viernes, septiembre 07, 2007

El padre Fortea explicando el camino más corto entre C1 y M


Una comentarista, seguro que era mujer, decía que sabía de un sacerdote que todo lo que pasaba durante la homilía lo incorporaba en la homilía.

Sí, yo hago lo mismo. Pero a las decimosexta incorporación con mucha finura pregunto: ¿quiere usted dejar de jorobar?
El cura de la foto ofrece todas las características del sacerdote del siglo XXI: sobrepeso franquista, gafas estilo Valle Inclán, corte de pelo a la última.

Hoy en uno de los dos sueños que he tenido, ha sido una noche con dos sueños, uno de ellos lo he olvidado por completo, he soñado una cosa horrible, espantosa, digna de una película de Quentin Tarantino. No la describiré, pues no me es desconocido el carácter selecto de los lectores de este blog.

Pero lo que me sorprende es que cuando sueño cosas espantosas, pocas veces, sin embargo no son pesadillas, porque las veo como un cronista, como un periodista. Las cosas malas les pasan a los demás y por alguna razón yo no intervengo más que para investigar el suceso, pero no quedo involucrado. Me consta que aquí hay muchos sucesores de Freud y como no creo en la interpretación de los sueños, me encantará escuchar vuestras opiniones.

No sé que más contaros, salvo que ya le he pillado el truco a la paella para que me salga con “requemat” por abajo. Que ayer me vino a visitar a mi parroquia un señor mexicano que había leído un libro mío. Y que dimos un largo paseo, en el que comí moras de las zarzas que crecían junto al camino. Ah, cada vez recibo más consultas de solteros y solteras que quieren casarse pero no encuentran con quien. Creo que Meetic debería darme algún tipo de comisión. Antes les aconsejaba que fueran a algún centro del Opus Dei, aun sin intención de afiliarse a la Obra. Pero desde que existe Meetic les animo a dar el paso de exponer su foto y una breve descripción en la que se diga claramente: sólo aquellos con intenciones de matrimonio.

Alguno que yo conozco ya tiene fecha de boda, gracias a mis pertinentes consejos. Espero que a su primer hijo le pongan “José Antonio”.

40 comentarios:

  1. A mí me gustan los sacerdotes con el clerimang y también con sotana, me gusta cuando los veo distinguir que son sacerdotes, cuando van con ropa de laico, ni lo parecen.
    Y pienso que sólo se lo han de quitar para dormir y no para camuflarse cuando a ellos les interese. Un sacerdote debe de llevar el distintivo siempre.
    Y no, ahora me lo quito, ahora me lo pongo. ¿Y eso por qué?

    ResponderEliminar
  2. Tampoco me gusta ver a las monjas vestidas de laicas, con lo guapas que están con el hábito.

    ResponderEliminar
  3. Hasta los Frailes se quitan el hábito.
    ¡Vamos! hasta ahí podíamos llegar.

    ResponderEliminar
  4. En el monasterio que he estado ni nos enterábamos de que muchos de ellos eran sacerdotes o frailes si no es porque curioseábamos un poco.
    ¡De pena!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:51 a. m.

    El hábito del monje se compone de Túnica y cogulla más o menos gruesa según la estación y el clima.

    El dormitorio siempre ha de estar iluminado con una vela, cada monje duerme en una cama, vestido, para poder levantarse sin tardanza para orar.

    Los bienes del monasterio son comunes y también tienen que ayudar a los necesitados que tienen tal vez mucho menos que ellos. Hay mucha pobreza en el mundo.

    La vida de los monjes se basa en la búsqueda del retiro y la pobreza para llegar, a través de la oración, a la comunicación con dios.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:56 a. m.

    El monje

    Es un hombre que se agarra a Cristo como a la auténtica realidad de su vida.
    Por tres veces lo dice san Benito:

    “Nada anteponer al amor de Cristo”
    “Los que nada estiman tanto como Cristo”.
    “Nada absolutamente prefiera a Cristo”.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:01 a. m.

    En la busca de Dios.
    En el Opus Dei (Oficio divino).

    En el cultivo de la caridad.
    La caridad del amor de Dios y la caridad de la convivencia fraterna, y no; a fastidiarse unos a los otros, que luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:06 a. m.

    Y el que no tenga una auténtica vocación y llamada de Dios, mas le vale que se salga antes de que estropee a los demás y de escándalos, esto va para los sacerdotes también.

    ResponderEliminar
  9. Hoy en misa vino un sacerdote que es mexicano pero vive en Roma, al terminar de oficiar la misa, se veia muy bien vestido y distinguido todo de negro, pantalon, sueter, saco y no podía faltar su alzacuellos. como comenta el padre con lentes, zapatos y un corte de pelo muy modernos. Con el simple verlo imponía confianza y respeto, además de que es muy buen predicador.

    En lo personal, no soy muy afecto a la obra del Opus Dei, después de haber pertenecido a ella varios años de mi niñez, además de que mi familia política pertenecen y son supernumerarios, y la verdad no comulgo en muchas cosas con ellos, su forma de actuar con la de pensar no concuerdan. Se contradicen mucho , espero con este comentario no ofenda a nadie, pero así son las cosas.

    saludos

    Fiat Voluntas Tua.....

    ResponderEliminar
  10. José de Pedro de Santa Fe-Argentina5:15 a. m.

    Como dice el dicho, "El hábito no hace al Monje", la vestimenta es un accidente. San Francisco se desnudo delante de todo el mundo en señal de despojo. En ningún lugar de la Biblia dice que los ministros tienen que tener un distintivo particular. Sacerdotes, monjas, monjes, laicos, obispos y Papas son seres humanos como cualquier otra. Ni más ni menos. La ropa que los vista es cosa de cada uno. A ti nadie te dice cómo debes vestirte, a ellos tampoco. Ellos han elegido la vida consagrada y los votos que han hecho no tienen nada que ver con la ropa que viste su cuerpo sino con el sello indeleble que viste su alma, la aceptación de seguir a Cristo y de ser pastores de su rebaño. Uno no deja de ser sacerdote porque se saque o se ponga la sotana. Uno se hace sacerdote porque el Espíritu Santo estampa un sello indestructible en su alma, y ese es el distintivo que vale y que no se puede deshacer. Es tan indisoluble como el Matrimonio, y ni el Papa lo puede romper, menos aún sacándose la sotana. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  11. Padre, preparese para recibir ahora a un monton de empresarios y banqueros que se van a ver perjudicados por la futura crisis financiera (crediticia e hipotecaria) que se avecina en nuestro pais...(veanse diarios economistas)las vamos a pasar canutas y aqui va a rezar hasta el mas laico. Un abrazo, vas a tener que predicar mucho

    ResponderEliminar
  12. Padre, no diga ¡¡¿ de verdad que conoce solteros que buscan novia???!! ¿¿son guapos y majetes?? ¿¿donde se esconden?? podria..., ejem, ¿por que no les invita a una quedada como aquella que hizo de lectores del blog? yo es que todos los que conozco son feos o raros... Tengo asumido que no me caso.

    El Opus me gusta mucho, aunque no voy por ningún centro. Tampoco imagino como podría encontrar allí a mi media naranja, ya que son centros sólo de chicas o sólo de chicos, y que yo sepa, no organizan "excursiones de confraternización conjuntas", o similar.

    ResponderEliminar
  13. Lo de poner mi foto en Meetic lo veo muy triste..
    Además, alguien me podría reconocer. Qué vergüenza.
    Y además, siempre he pensado que los que buscan novia en ese tipo de páginas son feos o raros. Con lo cotizados que están los chicos majos, no me explico que necesiten anunciarse en internet.

    ResponderEliminar
  14. Padre...

    voy a hacerme la despistada, para que parezca que no lo leo....

    B x C

    ResponderEliminar
  15. DEMPSEY1:29 p. m.

    AHORA LO QUE TE FALTABA PARA LLAMAR LA ATENCIÓN,ES PONER UNA AGENCIA DE CONTACTOS.HASTA LOS MISMÍSIMOS COJ....

    ResponderEliminar
  16. YO TAMBI´EN ESTOY HASTA LOS MISMOS COJ.....

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1:48 p. m.

    mis dos hermanos mayores estudiaron en un colegio del Opus y llegaban a casa afónicos de tanto reza que te rezarás. Dice mi hermano Mario que cree que salvaron a medio purgatorio ellos solitos. Ceci.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo4:23 p. m.

    Certifico que es cierto lo de meetic, y lo de la boda. Apreciado Padre, no había pensado en lo del nombre para el hijo, no es mala idea...y si vienen 2 niños de golpe a uno se le llama Jose y al otro Antonio..jeje, e incluso es posible que tengan vocación y sean futuros sacerdotes!!

    Un saludo desde esta tan católica Barcelona. Su amigo Ignasi

    ResponderEliminar
  19. P. Fortea, si a los que van a Meetic les da un certificado de "no-endemoniado" seguro que les llegarán los candidatos en cantidad industrial.

    Aquí en el Congo, con las guerras pasadas, y con la guerra actual en el este, es preocupante la desproporción entre mujeres y hombres... se pone difícil casarse, y si además añadimos que pagar la dote en Kinshasa es una odisea... imáginese el resultado: concubinato e hijos fuera del matrimonio.

    ResponderEliminar
  20. padre fortea5:19 p. m.

    Bueno,bueno;he de confesaros que os he mentido un poco porque como sois algo zoquetes es fácil llevarlo a cabo.Estoy asociado con meetic y hace pocos días que gané una cuantiosa comisión,emparejando a una prepotente de mi antigua y decepcinante parroquia(Zulema),(porque no di en el clavo con los exorcismos) y un impotente;ya sabéis que la unión ,aún en estos casos detestables por la iglesia,hace la fuerza.Mi alegría eufórica es tal que mañana os pondré mi foto preferida con un moco en el dedo.Un saludo a todos,oh!.

    ResponderEliminar
  21. josé de pedro de santa fe5:21 p. m.

    Pues como me ha llamado zoquete ,no escribiré en este blog que es una vergúenza.

    ResponderEliminar
  22. Qué desilusión tan grande me ha dado ,padre.

    ResponderEliminar
  23. josé de pedro de santa fe,Argentina5:24 p. m.

    Será mejor que calle porque la desilusión es el adulterio que están cometiendo´,Alberto y tú contra el desgraciado del marido.

    ResponderEliminar
  24. +SERGIO5:27 p. m.

    Pater,estaba pensando en qué coño nos importa tus sueños.Es mejor que te lo reserves,no vaya a darse el caso que te involucres,je,je,je.
    SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS,EN TÍ CONFÍO.

    ResponderEliminar
  25. Ummmmmm!,eso del moco,como que me excita un poco.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo5:34 p. m.

    la primera referencia del padresito, aclaro es de un muchacho joven que soy yo ¿consideran que 30 años es joven? Pienso que todos digan que sí. Me resulta super interesante la facilidad, que como usted también hace según dice, llama la atención del jorobador sin perder la sintonía de su homilía. Estrategias de la oratoria, si me pasa a mi me quedo en standby como usted que pierde el hilo, y pone cara de estar perdido cuando el niño grita y la madre no se da cuenta que tiene que salir a coger aire jeje.
    Apruebo el meeticfortea. J de Joel el cubanito de La Habana.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo5:40 p. m.

    perdón por utilizar la palabra COGER le llamamos agarrar, perdóna los españolitos pícaros.
    No se enojen con el padresito que eso de zoquetes es de cariño. J

    ResponderEliminar
  28. A MARGA DE SU ADMIRADOR dijo...
    NO TIENES FACILIDAD DE HABLAR PERO JODES EL BLOG QUE NO VEAS.

    4:17 AM


    Marga dijo...
    ¿Pon un ejemplo...? que no me doy cuenta.
    Texto mio y a lo que según tu j.

    9:08 AM

    ResponderEliminar
  29. dEMPSEY9:42 p. m.

    MARGA,INVITAME A PASAR CONTIGO E FIN DE SEMANA YSABRAS QUEE ES UN HOMBRE

    ResponderEliminar
  30. DEMPSEY9:44 p. m.

    ME DEA IGUAL TENERTE ENCIMA O DEBAJO, QUIERO TRABAJAR CONTIGO

    ResponderEliminar
  31. Os invito a todos a pasar el fin de semana conmigo. ¡Claro!...
    ji,ji..

    No faltaria más...

    Me encanta hacer cosas...
    Estoy acostumbrada a salir en grupo.

    ResponderEliminar
  32. PUEDE VENIR TAMBIEN FORTEA ???

    ResponderEliminar
  33. DE MOMENTO VAMOS FORTEA Y YO ¿TIENES UNA MASÍA O ALGO???

    ResponderEliminar
  34. Anónimo11:35 p. m.

    Opus dei significa obra de Dios!

    ResponderEliminar
  35. tu ex-monaguilla de sonrrosadas mejillas11:45 p. m.

    Que pena que os comporteis así... por favor, repetad... por favor. Espero que esto no entristezca al Señor, bueno, Él nos quiere a TODOS de igual forma... pero de verdad, os lo pido encarecidamente, no hagais una porquería de esto. Y bueno, zoquete... yo la primera jajaja ¡es cariñoso! (xq la gente no pila las bromas?) Eh! Todo esto sin ánimo de ofender a NADIE. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Pater!!!

    Espero que lo de meetic, sea un gran chisme.

    Que aquí al otro lado, me tocó "investigar" a que se refería.

    ResponderEliminar
  37. chisme=chiste. Perdón. ja.

    ResponderEliminar
  38. Permitidme que ponga esta carta, me ha parecido preciosa y muy acertada. Podía haber puesto el link, pero no, deseo que la leais aquí.

    El Sacerdote, mi Mejor Amigo
    Carta de un laico para mis queridos sacerdotes y seminaristas.

    Desde hace años he tenido la inquietud de lo importante que es para los sacerdotes la vestimenta de clérigo. Dice un refrán; “El hábito no hace al monje, pero lo distingue”. Por supuesto que la indumentaria religiosa no hace necesariamente que un sacerdote sea bueno, pero sí le ayuda a ser mejor. Quisiera compartir con ustedes, queridos sacerdotes y seminaristas, algunas vivencias e ideas que he tenido al respecto.

    A mediados de los noventa un sacerdote Redentorista, amigo nuestro, nos invitó a mi esposa y a mí para participar en un congreso sobre la familia en San Juan, Puerto Rico. Allí se llevaban a cabo, simultáneamente, varias conferencias. Sólo coincidimos en una charla con nuestro amigo, y él estuvo durante gran parte de la misma confesando a dos personas. Me emocionó profundamente la misericordia divina que, a través del sacerdote, devolvía el estado de gracia a esos hermanos. Pensé en que alguno de los que se confesaron podría ser llamado en breve a entregar cuentas al Creador y cómo, de manera Providencial, se le habría presentado esta oportunidad de ponerse en paz con Él.

    Al final del día, cuando nos volvimos a ver, le comenté a nuestro amigo; “Me emocionó grandemente que, por ir vestido como sacerdote, reconciliaras con el Señor a dos personas”, y él me respondió; “No fueron dos, fueron treinta”. Yo sólo vi dos confesiones, pero Dios había tocado el corazón de otras veintiocho personas.

    Tiempo después, pedí la opinión de otro sacerdote sobre la indumentaria presbiterial, y destacó algo, según él, muy importante; “El ir vestido como sacerdote es una protección contra las tentaciones”. Yo no había pensado en eso, pero me pareció muy humilde que reconociera su debilidad humana. Un principio de virtud es alejarse de las ocasiones de pecar y, los símbolos exteriores, nos pueden ayudar no sólo a protegernos de las tentaciones, sino a vivir mejor nuestro estado de vida.

    Después de años de ese congreso sobre la familia, no he dejado de reflexionar y orar, pidiendo al Espíritu Santo luz, para saber cómo transmitir esa vivencia a seminaristas y sacerdotes. Unos y otros son humanos, como cualquiera de nosotros, y los seglares tenemos la obligación de acercarnos a ellos, con respeto y amor, para dialogar nuestras inquietudes. Este pequeño escrito es el fruto de dichas oraciones y reflexiones.

    Un buen amigo de la familia me sugirió comparar el gran valor de las arras para los esposos, como signo, con la dignidad del traje de clérigo para el sacerdote. Me invitó a leer El Taller del Orfebre, drama sobre el matrimonio, del ahora Papa, Karol Wojtila. Entre las muchas maravillas que contiene dicha obra, llamó mi atención lo que dice el novio (Andrés):

    “Las alianzas que estaban en el escaparate nos hablaron con extraña fuerza. Eran allí meros objetos de metal noble, pero lo serían tan sólo hasta el momento en que yo pusiera una de ellas en el dedo de Teresa y ella la otra en el mío. A partir de este instante, comenzarían a marcar nuestro destino. Nos recordarían sin cesar el pasado, como una lección que es preciso recordar siempre, y nos irían abriendo un futuro continuamente nuevo, uniendo el pasado con el futuro. Al mismo tiempo y cada instante, nos unirían el uno al otro con un lazo invisible, como los dos últimos eslabones de una cadena”[1].

    ¡Qué hermoso simbolismo tienen los anillos para los esposos! Los anillos per se no hacen que una pareja sea feliz y que su unión sea virtuosa, pero qué significado tienen para los que buscan con ardor crecer en santidad dentro del matrimonio. De igual manera el traje de clérigo es un traje cualquiera hasta que es usado por un sacerdote consagrado a Dios.

    No creo que exista ninguna persona casada felizmente que se sienta avergonzado de su anillo matrimonial, o que presuma del mismo por el valor monetario de éste, sino que su orgullo proviene de todo el significado de amor, entrega, devoción y santidad de su estado de vida. De forma parecida, el sacerdote que desea vivir lo más plenamente posible su sacerdocio, debe sentir un humilde orgullo de su atuendo de clérigo, sabiendo que la gran dignidad que tiene como ministro de Cristo es totalmente inmerecida y que sólo sigue el llamado de Dios.

    Sé que hay lugares en que el uso de la vestimenta religiosa ha estado prohibido por ley, como en México, donde a partir de la persecución cristera de los años veinte se dejó de utilizar en la calle la indumentaria característica de los presbíteros y religiosos. Afortunadamente esta situación ha cambiado en nuestro país, y muchas de esas leyes discriminatorias han desaparecido.

    Otra reflexión que he hecho es relativa a lo que representa el sacerdote para un laico, tomando como punto de partida la amistad. Todos valoramos el cariño que nos brindan los amigos; si son oficinistas, arquitectos, empleados públicos o mensajeros, poco importa.

    El oficio de nuestros amigos, personas tan queridas que nos ayudan a vivir mejor y nos animan a seguir creciendo, es secundario. Conforme a lo anterior ¿No debería el sacerdote, al igual que cualquier amigo, ser primero amigo y luego sacerdote? Pienso que no, dada su sagrada vocación de pastor y guía. Este, debe ser una luz especial que nos sirve para crecer no sólo como seres humanos, sino muy especialmente como hijos de Dios. Él es el único capaz de impartir el sacramento de la reconciliación y celebrar la Santa Misa. El sacerdocio es en sí la vocación de vida de quién ha sido llamado por el Espíritu Santo a la vida consagrada, mientras que una profesión secular es uno más de los medios de desarrollo personal.

    Muchos creen que lo que más necesitamos son amigos que, secundariamente, sean sacerdotes. Con frecuencia pienso en un sacerdote ejemplar; San Juan Bosco, fundador de los Salesianos, amigo de niños y jóvenes. Don Bosco, como cariñosamente le llamaban, es el modelo del amigo; cercano, confidente de los más rebeldes, los adolescentes. A veces lo imagino haciendo piruetas o jugando pelota con sus muy amados jóvenes, llenando de polvo su sotana. Es difícil encontrar alguien más cercano, más amigo, que el bendito Don Bosco, ejemplo grandioso de sacerdote-amigo, de esa persona que conoce la sacralidad permanente de su ministerio y, precisamente por eso, logra una amistad que va mucho más allá, porque está fundada en Dios y en la vida de gracia.

    Hay amigos que nos ayudan a vivir mejor, otros, más valiosos aún, no sólo colaboran a que seamos mejores personas, sino que nos acercan a Dios, pero hay otro grupo que, por mandato y vocación divina, además de todo lo anterior, tienen el especial encargo de llevarnos al cielo, de perdonar nuestros pecados y de darnos esa dirección espiritual que sólo un buen confesor puede proporcionar.

    El mundo está en crisis y muchos han reducido nuestra religión a conceptos meramente humanos. Se duda de las verdades reveladas y del Magisterio de la Iglesia; esto se conoce como “secularismo”; aceptar solamente lo “racional”, despojando los principios católicos de su verdadera trascendencia, …el lenguaje de la cruz es una locura para los que se pierden; pero para nosotros, que nos salvamos, es poder de Dios (1Cor. 2, 18) …¡Dios ha convertido en tontería la sabiduría del mundo! (1Cor. 2, 20)

    El secularismo ha penetrado hondamente, incluso la figura del sacerdote ha sido afectada, logrando quitarle cada vez más el celo apostólico por salvar almas, olvidando más y más el sacramento de la reconciliación. Esta visión reducida del presbítero, ha ocasionado que algunos se avergüencen de ser identificados con tales si visten con ropa eclesiástica, otros creen que con ropa de paisano podrán acercarse mejor a los seglares, y unos más consideran incómoda esa vestimenta ¿Cuántas más razones no habrá?

    Muchos de ustedes, queridos sacerdotes y seminaristas, creerán que presbíteros como el Santo Cura de Ars, uno de los grandes confesores de la Iglesia, son cuestión del pasado. No se dejen engañar, el Señor nos llama a todos a la santidad y, de manera especial les llama a ustedes a ser sacerdotes santos, otro Cristo. Tuve la oportunidad de tratar de cerca a un sacerdote, rector de un seminario en el Caribe, del cual se sabía que la persona que lo conocía acababa confesándose con él; ¡Que visión tan trascendente de su misión! ¿Cuántas almas habrá salvado Dios por medio de su dedicación y compromiso?

    La Iglesia especifica que “Los Clérigos han de vestir un traje eclesiástico digno”[2] y el Papa Juan Pablo II ha insistido en la importancia de que los sacerdotes vistan el traje eclesiástico ya que “es signo y testimonio en medio del mundo de la propia consagración, al mismo tiempo que manifiesta la condición de ministro de la comunidad cristiana”[3]. Él sabe que en cualquier lugar el presbítero debe dar testimonio de su ministerio.

    La obediencia es un pilar de unidad en la Iglesia y fuente de santidad, al grado que el gran pecado de Adán fue la desobediencia, y la salvación nos la regala Cristo por la obediencia; …por la desobediencia de un sólo hombre fueron constituidos pecadores todos, así también por la obediencia de uno sólo serán todos constituidos justos (Rom. 5,19) El Señor, tal como dice San Pablo, fue obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Fil. 2,8). La Cruz de Cristo es locura para el mundo. Para nosotros, la Santa Cruz es la sabiduría del amor sin límites de Dios a la humanidad que, para salvarnos, dio su vida por nosotros ¿No valdrá la pena toda una vida de tener la molestia de usar el alzacuello para salvar una sola alma?

    Lo que he querido transmitirles, muy queridos sacerdotes y seminaristas, es una inquietud de un laico, una petición de una de sus ovejas; los necesitamos como sacerdotes santos, que vivan en todo momento su ministerio, que vistan como ministros de Cristo, confesores dedicados a proclamar la infinita misericordia de Dios a tantas almas que vagamos sin rumbo en cualquier lugar, incluso en un congreso para la familia, donde “racionalmente” no estaba planeado que un sacerdote reconciliase con Dios a treinta personas.

    Nadie en esta tierra puede brindarnos mayor amistad que uno de ustedes que, como amoroso pastor, nos conduce a la amistad suprema, la de Cristo. Por eso el sacerdote es nuestro mejor amigo.

    ResponderEliminar
  39. ¿Masía... ?, No, sólo un campo lleno de higos chumbos.
    O que es lo mismo con nopales.
    Pues Forty tiene mi teléfono, ya diréis cosas. Las tiendas de campaña caben...
    También hay ortigas en hinvierno.
    Cardos marianos, alguna serpiente y muchos dragones todos los veranos.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo10:36 p. m.

    Después de todo, tú eres la que mejor me cae, porque los últimos fichages son malísimos, ¿De donde los ha sacado de la imprenta?

    ResponderEliminar