domingo, agosto 19, 2007

Retorno a Bridgehalcalahead.



A modo de curiosidad, diré que el glorioso episodio de la librería Burnes & Burnes lo leyó alguien en Japón, concretamente en Tempaku-ku, Aichi. Así como un desconocido en Deschaillons-sur-Saint-Laurent, Quebec, Canadá.

Qué puedan pensar de mi persona tales sujetos es algo completamente desconocido.

Lo cierto es que en el viaje de vuelta no he podido dormir ni cinco minutos. Siete horas y media leyendo a Borges. Esa noche trasatlántica ha sido inacabable y memorable. No he leído ese libro, lo he mimado con mis ojos. Lo he saboreado párrafo a párrafo. Todavía resuenan en mi cabeza las palabras de su autor escribiendo “la historia (…) sustancialmente era cierta (…) sólo eran falsas las circunstancias, la hora y uno o dos nombres propios” afirmación sublime que corona una historia montada con la precisión de un relojero, o cuando dice en otro momento, en otro relato “porque censurar o deplorar un solo hecho es blasfemar del universo” esta frase suelta carece de significado, pero insertada en la obra entera de Borges tiene un sentido grandioso.
Una frase normal, después de todo un relato puede ser tan grandiosa como una obertura de Wagner.
Nunca le concedieron el Premio Nóbel. Que es como decir que a la Academia Sueca nunca le concedieron el Borges. Ese hecho nada le quita al más grande escritor del siglo XX y, sin embargo, será un baldón para siempre para la Academia. Estuvo allí, delante de ellos y no lo supieron reconocer, que es como decir que la más grande montaña estaba ante sus ojos y se negaron a reconocerlo. Nada le quitaron a la montaña.
Todo esto me hace reflexionar acerca del azar de los honores humanos. En esa noche de avión leí, quizá por décima vez, su Biblioteca de Babel. Es como una partitura de Bach.
No es de extrañar que en el vigésimo aniversario de su muerte, un periodista de la BBC escribiera "Borges: 20 años de eternidad". Jorge Luís escribió que los hombres somos las únicas criaturas mortales, pues sólo nosotros sabemos que vamos a morir.
Concisión, sencillez, humildad...
Ante Borges me sobrecojo como ante el espectáculo de la gran montaña del pensamiento humano. Me emociono al comprender que el Dios redactor de la Biblia es el mismo creador de Borges. También él, hablando del ajedrez, dijo:
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
Una de las imnumerables piezas que se mueven en este mundo es mi Airbus de ocho pasajeros por fila. Miles de aviones moviéndose cada uno hacia su destino. Yo soy sólo una ficha más dentro de esta caja de fichas con alas.
A veces le pido a Borges que me inspire o que me ayude. No sólo la santidad me emociona, también la belleza. Pocos como él desearon tanto la existencia de un Ser Infinito. Pocos como Él comprendieron hasta qué punto todo cambiaba si Él, el Imnombrable, existía.

He llegado a las 8.30 a Madrid, y a las 12.00 estaba diciendo misa en mi parroquia. Un plan B estaba previsto en caso de que algo saliera mal.

Ahora gozo de nuevo de la paz del hogar y me encuentro viendo de refilón la película “El inglés que subió una colina y bajó una montaña”.
Después me arrojo a la llanura del insomnio. Siempre que vengo de América, me paso el primer día con un sueño y un cansancio insufrible, y por la noche estoy fresco como una rosa.
En esta noche sin sueño, en este día que se prolonga y se prolonga, me acuerdo al escribir sobre Borges y el Nóbel que en esta edad en la que me hallo, por alguna razón extraña, a veces me emociono por temas bastante intrascendentes; como los viejos. Tengo sobre todo ciertos temas que me emocionan, prefiero no exponerlos a la luz pública para no quedar a la altura del betún. Normalmente son temas en los que la grandeza de una persona brilla frente a la infamia. ¿Qué mecanismos de mi mente y mi corazón me llevan a que se me rompa la voz? Lo desconozco. Pero lo único que tengo claro es que son temas que no merecerían que se me quebrara la voz. Pero no puedo evitarlo.
Por más que a veces en la escritura, y sólo en la escritura, me hago el cínico y el duro, la realidad es totalmente distinta. Reconozco que dentro de mí tengo el corazón de una de esas viejecitas enlutadas que rezan el rosario u una de esas otras que en una casa anglosajona prepara una tarta de frambuesas y crema. He escrito muchas guerras en mis novelas, he escrito cosas espantosas (de las que no me arrepiento), aunque la verdad es que sólo tengo sentimientos de bondas incluso hacia las moscas que por la ventana hospitalaria siempre abierta, entran a gozar unos momentos de mi compañía. Ideo modos de alejarlas del laberinto de mi casa, prefiero no despojarlas del don de la existencia.
Sé que esto último tiene un cierto tinte edulcorado, pero yo mismo soy muy acaramelado con frecuencia. Pobres bichos, la existencia y todo eso. Y yo aquí sin dormirme.

18 comentarios:

  1. Padre,

    Si logra contrastar la permeabilidad de Borges ante ruegos y peticiones, le agradeceria publicitar tamaño descubrimiento...

    Borges deseo que hubiera un dios con la desesperación de los agnósticos...

    "...Dios mueve al jugador y éste, la pieza. ¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza. De polvo y tiempo y sueño y agonía?..."

    Un saludo,
    Hilda

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:08 a. m.

    En nuestra debilidad estriba nuestra fortaleza...algo así nos dijo San Pablo. Si puede comentarlo...

    Me ha gustado sobre todo del viaje, la broma al conferenciante que ha ahuyentado a los demonios con sus palabras algo inseguras cuando le ha preguntado, como creyéndole, si era cierto que se habían alegrado los ángeles... o algo así.

    De Borges, poco sé.

    He mandado al foro de Gloria Polo, (la partida por un rayo que volvió a la Tierra para acabar una Misión,después de estar camino del Infierno y tras una sesión del juicio ante el Señor), algunas palabras suyas del primer mes de su blog, sobre el amor humano y divino. Supongo que al citarle, tendría su permiso.

    Un saludo, y rece por mí, que, pobre pecador, tambien me he metido en amores con El Amor, y ya sabe lo dulcemente exigente que es.

    ResponderEliminar
  4. me alegro de que ya este aqui buen hombre, a ver si me paso por su parrroquia un dia a modo de visita turistica para asistir a una de sus misas y de paso pongo unas velitas.He venido de visitar galicia y como no, santiago de compostela, magnifica, no tengo palabras para describirla me ha encantado. Un saludo padre que le vaya todo muy bien y que goce del hogar.
    Le beso la mano

    ResponderEliminar
  5. El titulo que le ha puesto a la entrada: "Retorno a Bridgehalcalahead", me suena a "iranismo" de última generacion. Me refiero a aquel dirigente iraní que tiene el apellido lleno de "h" y que no lleva nunca corbata. En cuanto a Boges yo nunca lo he leído, y no creo que me tenga que enseñar demasiado gran cosa más que hacer malabarismos con las palabras. Quienes no llevan a Cristo por bandera poca cosa pueden enseñarnos a nosotros los cristianos. Veo que aparece en su blog una señorita Scarlet, que no se atreve a decir nada, debe ser muy tímida la pobre.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:51 p. m.

    "Si logra contrastar la permeabilidad de Borges ante ruegos y peticiones"


    Eeeeeeeeehhhhhhh???????

    ¿Puede usted explicarse?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3:54 p. m.

    Silveri, no se ofenda, pero, no se avergüenza de escribir cosas tan poco estimulantes y que dan prueba de una rebuscada ignorancia... rebuscada porque se puede ser ignorante, no pasa nada; pero quien se enorgullece de su ignorancia y falta de cultura tan poco puede considerarse un cristiano de pro, Dios le da la inteligencia y miles de cosas por descubrir y él le contesta "No lo necesito, me basta con mi pequeño abecedario y mis lápices de colores"...

    ResponderEliminar
  8. Wow, Padre!

    Este "post" estuvo conmovedor. Y sabe usted cerrarlo bien con un toque de realismo inyectado de humor sobre sí mismo.

    Pater, gracias por mantenernos al tanto de las anécdotas varias que tuvo en su viaje.

    PD: Y vemos en la foto al bueno del P. Daniel Gagnon como siempre sonriente, junto al también sonriente P. Fortea.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido a casa y que se recupere lo suficiente para seguir pisándole la cola a quien ya sabe.

    ResponderEliminar
  10. Silveri dijo: Veo que aparece en su blog una señorita Scarlet, que no se atreve a decir nada, debe ser muy tímida la pobre.

    Respondo: Puede ser simplemente propaganda.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:14 p. m.

    Sanuy, yo creía que serías un misionero de vida ejemplar y conmovedora... pero es un misionero anclado en conceptos extraños... los exorcismos, el diablo, el pan y circo de las sociedades de escaso nivel intelectual y cultural... Porque esto del aumento de las cosas diabólicas puede tener una lectura muy poco trascendente: cuanto más inculta y mediocre es una sociedad más pobres son sus recursos para vivir con sencillez y sabiduría. ¡Madre mía estamos peor que en el Cogo!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11:04 a. m.

    Silveri: yo pienso igual que tú: los escritores que no tienen a Cristo por ideal, poco me interesa leerlos.
    Saludos, Francesc, sigamos pisando colas, ¡como Miguel! ¡como Fortea!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo5:21 p. m.

    Hola,
    Bienvenido otra vez.
    Los que no nos hemos ido de vacaciones nos hemos reido mucho con las "anéldotas" de su viaje.
    Coincido con otro anónimo en que la mejor de todas es la de ese cura americano que se creyó que a ud. los demonios le daban noticias en exclusiva.

    Es verdad, Borges es un peñazo y nada práctico por cierto. Cuando tenga que hacer su IRPF no le va a servir de nada.

    PD.¡qué alegría, piensar que ya recupera la ñ de su teclado!

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Anónimo dijo: Sanuy, yo creía que serías un misionero de vida ejemplar y conmovedora... pero es un misionero anclado en conceptos extraños... los exorcismos, el diablo, el pan y circo de las sociedades de escaso nivel intelectual y cultural...

    Respuesta: ¿En qué consiste ser ejemplar y conmovedor?
    Pues bien, soy un misionero urbano en el centro del Africa. Realmente, la cultura que se está generando en las macrociudades del Africa subsahariana no tiene mucho que ver con la imagen idealizada que muchos tienen del Africa...
    y respecto a conceptos extraños: ¿has asistido alguna vez a un exorcismo?
    En lo que sí estoy de acuerdo es que muchas veces la espiritualidad es una fuga de la realidad y de la responsabilidad.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo9:25 a. m.

    Sois todos muy graciosos, llamais a Borges peñazo y felicitais al reverendo por sus post, cuando el reverendo es un gran admirador de Borges, su fan número 1... Criticais abiertamente la cultura, atacais de manera siniestra una de las maneras más altas que el ser humano ha tenido y tiene para liberarse de ciertas ataduras: la literatura, literatura utilizada y practicada, muchas veces, por alguno de esos santos a los que rezais... La pobreza de ideas se manifiesta, casi siempre, con algún tipo de extremismo, ya sea político o religioso.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12:32 p. m.

    Anónimo dijo: Sois todos muy graciosos, llamais a Borges peñazo y felicitais al reverendo por sus post, cuando el....
    Quizás somos pobres de ideas, anónimo, pero a lo mejor seríamos buenos amigos tuyos si tú quisieras.La benevolencia suple muchas cosas... Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Anónimo, ¿con qué literatura se pueden deshacer las ataduras de los políticos africanos sobre los pueblos que gobiernan?

    ResponderEliminar