domingo, octubre 07, 2007

Hemos encontrado pruebas irrefutables que resuelven el misterio de por qué faltaba siempre vino del famoso tonel del monasterio de Beuron del s.XII


En mi día, hay costumbres que son de lo más bucólicas. Una de ellas es que más o menos desde principios de septiembre, iba todos los días a un montecillo cercano a Anchuelo a comer moras. Lo hacía siempre al atardecer. Cerraba la iglesia y me iba leyendo vísperas por una ladera hacia la zona donde están las zarzas más hermosas. Allí había más moras de las que me podía comer. Verdaderos racimos de frutitos muy negros y jugosos. Cada día dedicaba unos cinco minutos a esta grata merienda tan cercana a la cena. Operación que realizaba sin que mi izquierda soltara el breviario, procurando no enganchar mi manga en las espinas y teniendo cuidado de no mancharme la ropa con un jugo tan difícil de sacar como es el de la mora. Algunas hojas blancas de mi breviario quedaron marcadas de forma indeleble, felizmente, en recuerdo perpetuo de esos momentos casi infantiles.

Alguna vez me topaba con algunos del pueblo, como mi sacristana, que venían a hacer lo mismo que yo. En esos casos, comíamos y charlábamos mirando al frente, muy atentos cada uno a nuestra búsqueda.

Hoy 6 de octubre, ha sido el primer día en que ya no había moras. Quedaban muchos racimos con las moras sin recoger, pero secas. Eran moras marchitas, recuerdo triste del fruto jugoso de piel tensa y brillante. Las que quedaban ya no eran brillantes, sino opacas, ya no eran apetitosas, eran una parábola perfecta del paso de la juventud a la vejez. La vida resumida en unas moras. Hasta me he puesto un poco triste, mirando las moras. Otros días llenaba mi estómago, hoy me he llenado de melancolía.

Mirad, voy a decirlo claramente, pensaba en tantas decenas de miles de chicas en el mundo que se quedan solteras y envejecen sin encontrar un marido con el que fundar una feliz familia llena de niños.

¿Y los chicos? ¿No le recordaban las moras a los chicos solteros? Pues no, las moras sólo me recordaban a las chicas. Supongo que por el campo quizá halle algún tipo de vegetal, flor o árbol que me recuerde a la otra cara de la moneda. Pero las moras sólo me recordaban al sexo femenino, lo siento.

12 comentarios:

  1. Anónimo1:33 a. m.

    pobre borrachín, seguro que ahogaba incomprensiones en un trago ó dos ( ¿ó tres?) de delicioso vino, que luego le ayudaba a encontrar más rápidamente el camino hacia la celda.
    ¿falta de virtud? seguro que sí, pero cada día se arrepentía.

    ResponderEliminar
  2. momentos casi infantiles... son los mejores, los momentos sencillos de la jornada, los pequeños deleites como el mirar la belleza de un paisaje.
    Es bueno ser un hombre de buen conformar, como decía la canción.

    En cuanto a la melancolía, creo que no es bueno habitar en ella.
    ¿No te casaste? Ten buenos y buenas amigas, frecuéntalos a diario, consuela a los necesitados, que hay muchos y de multiformes carencias, pobres, ancianos, niños, etc.

    Cuando amas, es cuando el Amor te llena, y con ese bienestar desaparece la paralizante melancolía. yo lo veo así.

    ResponderEliminar
  3. De pequeña también iba con las amigas a coger moras de las zarzas.
    Las poníamos en unas cestitas que nos fabricábamos con hojas de parra. Los lados los aguantábamos con palitos finos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:39 p. m.

    según Sor Inés de la Sta Faz sólo hay dos vocaciones para las personas: o la vida consagrda o el matrimonio , el que se queda soltero es un egoísta sin remedio que no quiere entregarse a los demás.
    ¿Qué pensáis el resto de los cristianos al respecto?

    ResponderEliminar
  5. Que casarte por casarte vale más quedar soltero.
    Para la vida religiosa hace falta vocación y mucho espíritu de sacrificio.
    Tanto una cosa como la otra es: hasta que la muerte os separe(más o menos). Ninguna de las dos es fácil.
    Para el matrimonio considero que debe haber AMOR por parte de los dos.

    ResponderEliminar
  6. Hay muchos jóvenes solteros que hacen muchas muestras de su buena disposición para ayudar a los demas. Se ven muchos jóvenes voluntarios.
    Unos jóvenes cuando se casaron el dinero de su lista de bodas fue para hacer un colegio por Madagascar.
    Otros se pagan el mes de vacaciones para colaborar con instituciones benéficas, ayudando en lo que pueden.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:07 p. m.

    es duro..es muy duro..ser sacerdote y no poder tener a alguien a quien amar, pero es el camino que elgieron los que se dedican a ese empleo. hum...tambien pienso que se perderia todo el respeto y esa santidad que rodea a los sacerdotes si pudiesen tener hijos o casarse. nunca un sacerdote catolico podra crear una familia o tener descendencia. el cuerpo humano tiene necesidades que se han de cubrir, por eso opino que no podria desempeñar ese trabajo, si fuese protestante de acuerdo pero...las cosas son como son y hay que sacrificarse. numerosos casos ha habido de sacerdotes que encontraron mujer y colgaron los habitos, pero bueno, el materialismo reina hoy en dia y eso tienta a muchas personas a cometer actos impuros, como son fuera del matrimonio ect...en fin. un hombre de dios tiene que estar por encima de todas estas cosas. Saludos a todos

    ResponderEliminar
  8. La mayoría de la sociedad no ve mal que el cura se case y tenga una famila.

    Al sacerdote le resultaría más difícil su labor al tener que intentar que además de él su familia sea modelo de comportamiento.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9:45 p. m.

    NO HAY AMOR MAS INTENSO Y VERDADERO QUE LA PERSONA QUE SE DEDICA A AMAR A DIOS. Y QUIEN AMA A DIOS DE VERDAD SIEMPRE AMA AL PROJIMO. NUESTRO LUGAR ESTA ALLI DONDE LA VOLUNTAD DE DIOS QUIERA. SIEMPRE DA LAS GRACIAS NECESARIAS PARA ELLO. SOLTEROS, CASADOS VIUDOS-AS. SACERDOTES

    SALUDOS CORDIALES

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:34 p. m.

    Habamos chicas muy creativas, demasiado creativas. Si mi cabeza no para un momento y siempre voy de proyecto en proyecto, dónde porras encaja un hijo ahí. Ya bastante tengo con mi gato, que me desbarata todo. ninette

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:35 p. m.

    Habemos. jiji

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11:37 p. m.

    te nimio plus diligo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.