domingo, septiembre 30, 2007

Más niños llorando, no, por favor.

Phantasie architectonique III

Se me olvidó contar que mi ciudad lineal era recorrida por varios pequeños dirigibles que trasportaban turistas del centro de Madrid al complejo ministerial. Tampoco expliqué que cuando la ciudad se desarrollase, dos grandes plazas irían a cada lado de la gran avenida central. Una plaza más seria, de grandes monumentos escultóricos y en cuyo centro estaría situado el Panteón. La otra más lúdica pensada para conciertos y grandes espectáculos. La primera como si de una cuadrícula se tratase, tendría edificios que a modo de columnas sostendrían el gran techo que cubriría la mayor parte de la plaza. Los edificios situados unos cerca de otros, sostendrían esta terraza-techo, de forma que en esta plaza lúdica reinaría una eterna noche propicia para todos los anuncios luminosos y pantallas que se colocarían en ella.

Un reloj digital de grandes dimensiones sería el lugar adecuado para que centenares de miles de personas pudieran congregarse y celebrar la entrada de cada nuevo año. Sería un marco teatral, colosal, pensado para las retrasmisiones de los canales de televisión. Un nuevo lugar emblemático para esta nueva ciudad. Toda una extensa plaza, techada, para que las multitudes puedan hacer cuanto ruido deseen. Esta plaza sin cerrar completamente por alguna de sus partes se iría ampliando conforme se construyeran los edificios-pilar que sostienen esa terraza superior, que por encima en un jardín de césped completamente plano y cuadrado. La plaza, como es lógico, estaría enmarcada por los edificios que formarían los muros que la delimitarían. Allí podría haber fiesta todo el día sin que molesten a nadie.

Os podría hablar del regimiento con banda de música que saliendo del complejo ministerial recorrería la Avenida Central cada día. Os podría hablar del sistema de recogida de aguas de estas edificaciones ciclópeas que acaba en gárgolas formidables. Os podría hablar del muro-edificio que acogería el reloj que se convertiría en el icono del comienzo de cada nuevo año. De las estatuas que ornarían los alrededores de la planta cuadrada del Panteón donde habría capacidad para cientos de miles de ánforas en sus columbarios cada uno con su arco y su número debajo. ¿Os podreís creer que no le he puesto nombre a esta ciudad?

En mi casa los mejores bocetos de este proyecto fueron archivados en una carpeta. Mis carpetas, mis armarios, mi casa, será un jardín inexplorado de descubrimientos el día que me muera. Lo será si el explorador tiene mis mismos intereses. Para otros, mi casa será un montón de papeles y objetos. Esos papeles que dentro de unos siglos, en el caso de que sobrevivan y lo hagan juntos, explicarán quién fue quien los trazó, y cuáles fueron sus sueños, sus aficiones, sus pasatiempos. Pero no os engaño que espero muy poco del Tiempo. El tiempo, ese gran destructor.

Desde luego si hay alguien para el que no trabajo, es para la posteridad. La posteridad siempre es muy engreída. Además, si hay alguien que ya no puede hacer nada por mí, es la posteridad; siempre llega tarde. Una vez que me muera os aseguro que estaré muy por encima de lo que piense la posteridad.

La posteridad siempre me ha parecido más vaporosa que mis sueños. He disfrutado más de mis sueños que de toda la posteridad. Creo en el Cielo, pero no en la posteridad. Una buena paella disfrutada entre amigos me parece mucho más tangible que toda la posteridad.

Hoy ha sido el primer día de mi vida en que he soñado que aparecía por un edificio donde se estaba celebrando un congreso de matemáticas. No asistí al congreso propiamente dicho, pero lo que me llamó la atención era la gran cantidad de curas con sotana (como los de las fotos en blanco y negro del blog) que asistían al congreso. Después me di un paseo por el bonito parque que rodeaba al edificio. Allí dos jóvenes jugaban al frisby. Me puse a jugar con ellos. Al poco uno sacó un frisby completamente novedoso: era como una hélice. A pesar de lo moderno de aquel objeto, el movimiento era bastante similar a los tradicionales.

19 comentarios:

  1. Anónimo1:32 a. m.

    el tiempo sólo destruye lo que se deja destruir.
    si el cuerpo permite que el tiempo le afecte, la conclusión lógica sería decir: este cuerpo no vale un peine. Necesito otro cuerpo que dure más, al menos 800 años , como Matusalén.
    Pero va a ser que no.
    Así que, ¿qué hay que no destruya el tiempo? ¿ Brad Pitt ? ¿the Big Bang? ¿la catedral de Colonia? ¿la Sagrada Familia? ¿el Vaticano?
    Hasta las estrellas comienzan y terminan. Los planetas quedan desiertos, con el tiempo. ¿qué permanece aquí abajo?

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. F. dixit:

    "Mis carpetas, mis armarios, mi casa, será un jardín inexplorado de descubrimientos el día que me muera.

    Desde luego si hay alguien para el que no trabajo, es para la posteridad. La posteridad siempre es muy engreída. Además, si hay alguien que ya no puede hacer nada por mí, es la posteridad; siempre llega tarde. Una vez que me muera os aseguro que estaré muy por encima de lo que piense la posteridad."



    Me temo que el padre Fortea comienza a desvariar o a tener un extraño ataque de narcisismo. Estos párrafos son demasiado hasta para él.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:02 a. m.

    pues en cuanto a lo de la posteridad, yo estoy totalmente de acuerdo. Cuando uno ha estado cerca de morir, se da cuenta de que lo que de verdad importa es lo que Dios piense de mí, lo que piensen los otros seres humanos, que son caducos como yo, ¿qué importancia puede tener? La posteridad: pue bueno po vale.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:03 a. m.

    y en cuanto a los descubrimientos que se pudieran hacer en casa del cura, muy probablemente tendrán que ver con su sufrimiento interior.

    ResponderEliminar
  9. AL 4:322:33 p. m.

    JA,JA,JAAAAAAAA,JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA,JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  10. AL 2:032:36 p. m.

    PORQUE ÉL QUIERE SUFRIR.

    ResponderEliminar
  11. MRS WELLS2:51 p. m.

    MARGA:¿POR QUÉ NO METES TU CABEZA EN LA LAVADORA DE TU TÍA;TAL VEZ ASÍ,TE ACLARES MEJOR.

    ResponderEliminar
  12. ALBERTO2:52 p. m.

    Y YO HARÉ UN PACK DE 3 CACAS PARA PREVENIR POR SI ACASO.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. PAPARAZZI A MARGA7:13 p. m.

    ¿Su marido es miope?

    ResponderEliminar
  15. Anónimo7:59 p. m.

    5:36
    porque tú le haces sufrir, entre otras cosas.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo10:58 p. m.

    esperamos con ansia su próximo post, porque este troll ya nos ha tufado con el Alberto dichoso y se fue toda la posible inspiración...

    ResponderEliminar
  17. Anónimo11:56 p. m.

    Padre Fortea, ante la evidencia de ciertas negatividades, le sugiero que exorcice su blog.

    ResponderEliminar
  18. AL 10:591:10 p. m.

    Y ÉL A MÍ

    ResponderEliminar