viernes, agosto 24, 2007

El padre Fortea y su primer amigo


Éste era mi primer guardaespaldas. Me protegía en mis sueños contra los cocos.
Lo último que supe de él hace años es que estaba en Las Vegas: su vida ha sido asaz diferente a la mía.

1 comentario: