domingo, julio 08, 2007

Yo confieso


Hoy he ido a confesarme. Aunque aquí en el blog pudiera yo parecer un poco gamberro e informal, en el fondo es puro barniz.

Siendo cura es más duro confesarse. ¿Qué va a pensar este compañero de mí? ¿Echaré por tierra una imagen labrada durante años? Tengo confesor fijo, pero eso no es óbice para que estos y otros muchos retorcidos pensamientos nos asalten a los curas. Porque no hay nada más embarazoso que confesarse con un colega. Felices los laicos que llegan en el anonimato y se van en el anonimato. Por eso en los pueblos cuesta un poco más confesarse.

Y este proceso psicológico es el mismo confieses grandes cosas o pequeñas. Un conocido siempre es un conocido. A la hora de recibir los consejos, prefiero que me conozca. Pero a la hora de decir las faltas, prefiero que no me conozca.

No voy a decir dónde me confieso, pero el entorno se presta al arrepentimiento. Las bóvedas de piedra, las vidrieras, las largas naves. Los buenos y atinados consejos de este pastor, siempre comprensivo, siempre paternal. Después me imagino a Jesús que me dice que me perdona. Si de algo no he dudado nunca es del perdón del Redentor. Mis pecados nunca pueden llegar a la altura de su perdón. Bueno, a ver si en diez años más, por fin, llego a ese grado de santidad tan perseguido.

64 comentarios:

  1. Anónimo12:24 a. m.

    El cura “rojo” de Vallecas se queda sin parroquia.

    Enrique de Castro, el popular sacerdote símbolo de la lucha por los más marginados, va a perder su templo de Entrevías.

    La parroquia de San Carlos Borromeo tiene los días contados.

    El arzobispo de Madrid ha decidido cerrarla como lugar de culto y reconvertirla en un centro de Caritas.

    Acusa a Enrique de Castro y a sus dos compañeros curas de “realizar una liturgia y una catequesis que no son eclesialmente homologables”.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:32 a. m.

    Y yo sin enterarme, menos mal que El Espíritu Santo sopla de vez en cuando.

    Enrique de Castro a usted le pasa como a ZP, el blanqueo, pero no nos engaña porque el Espíritu Santo no está en usted.

    Métase en el confesionario y pida perdón a Dios por todo el mal que ha hecho, porque usted Enrique de Castro perdió la fe y no ha seguido el Evangelio de Jesucristo sólo su propio criterio, Dios nos guarde de personas como usted, rezaré para que El Espíritu Santo le mueva al arrepentimiento y realice en usted una verdadera conversión.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:37 a. m.

    Y a sus secuaces, Enrique de Castro les digo lo mismo que a usted.

    Como mangoneen más con temas tan serios o se les ocurra seguir esa línea, aténganse a las consecuencias del que es Padre Misericordioso, pero es también Justo Juez.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:38 a. m.

    ¡Todos al confesionario!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:49 a. m.

    Entre los masones y los que siguen a los masones vamos apañados.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:05 a. m.

    ¿Qué es verdadero arrepentimiento? El arrepentimiento verdadero se llama contrición.
    Está caracterizado por una pena profunda y de acuerdo a Dios por haberlo ofendido.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1:08 a. m.

    Sin arrepentimiento no existe el perdón de los pecados, y sin arrepentimiento ninguna persona puede experimentar la vida eterna, que es comunión con Dios.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:09 a. m.

    ¿Quiénes, entonces, han de arrepentirse?
    Los pecadores han de arrepentirse.

    Cada persona que es soberbia, orgullosa y arrogante, que ha sido bautizada en el jugo de la estima personal, no podrá nunca experimentar el perdón de sus pecados y la salvación.

    Jesús vino a buscar y a salvar pecadores.

    Y la Biblia declara que todos son pecadores.

    Si usted niega esto, no podrá arrepentirse y ser salvo.

    Una persona recta ante sus propios ojos no podrá arrepentirse nunca y ser salva. Nunca llegará al cielo.

    Pero cada vez que una persona se arrepiente, lo cual es, por supuesto, resultado de la obra de Dios sobre el pecador, existe un gran regocijo en el cielo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:18 a. m.

    Oh Jesús, qué pena me dan los pobres pecadores.

    Oh Jesús, concédeles el arrepentimiento y la contrición.

    Acuérdate de tu dolorosa pasión. Conozco tu infinita misericordia, no puedo soportar que perezca el alma que tanto te costó. Oh Jesús, dame las almas de los pecadores.

    Que tu misericordia descanse en ellas; quítame todo, pero dame las almas. Deseo convertirme en hostia expiatoria por los pecadores.

    Que el cuerpo esconda mi sacrificio, ya que tú también escondes tu santísimo Corazón en la Hostia, a pesar de ser una inmolación viva.

    Transfórmame en ti, oh Jesús, para que sea una víctima viva y agradable a ti.

    Deseo satisfacerte por los pecadores en cada momento (...) Oh Creador mío y Padre de gran misericordia, confío en ti porque eres la bondad misma.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:55 a. m.

    La Virgen María , Madre de Dios y Madre Nuestra recomendó en Brasil Confesar los pecados 1 Vez por semana. Según ella la confeción semanal da mucha fuerza de voluntad y gracia para no caer en la tentación. Qué maravilloso sería el Mundo si todo el mundo se confesara una vez por semana!!! Un Mundo en gracia de Dios, un paraiso anticipado. Amen a Dios por este don gratuito de su Misericordia!!!

    José de Pedro
    Santa Fe de la Vera Cruz-Argentina

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8:28 a. m.

    Yo se donde están esos confesionarios.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:00 a. m.

    Es verdad que da mucha vergüenza confesarse.
    Los curas que he encontrado en cada confesión han parecido más amigos que curas. Han hecho que cuando hablara con ellos me olvidara de quienes eran.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo9:09 a. m.

    Son como verdaderos padres.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo10:13 a. m.

    Me hablaban con tanta amistad, que luego al estar en casa he pensado. "No me habrá perdonado bien". Se le habrá olvidado. ¡No le ha dado importancia a lo que he dicho!, ¡Si yo hablaba en serio!

    Luego los consejos que alguno me ha dado han sido muy graciosos...

    Pero sí, que tuvira tiempo para mi misma y mis cosas.

    ResponderEliminar
  15. Hola..

    En el post de ayer no tuve tiempo de escribir, lo leí, pero eso que a veces no se puede estar en todo.

    Pues, Pater es bueno hablar de todo.

    Cuando confieso lo hago con conocidos. Siempre los noto amigos, como si estuviese con Jesús .Todos tenemos puntos débiles que demenos tratar. Sí, se acaban conociendo estos puntos, y hay que luchar por poner remedio.

    Y siendo algo grande o pequeño siempre duele decirlo. Pero aunque débiles, por su gracia se obtiene lo que nos falta, sobre todo si siendo conscientes se lo pedimos.

    Por desgracia si uno deja perder su humildad, pierde la gracia y el sustento divino porque ya cree mas en sí mismo que en el espíritu Santo. Es el comienzo del error, se siguen tentaciones que en la errada libertad nos separan cada vez mas de Dios.

    Dios ya no es lo primero, se inventan doctrinas.. el amor es la verdad, pero la lealtad a Dios, el verdadero justo, está por encima de nuestras modas.

    Todo no vale. Lo que está contra Dios, no es de Dios.

    Santo eres en verdad Señor, fuente de toda Santidad...

    Si es necesario, al confesionario y a tomar con dignidad la eucaristía, límpios con el mas límpio.

    Pero bueno.. en el esfuerzo y la sincera preocupación está el camino.Para quién lo quiera seguir.

    Y en las obras y todo lo demás.. pero nunca se ha de dejar de lado este precioso sacramento de la reconciliación cuando se crea necesario usarlo.

    Dios les bendiga y proteja.

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  16. Una vez fui con una lista a confesarme para no olvidarme nada.
    Al cura le hizo mucha gracia.
    Me dijo si no es como si fuéramos a hacer las compra, Dios nos perdona.
    Asi es que páter me queda usted.
    ¡Cuándo quiera!

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1:58 p. m.

    Creo que no está mal despues de hacer el examen de conciencia, escribir.
    Porque luego se olvidan cosas, yo a veces lo hago también.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo2:09 p. m.

    Si, creo que es muy bueno escribirlos, porque alguna vez me ha pasado después de hacer el exámen de conciencia, ir al confesionario y quedarme totalmente en blanco. Puede ser cosa del demonio también para que no puedas decir los pecados.
    Es muy astuto.

    ResponderEliminar
  19. Sí, tuve que insistir bastante y decirle me quiero confesar almenos de éste.
    Me miró y siguió sonriendo como si no hubiera dicho nada.
    Luego se lo comenté a usted páter, y también como si no hubiera dicho nada.

    ResponderEliminar
  20. Mi peor pecado, la poca de paciencia con mi marido. Cuando está entretenido con sus cosas no se acuerda de nada ni que los demás existamos, luego se acuerda y en dos segundos quiere recuperar el tiempo perdido.
    Si hablamos no para, una palabra detrás de la otra y quiere que le conteste rápido y yo aún estoy analizando la primera.

    Que me muevo y cambio de silla ¿¡dónde vas...!?
    ¿¡Qué pasa...!?
    ¿Porqué te vas allí?
    ¿Qué piensas?
    Quiere explicaciones de cada uno de mis movimientos.

    ResponderEliminar
  21. Yo le digo no podrías tener un término medio en todas las cosas.

    ResponderEliminar
  22. Pero soy yo la que ... está rara.

    Será que yo me lo imagino todo y la que está equivocada.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo4:06 p. m.

    ¡Que graciosa Marga!
    Muchos de los hombres son así, peciencia, santa paciencia!
    Y hablarle y hacerle entender cuando no lleve razón.

    ResponderEliminar
  24. Y hablarle y hacerle entender cuando no lleve razón.
    7:06 AM

    No, no puedo.
    HE DE DARLE SIEMPRE LA RAZÓN.
    Así me lo han aconsejado.

    El pillín que ya ha calado que la conversación para, al darle la razón.
    Me dice no, no me des la razón que no la tengo.
    Supondo que lo hace para alargar la conversación.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo4:26 p. m.

    Paz y Bien:

    Muy interesante.
    Podía contar cosas buenas y muy malas. Desde una tarde que tuve que desplazarme 150 kms. el gran sacerdote que me atendió dejó toda una tarde los ejercicios espirituales que estaba haciendo, para escucharme y hablar después de querer hacerlo durante 12 años con mi confesor, (yo creía era mi director) sin poder hacerlo, porque aunque muy tarde comprendí que una cosa es
    ---perdonar pecados
    otra
    ---aconsejar y dirigir
    yo lo comprendí, él creo que aun no lo ha hecho.
    Aquella tarde experimente la presencia de Dios en el sacramento, el bien que puede hacer un sacerdote en nombre de Dios.
    Las cosas malas me las guardo, pero de verdad, la persona que tenga la fe poco arraigada, puede hacer aguas muchas veces.

    Sobre lo dificil de confesarse en los pueblos, tengo gran experiencia. En mi zona aprovechan las fiestas y se trasladan a otros pueblos para confesar por la razón que explica el Padre.

    EL PATER EN UNO DE LOS ULTIMOS SERMONES DICE.
    PARECE QUE ESCUCHO A JESUS PERO NO CONSIGO VER SU ROSTRO.

    EL ROSTRO DE JESUS ES DE MAJESTAD,
    PERFECTO, TE SALTA EL CORAZÓN. TIENE TANTO AMOR EN SU CORAZON COMO REFLEJA SU ROSTRO.

    NO PUEDO DECIR MAS.

    ORAD mucho por D. Enrique de Castro
    va a sufrir mucho cuando el Señor le haga ver su error y las consecuandias de su soberbia. Los errores siempre se deben arreglar dentro de las familias, más de la Iglesia.
    Dios tiene su tiempo y siempre si le obedecemos triunfará la verdad.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo4:27 p. m.

    Que tu necesitas tu espacio a veces aunque seis un matrimonio, díselo, hablarlo no cuando estéis enfadados, sino tranquilos; y preguntaros que quiere el uno y que quiere el otro y buscar llegar a un acuerdo y hacer propósito de respetar ese acuerdo.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo4:44 p. m.

    Una persona no debe absorber a otra, debemos aprender a respetarnos y respetar los espacios que cada uno necesita, por ejemplo: Para estar a solas con Dios, o simplemente porque necesitas un rato de soledad, para ti.
    Tampoco una persona debe hacer esclava a la otra, que una aguante todo y la otra tiranice, no, eso no funciona así, eso no es felicidad ni tampoco amor entre una pareja, eso es egoísmo por parte de uno. Los dos deben llegar a la santidad a través del matrimonio.

    Que lo lea tu marido también, sería bueno.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo4:58 p. m.

    Al principio del matrimonio, todos son desvelos, atenciones y detalles por parte de los dos, entonces no hay problema, pero según avanzan los años puede suceder, que como las personas no somos iguales, para que la pareja siga funcionando, hay que recurrir a buscar métodos de comprensión y ayuda para los dos, sino, fácilmente se puede ir todo al traste…

    ResponderEliminar
  29. Anónimo5:04 p. m.

    Y hacer propósitos de cumplir lo que hayáis acordado, eso fortalecerá vuestra relación porque los dos os tendréis que hacer fuerza para respetar lo que hayáis decidido.
    Que tú vas a un ritmo de conversación y el va otro, pues evidentemente como no somos iguales, hay que hablarlo y buscar la forma de resolver esa distancia.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo5:08 p. m.

    Si no, nos hacemos egoístas porque el pecado está dentro de nosotros y podemos volvernos tiranos con las personas a las que amamos.

    ResponderEliminar
  31. Vaya!

    Cuantos buenos consejos, hoy.

    Es importante que haya mucho diálogo.

    Y sí, a veces pasa que como el dicho; dos no se pelean si uno no quiere, pero que el que no quiere no acabe apaleado. La verdad siempre sólo tiene un camino.

    Dios les bendiga.

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  32. Anónimo7:31 p. m.

    Para llevarlo más o menos bien, la mejor solución es pensar que la persona es inocente. Que algo externo a ella le hace actuar de esta manera.
    ¿Realmente algo externo le hace actuar de esta manera?
    ¿O es algo externo que me lo hace imaginar de esta manera?
    ¿Somos todos inocentes?

    ResponderEliminar
  33. Anónimo7:35 p. m.

    ¿Todos somos lo que somos por nuestras limitaciones?
    ¿O no somos porqué nos limitamos sin esforzarnos?
    Está claro que no todos tenemos los mismos entendimientos.
    ¿No somos porque no entendemos?
    ¿Nuestra mente no llega a más...?
    ¿Por eso cada cual actúa como actúa?

    ResponderEliminar
  34. Anónimo7:41 p. m.

    Páter los sermones no van...
    Nos vamos a quedar sin saber porqué lloras...
    Y algunos más....

    ResponderEliminar
  35. Anónimo7:45 p. m.

    Dices la persona ésta es muy lista. Sabe de muchas cosas complicadas.
    ¿Cómo no le puede quedar ésto tan sencillito?
    ¿Cómo no lo puede entender?

    ResponderEliminar
  36. Hola,

    Sobre mi escrito anterior, debo de matizar una cosa, para no dar malos entendidos.

    Que haya expresado que dos no se pelean si uno no quiere, pero a veces el que no quiere pelear acaba apaleado.. me refiero a que por esto es tan importante el diálogo, cuando uno pone la otra mejilla, por pequeñas cosas y no les dá importáncia, pues esto está bién. Pero ceder siempre sin argumentar, puede llevar a la tiranía por parte del otro, que se acaba acostumbrando a tener todo y no dar nada, y lo que es peor creerse con la razón, estar equivocado sin saberlo. Mal hábito, problema enquistado.

    Por esto es tan importante el diálogo. El amor puede acabar siendo reemplazado por egoísmo.

    Y se pierden de vista los valores de la persona que se tiene al lado.

    Dios les bendiga!

    El amor todo lo sana.

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los sagrarios del mundo, en tí Confío! Siempre!

    ResponderEliminar
  37. Anónimo7:58 p. m.

    Hola
    Qué queréis que os diga?! que confesarse es un auténtico rollazo por decirlo de forma correcta. Ya podían modificar las normas al respecto.
    Y venga insistir en lo bueno que es confesarse. No es que haya vivido muchos años, pero aún no lo he experimentado y mira que lo he intentado,tú.

    ResponderEliminar
  38. Anónimo9:25 p. m.

    Te falta fe.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo9:58 p. m.

    Preciosisimo este post. Ademas muy humano. Le felicito Padre Fortea.
    Leandro.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo10:14 p. m.

    ¿y qué te hace suponer que me falta fe?

    ResponderEliminar
  41. Graias +Sergio por tus buenos consejos.

    ResponderEliminar
  42. Anónimo10:18 p. m.

    Al anónimo de las 10:58

    Según tú ¿que normas habría que modificar?.

    ResponderEliminar
  43. Anónimo5:31 p. m.

    Las que regulan la "organización" del sacramento.

    ResponderEliminar
  44. Anónimo6:55 p. m.

    Por favor, explícamelo.

    ResponderEliminar
  45. Anónimo12:45 a. m.

    Leyendo algunos comentarios de hoy,me doy cuenta que faltan a la caridad.Creo que estos sacerdotes de Vallecas y otros muchos son unas buenas personas,tienen muy buena voluntad,pero les falta la fé en la providencia y están confusos.Más que "machacarles"y criticarles habria que rezar por ellos.Cristo no actuaria asi,ellos son personas ungidas y equivocadas o no se merecen un respeto.Por lo tanto más pedir por ellos,más caridad,que para su errores, doctores tiene la Iglesia.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo5:27 p. m.

    por ejemplo que la que ahora es la fórmula excepcional se aceptase como una ordinaria más. Me parece que me he explicado. Y seas quien seas, gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  47. Anónimo9:37 p. m.

    Al anónimo de las 3:45.
    Aunque le parezca que se falta a la caridad, no es así.
    Sino todo lo contrario, rezamos por ellos.
    ¿Cuantos años han estado ellos llevando al abismo y confundiendo a la gente?
    ¿Le parece eso caridad?
    Lo que ocurre, es que siempre se ha tapado todo y las cosas mal hechas hay que denunciarlas para que se den cuenta del mal que están haciendo.
    Jesucristo denunciaba siempre al que obraba mal.
    Juan Pablo II pidió perdón por los errores cometidos por la Iglesia.
    Dios no quiere que callemos, sino que denunciemos lo que está mal, para que el que lo está haciendo se de cuenta y lo corrija, no es ningún ataque personal, todo lo contrario.
    Pero claro, no se está acostumbrado a ello, sino a tapar y callar, pero ahora es tiempo de hablar.
    Son diferentes puntos de vista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Anónimo9:48 p. m.

    La falta de claridad y verdad cofunde a la gente por eso la gente se marcha y luego hablan mal de la Iglesia.
    Y Cristo es la Verdad.

    ResponderEliminar
  49. Anónimo10:08 p. m.

    Ellos son personas ungidas y equivocadas:

    - En el Antiguo Testamento hay tres grupos de personas ungidas: reyes, sacerdotes y profetas. Jesús es un profeta como Isaías, que comunica el mensaje de Dios al pueblo. Antiguamente los profetas llamaban al pueblo a cambiar de manera de pensar y obrar. Era necesario porque fácilmente la gente se adaptaba a lo que le rodeaba y actuaba como los demás. Así se centraba sobre sí misma y por eso sus acciones fueron gobernadas por lo que sentía: envidia, codicia, celos, el deseo de dominar y de mandar etc. El resultado fue que se cometían injusticias, todo tipo de idolatrías, violencias, etc.

    ResponderEliminar
  50. Anónimo10:09 p. m.

    Los profetas eran voces que iban contra corriente e interpelaban a la gente a la justicia, al amor, a la paz y a seguir a Dios y a participar de sus planes. Jesús se presenta en Lucas como este tipo de profeta.

    ResponderEliminar
  51. Anónimo12:33 a. m.

    Al Anónimo de las 3:45
    Mírelo de esta forma: Si todo ha sucedido de esta manera es porque Dios les ha llamado al arrepentimiento y a la conversión, está en ellos el tomar esta nueva oportunidad que Dios les brinda.
    Mire a San Pablo, perseguía Cristianos y miré luego, la que lió y la que sigue liando.
    Tal vez su arrepentimiento y nueva vida les lleve luego a la Santidad, pues sólo Dios hace Maravillas.

    ResponderEliminar
  52. Anónimo12:39 a. m.

    - En el Antiguo Testamento hay tres grupos de personas ungidas: reyes, sacerdotes y profetas.

    * Entonces nuestros Reyes están ungidos también.

    Además son católicos, están casados, sus hijos están bautizados en la Almudena.

    Y me pregunto entonces ¿Este Gobierno va a perseguir también a los Reyes y sus familías?

    Y ellos lo van a permitir? No lo entiendo.

    ResponderEliminar
  53. Anónimo12:42 a. m.

    Anónimo de las 8:27
    Perdone, pero aún no le he entendido.
    Por favor, me lo podría explicar un poco más extenso, es que no había oido núnca hablar de ello.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  54. Anónimo4:49 p. m.

    Al anónimo anterior de las 3:42
    Cuando digo "fórmula excepcional" es una manera de hablar; me estoy refiriendo a lo previsto en el punto 311 del Compendio del Catecismo. ¿me expliqué mejor así?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  55. Anónimo5:50 p. m.

    ¿Qué habláis de la confesión?

    ResponderEliminar
  56. Anónimo6:09 p. m.

    Todo viene de un mensaje que puse hace dos días a las 10:58

    ResponderEliminar
  57. Anónimo10:12 p. m.

    ¿Qué normas ves tú?
    ¿Qué quieres que cambien?
    ¿Dónde vives, en qué región?
    Aquí donde vivo yo, puedes elegir: confesionario como el de la foto, como amigo, semiamigo.

    ¿Quieres que sea como antiguamente?
    busca seguro que encontrarás algún lugar.
    También por Pascua, la confesión en grupo.
    Tu si vas a misa mira que hace la gente. Verás que alguno se acerca a algún cura sentado por allí.

    Explícame que normas conoces tú que parece que yo no vivo en España.

    ResponderEliminar
  58. Anónimo4:29 p. m.

    Bueno, veo que el confesionario sigue vacio, a ver si pronto lo llenamos.Eso es lo que hace falta.

    ResponderEliminar
  59. Anónimo5:20 p. m.

    Me parece que no se ha entendido lo que quise decir. Todo vino porque dije que confesarse en la forma actual me parecía un rollazo y que ya podrían flexibilizar un poco el sistema de confesarse, lo que se llama "confesión individual", porque a mi no me parece una maravilla. Pero esto, evidentemente sólo es mi opinión. No quería que la palabra "normas" que era una forma de hablar despistara!!
    Y sí, vivo en España, y hasta ahora pensaba que redactaba más o menos bien en castellano y que se me entendía...
    De todos modos, gracias, chicos.

    ResponderEliminar
  60. Anónimo12:31 a. m.

    Pido que alguién de mi Diocésis controle todo esto, todo lo que escribo.

    ResponderEliminar
  61. forma actual me parecía un rollazo y que ya podrían flexibilizar un poco el sistema de confesarse, lo que se llama "confesión individual"[...]

    Si te dan la absolución sin darle importancia a lo que has dicho...
    Como quien dice no quieren ni saberlos a tus pecados.
    No es igual como con el que me confesé cuando me casé. Quiso saber más de lo que había contado y de como lo había contado. Yo lo había dejado bien.
    Dijo te ayudaré a recordar ...

    Pero ahora no, sólo por el hecho de acercarte al confesionario ya lo valoran.
    Según me dijo un cura que según el Papa Juan Pablo no debían incomodar al que se va a confesar.
    Que la vergüenza que pasa la persona al ir, ya tiene ganado el perdón.(algo así entendí).

    ResponderEliminar
  62. ¿Cúal es la mejor manera para obtener el perdón de Dios?
    ¿a la manera la antigua o la moderna?

    ResponderEliminar
  63. Quizás no haya alcanzado la santidad anhelada, no lo sé, pero sí que ya no cuenta los sueños todo el tiempo. Tal vez sea un avance...

    ResponderEliminar