudades más bellas y ricas de aquel timepo; las destruí completamente a causa de su vida inmoral especialmente por la homosexualidad.

    Odio que el hombre y hombre o mujer y mujer se presenten juntos como maridos y mujeres para disfrute sexual y placer,

    y aviso a los líderes de esas naciones que aprueban y promueven tales uniones y las reconocen como legales.

    Yo soy un padre amoroso que está presto para perdonar y mostrar la misericordia a miles de generaciones pero Conmigo está la cólera y el castigo:

    amor y misericordia para todos los que obedecen Mis palabras y mandamientos,

    y cólera y castigo para los que Me desobedecen.

    Enviaré calamidades y destrucciones como sequías, inundaciones, terremotos y huracanes sobre las naciones que reconozcan y legalicen las uniones homosexuales y lesbianas,

    y romperé y volcaré todos sus planes para el bien y la prosperidad de las naciones;

    y permitiré a la gente de las naciones perecer y a los enemigos de las naciones derrotarlas y superarlas.

    Hijos míos, Yo os amo, no quiero que seáis destruidos sino que viváis en paz y en prosperidad, esto es por lo que envié a Mi Hijo Jesús en quién podéis encontrar el perdón y la expiación de vuestros pecados, y encontrar el camino hacia lo justo, la santificación y la redención.

    El viene y llama a la puerta de vuestro corazón y si abrís vuestro corazón, El entrará en él para limpiaros y santificaros.

    Encontrad a Jesús en vosotros que sois templos a través de Su Espíritu, hacedle el Señor de vuestra vida entregándole todo lo que sois y todo lo que tenéis, haced una amistad personal con Él, caminad con Él en la justicia, paz y en la alegría del Espíritu Santo,

    y entonces seguramente a través de El vendréis a Mi y a Mi morada en donde os espero para daros la corona de la victoria y la herencia guardada desde toda la eternidad para aquellos que Le siguen.[...]

    (www.jmanjackal.net/esp/espmess07.htm)

    El texto original es la versión inglesa.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo4:57 p. m.

    Forty?(-_-)

    ResponderEliminar
  23. Después de haber visto la charada del movimiento gay hecha en Madrid este fin de semana, se me ocurren las siguientes opiniones:

    - No es admisible que los políticos consideren que la heterosexualidad como definición de familia y matrimonio es una simple construcción social como otra cualquiera;

    - Los políticos están sobredimensionando artificialmente a un grupo ultraminoritario; se quiere crear un falso sunami social de esta moda y bandera política.

    - La manifestación es, sencillamente, un acto ordinario, hortera, patético, sórdido, mascarada, ofensivo a la dignidad de las personas;

    - Estos grupos ultraminoritarios quiere imponer la exclusión pública de los defensores de la familia y matrimonio como la unión de hombre y mujer, y una deslegitimación moral de los que no pensamos igual;

    - Es un acto de intolerancia, una forma de persecución y ataque a la iglesia Católica, es una burla y una forma de hostigamiento;

    - ¿Por qué los políticos dan 100.000 euros de subvención para esta horterada?

    - Es un acto de imposición de un pensamiento único, que quiere impedir la libre disensión, el poder sostener en el debate público una opinión diferente.

    - Zapatero, aquí estamos por la libertad, no se impondrá ni ley de los tiranos, ni la ley del más fuerte, ni vamos a tirar la toalla.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Joan,
    He escuchado hoy en la televisión una cosa, a un político precisamente y decía algo así:
    En la unidad de todos está la fuerza, no se si eran estas mismas palabras, pero parecidas.
    Lo que aún no sabe este hombre, es que, si en esa unidad no está Dios en medio, nada, eso no funciona, porque la unidad la promueve y la refuerza Dios.
    Tú podrás formar una unidad con muchos y puede que de momento obtengas esa fuerza, pero a la larga se termina disolviendo si El no está.
    Y para que El esté hay que cumplir con las leyes de Dios primero.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo5:24 p. m.

    Manuel, a mi lo del movimiento gay me recuerda a los carnavales, una fiesta desde luego, totalmente pagana.
    Además creo que estas personas se ridiculizan ellos mismos haciendo esas cosas que no resultan nada agradables, si ellos piensan que así se sienten mejor,yo creo que no, creo que en el fondo se deben de sentir muy mal.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo5:48 p. m.

    Los políticos tratan de crear siempre confusión con esas cosas tan incoherentes y absurdas para tener engañada a la gente, y para desviar la atención cuando las cosas les van mal y tratan de hacernos alguna pirula, eso lo utilizan mucho.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo5:59 p. m.

    ¿Por qué los políticos dan 100.000 euros de subvención para esta horterada?

    -Esto me parece muy fuerte.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo6:20 p. m.

    Sí sois unos chupones.

    - No somos unos chupones, estamos aquí porque Dios quiere y hasta que El lo diga.
    Este blog es de Dios, y si tanto le molesta, es libre de no entrar en el.

    ResponderEliminar
  29. Ya esta bien, no os peleis, pero sería conveniente que se abriera un blog para discutir ampliamente las largas cuestiones que aquí exponeis.

    El blog del padre Fortea no me parece el más adecuado, tiene poca repercusión. Debeis buscar otro lugar.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo7:28 p. m.

    A mi nunca se me ocurriría ponerme como Nick: Dios, es curioso, me parece hasta una falta de respeto.
    Dios sólo hay uno y desde luego no eres tú.
    El nunca diria eso.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo7:32 p. m.

    Mira,
    Dios dijo: suena mal.
    Si pones Hijo de Dios dijo: entonces, suena mejor.

    ResponderEliminar
  32. Anónimo7:36 p. m.

    Anonymous dijo...
    A mi nunca se me ocurriría ponerme como Nick: Dios, es curioso, me parece hasta una falta de respeto.
    Dios sólo hay uno y desde luego no eres tú.
    El nunca diria eso.
    10:28 AM


    Anonymous dijo...
    Mira,
    Dios dijo: suena mal.
    Si pones Hijo de Dios dijo: entonces, suena mejor.

    10:32 AM

    ResponderEliminar
  33. Anónimo7:37 p. m.

    Anonymous dijo...
    A mi nunca se me ocurriría ponerme como Nick: Dios, es curioso, me parece hasta una falta de respeto.
    Dios sólo hay uno y desde luego no eres tú.
    El nunca diria eso.

    10:28 AM


    Anonymous dijo...
    Mira,
    Dios dijo: suena mal.
    Si pones Hijo de Dios dijo: entonces, suena mejor.

    10:32 AM

    Estoy de acuerdo me parece una falta de respeto.

    ResponderEliminar
  34. Anónimo7:45 p. m.

    [...]un blog para discutir ampliamente las largas cuestiones que aquí exponeis.

    El blog del padre Fortea no me parece el más adecuado. Debeis buscar otro lugar.

    10:11 AM

    Si todos soltamos nuestro rollo y exponemos lo que nos da la gana.

    ¿Nos quieres hechar a todos y quedarte tu sola? Si poco falta.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo7:47 p. m.

    El blog del padre Fortea no me parece el más adecuado, tiene poca repercusión. Debeis buscar otro lugar.

    - Lo de la repercusión la verdad, a mí concretamente no me importa, lo de los números se lo dejo a Dios, El sabrá lo que ha de hacer.

    - Mejor la confianza en el Señor.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo7:49 p. m.

    ¿Nos quieres hechar a todos y quedarte tu sola? Si poco falta.

    - Yo no quiero echar a nadie, al revés, podeis venir todos y escribir lo que querais.

    ResponderEliminar
  37. P Fortea, le veo muy político últimamente. Si un socialista está poseído no vendrá hacia usted para que lo exorcice (si ha leído su blog)

    ResponderEliminar
  38. Anónimo8:18 p. m.

    Al anónimo de las 10:45
    ¿Y tú de que lado estás?

    ResponderEliminar
  39. Anónimo9:39 p. m.

    A la bipolar:

    Hija mía, persevera en la medicación que te han puesto y medita si es cristiano pasar tanto tiempo con el ordenador encendido. Es malo para la salud y el espíritu, fuente de perversiones de todo tipo y tentaciones malsanas.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo10:16 p. m.

    JA,AJA,JA,JAAAAAAAAAAAAA
    Estaís todos los de este blog locos de atar.

    ResponderEliminar
  41. Es un abuso escribir comentarios tan largos, y ni siquiera eso, sino que son escritos de terceros, si les parece muy interesante, baste la recomendación del artículo, indicando la fuente.


    LO POCO AGRADA Y LO MUCHO ENFADA

    ResponderEliminar
  42. Anónimo12:10 a. m.

    Paco ¿Con que pie te has levantado hoy?
    Seguro que con el derecho no.

    ResponderEliminar
  43. Anónimo12:12 a. m.

    LO POCO AGRADA Y LO MUCHO ENFADA

    -No te enfades Paquillo de mi alma.

    ResponderEliminar
  44. Anónimo12:16 a. m.

    Francesc Xavier Sanuy dijo...

    P Fortea, le veo muy político últimamente. Si un socialista está poseído no vendrá hacia usted para que lo exorcice (si ha leído su blog).

    Respuesta:

    1. Todo socialista democrático debe aceptar las críticas del PP. Faltaría más.

    2. De la misma manera que los socialistas hicieron una oposición durísima al PP (Rubalcaba, 13-M, jornada de reflexión: "España no se merece un gobierno que miente".), ahora vuelven las tornas y el PSOE debe saber encajar una férrea oposición del PP.

    3. La situación de España, FXS, es muy delicada: 15 muertos por atentados etarras e islamistas (2 en la T-4 de Madrid, 6 soldados en el Líbano y 7 turistas en el Yemen), sin contar con la tiránica imposición de la Educación para la Ciudadanía, el laicismo beligerante de exclusión, los matrimonios y familias homosexuales, un proceso fallido de paz en el País Vasco, una política territorial disgregadora, por poner unos pequeños ejemplos.

    ResponderEliminar
  45. Di que si anónimo, así se habla con franqueza y con valentía.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo3:43 a. m.

    ¡Paquillo de mi alma!
    ¿Quienes serán los "pesaos" que ponen esos comentarios tan largos?
    ¿Es que no tenéis otra cosa que hacer?
    Por ejemplo ir a la piscina, a la playita, tomaros unas cañas...

    ResponderEliminar
  47. Querido padre Fortea.

    Sólamente corregirle un error. No cabe lugar al referirse al sacerdote católico P. Manjackal como hindú. Donde dice "hindú" debería decir "indio". Evidentemente él profesa el catolicismo y no el hinduísmo.

    ResponderEliminar