miércoles, agosto 29, 2007

Cuando uno se siente estresado no hay nada como meterse en el baño


En un lugar así todo estrés desaparece.
No querido lector, no, no te has equivocado de blog. Sigo siendo yo.
Desde esa bañera me imagino que se ve la vida de otra manera.
Lo extraño es que con un bathroom de este tenor, uno siga necesitando...
Lo cierto es que se me olvidó contar que cuando me enseñaron la villa del cardenal de Chicago en Mundelein, lo primero que nos enseñaron en la planta baja fue el salón del trono. El cardenal tuvo, ya no, un trono cardenalicio para recibir visitas importantes. Curiosamente la visita de la villa acabó en el piso de arriba en el aseo de paredes de mármol. Y fui yo el que hice pregunté, ante cuatro obispos, si las visitas siempre se hacían from throne to throne.

4 comentarios:

  1. El toque zen queda mejor....pero creo que en un baño tan "nuevo rico" como este, relajarse es un concepto relativo.

    Y no se estrese, Padre...

    Un saludo,
    Hilda

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:15 p. m.

    "del trono al trono" jaja, me imagino que no le haya hecho ninguna gracia a los prelados jajaja. Dios le conserve el sentido del humor. J, y no se desliente por los simpático 4 gatos que fueron a la cita, si en verdad ubiéramos podido ir todos los que leemos el blog pararíamos el tráfico. Saludos. J

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:59 p. m.

    Esta decoración es de un pretencioso.... lo llaman últimamente estilo Roca, pero no por el de las piezas de baño... sólo le falta el Miró encima de la bañera...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:44 p. m.

    La bromita del trono... seguro que esos yankis zoquetes ni se enteraron de qué estaba hablando.
    Ah, el Miró si que está en ese baño, pero del lado del que toma la fotografía.
    Saludos

    ResponderEliminar