martes, septiembre 04, 2007

Sermonea bien y no mires a quien


Cierto lector de este blog me preguntó qué era la recta razón. Dirijamos nuestra sociedad según la razón, ¿pero qué es la razón?

No es fácil dar una fórmula que delimite qué es adecuado a la razón y dónde empieza la irracionalidad. Pero si no es fácil en teoría, sí que lo es en la práctica. La razón, el ideal de los griegos, de los cuales nuestra civilización procede, es todo aquello que está de acuerdo a los valores objetivos que sustentan nuestra sociedad: la libertad, la igualdad, el deseo de que todos los hombres vivan mejor y otros.

La irracionalidad es la dictadura, la opresión, el imperio de la voluntad sobre la Ley, la mentalidad inquisitorial y otras cosas que son fruto no de la razón, sino de las pasiones.

Nuestra sociedad vive dividida de un modo irracional, por obra de los partidos. En nuestro país, desgraciadamente, esa irracionalidad a alcanzado a los medios de comunicación, de forma que los ciudadanos no tienen medios objetivos suficientes (siempre hay medios objetivos) para poder vencer esa división fanática. La gente es favorable a un partido con la tozudez con que podría ser de un equipo de futbol.

Cierto lector de este blog me acusó de que cuando hablaba del imperio de la razón sobre la sociedad, en realidad de lo que estaba hablando era del dominio de mi moral sobre la sociedad. Nada más lejos de la realidad. A nadie debo imponer mi fe. Pero en una sociedad libre debo luchar porque mi creencia de lo que es lo mejor no sea barrida por otras corrientes de opinión. Si todos somos iguales, yo también puedo luchar por mi opinión.

No busco imponer, aunque tuviera todo el poder para hacer las leyes. Sino que consensuemos el camino. Que a través de un diálogo verdadero, entre creyentes y no creyentes, lleguemos a un acuerdo. Y si no llegamos a un acuerdo, que nadie imponga nada a nadie. Es preferible esperar a imponer.

Imponer es una palabra fea. Los que imponen cosas, son odiados.

Cambiando de tema. Hoy he ido al obispado, me he encontrado con cierto superior (no era el obispo, malpensados) que me ha echado un sermón. No me hubiera importado, sino fuera porque ese sermón me lo da cada vez que nos encontramos. El mismo sermón, palabra por palabra, ya lo he escuchado demasiadas veces para escucharlo con ánimo sereno. ¿Lo dices por mí? No, no, no has escuchado la palabra “José Antonio” en todo el rato, hablo a todos los curas.

Sí, habla a todos, pero el sermón siempre me lo da a mí. El dichoso sermón me ha acompañado todo el día: en coche, en la iglesia, en casa. Una vez, hace ya dos años, le dije que si veía algún defecto que me lo dijera claramente. Ni uno. No le creí entonces, como no le creo ahora en su repetición.

Yo le he hablado claramente en mitad de su sermón para que se lo ahorrara, hace un año ya le dije “mira si quieres puedes ahorrarte este sermón”, pero ya se ve que la perseverancia es una de sus virtudes.

Mira, si no me marcho de mi parroquia más allá de 31 días cada año, el sermón que me das es inútil. No, no –me repite- si no lo dudo. Pero, ala, ¡otro sermón! No le entra en la cabeza que puedes recorrer medio mundo en 31 días. Si hubiera estado todo un mes en la playa, perfecto. Pero tanta conferencia le parece imposible que se pueda dar en tan poco tiempo.

Es uno de los pocos que sigue sin e-mail en la diócesis y de Internet sólo sabe que existe. ¿Qué significa eso? Que dentro de tres meses, otro sermón. Me gustaría decir que lo llevo con calma, pero el de hoy se me ha incrustado. Todavía lo llevo encima.

22 comentarios:

  1. Respetando a todo mundo, a mi forma de pensar si tan solo todos aportáramos lo siguiente en esta razón.
    Equidad, respeto a la libertad, el ser equanime y sobre todo conservar la paz con el prójimo, de otra cosa estaríamos hablando, aunque pueda parecer utópico

    En cuanto a lo del sermón, en ocasiones nos pasa ese tipo de situación, la misma cantaleta después de cierto tiempo, pero solo le puedo decir esto humildad y paciencia, y así estaremos engrandeciendo a nuestro DIOS.

    ResponderEliminar
  2. P. Fortea: Si al que le predicó el sermón le dice que lo está poniendo verde en su blog, verá como va a aprender a usar internet... para ver qué dice. :)

    ResponderEliminar
  3. Sincero, sincero, pater.

    ResponderEliminar
  4. La razón, el ideal de los griegos, de los cuales nuestra civilización procede, es todo aquello que está de acuerdo a los valores objetivos que sustentan nuestra sociedad: la libertad, la igualdad, el deseo de que todos los hombres vivan mejor[...]

    Está muy bien, tiene razón.

    ResponderEliminar
  5. Siento lo del sermón. Hay gente pesada en todos los sitios, y yo creo que con ese tipo de gente damos casi todos.
    Consuela saber que Dios lo sabe todo, aunque sí que duele, pero si le parece, la próxima vez intente no hacer ni aprecio. O si no puede evitar sentirse dolido, ofrézcalo por los que día tras día venimos a ver qué nos cuenta nuestro querido padre Fortea en el blog, que a algunos nos viene muy bien.
    Yo ayer tampoco tuve un bien día. Llegué a la conclusión de que toda la gente rara y retrasada de Alcalá va a comprar a mi tienda. No sabe lo que me costó no mandar a la ..., a más de uno. Estuve frustrada todo el día. La próxima lo ofreceré por Vd., y por su "amigo" el de los sermones ;-)

    ResponderEliminar
  6. jajajja padre, Buen amigo cuan espiritu flagelado anda por ahi con cierta tristeza, no te debes preocupar ya que si vieras a mi jefe..todos tenemos uno y no creo que el tuyo sea peor que el mio en cuanto a cargantez y perserverancia.

    Jefe: Carlos, tienes los archivos xlm y el codigo fuente del nuevo programa?
    Yo: No jefe, he estado de vacaciones lo estoy estudiando ahora mismo
    Jefe: Vacaciones?Maldita sea Señor Carlos, como no ha recibido el manual para la nueva temporada mientras estaba de vacaciones?
    Yo: Por eso jefe, por que estaba de vacaciones y hasta el de la imprenta tambien y los acabó de imprimir ayer.

    Jefe: Oh dios mio, no vamos a llegar, todo va mal, no podemos parar ni un segundo..Oh Dios mio Dios mio...(se oia ya en la lejania)

    Asi que no te preocupes y no te dejes influir por la cargantez de unos, mas cuando ha currado estas vacaciones predicando, y el haberme ganado ami a los mios y a mi alma para con la iglesia, creeme, ya es un triunfo jejeje. Un abrazo!!
    Pd: Tomate un buen helado de chocolate para quitarse las penas de vez en cuando jeje

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto padre que su asunto del sermón anima mucho para comprobar como no somos únicos. Yo me permito ponerle aquello que decía San Josemaria Escrivá: "No digas: esa persona me carga. —Piensa: esa persona me santifica". A mi me ayuda recordarlo.

    ResponderEliminar
  8. A FRANCES XAVIER1:19 p. m.

    QUÉ INTELIGENTE,CHUSMA.

    ResponderEliminar
  9. Muchos recuerdos al sacerdote del sermón y le felicito por no tener internet, espero que tampoco vea televisión.
    Esos son de los que me gustan a mí, sin menospreciar a los demás.

    ResponderEliminar
  10. Sobre el sermón: hay gente que aprovecha su autoridad y poder para castigar a los que envidian. Así es el ser humano. Esto de los sermones me hace gracia porque muchas veces cuando uno va a Misa el cura le echa un sermón a los que asisten por los pecados de los que no asisten, y claro, uno piensa ¿por qué no sale a la calle y se lo suelta a los que no van a Misa? Pero así es la vida.

    ResponderEliminar
  11. +Sergio5:43 p. m.

    Buenas tardes, Pater,

    Bendiciones.

    Sigamos escuchando tus sermones..

    +Sergio

    Sagrado Corazón de Jesús, presente en todos los Sagrarios del mundo, en tí confío! Siempre.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo en el predominio de la razón sobre la irracionalidad. El problema es que aun coincidiendo con algunos de los mandatos básicos para la convivencia (por ejemplo "no matar o, no hacer daño gratuitamente") depués hay una ampla gama de actitudes respecto a las cuales no vamos a estar de acuerdo en su valoración.

    Esto es debido a que las leyes se rigen no por LA RAZON (o, LA MORAL) con mayúscula, porque cada cual tiene la suya, sino por lo "razonable" para la sociedad y resulta que este es un concepto muy amplio que ha variado a lo largo de la historia. Un concepto que tiene más que ver con la evolución de la sociedad que con una lista inmutable de valores.

    Un día decir que la Tierra gira alrededor del Sol es una barbaridad y varios años después es algo común y aceptado; un día ir en bikini a la playa es considerado amoral y unos años después es práctica universal; un día ser homosexual es una enfermedad y más tarde es tan normal como no serlo. Y así sucesivamente.

    Ya lo imaginaba pero agradezco que me ratifique que no trata de imponer su fe a nadie y que es partidario del dialogo, incluso, con los que no creen lo mismo que usted y desde luego tiene usted todo el derecho a defender su forma de pensar. Ese es precisamente el tema.

    Mi pregunta sería ¿cree que la religión -católica- podría canalizar todas las formas de pensar sobre la economía, la moral, las prioridades de gobierno etc consensuando una política en la que no hubiera discrepancias, ni corrupción, ni enfrentamientos entre rivales, ni medios de comunicación alineados con unos o con otros ni interpretaciones sobre lo que es el bien común?

    ¿O acaso está pensando en algo inconcreto todavía pero que tiene la sospecha de que va a sobrevenir más tarde o más temprano y que acabará con esta, llamemosle, "partitocracia"?

    Si es lo segundo, quizás sería el momento de proponer algunos criterios ¿no?, ¿Sin partidos pero con democracia? ¿Como sería eso?

    Me gustaría saber cuales son las alternativas que se defienden.

    Creo que el "no" a esto o, a lo otro, suena a pataleta si no se acompaña de un "si" a otra cosa que lo sustituya. Es como el niño pequeño que dice que no quiere dormir en la cama pero no dice donde y como le gustaría hacerlo.

    Puedo entender que no gusten los partidos tal como funcionan actualmente, pero lo que no entiendo es porque no crean un partido que funcione correctamente y participan en las elecciones.

    ¿A ver si va a resultar que si lo tienen?

    Para algún despistado aclaro que jamás me ha gustado ni me gustará (al contrario ha luchado contra ella) ningún tipo de dictadura: Ni la del proletariado, ni la de los militares ni la del dinero ni la de los Iluminados ni la de los derviches.

    Mi categoría actual es la de simple votante ( y no siempre voto al mismo partido), supongo que como la de la gran mayoría.

    Respecto a lo de los sermones, me temo que escuchamos demasiados a lo largo de la vida y no siempre de los que más valoraríamos.

    Un saludo y perdone la intromisión.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo6:54 p. m.

    Querido Pater Fortea: Ignore la cuestión del sermón repetido, es lo de siempre "la homilía eco". A Dios gracias Dios nos bendice con sus Sermones, así con mayúscula, para la Gloria de Dios y nuestro propio bien. Siempre habrá superiores así, jefes así, gente así. Hay qué aguantar, pero olvídelo, aléjelo de su mente, será o mejor. Saludos desde México. Marta Ortiz Yáñez

    ResponderEliminar
  14. Eternos sermones para los segadores diligentes:

    1. "Con el dinero que ganas de los libros y otros actos, los podrías dar a los pobres".

    2. "Vaya buena vida que te das con tantos viajecitos y conferencias".

    3. "Con el tiempo que gastas en ir de un lado a otro y en hablar y escribir, podrías dedicarlo a hacer otras cosas de provecho".

    4. "Tienes ganas de promocionarte para tener cargos y honores con tanto salir en público".

    5. "¿Te encuentras bien? A lo mejor, los temas que tratas te pueden afectar...".

    6. "Has hallado una mina con el tema que tratas para pasártela bien... y quién sabe si algo más...".

    7. "¿No te has vuelto de una secta?".

    ResponderEliminar
  15. Anónimo8:17 p. m.

    Solo Dios puede cambiar al hombre a través de otro hombre, lo puede hacer.
    Que los hombres y mujeres comprendan la importancia del hogar y los hijos; que los políticos crezcan respetando las ideas de sus oponentes y facilitando la labor por el bienestar de los ciudadanos, dejando de lado el egoísmo partidario; que nuestros sacerdotes conozcan el importante papel que Dios les ha encomendado y sean sensibles y obedientes a su Palabra.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo8:50 p. m.

    Yo conocí a un sacerdote que siempre me repetía las mismas cosas, hasta que con el tiempo y mucha paciencia pude observar que esas mismas palabras repetidas, no siempre caían de la misma forma en mi alma, y aprendí que a través de escuchar la repetición de las mismas palabras, yo recibía gracias diferentes a través de ellas, pasa como cuando decimos oraciones repetidas todos los días, no siempre vemos las mismas luces aunque la oración sea la misma.

    ResponderEliminar
  17. José de Pedro de Santa Fe-Argentina9:18 p. m.

    Con respecto a lo del sermón que te dió el venerable Giordi (no se por qué me recuerda este venerable ansiano al nombre de la Rosa, Aunque sin las conotaciones criminales del personaje, claro está) yo creo que el sermón en cierto sentido puede llegar a ser pertinente en el sentido de que hay que cuidarse de NO CAER EN LA VANIDAD.
    A usted, Padre Fortea, el Señor lo ha llamado a realizar un Ministerio excepcional, algo que usted nunca quiso y nunca pidió pero que debe cumplir, tal vez con cierta carga de responsabilidad que usted nunca hubiera querido. Como en el ejercicio de este ministerio aveces se ven romper las leyes de la física y de la naturaleza, atraen hacia usted las miradas de todo tipos de científicos, pseudocientíficos, religiosos, ateos, curiosos, ocultistas y toda la letanía de personajes que usted conoce mejor que yo. Esto lo hace a usted actor de una de las sagas de la Película del "Exorcista" pero de la vida real, con posesos reales y con demonios aún más reales. La preocupación de sus superiores es clara y con cierto fundamento: "Debemos velar y rezar por el Padre Fortea para que siga haciendo su ordinario ministerio, agradeciendo a Dios por el bien que realiza, que lo haga sin vanagloria ni soberbia sino para servicio de los Hombre y alvio de los que sufren"

    ResponderEliminar
  18. Dempsey9:32 p. m.

    "I'm Against It"


    Well I'm against it
    I'm against it
    Well I'm against it
    I'm against it
    I don't like politics
    I don't like communists
    I don't like games and fun
    I don't like anyone
    And I'm against...
    I don't like Jesus freaks
    I don't like circus geeks
    I don't like summer and spring
    I don't like anything
    I don't like sex and drugs
    I don't like waterbugs
    I don't care about poverty
    All I care about is me
    And I'm against...
    I don't like playing ping pong
    I don't like the Viet Cong
    I don't like Burger King
    I don't like anything
    And I'm against...
    Well I'm against it
    I'm against it

    ResponderEliminar
  19. Dempsey9:33 p. m.

    Es una vieja canción de The Ramones


    http://www.youtube.com/watch?v=kyB1aW8Z39g

    ResponderEliminar
  20. José de Pedro de Santa Fe-Argentina9:50 p. m.

    Buenas al Padre Fortea y Buenas a Todos los del Blog:

    Ahora me quería referir al tema de la razón y al futuro del mundo y de la humanidad:
    La racionalidad es la que debe guiar los actos de la Humanidad y de los gobernates. Creo que es inaceptable que el CAPRICHO, LAS PASIONES O LAS CONVENIENCIAS del gobierno de turno dirijan los destinos de la Humanidad. La razón bien orientada hacia EL BIEN COMÚN, es decir el bien de "TODOS LOS HOMBRE Y DE TODO EL HOMBRE" es lo que debe prevalecer. Ahora bien la razón debe estar sujeta al orden moral y sobre todo a la dignidad de la persona Humana. No pueden tomarse medidas que siendo razonables vulneren los derechos primarios de las personas. Puede ser razonable, por ejemplo, fomentar el Aborto a Escala mundial por el problema de la Explosión demográfica, pero aquello vulnera el derecho más primario de todos de los niños no nacidos. Por consiguiente esta política es razonable pero genocida.

    Quería ahora tratar el tema de mlos problemas que yo personalmente, proyecto para el futuro. La población mundial en el año 2006 era de 6.000 millones de personas y se viene DUPLICANDO cada 50 años. Supongamos que ese ritmo se retarda un poco y en el futuro la población mundial se duplique cada 70 años:
    año población en millones
    2006 6.000
    2076 12.000
    2146 24.000
    2216 48.000
    2286 96.000
    2356 192.000
    2426 384.000

    No importan las políticas antinatalistas que realicen los gobiernos. Yo creo que esto es inexorable. Dentro de 400 años seremos 350.000 millones de personas y no hay como pararlo. Las políticas antinatalistas solo haacen que se detenga el crecimiento poblacional en los países ricos que a la larga van a ser fagocitados por la población del tercer mundo que crece a una escala exponencial. Éste es el futuro que nos espera. A no ser claro está que se apriete el botón de las bombas atómicas o desastre similar que que nos aniquile a todos en cuestión de segundos. Yo creo que al nivel actual de crecimiento de la población la economía mundial va a seguir creciendo por unos 150 o 200 años más y luego volveremos a la edad de Piedra. Saludos a todos y más tarde continuaré con este análisis sobre el futuro.

    ResponderEliminar
  21. "A nadie debo imponer mi fe. Pero en una sociedad libre debo luchar porque mi creencia de lo que es lo mejor no sea barrida por otras corrientes de opinión. Si todos somos iguales, yo también puedo luchar por mi opinión.
    Es preferible esperar a imponer. "

    100% de acuerdo con lo anterior, debemos exigir respeto a nuestro derecho de expresión, aunque sea contracorriente nuestro andar.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo12:43 a. m.

    Un poco de humildad padre

    ResponderEliminar