lunes, septiembre 17, 2007

Sinceramente, confío en que ninguno de ellos llegara al sacerdocio...


...porque tienen una mirada pícara que asusta. A su lado yo parezco el Conejito de Pascua que anuncia la primavera.

Cuando te pasas un día como hoy escribiendo, llega el crepúsculo, llega el momento después de la cena, llega el momento justo antes de irte a dormir. ¿Ha valido la pena? ¿Tantas horas para producir palabras? ¿Horas por palabras? ¿Palabras por haber dejado de recorrer bosques?

La respuesta es sí, aunque un sí con melancolía. Con las palabras, otras personas soñarán, se emocionarán, llorarán, se producirá el mágico hechizo que les llevará a leer una y otra vez un párrafo. Mis palabras me llevarán a pasear con otros a los que no conozco, a cenar con ellos en medio de risas, a visitar nuevos países.

Eso sin contar con que la escritura es un hecho gozoso. De todas las cosas que puedo hacer, con nada disfruto más que con la escritura. Mis horas de hoy han hecho un poco mejor el mundo. Mi trabajo en mi scriptorium han cambiado un poco el cosmos, lo han enriquecido y la biblioteca del mundo tiene cambiadas unas líneas en su nuevo volumen.

Mañana viene mi madre a visitarme unos cuantos días. Qué mal se escribe con una madre rondando. La escritura requiere de soledad. Mi mesa de trabajo está en el salón, justo donde mi madre visiona sus series favoritas. Trabajar con la televisión funcionando, cosa que sucede cada vez que me visitan mis padres desde hace años, ha logrado de mí una posibilidad de concentración muy superior a la de cualquier monje budista, que no creo que medite con el volumen tan alto como lo ponía mi abuela, que en paz descanse. Pero aunque mi concentración se ha fortalecido, las posibilidades de la mente tienen sus limitaciones. Si al menos se pusiera los dichosos cascos que le regalé unas navidades.

15 comentarios:

  1. Una oración por el P. Fortea:
    "Señor, bendice al P. Fortea en su ministerio. Que todas la almas y ciberalmas que tienen contacto con él se vean enriquecidas e iluminadas con tu presencia a través del velo de este ministro que has escogido. Que cada día sea más santo. Amén"

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:08 a. m.

    Otra nueva santificación... ¡Qué suerte! :-)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:32 p. m.

    Escribir es también mi mayor satisfacción. ¿Tendrá algo que ver que soy géminis, como dice Paloma Navarrete, mi ídola? Cec.

    ResponderEliminar
  4. SANTO?.ja,jaaaaaaaaaaaaaaaa,jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  5. *VERADERO PADRE FORTEA6:36 p. m.

    ooooh!;quë santo me creëis,oooooh!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:27 p. m.

    Padre, de verdad, qué gracia tan grande que pueda escribir y esparcir sus ideas en forma de libros. Que el Señor le conceda ésa concentración que ha logrado para escribir con la TV puesta, es cierto Él vé por usted, lo asiste en su faceta de escritor. Y felicidades por la visita de su madre, es de lo mejor que le podía pasar. Que Dios los cuide a ambos. Marta de México.

    ResponderEliminar
  7. yo tambien adoro la lectura, es genial y aun que las letras en materia s educativas no se me daban nada bien (aun recuerdo como me sacaban al encerado para recitar los verbos que nunca me sabia snif)siempre me ha encantado leer, pero leer en soledad, tengo que confesar que me gusta ser un poco solitario, y que le añadiria eso para una buena lectura?
    Un dia de lluvia y frio

    Una copa de vino de ribera de duero

    y un gran libro que me cautive.

    Eso es una exquisitez foreros. Saludos a todos! (que bohemio me ha kedao leche)

    ResponderEliminar
  8. Señor Fortea, con todos mis respetos le diría que quizás se ha animado usted demasiado con el hecho de haber cambiado el mundo por el mero hecho de escribir. Es indudable que lo ha cambiado. Pero ¿y qué?. El mundo lo cambia cualquier acto imaginable, humano o no. Desde una vorticela atacando a un paramecio hasta Hitler redactando "Mein Kampf". Cambiar el mundo no tiene, segun mi parecer, importancia alguna. No podemos hacer otra cosa que estar cambiándolo constantemente. Lo importante, si acaso, es que seamos capaces de entender si después de tales cambios el mundo es un lugar mejor o un lugar peor. Y después de eso sí, sentirnos orgullosos o avergonzados.

    Mis respetos i mis buenas noches!

    Ohrmizd (dabog@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  9. oiga, también se escribe bien en la mesa de la cocina ó la de la habitación... mientras estén en horizontal... así su mamá escucha tranquilamente al Arguiñano, mientras Ud. escribe ante un plato con cebollas y ajos....¿qué tal?

    ResponderEliminar
  10. noestoy de acuerdo, un libro es eternidad, quien tenga la capacidad para escribirlo, sera inmortal,los libros son sagrados, dentro contienen la semilla del saber y eso amigo mio, el saber, puede hacer grandes cosas.

    ResponderEliminar
  11. yo creo,Carlos, que el único libro sagrado es la Santa Biblia,porque ha sido inspirada por Dios mismo. Cualquier otro escrito puede ser bueno, hasta genial, pero no sagrado.
    en cuanto a la eternidad, mucho me temo que no es de este mundo, que ya tiene su príncipe, y está condenado.
    ¿Porqué en vez de ansiar la pervivencia en lo perecedero no ansiamos un poco más al Único que realmente Es?

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12:30 a. m.

    Yo quiero ser de mayor Paloma Naavarrete. . .Ceci

    ResponderEliminar
  13. Don Carlos. No entiendo su opinión acerca de la eternidad de los libros. Siceramente, no veo porque va a ser eterno un libro y no pueda serlo una uña, por ejemplo.

    Mi opinión es que tenemos la gran suerte de que la mayoría de libros que han sido escritos hayan gozado, no ya de eternidad, sino de una más que corta vida. ¡Qué gozada que la mayoría de los libros que leemos mueran al pasar la última página! Si no fuera así, este mundo sería inhabitable. Y el cementerio vertical de nuestra biblioteca sería como tener miles de vástagos que cuidar.

    Un abrazo,

    Ohrmizd (dabog@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  14. Nunca he escrito un libro, para todas aquellos que han podido hacerlo, no todos son buenos o merecen imprimirse, pero todos aquellos que trasmiten algo bueno para la humanidad, merecen estar por siempre.


    Aunque nunca existirá nada como la Sagrada BIBLIA.

    En ocasiones la vida nos pone pocas pruebas de paciencia y creo que esta por tener una, pero no ahí nada mas hermoso que el amor maternal, disfrútela mientras Dios se lo permita, aunque cambie su forma de vida por unos días

    Fiat Voluntas Tua

    ResponderEliminar
  15. Anónimo4:36 p. m.

    Santo... SANTO

    ResponderEliminar