domingo, julio 15, 2007

Sigo con mis lecturas


Sigo avanzando en el mismo libro de lectura. Después de mis cenas, en las semanas pasadas, he buscado y examinado centenares de fotografías para conocer a los personajes secundarios de ese drama que fue la Segunda Guerra Mundial. He podido ver a Ribbentrop estrechando la mano de muchos dignatarios, siendo conducido en coche, pasando revista ante jóvenes uniformados que pocos años después yacerían muertos en muchos campos de Europa y África. Examino las fotos con minuciosidad, los gestos, la psicología que desprenden esos gestos, los rostros de los personajes que rodean la escena principal.

Pensando en este ministro de Asuntos Exteriores alemán, me preguntaba hoy cómo habría vivido el último año de su mundo que se hundía. Era evidente que por fuerte que fuera el hechizo de Hitler, ese mundo se hundía. ¿Qué pensaría? ¿Qué sentiría? Llegaron a convencerse de que eran como Dios, y ahora el edificio en el que estaban metidos se les derrumbaba a trozos, como si el avance del tiempo fuera también parte de esta nueva lección. Un derrumbe por fases, una inesperada lección que iban aprendiendo día a día. La mente de Hitler o de Mussolini hacía ya mucho tiempo que orbitaba lejos de la tierra, pero sus segundones, sus sicarios, no podían obviar lo que aparecía ante sus ojos. Me hubiera encantado acercarme a una prisión y hacerle preguntas en una celda. La última foto de Ribbentrop yaciendo tras ser ahorcado supone la última lección de esta historia. El orgullo, la soberbia y la horca. La muerte aplicada a los administradores de la muerte.

7 comentarios:

  1. manuel apasionado de Marga12:35 p. m.

    Hola.Me llamo Manuel,mido 1,85,ojos azules,rubio y 20 años.Si te apetece conocerme llama a la oficina del blog de este santo padre y concierta nuestra cita.No te arrepentirás,Marga.

    ResponderEliminar
  2. ji,ji,ji... que bueno. Me gusta reír.
    El problema es que cuando me entra la risa a veces no es el momento oportuno ayer fue mientras íbamos a cantar los kyries. Primero cantan los hombres luego las mujeres. Nos da tanta vergüenza que apenas nos sale la voz. Un amigo hizo la voz flojita de mujer para ayudarnos y yo aún me tronchaba más cuando le veía la cara.
    En la misa tuve que concentrarme el máximo para no troncharme de risa. Justamente era el momento de pedir perdón a Dios. Ya ves si era inoportuna la risa.

    ResponderEliminar
  3. Hola.Me llamo Manuel,mido 1,85,ojos azules,rubio y 20 años.Si te apetece conocerme llama a la oficina del blog de este santo padre y concierta nuestra cita.No te arrepentirás,Marga.

    3:35 AM

    Claro que me encantaría conocerte.
    No por tus medidas ni atributos.
    Cuando venga por Madrid podemos ir a patinar ¿d'acord?
    Al santo páter y concertar una cita. Me encanta la idea.
    Él tiene mi teléfono. Ponte en contacto con él que me lo comunicará.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:14 p. m.

    20 años

    Eres mucho más joven que mi hija. Incluso para ella eres un crío.

    Que no decaiga el buen humor. Merche.

    ResponderEliminar
  5. para manuel apasionado de Marga...

    Me has recordado de cuando patinábamos en el paseo de la playa. Los jovencitos disfrutaban de toparse con todas sus fuerzas con las mujeres. Alguno se debía quedar medio sordo del grito que pegábamos.
    Me he enterado años más tarde que lo hacían a propósito. Lo contaron a mi hija. Le dijeron que les hacia gracia.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:54 p. m.

    Para manuel apasionado, no has respondido
    Ya has concertado la cita, espero impaciente la respuesta...

    Ya me dirás que impresión te ha dado.

    ResponderEliminar