lunes, septiembre 10, 2007

Señora Vicepresidenta: ya tengo preparada mi contraofensiva para contrarrestar su laicismo ofensivo


La película “Desayuno con Dia
mantes”, de la que hablaba ayer, es un rollo de película. Reconozco que el comienzo es uno de los mejores comienzos de película que recuerdo: todo parecía indicar que íbamos a ver una obra formidable. Pero poco dura la alegría en casa del pobre. Aunque reconozco que está mejor que la versión turca de "La Guerra de las Galaxias".

Y encima esa histórica cita: No soy Holly. Ni siquiera Lulamie. No se quien soy. Soy como este gato. Somos un par de infelices sin nombre. No pertenecemos a nadie y nadie nos pertenece. Ni siquiera el uno al otro"

De puro mala, ha entrado ya en el cielo de las citas memorables.

Sea dicho de paso, tampoco sé que le ven a “La Dama de Sangai”. Otra que tal. Mientras que mi querida “Pleasantville” está olvidada en todos los rankings.

Lo más digno de recuerdo de este día ha sucedido cuando en una partida de ajedrez, he puesto sobre el tablero una jugada rápida, magistral, sorprendente y triunfante. El contrincante, que tenía un ranking que era el doble del mío, ha perdido la partida en ese momento. Ha sido un momento tan glorioso, que tras mover mi alfil, me he sorprendido exclamando con todo sadismo: ¡sufre, mamón!

14 comentarios:

  1. Anónimo10:38 a. m.

    Ahora sólo te queda activar tu contraofensiva. Pero hazlo pronto!!! Nos están llevando a la ruina

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:39 a. m.

    ja,ja,jaaaaaaaaaa.Lo de sufre mamón te ha quedado de diamantes.

    ResponderEliminar
  3. alberto a josé de pedro de argentina11:42 a. m.

    Quiero que sepa que yo sólo hago caca,una vez al día.

    ResponderEliminar
  4. josé de pedro de argentina11:44 a. m.

    Pues ya sabe lo que ha dicho su amada María:"Le gusta su culo con la fragancia natural del mismo".

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:51 a. m.

    Dios mío,ayúdame.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:52 a. m.

    Tengo miedo a la vida.Ayúdame,Dios mío.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:53 a. m.

    Por favor,ayúdame,Dios mío.

    ResponderEliminar
  8. ay que ver que locos pululan por aqui...que la vida es maravillosa hombre, no os rayeis tanto..dios te ayuda si tu te empeñas ;o)

    ResponderEliminar
  9. Yo también jugaba al ajedrez, y la verdad que es un juego muy agresivo, aunque no una agresividad física (excluyo las patadas que Karpov y Korchnoi se daban por debajo de la mesa cuando jugaron por el título mundial).

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:24 p. m.

    Paz y Bien:

    Entre tanto diamente y ajedrez, os voy a dar una noticia. Esta mañana ha falledico el padre Daniel Elcid, lo digo porque alguno de vosotros habló de sor Angeles Sorazu alguna vez que otra. Gracias a Dios acabó todo el proceso de beatificación, sólo queda el milagro. Estará junto a la persona por la que tanto ha luchado. En Navidad os pondré un verso con el que felicitaba a sus amigos. Precioso.
    El tenía demencia senil y muchos años, pero os diré que el día que hizo 80 aniversario de Comunión, me avisaron para que hablara con él, pués parecía estar completamente lúcido. Así fué. Luego volvió a su estado normal de demencia.
    Pudo decirme un SI para un trabajo sobre el cuál tenía muchas dudas y debo realizar. Hace un mes intente hablar con él pero no pude, el superior de la residencia me indicó estaba mal. Recordaré sus joticas navarras, su sonrisa, sus palabras JAMAS DEJO SIN AYUDA A QUIEN ME LA PIDE. Siempre estabamos cuatro personas presentes cuando hablaba con él, nosotros y nuestros ángeles. Es una costumbre que sigo como él.

    Pero el final es muy feliz, hoy podré añadirle a mis santos y como a ellos le daré un cariñoso beso y le pediré ayuda para que todos aquellos Hijos de Dios que no creen en EL, le conozcan y amen.

    El Señor os bendiga.
    mga.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3:31 p. m.

    Si María Teresa dejase la Vicepresidencia y tomase los hábitos la Iglesia podría ganar otra doctora, se lo tengo dicho, pero... se me resiste!

    ResponderEliminar
  12. marisestela4:43 p. m.

    "Dios mío, ayúdame
    Tengo miedo a la vida. Ayúdame,Dios mío
    Por favor,ayúdame,Dios mío"

    ¡Qué magnífica flecha de oro directa al corazón de Dios!
    ¿Podría Él denegar su auxilio y pasar de largo?
    ¿Podría?

    ResponderEliminar
  13. Anónimo12:31 a. m.

    que responda Teresa

    ResponderEliminar
  14. lo bueno es que no termino el dicho como en la canción ..... devuelme a mi mi chica.......

    Que emocionante es el juego de ajedrez, por que uno puede plantear unas estrategias formidables contra el enemigo, y en ocasiones así es la vida

    Fiat Voluntas Tua

    ResponderEliminar