miércoles, julio 04, 2007

Qué bello es soñar


Hoy ha sido el día de la venganza. Y no tengo de nada de lo que arrepentirme, porque todo ha sucedido en sueños. No soy responsable de mis sueños. Puedo ser culpable de lo que haga despierto, pero de lo que haga cuando pierdo las consciencia, no.


Existe un cura en mi diócesis que es no perfecto, sino pluscuamperfecto. Por lo menos, ésa es la idea que tiene él de sí mismo. Tampoco parece que los años, ya ha rebasado con creces la mitad de la vida, hayan rebajado en algo esa alta consideración acerca de su trabajo y su persona. A mí concretamente siempre me recriminaba infinidad de detalles en mi labor, puesto que me sustituyó en una de mis parroquias. Sus recriminaciones siempre eran amargas, desabridas, incapaces de escuchar cualquier razón mía.


Hoy he soñado que en su parroquia había una celebración litúrgica. Su iglesia de techo muy alto, lucía la gran joya de la parroquia: una hermosa pintura en la parte de la cabecera de nueve metros de altura. La obra era de Miguel Ángel. Ya sé que no es muy fácil que el pintor renacentista hiciera un viaje secreto a España para hacer esta obra y menos en un templo que por sus materiales era del siglo XX, pero mis sueños no se detienen en pequeñeces. Además, ese trasunto del Juicio Final era estéticamente formidable.


El caso es que este cura que es muy amigo de hacer símbolos litúrgicos extraños, había formado un montón de leña entre el altar y la cabecera. La hoguera debía ser un símbolo donde quemar los típicos papelitos donde los feligreses habían escrito sus defectos. El cura con toda tranquilidad encendió la hoguera. En menos de un minuto, se dio cuenta de que el humo iba a ennegrecer la pintura. Pero cuando acudió horrorizado e impotente hacia la hoguera, el calor había comenzado a derretir los colores. Las figuras comenzaban a deshacerse como témpanos que se derriten.


Yo mismo, corriendo, me dirigí desde el primer banco hacia la mitad del presbiterio con las manos en la cabeza. No dije ni una palabra, pero mis manos en la cabeza, mi boca abierta, no decían tanto “¿¡qué ha pasado!?”, como “¿¡qué has hecho!?”. En la siguiente escena iba yo por una calle de Barbastro, deleitándome en el hecho de que debía llamar al vicario general para comunicarle la entera destrucción de una pintura de Miguel Ángel. Alguien tenía que decírselo. En ese momento, me llama justamente el vicario, completamente inconsciente del tema, preguntándome por otro asunto. El sueño acaba allí, yo con el móvil al oído y la boca que se me hacía agua, esperando a que acabara de hablar, deleitándome en la espera. El placer ha sido tan intenso, la venganza tan perfecta, que me he debido despertar de placer así como otros se despiertan en el clímax del horror durante una pesadilla.

50 comentarios:

  1. Anónimo1:50 a. m.

    Osea, Pluscuanperfecto = a más que perfecto ¿quiere decir eso?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:04 a. m.

    Si los defectos desaparecieran quemándolos en una hoguera, seriamos todos santos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:08 a. m.

    ¿Es difícil olvidar cuando alguien le hace daño a uno, verdad?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:17 a. m.

    Pero al soñarlo, el subconsciente que lleva archivado ese hecho lo saca durante la noche, es bueno soñarlo, señal de que en su interior quiere curar esa herida, poner paz con esa persona.
    A veces creemos que tenemos curadas las heridas, puede que haga mucho tiempo, pero no es nada fácil, cuando alguien te ha hecho daño de alguna manera, cerrar del todo la herida cuesta más de lo que pensamos.
    Uno puede perdonar y perdona de corazón, pero en alguna parte del mismo, aunque hayas perdonado la herida se queda ahí.
    Cuando hacemos daño, o nos hacen daño, se abre un largo proceso para esas dos personas.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:19 a. m.

    Tanto para la que ha realizado el daño, como para la que lo ha recibido.
    Complicado.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:21 a. m.

    Complicado si no se da entre las dos personas la reconciliación auténtica.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:27 a. m.

    Padre Fortea,sea generoso con las flaquezas del progimo.Por ahi creo que esta cayendo en la tentación...!

    ResponderEliminar
  8. Qué risa me dio ese sueño: tan lleno de detalles y tan contundente...

    ...Es que hay ciertos "pluscuamperfectos" expertos en ver pelos y moscas en todos los platos...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9:26 a. m.

    [...]cuando alguien te ha hecho daño de alguna manera, cerrar del todo la herida cuesta más de lo que pensamos[...]

    Sobretodo si sigue creyéndose pluscuamperfecto y sigue... sigue...con las injusticias y la democracia como aquellos tres en una isla desierta.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo10:22 a. m.

    Plusuanperfecto no somos nadie, sólo Dios.

    ResponderEliminar
  11. la alusión en el sueño al cuadro del juicio de MIGUEL ÁNGEL , esto sí que es de Psicoanálisis padre, yo nunca he hecho ni recibido psicoanálisis ,esa persona sin quererlo está quemando el mal juicio que tenía de usted.

    El placer entre sueños es algo común que no debe desasosegarle , sea feliz , durmiendo , es el momento donde emigramos a un área de descanso. Yo hace mucho que no la encuentro , ni en sueños.

    Me voy del blog ,( no me lloréises) espero que seguréis utilizando mi identidad para cualquier uso que estiméis oportuno. Os dejo a Mrs Wells que es lo mejor que os ha pasado nunca
    Sinceramente vuestra

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12:20 p. m.

    esa persona sin quererlo está quemando el mal juicio que tenía de usted.

    En en sueño ¿es lo que nosotros queremos que ocurra? ¿O es lo que pasa en la realidad?

    ResponderEliminar
  13. Anónimo12:21 p. m.

    Como siempre ¡muy simpático! :)

    ResponderEliminar
  14. Anónimo4:37 p. m.

    Ya se que lo que voy a contar no va mucho con el post del padre, pero creo que algo si.

    El otro día me contaba una de mis amigas que se encuentra en la misma situación que mucha gente, es decir que están pasado por un verdadero calvario porque dicen que entre compañeros se hacen la vida imposible, bien por ese deseo de ser siempre el mejor, el mas listo, el mas guapo, tanto, que cuando tiene que consultar a otro/a compañero algo sobre lo que dudaba, este/a le contestaba: ¡ah!, no se, cuando perfectamente lo sabía. Hay mucha gente que está sufriendo verdadero acoso también en los trabajos, sobre todo cuando saben que eres católico, van a por ti. Los católicos no somos bichos raros, ni nos comemos a nadie, ni apartamos a nadie, somos gente muy normalita, ya me veis a mí.

    Yo en mi trabajo actual, gracias a Dios no tengo ese problema, puesto que aunque no os lo creáis, hemos formado una familia, donde los unos nos ayudamos a los otros, incluso cuando dudamos en algo, nadie es perfecto ¿O si? ¿Hay alguien perfecto? Eso no quita que un día, te hayas levantado con el pie izquierdo y en un momento de mucho trabajo o tensión, alguno te suelte una patada por la boca, pero lo bueno es que en seguida se reacciona y se pide perdón y seguimos como si nada hubiera pasado, no le damos importancia. Pero antes de este trabajo he tenido otros, en los que sí he sufrido un verdadero calvario, por eso se lo que ocurre.

    La tolerancia, es muy importante en la convivencia de unos con los otros, ya que pasamos más tiempo en el trabajo que con nuestras propias familias, es bueno hacer familia en donde quiera que estemos tantos tiempos juntos, aunque cada uno opine de una forma distinta, eso no es importante, importante es aprender a convivir juntos, que los unos aprendamos de los otros, sobre todo el respeto.

    No es mejor el que se cree que sabe más y se pasa todo el día dando patadas para que no le pisen su puesto, no es una cuestión de alcanzar las cosas pisando a los demás, sino de alcanzar lo que uno quiere por si mismo, pero no humillando a los demás como se está haciendo entre compañeros en las Empresas, pues la Empresa debe ser, tú 3ª familia; primero la familia espiritual, es aquella que Dios te ha puesto, 2ª tú familia, si tu familia además comparte contigo la familia espiritual, mejor que mejor, y la tercera la familia laboral, puesto que se vive con ella al menos 8 horas de todos nuestros días.

    Seamos entonces más humanos, tengamos más amor para servir mejor, y todo funcionará mejor y los jefes estarán más contentos y tal vez nos suban un poco el sueldo que algunos están muy bajos, otros no.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo4:49 p. m.

    Me alegro que en este nuevo trabajo te encuentres bien y que se respire paz y armonia. Deseo que este sentimiento de este momento se alargue para el resto de tu vida.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo4:52 p. m.

    Muchas gracias, ya llevo 9 años ahí, pero entre todos lo hemos conseguido. Es muy importante trabajar en equipo, porque si se trabaja en equipo se forma familia.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo5:10 p. m.

    Entonces no eres la persona que me pensaba.
    Os deseo a ambos que os vaya bien en el trabajo.
    A la otra persona le deseo que Dios le ayude.

    ResponderEliminar
  18. Mrs Wells5:59 p. m.

    Para pluscuamperfectos (al menos que se lo creen) los británicos...Hijos de la Gran.....
    Bretaña...Pero en ellos es cultural, les han enseñado a ser así. Yo llevo 10 años aquí y todavía llevo la cabeza alta (debe ser un milagro) y eso que todos los días se que alguien me va a recriminar por algo...

    la humildad es mas valiosa a mi gusto.

    Un chistecillo sobre el cura arrogante: en su visita al domicilio de uno de sus feligreses le aBRE LA PUERTA UN NIñO pequeño. El cura le dice: "Sabes quién soooooy?" El niño se a su madre y le dice: " Mamá en la puerta está el señor cura que se le ha olvidao quien es!"

    Pues eso Padre. Lo importante no es ser perfecto...le queremos!!!!!

    En otro orden de cosas, que nos deja Sheila!!!!y quien me va a piropear ahora.

    Sheila volverás pronto no?

    ResponderEliminar
  19. Anónimo6:15 p. m.

    En realidad, tenía dos buenas noticias que comunicar al vicario:

    - Que se derritió la pintura de Miguel Angel por culpa de...

    - Que Zapatero ha sido derrotado en las urnas de forma inapelable.

    Otra noticia que me olvidaba:

    - Que todos los días serán fiesta y cobraremos paga doble cada mes.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo6:30 p. m.

    ¿No cree,que a lo mejor Dios le pone personas como esta,para su santificación? Deberia estar agradecido y rezar por el pluscuanperfecto,seguro que le serviria a los dos.

    ResponderEliminar
  21. Como dijo Lope de Vega;

    Porque la vida es sueño y los sueños, sueños son.

    Aunque, por otro lado, lo de nuestro Dios no es un sueño, sino una realidad viva.

    Dios les bendiga

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo7:06 p. m.

    muy bueno el anónimo de las 7:37 sobre el ambiente laboral y por desgracia muy real. Algunos compañeros de trabajo son casi psicópatas y otros con su conducta son auténticos agentes del maligno (situaciones de acoso, corrupción, etc). Por desgracia no exagero ¡qué más quisiera! Ah, y como se enteren de que eres católico, a prepararse, que te nombran tácitamente representante del Vaticano en el lugar y te hacen blanco de todo tipo de bromas y comentarios.
    Ah, P.Fortea, sobre su post: ud sueña despierto, como Luther King. De todos modos, su blog sigue siendo genial.
    Saludos cordiales a todos, después de mucho tiempo sin pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  24. Saludos cordiales al Padre Fortea: en primer lugar admiro su carrera eclesiastica, su especialidad de exorcista y su juventud que me separa de la mía en más de 20 años para abajo. He leído bastante en sus contenidos de blog y la página web y no he encontrado referencia alguna a la supuesta ARCA DE NOE que han encontrado los americanos. Le invito a entrar en la web ( www.wyattmuseum.com ). Pero mejor la encontrará pinchando con el Google ARCA DE NOE. Tambien le sugeriria que se metiera en el estudio del Creacionismo Científico, nos descubre el Cosmos de una manera nueva. Saludos en Cristo.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo8:20 p. m.

    jajajaja Padre Fortea, llame al vicario y cuéntele el sueño, y dígale que eso no es nada para los sueños que tiene con él jajajaja.*

    ResponderEliminar
  26. Q gracioso sueño, lo ha contado tan bien q me imagino la escena!! jajajaja... he reido mucho!!!

    ResponderEliminar
  27. Anónimo10:30 p. m.

    El ARCA DE NOE.
    ¡Que bonita y con el Arco Iris!

    ResponderEliminar
  28. Anónimo10:31 p. m.

    ¿Por qué os reís tanto del padre?, dejarle ya en paz, que sueñe con lo que quiera.
    los sueños, sueños son...

    ResponderEliminar
  29. Anónimo10:42 p. m.

    Al anónimo de las 10:06.

    Animo, mucho ánimo amigo/a, creo que la gente es así porque no sabe que hay otra cosa que se llama amor, ellos, no todos, son víctimas de un mundo violento, competitivo, que te bombardea constantemente diciéndote, que si no eres el mejor y no te adaptas a sus leyes, las del mundo por supuesto, no las de Dios, no sirves para nada, estas obsoleto y pasado de moda, porque lo que se lleva es la agresividad, cuanto más agresivo seas mejor para todos, los del mundo. Pero ¡hay amigo!, no saben que para ellos también llega su San Benito, les llega la enfermedad igual que a todos, la pérdida por ejemplo de un hijo, infinidades de cosas como a todos, lo único que si no estás preparado, cuando te llegan esas cosas, viene la depre, o el querer suicidarte, porque no tienes valores auténticos dentro de ti que te hagan seguir luchando, que den un sentido a tu vida.
    ¿De que sirve tanto ataque, tanta violencia, tanta agresividad? De nada, absolutamente de nada porque el que más pierde y el que más daño se hace, es la misma persona que así actúa. A los demás, Dios nos va reuniendo y convocando.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo11:16 p. m.

    Sheila ¿te vas de vacaciones?
    Te voy a extrañar mucho, vuelve pronto.
    Mucho cuidado con los transportes, no está el horno para bollos.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo11:26 p. m.

    Mrs. Wells, la verdad es que son un poco "estiradillos" ¿verdad? Por lo que veo en la tele, la verdad no los conozco demasiado.
    "Cuénteme algo sobre el estado y la religión, por favor".

    ResponderEliminar
  32. P. Forte dijo: Y no tengo de nada de lo que arrepentirme, porque todo ha sucedido en sueños. No soy responsable de mis sueños. Puedo ser culpable de lo que haga despierto, pero de lo que haga cuando pierdo las consciencia, no.

    Respondo: ¿Y el post en que cuenta "su venganza" lo escribió mientras soñaba o cuando estaba despierto?

    ResponderEliminar
  33. Anónimo11:41 p. m.

    ¿Podria alguien decirme si en la religión Anglicana se quiere a la Santísima Virgen?

    ResponderEliminar
  34. Anónimo12:56 a. m.

    He encontrado una cosa muy extraña.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo12:57 a. m.

    Cartas filosóficas
    Quinta carta: Sobre la religión anglicana
    [Carta. Texto completo]
    Voltaire

    Este es el país de las sectas. Un inglés, como hombre libre, va al cielo por el camino que más le gusta.

    Sin embargo, pese a que cada cual puede servir a Dios a su manera, la verdadera religión, aquella en la que uno puede hacer fortuna, es la secta de los episcopalianos, llamada Iglesia Anglicana, o Iglesia por excelencia. En Inglaterra o en Irlanda no es posible conseguir un empleo sin ser un fiel anglicano. Esta razón, que es muy convincente, ha con- vertido a tantos no-conformistas, que hoy tan sólo la vigésima parte de la población no pertenece a la Iglesia dominante.

    El clero anglicano ha mantenido muchas ceremonias católicas, y en especial la de cobrar diezmos con cuidado muy escrupuloso. Los sacerdotes anglicanos poseen la piadosa ambición de ser los amos.

    Además, fomentan entre sus ovejas un santo celo contra los no-conformistas. Este celo fue particularmente vivo durante el gobierno de los «tories», en los últimos años de la reina Ana; pero sus efectos no iban más allá de, en ocasiones, romper los cristales de las capillas heréticas. Las guerras civiles han terminado en Inglaterra con la furia de las sectas y en el reinado de la reina Ana se escuchaban sólo los sordos ruidos de un mar todavía agitado mucho tiempo después de la tormenta. Cuando los «whigs» y los «tories» desgarraron su país, como anteriormente güelfos y gibelinos habían desgarrado Italia, fue necesario que la religión entrara en los partidos. Los «tories» eran partidarios del episcopado; los «whigs» querían abolirlo, pero cuando fueron los dueños de la situación se contentaron con quitarle importancia.

    Cuando el conde Harles, de Oxford, y Lord Bolingbrobe bebían a la salud de los «tories», la iglesia anglicana los veía como los defensores de sus santos privilegios. La asamblea del bajo clero, que es una especie de Cámara de los Comunes formada por eclesiásticos, gozaba entonces de cierto prestigio; tenía, por tanto, libertad para reunirse y ordenar que- mar de vez en cuando algunos libros impíos, es decir, los escritos en contra suya. El gobierno, que actualmente es «whig», ni siquiera permite a esos caballeros tener sus asambleas; están reducidos en la oscuridad de sus parroquias a la triste función de rezar por el gobierno, al cual si pudieran ocasionarían gustosamente problemas. En cuanto a los obispos, veintiséis en total, continúan teniendo asiento en la Cámara alta a pesar de los «whigs», pues todavía persiste el viejo abuso de considerarlos barones, pero no tienen en ella más poder que los duques y pares en el Parlamento de París. Hay una cláusula en el juramento que se presta al Estado que pone a prueba la cristiana paciencia de estos caballeros.

    Se promete pertenecer a la Iglesia, tal como la establece la ley. No hay un solo obispo, deán o arzobispo que no crea serlo por derecho divino; por tanto, es una gran mortificación para ellos encontrarse en la obligación de confesar que es una miserable ley hecha por profanos laicos la que les otorga el poder que poseen. Un religioso (el padre Courayer) ha escrito hace poco un libro para probar la validez y la sucesión de las ordenaciones anglicanas. Esta obra ha sido prohibida en Francia; pero ¿creéis acaso que ha gustado al gobierno de Inglaterra? De ninguna manera. A estos malditos «whigs» les preocupa muy poco haber interrumpido o no la sucesión episcopal y que el obispo Parker haya sido consagrado en una taberna, según se dice, o en una iglesia.

    Ellos prefieren que los obispos deban su autoridad al Parlamento y no a los apóstoles. Lord B. dice que esa idea del derecho divino servirá solamente para formar tiranos de esclavina y roquete, mientras que la ley hace ciudadanos.

    En cuanto a las costumbres, el clero anglicano es más morigerado que el de Francia, y he aquí la causa: todos los eclesiásticos se ordenan en las universidades de Oxford o Cambridge, lejos dela corrupción de la capital; son llamados a las dignidades de la Iglesia a edad avanzada, cuando los hombres no tienen más pasión que la avaricia, cuando su ambición carece de alimento, Los empleos son aquí la recompensa de grandes servicios prestados a la Iglesia o al ejército.

    Aquí no se ven obispos jóvenes ni coroneles recién salidos de los colegios. Además, casi todos los sacerdotes están casados; la poca gracia adquirida en la universidad y el escaso trato con las mujeres hacen que generalmente un obispo deba conformarse con su propia mujer. Los sacerdotes van a veces a la taberna y si se emborrachan lo hacen seriamente, sin escándalos.

    Ese ser indefinible, que no es eclesiástico ni seglar, en una palabra, lo que llamamos abate, es una especie desconocida en Inglaterra; aquí casi todos los eclesiásticos son reservados y casi todos pedantes.

    Cuando se enteran que en Francia jóvenes conocidos por su liviandad y elevados a la prelacía por intrigas de mujeres hacen públicamente el amor, se dedican a componer canciones galantes, ofrecen diariamente cenas largas y delicadas, y después van a implorar las luces del Espíritu Santo, y con todo tienen el valor de llamarse sucesores de los apóstoles, dan gracias a Dios de ser protestantes.

    Pero se trata de villanos heréticos, dignos de ser quemados en los infiernos, como dice el señor François Rabelais, motivo por el cual no me mezclaré en sus asuntos.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo12:58 a. m.

    ¿Alguién me puede explicar qué significa esto, por favor?

    ResponderEliminar
  37. Anónimo12:59 a. m.

    A este tal Voltaire parece que no le caen muy bien los Anglicanos.
    ¿Será por algo?

    ResponderEliminar
  38. Anónimo1:04 a. m.

    ¿El Voltaire este será el escritor-filósofo francés que ya se murió?.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo1:06 a. m.

    ¿Podria alguien decirme si en la religión Anglicana se quiere a la Santísima Virgen, nuestra Madre?

    ResponderEliminar
  40. Anónimo1:08 a. m.

    Silveri, usted sabría explicarme por favor algo de la carta esa?

    ResponderEliminar
  41. Anónimo1:13 a. m.

    ¿Pero son católicos o no son católicos?

    ResponderEliminar
  42. Anónimo11:29 a. m.

    Me sustituyó en una de mis parroquias.

    - A mi me gusta mucho la Pârroquia que tiene ahora, es muy bonita y tranquila, de las que a mí me gustan.

    ResponderEliminar
  43. Anónimo11:35 a. m.

    Piense: que no hay mal que por bien no venga.

    ResponderEliminar
  44. Anónimo5:34 p. m.

    Al anónimo de la 1:42 PM
    Muchas gracias por los ánimos. (Soy la de las 10:06)

    ResponderEliminar
  45. Anónimo11:06 p. m.

    El último post.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo1:48 p. m.

    Al anónimo de las 2:06
    ¿Y eso que quiere decir?

    ResponderEliminar
  47. Anónimo9:21 a. m.

    Santa Teresa nos dejó el siguiente relato sobre el fenómeno de la transverberación: "Vi a mi lado a un ángel que se hallaba a mi izquierda, en forma humana. Confieso que no estoy acostumbrada a ver tales cosas, excepto en muy raras ocasiones. Aunque con frecuencia me acontece ver a los ángeles, se trata de visiones intelectuales, como las que he referido más arriba . . . El ángel era de corta estatura y muy hermoso; su rostro estaba encendido como si fuese uno de los ángeles más altos que son todo fuego. Debía ser uno de los que llamamos querubines . . . Llevaba en la mano una larga espada de oro, cuya punta parecía un ascua encendida. Me parecía que por momentos hundía la espada en mi corazón y me traspasaba las entrañas y, cuando sacaba la espada, me parecía que las entrañas se me escapaban con ella y me sentía arder en el más grande amor de Dios. El dolor era tan intenso, que me hacía gemir, pero al mismo tiempo, la dulcedumbre de aquella pena excesiva era tan extraordinaria, que no hubiese yo querido verme libre de ella.

    ResponderEliminar
  48. Anónimo9:24 a. m.

    El anhelo de Teresa de morir pronto para unirse con Dios, estaba templado por el deseo que la inflamaba de sufrir por su amor. A este propósito escribió: "La única razón que encuentro para vivir, es sufrir y eso es lo único que pido para mí". Según reveló la autopsia en el cadáver de la santa, había en su corazón la cicatriz de una herida larga y profunda.

    ResponderEliminar
  49. Anónimo9:29 a. m.

    La Anunciación, al igual que La Transverberación guardan similitudes.

    ResponderEliminar