viernes, noviembre 09, 2007

Este niño algún día será recaudador de impuestos


No ha estado oportuno sacar de la cama a Hollhoper para contarle la lista de los mayores dolores físicos de mi vida.
-Cuando me sacó aquel dentista sádico la muela sin que la anestesia hiciera efecto.
-Cuando se pudrió el nervio de uno de mis dientes y durante toda la noche sufrí lo que no está escrito.
-Cuando tuve gases y creí que iba a romperse uno de mis intestinos. Llegué cojeando al ambulatorio. De verdad creí que se iba a desgarrar algo.
-Cuando me hicieron una gastroscopia y sentí, por primera vez en mi vida, lo que es la angustia de muerte. Con toda mi traquea ocupada por aquel tubo que hasta me hizo sangre.

De verdad que si hay algo que no le envidio a nadie, son los sufrimientos físicos. Además buena parte de los dolores que he tenido en mi vida tienen que ver con la dentadura. ¡Cuántas noches no he envidiado a las aves o a los lagartos! De pequeño también tenía pesadillas. Sé lo que es despertarse en mitad de la noche empapado en sudor.
Hoy me ha ocurrido una cosa muy curiosa. En mitad de la noche, me he levantado enfadado y con toda decisión me he dirigido a uno de los dos aseos de mi casa y allí he echado una mirada furiosa e increpadora contra un punto concreto del suelo, como si allí hubiera un mal espíritu. Por supuesto que no he visto nada en ese lugar. Pero la mirada era tal como si lo viera. Después me he vuelto a la cama y me he dormido al punto. No recuerdo nada que precediera a ese momento en que he salido de la cama, ni nada después de meterme bajo el edredón.
Desde hace años, casi desde el final de la infancia, no he tenido pesadillas, ni siquiera como excepción. Pero en los últimos nueve años, sí que ha habido unas cuatro veces que he soñado que veía salir a alguien humano de mi habitación y yo salía persiguiéndole de mi cama. No es que soñara que salía de la cama, sino que literalmente salía de la cama. Pero todo ello sin temor. Aunque de pequeño sí que era sonámbulo y menudos sustos pegaba a la familia con mis paseos nocturnos.

28 comentarios:

  1. Hola:
    que te digo... no queriamos saber tanto de tus dolencias, con solo una pequeña explicacion que has sufrido mucho hubiera sido suficiente, noooo.
    pero en fin, lo lamento mucho; claro todos hemos sufrido un dolor de dientes y si son muy molestos la verdad.
    de tus pesadillas que se yo, todas las noches tengo pesadillas, mis adorados vecinos ponene musica hasta tarde de la noche y no dejan dormir y cuando lo hacen tengo pesadillas, son una pesadilla...
    cuando tengo pesadillas, aveces me levanto gritando o llorando y literalmente salgo de mi cama a media noche, es traumatico, pero con un vaso de agua me vuelvo a dormir tranquila por el resto de la noche.
    asi que te recomiendo, cuando no puedas dormir o tengas pesadillas toma agua y veras, te lo garantizo.
    un beso...

    ResponderEliminar
  2. De pequeño recuerdo que tuve un sueño que, no sé por que razón, nunca olvido. Estaba caminando por un laberinto, cuyo suelo era como de dunas de arena (Como un desierto). Cuando salí del laberinto me encontré en el campestre patio de la casa de mi abuela (Que en paz descanse) y allí vi dos gigantes. Me di cuenta de que estaba en un sueño y me esforcé por despertar. Creía haberlo hecho, pero en realidad caí en otro sueño. Estaba en el garaje de la casa de mis padres y a lo lejos oía mi nombre. Cuando logré al fin despertarme me di cuenta que desde hacía rato mi hermana me estaba llamando. Quizá eso hizo que reaccionara. No sé. Buenas noches y que Dios los bendiga abundantemente a todos.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo de lo que sueño poca cosa recuerdo, supongo que sueño.
    Lo que recuerdo es la 1ª cara que ví con lo de la gimnasia esta 1ª cara tenía un gran parecido con el cura que comenté antes de ayer. Supongo que será por la barba.
    También supongo que será porque encuentro que las personas a cierta edad hay unos patrones de caras o físicos. Puede que él encaje en uno de estos patrones de conocidos con unas carácterísticas semejantes.
    Conozco a unas tres personas más o menos que encajan en esta cara, incluso una de en cuadro.
    Si pensara vi el cuadro y luego soñé con él ¿...? recordaba a ¿...? y pensaba en él. Me acordaba de ... y pensaba en ello. Todo puede ser.
    ¿Tendrá que ver alguna de estas caras en mi futuro? Posiblemente en el futuro conoceré gente que encaje en este mismo perfil.

    ResponderEliminar
  4. Cuando me hicieron una gastroscopia y sentí, por primera vez en mi vida, lo que es la angustia de muerte. Con toda mi traquea ocupada por aquel tubo que hasta me hizo sangre[...]

    Si esto le ha pasado de verdad debió ser horroroso. Siempre he pensado que parece que se tienen que ahogar, seguramente es una angustia muy grande.¡pobrecito!
    Espero que no se la tengan que hacer de nuevo y esté curado de lo que sea.¡uff...!
    Siempre he pensado que a veces cuando una persona mayor que ya está en la puerta de la muerte hacerles esta especie de torturas tiene que ser innecesario. No me acuerdo mucho pero me parece que a mi padre cuando ya hacia tiempo que nos decian no le queda nada de vida. Le hacian estas pruebas.
    Pienso que a las personas cuando ya son mayores(80 años) y que su hilo se acaba molestias semejantes son innecesarias.
    Sobre todo si en la enfermedad que tiene no hay nada que hacer.
    Pienso que deberían dejarles vivir con tranquilidad el tiempo que les queda.

    ResponderEliminar
  5. Siempre pense ¿No será que hacen alguna prueba con los medicamentos?
    Mi padre nos pedía a todos para ir al pueblo.

    ¿Dónde es ético y moral?
    ¿En qué punto se debería parar?

    ResponderEliminar
  6. ¡Dios mio, danos cordura para saber cuando y como se ha de parar!

    Posiblemente sólo son imaginaciones mias. Si pasa en la realidad para probar nuevos medicamentos y ver el efecto en los pacientes ¿...?

    ResponderEliminar
  7. Hacía ya tiempo que no iba a la gimnasia.Esta misma cara cuando la vi por 2ª vez no fue tan nítida la imagen pero sí me desperté con mal humor. No sabía porqué y cuando recordé me di cuenta que era que la cara la había tenido a menos de un palmo de mi nariz.
    Ni la 1ª vez, ni la 2ª me hizo gracia ver la cara.

    ResponderEliminar
  8. quién le dice a usted que ahora no sigue siendo sonámbulo

    ResponderEliminar
  9. quién nos dice que ahora estamos despiertos?

    ResponderEliminar
  10. Cuanto más hablamos de los derechos de los humanos más de ellos nos olvidamos. Pobres humanos que un día fueron ellos torturados cuando sólo deseaban morir en paz. Fueron torturas para el progreso, para la humanidad.
    ¡Son las nuevas torturas del progreso para el bien de la humanidad!

    ¿Con quienes experimentan tantos nuevos medicamentos?.
    Todos queremos el medicamento para nuestro mal. El mal de la humanidad.
    ¿Cuál es dicho MAL? ¿Dónde está?

    ResponderEliminar
  11. El medicamento, el auténtico remedio para nuestro mal. Quan cerca está de la humanidad y quan lejos está la humanidad de Él.

    Aborrecido, arrinconado está de la sociedad actual. ¡Dios mio, danos cordura para nuestro mal! ¡Danos cordura, da CORDURA a toda la Humanidad!

    ResponderEliminar
  12. Ja,ja, sentía envidia de las aves porque no tienen dientes¡¡ en medio de sus padecimientos tiene sentido del humor¡¡

    Si, la verdad es que el dolor físico es terrible, yo alguna vez me he atragantado fuertemente y he sentido un poco la axfisia y también he pensado en la muerte, y es terrible ese sufrimiento. ¡que Dios nos libre de él.
    Casi es mejor ¡la guillotina¡¡

    que temas tan duros...
    ¡¡vivan las gallinas¡¡

    ResponderEliminar
  13. Desde luego Pater, ante la duda; humildad.

    Correctísimo,

    Gracias ha estado bien, que todos vean (yo ya lo sabía) que somos con nuestros defectos y virtudes, que también sentimos dolor y preocupación o alegría, humanos (Deo gratias de nuevo).

    Es cuestión humana, perfecto solo hay Dios, ¿entonces porque las envídias? y nunca lo diría por tí (ni lo he dicho nunca). Que te conocemos LO SUFICIENTE.

    La envídia (todavía no sé porque) suele ir acompañada de soberbia, se suelen dar consejos sin ver la peazo viga en el propio ojo, y este tipo de gente nunca pide perdón, (como la soberbia es incompatible con la humildad, por eso sucede) a veces no es solo una enfermedad espiritual.. ¿pero como es posible que no se de/den cuenta?..

    Y en esto (como en otras cosas, radica uno de los principios del mal, del error, de la esterilidad, de la pérdida de tiempo..).

    Hay quién piensa mal ante la duda (como el dicho: piensa mal y acertarás) si, se acierta en el error.

    En fin me he extendido un poco.

    Bendiciones Pater y a todos los demás usuarios de tu blog.

    ResponderEliminar
  14. Por cierto, duermo a pierna suelta, como en el 99% de mi vida de usuario.

    Gracias a Dios, y creo que es tu caso también Pater.

    Doy gracias a Dios, porque no he sufrido en mi vida los dolores corporales que describes, y espero seguir así, aunque sabe Dios que siempre aceptaré su voluntad.

    Como dijiste en un viejo sermón; lo mas importante es Dios y el alma.

    Hasta el lunes, si dios quiere, o antes si es su voluntad.

    Bendiciones de nuevo.

    ResponderEliminar
  15. Pues ayer me dio un susto enorme uno de los conocidos de la Iglesia a la que suelo ir. Justamente dentro de la iglesia, ¡pegué un grito! ¡Qué rabia! no creo que le hiciera ninguna gracia al cura. Pero cuando me asustan es algo que no puedo controlar pegar el grito.
    ¿porqué grito tan fuerte? Luego en toda la misa no puede parar de llorar de la pena y el disgusto que tenía. Estuve a punto de salir y marcharme.
    Me dió tanta vergüenza que no se si volveré a ir.

    ResponderEliminar
  16. Antes por el camino me había encontrado a un conocido y estuvimos hablando de médicos y revisiones, yo le dije que me había saltado a dos. ¿Me preguntó porqué? No supe explicárselo. Pero sí la última vez que fui al médico hizo un ruido gutural que me recordó al de la gimnasia, no pegué el grito. Casualmente me miró la tensión y me hizo hacer un control.
    La persona que ayer me saludo, al hablar bajito hizo unos ruidos que me asustaron.
    No entiendo porqué nunca me puedo concentrar. Siempre que me concentro me tienen que asustar.

    ResponderEliminar
  17. De Sergio:se suelen dar consejos sin ver la peazo viga en el propio ojo, y este tipo de gente nunca pide perdón...

    Si acaso soy yo la que tengo que pedir perdon, lo pido:

    PERDON,

    ResponderEliminar
  18. Pues yo, en mi opinión, no te veo que tengas que pedir perdón por nada, pero alégrate por tu corazón humilde.

    Yo sí que soy de los que no tengo derecho a tirar ninguna piedra, porque cometo mis errores, sabe Dios.

    A veces se escribe con una intención y se lee de otra forma, aunque casi siempre se me entiende a la primera.

    Pero debido a mi impureza, si no consigo darme cuenta del mensaje que transmito alguna vez, es porque algo falla, y es aquí, cuando humildemente, yo también pido perdón, debo hacerlo, no me da vergüenza.

    ¿Sabes porque? porque a los hombres (y mujeres) los podemos engañar, pero al de allá arriba, nadie le puede engañar.

    Y, desgraciadamente, las cosas que hacemos, tienen sus consecuéncias, para bien o para mal. Nosotros decidimos.

    Entonces, entiendo que no merece la pena caminar mal a conciencia.

    Y ciertamente, el Pater tiene aquí muchos hijos/as que le dan besos anónimos.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo10:20 p. m.

    MRS WEELS, con mucho respeto te contesté en el mensaje de ayer.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo10:26 p. m.

    SI LO ÚNICO QUE NO ENVIDIA EL PADRE, A NADIE, SON LOS SUFRIMIENTOS FÍSICOS, ES PORQUE AÚN NO CONOCE "REALMENTE" LOS INEFABLES E INAGUANTABLES DOLORES SÍQUICOS ...MUCHA GENTE SE SUICIDA POR LOS SEGUNDOS, MAS, MUY POCOS, POQUÍSIMOS, POR LOS PRIMEROS; ADEMÁS, EL SEÑOR NO NOS ENVÍA DOLORES QUE SUPEREN NUESTRA CAPACIDAD DE AGUANTE, COMO QUE TAMPOCO MANDA DOLORES O SUFRIMIENTOS INJUSTOS...POR DONDE UNO PECA POR AHÍ ES AGUIJONEADO...

    ResponderEliminar
  21. Anónimo10:33 p. m.

    EN CUANTO AL ESPÍRITU QUE LE PARECIÓ VER O SENTIR AL PATER, NO SERÍA RARO QUE ALLÍ ESTUVIERA, Y NO SOLO UNO SINO, VARIOS, MUCHOS; PUES ESTAMOS RODEADOS TANTO DE ESPÍRITUS BENIGNOS COMO DE MALIGNOS. LOS SANTOS LOS VEN, ALGUNOS NIÑOS Y HASTA ADOLESCENTES TAMBIÉN.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo10:36 p. m.

    ¡BIENVENIDO NUEVAMENTE PADRE VILLALOBOS!
    AL PARECER NO SOY LA ÚNICA PERSONA QUE LE ECHA DE MENOS EN ESTE BLOG, CUANDO DESAPARECE, POR SUS MUCHOS BUENOS TRABAJOS DE APOSTOLADO, SUPONGO...

    ResponderEliminar
  23. Al anónimo de la 1:20
    Al parecer tu mucho respeto no ha sido suficiente , así que por la menos es bueno que lo sepas


    lo que pasa es quee nunca te habías encontrado antes con una alma buena como la de mi hermana, digo en esa forma , que habrás encontrado otras

    yo he de confesar que estoy conteniendo en este momento toda mi rabia contra las personas que sin más se creen gracisillos- yo misma- , la contengo para no lanzarla contra tí , que no tienes ninguna culpa de nada , pues no pareces haberte percatado de nada

    para ser malo o bueno , primero hay que enterarse de lo que se está diciendo y yo no tengo ni idea de lo que quiero decirte , aún así lo hago , ya ves , por que me has inspirado anónima y cuando me inspiro , las cosas son así , no hay quien me pare

    Cómo nos llegan las cosas , dice Sergio , puede que no sea cómo los demás querían que nos llegasen

    NO HAY MAYOR PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE DIOS QUE EL PROVOCAR EN OTRO UNA REACCIÓN IRREVERSIBLE.
    y encima no enterarse.

    ResponderEliminar
  24. Espero que los malentendidos se arreglen... muchas veces no es tanto lo que se dice sino el cómo, a lo mejor anonimo algo de tacto al decir las cosas serviría.

    Vaya que a mi me falta también el tacto, muchas veces me meto en problemas por como digo las cosas, sin querer lastimo a personas que aprecio porque soy algo brusca al expresarme.

    Pero bueno espero que todo se arregle y se tranquilice...también reconozco el sentimiento de Sheilita, porque cuando siento que atacan a alguien que quiero me da da mucho como coraje...

    Bueno pues ánimo!!

    ResponderEliminar
  25. Respecto los dolores, la verdad yo no he tenido experiencias como las que describe el padre Fortea. Pero no le deseo a nadie el dolor físico tan fuerte. Un ex novio casi pierde su mano derecha en un accidente y gracias a Dios se lo pudieron salvar pero su recuperación fue muy lenta y dolorosa... no imagino que haría yo en un situación igual...

    De los sueños, me hizo regresar a esa época... de chiquita tenía varias pesadillas recurrentes, en una las personas no eran personas sino animales y me quería juzgar por todo el mal que les hacíamos, siempre era lo mismo... no se a que se debía pero hasta me acuerdo de un caballo que era el juez jajaa la verdad si me estresaba pero ahora que lo recuerdo suena muy gracioso. Otro era que estaba con mi hermano pequeño y nos perseguían algo como demonios no se que eran, pero en el sueño sacaba un medallita tipo escapulario que me regalaron mis papas y era mi amuleto... me la pasaba todo el sueño agarrada de mi medallita y de la mano de mi hermano...creo que también rezaba en el sueño...pero era extraño, porque nos perseguían pero si me sentía protegida...hasta que despertaba y veia que todo habia pasado y tenia que alistarme para el colegio jaja

    ResponderEliminar
  26. Bueno parece que hoy escribiré mucho jeje pero tengo que decir que también tuve sueños muy buenos en mi niñez que no se han vuelto a repetir...

    Soñé dos o tres veces que volaba... la mejor sensacion, era como nadar por el aire, si se me acababa la rapidez bajaba y corria y agarraba velocidad y de nuevo iba para arriba...realmente algo liberador y divertido...

    También dos sueños que son los que más se han quedado conmigo y no habia compartido...

    En uno era ya una muchacha y caminaba por un pueblo y en eso escucho una voz que me hace voltear y que era Jesús, y lo sigo y escucho y era la más feliz!! sabia extrañamente que estaba soñando y El me reconocia y sabia que soñaba tambien y me hablaba y era como una discipula mas que lo seguia por todas partes como un perrito sigue a su amo... no se fue el mejor sueño de todos los tiempos y cuando lo recuerdo me siento en paz...

    El segundo era como continuacion...pero ahora estuve en la crucifixion...veia todo a detalle, pero ahora solo recuerdo cuando lo bajaban y le querían romper las piernas y yo gritaba que no, y recordaba que en la escuela me habia dicho que a el no se las rompían como a los otros dos ladrones...pero se veían con toda la intencion de hacerlo asi que ni no pense y me abrace de sus piernas y no dejaba que se acercaran...tendrian que pasar encima de mi para hacerlo...para quebrarle las piernas si ya estaba muerto gritaba... y en eso sus piernas se hicieron como cera y pensaba..no ahora es mas facil lastimarlo...dejenlo en paz...y finalmente se iban...no se si soñe mas o ahi me despertaba...pero es de los sueños mas vividos que he tenido...

    ahora sueño solo con cosas mas terrenales... de pequeña era mas sensible, y creo que mi fe era mas pura..ahora cuestiono muchas cosas, pero no puedo quedarme con mi fe si niña, ahora tiene que ser pura pero mas fuerte y con el amor que viene de conocer al amado..

    Saludos a todos!! padre como me hace filosofar.. gracias!!

    Que tengan un fin de semana excelente!! un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Luego en toda la misa no puede parar de llorar de la pena y el disgusto que tenía.

    ¿Porqué tenía la pena tan grande? Por haber roto mi palabra. Él me hacía preguntas y un día le conté un poco lo mio. Me dijo ¡por favor aquí no! Yo le dije: no.
    Había mostrado comprensión. Pero despues de esto...
    Al del coro también le dice que segun que canciones o cosas que no. Es del tipo de personas perfeccionistas. Cuidado con lo que cantas no hemos de hacer el ridículo.
    No nos han de decir nada. Antes se cantaban menos en nuestra lengua, el organista las va introduciendo poco a poco. Siempre dice no se que va a decir Don... no le gusta nada... pero... son muy bonitas.
    La verdad son canciones de una letra y un sonido, ¡preciosas!

    ResponderEliminar
  28. ¿Porqué tanta pena? porque éramos como una familia bien avenida nos divertiamos cantando y compatiamos la alegría. Todos teníamos ganas de que llegara el sábado para divertirnos un rato. Había mucha comprensión entre todos.
    ¡Qué pena me da acabar con ésto! Provocar mal estar, por mi causa. No me gusta molestar a la gente. Intento no hacerlo, lo procuro.
    No lo consigo.

    ResponderEliminar