sábado, julio 28, 2007


Sólo hay que ver el rostro de esta mujer en una iglesia de China, para ver el rostro de la fe.

6 comentarios:

  1. Anónimo2:07 a. m.

    Si, los ojos de la fe.

    ResponderEliminar
  2. Te doy gracias, Padre, porque has revelado tus secretos a los pequeños y sencillos y se LOS HAS OCULTADO A LOS SABIOS DE ESTE MUNDO... si es que DIOS es magníficamente SENCILLO....

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:15 p. m.

    Es tan sencillo cómo la mirada y el recogimiento de esta ancianita.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:47 p. m.

    La foto más sencilla y la más profunda. Un beso para la abuelita de parte de.......Dios

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:40 p. m.

    lo más tierno qué he visto. Gracias Diosito por estas personas.
    y nosotros chachareando de políticos y obispos, ba!!

    ResponderEliminar
  6. FLORECILLA8:03 p. m.

    EN VERDAD LA MIRADA DEL HOMBRE ES EL ESPEJO DE SU ALMA.

    ResponderEliminar