sábado, marzo 31, 2007

Aquí sigo, disfrutando de lo que queda del día


Los años de sacerdocio me hacen estar ya preparado ante determinados hechos, hechos muy precisos. Hoy teníamos boda en esta tarde lluviosa. Sabía que en cuanto dijera podéis daros la paz, se produciría un fenómeno acústico tan efímero como notable: la explosión de besos. Al estar todos los bancos repletos de familiares, todos se dan un beso en la mejilla. Un beso en la mejilla suele ir acompañado de un chasquido producido por los labios. Las viudas ancianas, incluso, está comprobado que producen una mayor al dar el beso. Más de cien ósculos simultáneos en menos de tres segundos, más otra tanda en los otros tres segundos siguientes para el lado contrario, producen un sonido leve, breve y sutil (hay que estar preparado para percibirlo) que supone una verdadera caricia casta para el oído interno. Si uno está preparado, avizor, atento, el murmullo se percibe con una intensidad notable. Y así de la explosión inicial, se va pasando a un paulatino amortiguamiento del sonido, en el que la labor de algunas solistas (viudas octogenarias sobre todo) se distingue sobre el coro de la masa. Pues algunas señoras gruesas con colorete en las mejillas, pueden llegar a suministrar hasta cuatro besos seguidos en el carrillo regordete de algún nieto atrapado por ahí cerca. Este entusiasmo nunca es participado del cachorro agarrado que no disimula ni un ápice su poco gusto por esa embarazosa situación social.
Llevo cazando este sonido desde hace años en entierros, primeras comuniones y bodas. Pero nunca como hoy había saboreado acústicamente de un modo tan profundo y consciente esta situación. Después algunos me preguntan que por qué se me ve tan feliz en algunos momentos de la misa. Cuestiones espirituales, hija mía.

viernes, marzo 30, 2007

Aviso ilegal


La parte contratante está cansada de las partes subcontratadas.
Además, hemos recibido, bueno, el blog ha recibido, el Premio a la Excelencia financiado por el reconocido filántropo que aparece a la izquierda.
Ah, un saludo a los lectores fijos, tales como un monje de Derio en el País Vasco, un importante político de Bogotá, en la región de Cundinamarca, un chico joven de Elkhart, Indiana, o la rubia sueca de Kista, en Suecia.


Hoy ha sido un día en que las mujeres del pueblo han limpiado a conciencia la iglesia para la boda de mañana. El día en que me he encontrado por la calle, al ir a cerrar la iglesia, con un joven que me ha dicho nada más verme: yo creía que usted había dicho que la casa de Dios era de todos. Frase que ha dado lugar a una larga conversación que creo que supondrá un antes y un después para ese chico.


También ha sido el día en que tres curas esperábamos en un pasillo a que nos recibiera el vicario general. Yo sólo tengo que decirle una cosa que sólo supondrá dos minutos, me he excusado ante mis colegas para que me dejaran pasar delante de ellos. Ellos no querían, pero tampoco han tenido fuerzas para oponerse a mi determinación dicha con jovialidad. La verdad es que he tardado sólo dos minutos justos. Cada uno de ellos tenía para rato en el despacho de monseñor Florentino.


Ahora, en estos momentos, ponen en la televisión Los Diez Mandamientos, que gran película, ¡que gran película! El auténtico paso por el mar Rojo, las verdaderas plagas y en general todo lo que pasó históricamente en el Éxodo me lo imagino tal como aparece en esa película. Hay momentos de la película que todavía me ponen la carne de gallina. Cuando Moisés clama con todas sus fuerzas ¡Contemplad el poder de Dios!, es un momento sencillamente que no puedo contemplar impasible, me estremece, me dan ganas de arrodillarme.

jueves, marzo 29, 2007

Aviso Legal IV y Arma Letal V


La cuarta parte contratante se obliga para siempre, mientras el cielo esté en el cielo, y la tierra en la tierra, a reconocer la subcontratación de la segunda parte contratante respecto a la quinta parte contratante, así como los efectos jurídicos resultantes del producto obtenido por la primera parte de este contrato, producto que se dividirá a partes iguales entre las tres primeras partes contratantes.
Nota: El padre Fort sigue buscando a la cuarta parte contratante que se ha dado a la fuga, con mujeres y niños. Y eso que se trata de una empresa de quinientos trabajadores.

Un día cualquiera de la parte contratante

Un día normal. He desayunado bollos con leche calentita. He cenado un sándwich de aguacate y salmón. He acabado de ver La edad de la inocencia. No me ha convencido, el final es lo mejor sí. Llamada por la mañana al vicario general pidiéndole ayuda para las sustituciones durante mis conferencias de agosto y el día de Corpus Christi. Respuesta esperada de que se ocupe el arciprestazgo. Que pensáis que aquí tenemos un montón de curas dispuestos para cuando los necesitáis. Llamada al párroco vecino que sigue sin dar muestras de vida, ya es el segundo mensaje que le dejo en el contestador. Las nuevas velas del altar me están dando muchos problemas. O el pabilo se hunde sin que se vea la llama entre la cera que lo rodea, o el fuego hace arder la vela tras mi invento de ayudar un poco al pabilo con algodón.
Por la mañana he atendido a Susana que ha venido cargando sus múltiples dolencias hasta la parroquia. Al final, le he dicho –ya la conozco desde hace años- que sus dolencias se pueden diagnosticar como Susanitis o Síndrome de Susana.

miércoles, marzo 28, 2007

Aviso Legal III


La parte contratante de la segunda parte contratante, es a su vez la parte contratante de la tercera parte contratante. La tercera parte contratante es la parte contratante de la segunda parte contratante. La segunda parte contratante es la parte contratante de la primera parte contratante.

Héroes que nos hacen creer en el ser humano de nuevo

Hay noticias que no puedo dejar pasar por alto en este blog. Son noticias que nos ayudan a vivir con dignidad, a tener optimismo en el ser humano y a luchar hasta el final por los más nobles valores humanos.

Antes de leer la noticia que transcribo íntegra, me gustaría que decir que en los años que pasamos en la vida, cada uno hace el papel que quiere hacer, no el que desearía. Seremos recordados por lo que fuimos, no por lo que quisimos ser. Y los que fueron héroes, lo fueron porque ya lo eran antes de llegar a ese punto culminante en que se manifestó lo que eran. Y los que fueron unos miserables, lo fueron en ese momento culminante porque ya lo eran antes. La historia del nazismo no es la historia de unos monstruos, es la historia de millones de miserables que permitieron a los monstruos campar por sus respetos. Sin millones de miserables, los monstruos serían encadenados. No es otro el destino del monstruo. El destino del monstruo no es llegar a la cima del poder. Aunque la historia de hoy es de héroes. Héroes en una época en que los monstruos andaban sueltos.

Los musulmanes que salvaron a judíos
Publicado en el periódico La Razón el 28 de marzo, en la sección de religión.

Mientras que líderes árabes como el de Hezbollah, Hasan Nasrallah, niegan la existencia misma del Holocausto, lo cierto es que son muchos los casos de musulmanes que decidieron arriesgar sus propias vidas para salvar a judíos de la amenaza nazi. Sin embargo, ninguno de sus nombres está inscrito en la extensa lista de los «Justos entre las naciones» que realiza el Museo del Holocausto de Jerusalén, y es que durante años tanto hebreos como árabes han preferido ocultar estos gestos de unión entre dos religiones hoy tan enfrentadas en el conflicto arabe-israelí. Este silencio ha sido roto ahora por «Among the Righteous», un libro de Robert Satloff, historiador de origen judío y director ejecutivo de «El Instituto Washington para la Política de Oriente Próximo». «Estos nobles individuos abrieron las puertas de sus hogares a judíos, protegieron sus bienes para impedir que fueran incautados por alemanes, compartieron con ellos su comida y previnieron a los líderes de la comunidad judía sobre posibles apariciones de los guardias de las SS», explica Satloff en un artículo publicado en el instituto que él mismo dirige. Sin embargo, la mayor parte de estas acciones no se desarrollaron en el Viejo Continente, ya que tan larga era la sombra de la «Solución Final» de los nazis que llegó a sobrepasar incluso las fronteras europeas. Los judíos que habitaban en países árabes como Libia, Marruecos, Túnez, Egipto y Palestina tenían prohibido recibir educación y desplazarse libremente, eran cruelmente torturados, estaban obligados a realizar trabajos forzados y muchos fueron deportados e incluso ejecutados. De hecho, cientos de hebreos murieron en las decenas de campos de trabajo situados en el desierto. Satloff se ha trasladado a Marruecos para hacer su investigación, desde donde ha podido conocer los casos de estos héroes árabes gracias a las familias de los judíos a los que salvaron.

Una de las historias que Satloff revela en su libro es el de un granjero árabe llamado Si Ali Sakkat que logró esconder a sesenta judíos que habían escapado de un campo de concentración nazi. Les dio refugio en su propia casa hasta que las tropas aliadas los liberaron. Todavía mayor fue el número de judíos a los que ayudó el árabe más influyente de Europa, Si Kaddour Benghabrit, el imán de la Gran Mezquita de París. Gracias a él, se salvaron «cien judíos mediante una inteligente estrategia: bajo sus órdenes, el personal de la mezquita entregó a estos judíos documentos que certificaban identidad musulmana. Así se salvaron del arresto y la deportación», explica el historiador. Héroes y protectores Otro héroe silenciado fue Khaled Abdelwahhab, un musulmán que refugió en su casa de campo de Mahdia (Túnez) a varias familias para proteger a las mujeres de un oficial alemán con reputación de violador. Son muchas las historias de estos héroes árabes, aunque, como explica Robert Satloff, lo cierto es que la mayoría de los musulmanes prefirieron mantenerse al margen o colaborar con el régimen de Hitler. Algunos eran «oficiales que manipulaban a los jueces en las cortes, guardias sádicos en los campos de trabajo, espías que indicaban a las SS los lugares donde los judíos se refugiaban, etcétera». De hecho, Satloff asegura que «sin la ayuda de los locales, la persecución de judíos hubiese sido casi imposible». Dos caras de una misma moneda que, según Robert Satloff, «el pueblo árabe necesita escuchar y conocer estas historias, tanto las de los héroes como las de los villanos». Sólo así ciertos líderes árabes dejen de creer que las muerte de aproximadamente seis millones de judíos en el Holocausto no fue sólo un invento del pueblo hebreo.

Aviso Legal II


1. El blog declina toda responsabilidad acerca de las acciones del autor del blog en los momentos en que éste no sea responsable.

2. Cuando en la presente nos refiramos a “el blog” queremos con ellos decir “elblogdelpadrefortea” o “el blog del padre Fortea” (indistintamente).

3. Cuando nos refiramos al autor del blog, queremos con ellos decir el autor de este blog.

4. La parte contratante de la segunda parte contratante…

¿Por qué a veces disfruto de momentos tan maravillosos?

7:00 de la tarde. Estoy sentado en la sede del presbiterio de la iglesia. El templo no tiene ni una sola bombilla encendida, sólo luz natural y los seis candelabros del altar donde está la custodia expuesta. Atardecer primaveral contemplado a través del juego de luces producido dentro de la iglesia. No hay nadie en los bancos. Mutismo absoluto, sólo los ángeles recorren las naves con sus alas silenciosas.
Silencio todavía más respetado por ellos, pues me he quedado un poco dormido. Esto a estas horas ya va siendo costumbre. Al abrir los ojos, me fijo en medio de ese silencio, en un haz de luz que directo de los pies de la iglesia va hacia su ábside, donde me encontraba. El haz me hizo reparar al chocar en el suelo de piedra, que le faltaba poco para llegar a tocar el borde del mantel del altar. La luz casi agarraba esos flecos verticales que, a su vez, casi alcanzaban el empedrado.
Fue una verdadera delectación el observar el paso del tiempo a través del avance de ese haz de luz por el suelo. No sólo era el haz, sino que las sombras que se dibujaban por el piso a mi derecha formaban un poético e imprevisto reloj de sol. Los ángulos de las sombras se desplazaban teniéndome a mí como único espectador. Doce minutos después, una nube debió cubrir el astro rey, porque la iglesia, aunque todavía iluminada, dejó de ser atravesada por aquel último rayo brillante de luz blanca.
Además, unos pabilos del altar se estaban extinguiendo. Me tenía que levantar por tanto. Tanto lirismo me despista de mis deberes primordiales.

martes, marzo 27, 2007

Aviso Legal

Este blog es "for educational purposes", aun así si usted es menor de edad, no conviene que lea el post 140 y 143. Si por el contrario desea entrar, para ver el blog conviene que use su ratón. Cualquiera puede valer.
Si en su país usted no posee personalidad jurídica, consulte al jefe del harén antes de ingresar en el blog y/o incluir comentarios.
Si se siente incómodo leyendo el blog, presione en su teclado Alt y Supr.
No tiene efectos secundarios.
Si oye voces, no escriba en la sección de comentarios.
Si se siente impulsado a escribir oraciones y/o mensajes, puede hacerlo.
Aviso: en algunos países, algunos post pueden aparecer debidamente censurados.
La dirección del blog declina toda responsabilidad, toda en todos los casos, además lo niego todo, yo no estaba allí.

lunes, marzo 26, 2007

Fray Frink: el agente Wigun también está pensando en pedir el ingreso en Poblet.


E-mail recibido a las 2:57 pm:
Luego te llamo para comentarte como va el cambio de los servidores. Como me temía, a pesar de toda la preparación ha habido un problema digamos burocrático con el gestor de los dominios us, espero que quede resuelto lo antes posible y que se vean todas las web sin problemas. Estamos en ello.

Contestación:
Nada me importa. He cambiado de ordenador y el nuevo me produce tantas satisfacciones que todo inconveniente me parece pequeño frente a tanta dicha. Los nuevos altavoces reproducen la música del canal de bandas sonoras tan bien… que parece que tengo la orquesta al lado. Han sido los 38 euros mejor gastados en todo el mes.

A las 8:00 pm he ido a decir misa a Torres de la Alameda. El párroco está de convivencia. Allí me he encontrado a la sacristana de toda la vida. Testigo, no mudo, del paso por ahí más de ocho curas.
El monaguillo que me ha ayudado era un profesional, un experto de su arte. Se las sabía todas. Le he elogiado mucho al volver a la sacristía. Le he elogiado tanto que notaba como trataba de contener su sonrisa de satisfacción, percibía ese invisible escalofrío que le recorría por dentro. Todos somos monaguillos crecidos, en el fondo.
Antes de marchar, he inspeccionado la iglesia desde el presbiterio. Los curas cuando visitamos las iglesias de nuestros colegas de arciprestazgo, no las visitamos, las inspeccionamos localizando los últimos cambios, valorándolos positivamente o no.
En este caso, me he preguntado por qué cada nuevo párroco siente el ineludible impulso de cambiar el sagrario de sitio. Las velas del altar y el sagrario se da por descontado que cambiarán de lugar. No importa que se haya construido un pedestal de piedra ex profeso. No importa lo bien anclado que esté el sagrario, el nuevo párroco encontrará el modo de moverlo.
En este caso, el párroco ha hecho un buen trabajo porque es una persona con gusto. Y la verdad es que el anterior lugar quedaba un poco arrinconado. Tiene un gusto ligeramente preconciliar este cura joven.

00.01 am: Fuera está lloviendo.

Breves


Según han informado en rueda de prensa hoy, el padre Fortea traducirá del ruso las Grandes Obras del Marxismo y el Leninismo. El Diario del Pueblo ofrece más detalles.

Arzobispo de Milán y ex-amigo: Conocíamos todos que Fortea sabía latín, podíamos sospechar del griego, pero del ruso...

Arzobispo de Loudum: Dado el giro que han tomado varios países de Latinoamérica, esta obra es de máxima actualidad.

Arzobispo de Rochester: Lo curioso es que lo vierte del ruso al chino, double surprise.

Un comisario político cualquiera: Las excelencias de nuestro sistema son evidentes con sólo pasear un rato por cualquiera de nuestros suburbios.

NOTA: La edición de Obras Imperecederas del Troskismo, tendrá que esperar un poco.

El regente del zoo de Pekín: 上衣颜色改为深蓝的的意见。因为已没有时间,韩国说服朝鲜放弃了深, pero con moderación.
Última hora: El dr. Frink se retira de por vida a un monasterio cistericiense. Probablemente Poblet.

Ya nos han cambiado la hora una vez más

Hoy con esto del cambio de hora, me encuentro aquí, sin sueño, viendo en la madrugada El Acorazado Potenkim. La segunda vez que la veo en mi vida. Reconozco que esta película es una de las pocas consecuciones de la Unión Soviética en setenta años. Y eso que nunca me ha gustado mucho esta película. Hubiera sido mucho mejor El Acorazado Potenkim en versión de los Hermanos Marx. Tampoco hubiera sido desdeñable una versión musical por parte del director de Sonrisas y Lágrimas.

domingo, marzo 25, 2007

El padre Fortea y el sr. Burns se reunen para discutir medidas

Hoy me ha llegado el ordenador nuevo. Tiene tantos programas, que podría estar explorando esta caja rectangular durante meses: diccionarios, mapas, enciclopedias, infinitos tipos de letras. Con una voz que me lee los documentos si tengo la vista cansada. Además… va de rápido. La pantalla, encima, es tan grande. Se ve todo tan claro. Los colores… son tan reales. Si tuviera una cámara, podría ver hasta a mi madre aquí. Ahora que tengo esta maravilla en mi casa, sólo falta que a algún iraní loco (como su presidente) le de por lanzar una bomba por aquí. Eso es lo malo.

¿Por qué no todos los países pueden ser como Andorra o Canadá?

Bueno, me voy a dormir.

sábado, marzo 24, 2007

"Me gusta el padre Forty" fmdo: Homer Simpson. No como ese Flanders, como lo odio.

Hoy he intentado escribir el post después del almuerzo, en un rato que tenía libre. Pero no, no era lo mismo. Esta hora de la noche, el día en su final, todo el mundo, pasado el meridiano de la medianoche, tiene un color y un brillo distinto. Es como si hubiera llegado el momento de las recapitulaciones. Es como si a punto de sumergirme en la oscuridad del sueño me sintiera inclinado a las conclusiones. El día ya ha sido, la luz se fue, queda poco de “será”. El pretérito perfecto y el imperfecto se mezclan en esa conclusión que se desgrana en mi mente. Debería ser sincero y escribir en el post esas conclusiones. Pero tras ellas, o en medio de ellas, me conformo con escribir sobre algo intrascendente. A estas horas esto no es una escapatoria cómoda, sencillamente no aguantaría ahora un sermón.

jueves, marzo 22, 2007

La cara de un típico párroco inglés en una bondadosa parroquia rodeada de campiña


Hablar de comida resulta mucho más pacífico. No pensaba yo que siete líneas iban a causar tanto furor femenino, podría decir. ¿O no lo podría decir? Desde luego si hubiera escrito ese 20 de marzo:

“El otro día también pensé en ti princesa; en tu fuego, en tu indomable ardor, tanto, que lloré a la hora de la cena, acompañado de mi mesa; un solo plato y un solo tenedor.”

Entonces sí que sería razonable un alud de 77 comentarios. También los habría esperado si hubiera escrito:

“Maldito veneno que hierves en mis venas; ¿por qué hacer mas larga la espera?”

Sí, en ese caso, también sería razonable. Pero esas dos citas son de Claudio González. Su vida debe ser mucho más ajetreada interiormente que la mía para poder producir semejante escritura, por otro lado magistral. Pero ni siquiera esas dos citas grandiosas me convencen de la necesidad de amargar mi vida un poco para destilar una prosa más desgarrada.

¿Sería volver a incendiar el bosque, el hecho de preguntarme que si incluyéramos una princesa en ese recinto edénico, ¿no acabaríamos con ese maldito veneno corriendo por mi hasta ahora tranquilo flujo sanguíneo??

Yo creo que sí, formular esa pregunta sería volver a prender fuego en los comentarios. Pero lo cierto es que “ese maldito veneno” no es compatible con la tranquila vida rectoral de un vicario anglicano que toma el té al mediodía. Quizá sí que sería compatible con la vida de un guerrero celta, pero no con el candor de la vida del padre Brown.

Miladies, milores, la verdad es que no.

Otra tónica burbujea en la copa. Otro día está muriendo. Diminutas partículas de refresco salen despedidas de la superficie describiendo millares de parábolas. Un controlado caos de gotitas despedidas aplaude mientras el hielo cruje. Levanto la copa entre mis dedos, estoy jugando una larga partída de ajedrez, me fijo en lo transparente que es la tónica, el hielo golpea las paredes de la copa con un sonido breve, leve, pero muy característico. A estas alturas de la partida, lucho por unas tablas. Se piensa la jugada, después se verá que ese movimiento le ha valido, sino la victoria, por lo menos no perder. Tarda en mover una de sus fichas supervivientes. Yo también espero a que mi tónica se enfríe. Su fervor inicial también ha dado lugar al silencio, ahora es recorrida por cientos de burbujitas que recorren paralelos caminos verticales. Mueve ficha, salva la vida de su rey, sólo caben las tablas. Mientras recapacita lo inevitable de la situación, me dispongo a contestar a un obispo norteamericano, en tres movimientos habré escrito un e-mail adecuado. Pero el e-mail se resiste. La copa ya está fría.

Un rato después, el tablero, la copa y la bandeja de correo quedan vacíos, por este orden. Me dispongo a escribir otro post. Leo los comentarios del anterior. Por primera vez, me alegro de que haya sermones, avemarías y cosas más variadas. Lo que sea con tal de descansar de las críticas que han suscitado siete inofensivas líneas.

Siete líneas que escribí en el último momento, cuando ya tenía escrito el post. Líneas cuya inocencia me queda más manifiesta cada vez que las releo. Un párrafo que admite varias lecturas. Su inocencia es perfecta, su significado sí que podría llegar a ser muy indeterminado. Pero no pienso hacer ni el más mínimo esfuerzo por derramar luz sobre unas líneas, que pueden ser comprendidas de varias maneras y que por eso deseé que fueran palabras tan edénicas.
Confieso que de todos los sentidos en que pueden ser entendidas, yo las escribí en el más bello de entre ellos.

miércoles, marzo 21, 2007

No, milord, milady ha dicho que sí. Ahora es que sí. No, no, lo siento.


Éste es ese momento del día, día que ya muere, son las once y cuarto de la noche, en que me tomo mi tónica. Sí, nunca tomo infusiones, ni café, pero me gusta tomarme una tónica en invierno y un refresco de cola en verano. Siempre a esta hora. Os aseguro que un refresco carbonatado me resulta de lo más digestivo, quizá porque reduce la acidez del estómago.

El caso es que me encanta el burbujeo blanco de la tónica light, marca Schweppes, cuando cae en la copa de cristal de la vajilla de mi abuela. Una copa magnífica de cristal tallado. Esta vajilla se usaba sólo en Navidad, Año Nuevo y un par de celebraciones más al año. Como soy hijo único y no tengo ninguna esperanza, ni deseo, de que descendencia alguna disfrute de estas copas, las uso cada día. De lo contrario, las dejaré tan nuevas como yo las encontré.

El cristal es tan fino, el tallado de rombos y hojas de laurel tan bien hecho, que estas copas altas y anchas, eran las del agua, me da pena el saber que se irán rompiendo, una a una, a lo largo de los años. Pero dejarlas nuevas, sería una insensatez. Llevan pasando de mano en mano, tres generaciones en mi familia. Y, como ya he dicho, no tengo ni esperanza, ni deseo, de que una cuarta generación herede lo que yo he heredado.

Así que disfruto de una cubertería antigua magnificente. Cuando la señora rumana que me limpia la cocina me rompe otro plato, le digo: no se preocupe. Y lo digo con tal flema, que se queda sorprendida. Pero es la verdad. Esta cubertería es el recuerdo viviente de que mis antepasados debieron haberla disfrutado más. No cometeré esa falta yo. Y la cubertería me recuerda cada día, que no debo cometerla en el resto de ámbitos de mi vida.

Me gusta la tónica muy fría. Los cubitos de hielo, verdaderos diamantes, aunque caducos, llenan la copa hasta arriba. La tónica, tan transparente, sigue efervescente. Disfruto del primer sorbo mientras escucho la melancólica banda sonora de Black Hawn Down.

A esta copa le vendría muy bien otro entorno. Me gustaría tomármela en un club de estilo inglés, hay varios de esos en Madrid, bastante vetustos por cierto. He comido en ellos varias veces.

En eso los ingleses, son maestros. El coronel que cuenta su estancia en la India junto a la chimenea, mientras sentados en un butacón le escuchan el capellán de cuello blanco y el profesor de Oxford. Y tras un rato se acerca un terrateniente oriundo de Edimburgo que colocándose de pie junto a la chimenea, pregunta algo intrascendente bajo sus pobladas cejas, a lo que se le responde:

—Nunca oí hablar de él. ¿Ha oído usted hablar de él, Jeeves?
—Me resulta familiar el apellido Bassington-Bassington, señor. Hay tres ramas de la familia Bassington-Bassington: los Bassington-Bassington de Shopshire, los Bassington-Bassington de Hampshire y los Bassington-Bassington de Kent.

—Inglaterra parece bien surtida de Bassington-Bassingtons.
—Tolerablemente, señor.
—Quiero decir que no es fácil que escaseen, ¿cierto?


Sí, es Woodhouse. Quizá es que vivir en el optimismo de una época imperial confiere un optimismo único. En cualquier caso, salvo por la compañía de la soledad, mi piso no es mal entorno. Me recuerda al paraíso, pero al jardín de antes de la manzana y la serpiente.

De todas maneras, para un cura, la preservación de este Edén requiere de la perfecta exclusión de cualquier atisbo de la presencia de Eva. La soledad del paraiso quizá sea la condición de éste. La presencia de Eva pondría en marcha la maquinaria de la trama, de la novela, los engranajes iniciarían su movimiento. Donde hay estatismo, un feliz estatismo, no hay novela, quizá un feliz post de vez en cuando.

lunes, marzo 19, 2007

Sí, milord. Milady ha dicho que no.


Hoy he dado un largo paseo con una bióloga a la que pondré el nombre en clave de, digamos, Isabel. Lo más interesante ha sido saber que tiene novio. El tema era para mí una novedad a pesar de conocerla desde hace tantos años a ella y a sus musgos. Después de la larga conversación ha quedado claro que escogía ella este blog para decirle a su novio, llamado Manuel, que lo deja. Me ha pedido que escriba en este post lo siguiente:

Querido Miguel, mejor dicho, hasta ahora querido Miguel:
He decidido acabar nuestra relación de amistad estrecha.


En este escueto mensaje, dado por este medio tan original, se le comunica esto de un modo más indoloro que si se hiciera personalmente. Una de las ventajas del blog.

Eso sí, siguiendo sus indicaciones, las de Isabel, no haré referencia alguna acerca de tu olor corporal. Tampoco insistiré en el tema de tus limitaciones. Aunque, entre nosotros, te deja por eso que tú sabes, eso que ya te imaginas y que es mejor no comentar: tu afición a las ratas de laboratorio roza la obsesión.

Nota: Éste no es un mensaje de todas las Isabeles a todos los Manueles. Es sólo un mensaje para el Manuel de Alcalá de Henares. Como aun así hay muchos, diré que sólo es un mensaje para aquél cuyo teléfono es 91 888 27 00. Eso sí, decir su apellido sería una incorrección impropia de este blog.

domingo, marzo 18, 2007

Sí, milady, sí.

Son las seis de la tarde.
La luminosidad disminuye por momentos.
El silencio de los árboles es total.
En medio del silencio, distingo por su agradable cantar tres tipos de pájaros.
Todo alrededor de mí es de color verde, salvo los troncos que sostienen la fronda de este pinar y unas masas rocosas también de color gris.
Estas masas pétreas, cada una, están cubiertas en su parte superior por una suave alfombra de hierba y musgo.
No sólo las piedras, todas las colinas están cubiertas de musgo y hierba en este marzo templado.
Aparece el canto de un nuevo pájaro.
Es un piar insistente.
¿En qué pensará esa pequeña ave?
Veo una madriguera de conejo, abandonada.
La alfombra verde que cubre el suelo está compuesta de una hierba parecida al perejil, de otra llamada diente de león y de hierba propiamente dicha.

He ido todo el rato imaginando a mi ángel de la guarda al lado. De mi misma altura, con su túnica blanca y sus grandes alas recogidas a su espalda.
He rezado mi breviario, sin necesidad de interrumpir mi marcha. También he leído parte de otro libro.
Ahora me he sentado a escribir lo que aparece más arriba. No tenía papel, así que la última página del último libro ha cumplido esa misión .
A mitad de la excursión, me he tumbado sobre la hierba, he puesto el jersey doblado bajo mi cabeza, y he orado.
Sigo mi camino.
Hay un olor a hierba que no sé describir, pero sólo en esta torrentera, el olor en el bosque es a trozos.
Ahora a lo lejos aparece un coro de pájaros.
Derramo cuidadosamente un poco de "agua" sobre el musgo que se vuelve de un color verde más claro y se esponja. Me acerco y observo que sus cientos de minúsculas hojitas se han abierto ante mi tibio regalo.
Prosigo la marcha, sin prisa.
Llevo el pantalón y las botas de la mili.
También la mochilita para mis libros.
¡Pero si no cabe nada!, exclamó indignada mi madre al verla por primera vez.
Sólo la quiero para llevar dos libros y un poco de agua, le respondí con mansedumbre.

sábado, marzo 17, 2007

No, milord, no.


Una persona me escribió que estaba muy contento porque el blog por fin tocaba temas serios.

-Estimado, señor, le aseguro que haré cuanto esté en mi mano por enmendar el rumbo del blog cuanto antes.
Lady Fiona, llame al ogro de su marido cuanto antes. Quiero que ponga sus manos en el timón y que encamine este post hacia el Océano Impolutrefactus, cuánto antes.
Como le decía, Lord Farquaad, antes de esta interrupción, él no hizo otra cosa que seguir los patrones del ogro.

-Ahí tiene el caso de las fotos de Rodríguez Ibarra.
-No, no, milord, ese es otro tema, si me permite.

-Está bien, no insistiré. ¿Pero murió finalmente sor Miriam?
-Bueno, ya sabe lo que dijo Luís XVI: sor Miriam soy yo.

-Ése sí que es realmente otro tema –dijo Lord Farquaad.
-Bien, pues ya tenemos dos.
-Muy bueno, sí, muy bueno.

El juicio de la posteridad medido en dinero

Hay hechos de este mundo ante los que no se puede evitar el reflexionar. En noviembre de 2005, salió a subasta una hoja de un libro, el precio entre 25.000 y 35.000 dólares en su salida. Lo curioso es que el señor que imprimió esa hoja murió en la penuria, sin saber que una simple hoja suya valdría ese dinero.

Ese señor era Gutemberg. Y esa hoja era, ni más ni menos, que una hoja del primer libro del primer impresor de la Historia.

Las fotos blasfemas y un final feliz


Bueno, bueno. Parece que a base de poner el grito en el cielo, entre todos, se ha logrado que los que pagaron las fotos blasfemas estén más asustados que el cerdito feliz cuando desde el camión vio que el nombre de la fábrica a la que le llevaban se llamaba “salchichas Frankfurt”.

De la impunidad total desde noviembre, hemos pasado a que el tema se lleve al Pleno del Congreso de los Diputados. No sólo eso, va a ser el principal partido de la oposición el que pedirá explicaciones al Gobierno en la sesión de control recordando al Gobierno que durante la polémica suscitada con las viñetas de Mahoma, el Ejecutivo se puso de parte de los creyentes musulmanes por considerar que se dañaban «la sensibilidad y el respeto a determinadas visiones de la vida».
Y será ni más ni menos que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega la que va a tener que contestar. En concreto, la diputada del PP que le hará la pregunta pide saber «qué va a hacer el Gobierno ante los ataques a la religión cristiana que se han realizado desde una publicación patrocinada y respaldada por la Junta de Extremadura».
En paralelo a esta exigencia de explicaciones, los diputados de Unión del Pueblo Navarro (UPN) -adscritos al Grupo Popular- en el Congreso Jaime Ignacio del Burgo y Carlos Salvador han presentado una denuncia ante la Fiscalía General del Estado contra el consejero de Cultura de Extremadura, Francisco Muñoz, al que consideran «autor o cooperado necesario» de delito por la divulgación del polémico catálogo con fondos públicos. «Su actuación es especialmente reprochable habida cuenta de que con dinero de todos los contribuyentes, incluidos los cristianos, financia una actuación a sabiendas de que su edición y divulgación necesariamente había de producir una ofensa a los sentimientos religiosos».
Así que, como veis, al final, el asunto no va a salir gratis. Y muy posiblemente el político que organizó todo verá su carrera truncada definitivamente.
Ya sólo falta que Ogro se case con la princesa Fiona y que Lord Fatquad.... ¿qué le pasó al final a Lord Fatquad?
No dudo que el equipo de los villanos ya estará pensando en quién sustituirá a Lord Fatquad. Pero la alegría del gol no nos la quita nadie.

Este blog ha tenido su papel en esta lucha. Porque en Google cuando alguien ponía las palabras “fotos blasfemas” en la primera página le salía este blog. Durante todos estos días hemos estado en la segunda posición de la primera página de Google en las búsquedas acerca de este tema.

Post Data:
1. El post que salía en Google era el del 18 de noviembre que, por otra parte, era bastante alucinógeno.

2. Gracias a todo este asunto, el blog ha duplicado las entradas.

3. Toi contento.

viernes, marzo 16, 2007

Fotos blasfemas III

La foto de al lado es en reparación.


Supongamos... que soy el primer ministro de... Irán. Sí, Irán.

Y supongamos que tengo un dinero por ahí, en el presupuesto, para gastar. Me lo han pagado los iraníes, soy su primer ministro, tengo una cierta idea (aunque estoy recién llegado de España) que aquí en Irán hay muchos musulmanes. Me pregunto, es sólo una pregunta, ¿se me ocurriría gastarme parte del presupuesto en fotografías pornográficas (libros, exposiciones, folletos, obras de teatro) que hicieran burla blasfema de sus más íntimas creencias?
Evidentemente... no. Una hazaña así sólo le ocurre a Gallardón, a Rodríguez Ibarra, a Francisco Muñoz y la lista sigue.

El cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, ha calificado la publicación de "increíblemente abominable bajo todos los puntos de vista", así como de una "auténtica agresión a las personas, no sólo a los sentimientos", añadiendo que le costó "un gran trabajo llegar al final sin vomitar". Y eso que este cardenal es conocido precisamente por no vomitar por casi nada. De hecho, no le he visto vomitar nunca.

El caso es que con mi nombramiento de primer ministro de Irán, me voy a la cama, ya he publicado mi libro, y me digo al meterme entre las sábanas: no sé, a ver si hay alguna reacción mañana.

Evidentemente esto no se le ocurre ni a Castro, ni a Homer Simpson, ni al que asó la manteca. Algún periodista le ha preguntado a Rodríguez Ibarra que si iba a destituir a su consejero de cultura, el responsable directo, y por supuesto ha dicho que no. Rodríguez incluso dijo que pedía disculpas "a todo aquel que haya podido sentirse dolido".

Está bien eso. Es como si Robespierre después de clausurar una guillotina, hubiera dicho que pedía disculpas si a todo aquel que haya podido sentirse dolido.

Es más, ni siquiera ha dicho que lo sentía mucho, ni nada, sólo "disculpas" y eso sí, si alguien se ha sentido ofendido. Ya sólo le faltaba decir que, por otro lado, creía que las fotos no habían sido entendidas correctamente.

Eso ha debido ser.
A lo mejor la culpa la tenemos nosotros, que todo lo vemos con ojos malitencionados.

Cuando determinado partido excarceló a un terrorista asesino y no arrepentido, no dije nada.

Cuando determinado partido aprobó un estatuto que rompía el Estado para crear una nación federal, no dije nada.

Cuando determinado partido aprobó la creación de un monopolio energético y se lo entregó a un banco catalán, no dije nada.

Cuando determinado partido después de un atentado suscitó la duda y la infamia contra unos gobernantes para ganar las elecciones, no dije nada.

Pero cuando están usando el dinero público para pagar blasfemias contra Cristo y la Virgen, sí que digo algo.

El primer día que me saquen por televisión en una entrevista en directo, no sé cuál será la pregunta, lo que sí que sé es que diré “a propósito, quería decir algo...”

Espero que no se me pongan ojos de loco, ni que de un puñetazo en la mesa, ni que haga como Ciudadano Kane cuando entra en el dormitorio y lo destroza sistemáticamente todo. Espero que no aparezca Ibarra por ahí, de lo contrario podríamos tener una escena tan antológica como la de Arrabal en aquel debate en el que se levantó de su silla para caer detrás de la cámara finalmente.

miércoles, marzo 14, 2007

Fotos blasfemas II


La foto de al lado es en reparación.
Podría analizar las fotos, las malas, podría analizar teológicamente la blasfemia, podría dar un sermón, pero no. Hoy me apetece, simplemente, decir lo que pienso del responsable final de tanta inmoralidad, de tanta bajeza. Del que ha usado el poder concedido por los ciudadanos para atacar a Dios y a su Santa Iglesia.

Hay mucha gente que está criticando a Rodríguez Ibarra desde que ha saltado a la luz del día el escándalo de las fotos. Yo no soy uno de los que le critican ya que finalmente ha tomado una magnífica decisión: la de retirarse de la política. Ésta sin duda ha sido la mejor cosa que ha podido hacer por el bien de la nación, de su región y del cosmos.

La única pena es que haya decidido hacerlo tan tarde. Desde luego somos muy conscientes de que no se retira por verguenza del escándalo de las fotos. No.

Dice que asume toda la responsabilidad sobre esa decisión de las fotos. Eso en su boca significa: nada. En realidad lo que lleva diciendo él desde hace lustros significa nada de nada. Todo se resume en nada. Y al final todo ha servido para ganarse la vida con un magnífico sueldo, que no otras eran sus perspectivas, sus horizontes y sus ideales.

Se retira ahora, a la edad de la jubilación. Lógico. Gente como él no hubiera podido dedicarse a ninguna otra cosa en la vida. Sin el negocio de la política, sin ese monopolio que se han montado para bien de ellos mismos, no podrían dedicarse más que de pinches de cocinero, repartidores de pizzas o aparcacoches. Es triste, pero es así. Gente como Rodríguez Ibarra hay mucha, y no sirven para nada más que para la política. Dicha esta palabra en su peor acepción, en su más bajo sentido. Gente como ellos deshonran la nobleza de la palabra política.

Esas fotos, esos libros, esas exposiciones, esas subvenciones repugnantes, son sólo la expresión de lo que hay en sus corazones. Porque episodios como estos conozco varios, en más regiones, en más políticos. Gallardón, gallardooooón, ve remojando tus barbas, ve remonjaaaándolas. Pronto te sacaremos los colores si eso es posible en tu cara de hormigón. ¿Te acuerdas de Leo Bassi? ¿Quién le financió su obra de teatro blasfema? Y podría seguir con otros políticos, pero prefiero hacer seguir haciendo astillas de Gallardón y de este Rodríguez Ibarra.

Fotos blasfemas

El asunto de las fotos blasfemas que el dinero público de la Junta de Extremadura ha ayudado a difundir, es un escándalo tan grande que hasta el mismo fariseo máximo, Rodríguez Ibarra, ha tenido que sacar a la luz su rostro de cemento armado a pedir perdón. Insisto, hasta el mismo jefe de la banda socialista ha tenido que reconocer, sin ninguna pena, y con otras palabras, que aquello era demasiado.

El tema le importaba un bledo, eso se le notaba. Pero como no había por donde escudarse, pues se ha limitado ha decir que reconocía toda responsabilidad y tal y que si había alguna pregunta más.

Que con dinero público los socialistas hayan promovido esas fotos llenas de una blasfemia tan llena de mugre, tan ignominiosa, que va más allá de las aguantaderas de cualquier hombre de bien, creyente o no, es inaceptable.

En un país donde hasta los niños blasfeman, donde los jóvenes insultan a los curas y los políticos pagan con dinero público obras contra la Iglesia Católica –ésta no es la primera vez-, sólo cabe montarse un blog como éste para desahogarse. Y bien que lo hago. Anda que no me quedo tranquilo cada vez que escribo un post.

Lo terrible es que esta noticia que ha salido hoy en los periódicos y la televisión, ya la dimos en este blog el día 18 de noviembre, podéis comprobarlo más abajo, en el post de ese día. Pero no ha salido en los medios de comunicación, hasta que alguien del partido contrario se le ha ocurrido que podría ayudarle en su personal carrera de votos. Sin ese interés personal, la noticia la hubiera dado sólo este blog. Yo me pregunto ¿qué otras noticias aguardarán escondidas entre las líneas de este blog hasta que salten a los titulares nacionales? Nadie lo sabe.

Rodríguez (Ibarra) siento haberte tirado ayer la leche y los bizcochos a la cara cuando me invitaste a merendar a tu casa. Pero cuando entraste en el salón, creí que había entrado un monstruo, y me asusté. Comprendo que ya no me invites más. Lo entenderé. Que conste que tus bizcochos estaban rancios y la leche, era mala leche.

Obedientia et pax

Vengo de dar mi paseo de los martes con un amigo abogado. Hemos estado repasando todo el tema de las excomuniones, suspensiones a divinis y entredichos. Después de todo un paseo hablando sobre esto, he llegado a casa y no he podido menos -un momento de arrebato- que decir: ¡gracias, Señor, porque yo siempre he sido obediente a la Santa Iglesia Católica y a mi obispo!
Menos mal, sinceramente lo digo, que a pesar de todos mis muchos defectos, siempre he sido un fiel hijo de la Iglesia, obediente y dispuesto siempre a dar marcha atrás en lo que sea con tal de mantener la comunión.
Y lo he sentido con tal fuerza esto, que no he podido dejar de ponerlo por escrito aquí, en este rinconcito del mundo.

martes, marzo 13, 2007

He rescatado esta foto del baul de los recuerdos

Normalmente tengo la suerte de leer magníficos libros, muy escogidos. Entre otras cosas porque si un libro no me gusta, lo dejo a los diez minutos. Rara vez le concedo la oportunidad de los quince minutos. Seguro que me he perdido algún que otro buen libro, pero sin duda he ganado cientos y cientos de horas. Con los libros no hay que tener paciencia. Si no te gustan, cuanto antes lo cierres mejor.

El caso es que llevo algunos días leyendo “Europa entre bastidores”, un libro de 1952, de Paul Smichdt, uno de los traductores del Ministerio de Asuntos Exteriores desde la República de Weimar hasta la época del III Reich.

El libro es apasionante, totalmente agotado desde hace más de cincuenta años. No cuenta nada especial, sólo detalles tales como el lugar donde se sentaban los traductores, a veces sin mesa, copiando sobre algo rígido sobre las rodillas, a veces con mala acústica respecto al orador que hablaba en dirección opuesta al traductor. Cuenta como a Chamberlain le gustaba corregir al traductor o que a un belga sordo le tenía que gritar las cosas al oído, y cosas así.
El libro que es un regalo de un buen amigo, me ha vuelto a demostrar como la lectura puede ser una aventura apasionante. El peso de sus quinientas páginas son la esperanza firme de las buenas horas que me esperan. Lo abro con gusto, lo cierro con satisfacción. Qué diferente es leer la ficción de alguien que se las da de sabio sobre el tema, y leer el texto de alguien que estuvo allí, que vivió los acontecimientos y que en ningún momento tiene que hacer ningún alarde, porque todo el libro es en sí mismo un alarde sin igual de conocimiento.

Es labor nuestra, de los lectores meticulosos, buscar los libros grandiosos, leerlos y releerlos. En las estanterías de los VIPS y de los Cortesingleses está la fast food literaria, que por otro lado hace las delicias de los lectores de este gran país. Pero vosotros, ¡vosotros!, buscad la perlas, las orquídeas negras, los diamantes cortados por el tallador más reconocido del taller.

a ti que entras desde Suecia

A ti, fiel lector, que desde la septentrional Suecia entras cada día bajo el techo de este blog... ¿quién eres?
¿Un sueco que sabe español?
¿Un peruano que trabaja allí y aburrido entra después de la merienda?
Dinos algo.
Alguna pista.
Me intriga, nos intriga.
Nunca descubrimos quien era el judio que entraba desde Israel.
Desistimos de saber quienes son los chinos que irrumpen.
Pero en ti tenemos algo más de esperanza.

Nota: Como hay mucho bromista suelto y mr.Bean, para saber que tú eres el auténtico, pon en tu comentario al comienzo este código "Yo soy el verdadero sueco". Así sabremos que eres tú y no alguien que se hace pasar por ti.

Una transferencia bancaria desde Suecia también me convencería de la autenticidad de tu identidad y de la sinceridad de tus intenciones.

lunes, marzo 12, 2007

Todo tiempo pasado fue anterior.

La foto pertenece a uno de los sencillos juegos campestres organizados por el padre Fortea.

Decía uno: Yo quiero que vuelva Sor miriam con su limpieza y sencilla armonía.
Sí, ya voy viendo que este rincón de la Red se va convirtiendo en un lugar de encuentro de monjas, monjes, frailes, hermanos mayores, cofrades y pseudoabades.

Se quejaba un comentarista de que le borré el comentario a una pobrecita que se limitó a decir que no entendía nada.
Contestación mía: Pues que entienda, pues que entienda. Si no entiende que no entre.

En fin, algunas frases que se las debo no a mis comentaristas:


Mi mujer tiene el mejor fisico del mundo. (Einstein)


El que nace pobre y feo, tiene grandes posibilidades de que al crecer se le desarrollen ambas condiciones.


Toda cuestión tiene dos puntos de vista: el equivocado y el nuestro.


Lo importante no es ganar, sino hacer perder al otro.


La psiquiatría es el único negocio donde el cliente nunca tiene la razón.

Para servir e informar.

Una persona de otra web se quejaba de que este blog era muy raro. ¡Todo lo contrario! Esta blog es de lo más normal del mundo, como cualquier otro blog de noticias. Nos limitamos a mantener informados a nuestros oyentes, información precisa, objetiva, para que en poco tiempo uno no necesite de ver las noticias en la televisión o la radio. Nuestra misión es que nuestros lectores sepan lo que pasa en España y en el mundo de un modo breve pero completo.

domingo, marzo 11, 2007

www.vatican.fort

Quiero agradecer al Papa el que me dijera que se rie mucho con mi blog.

"Encontré su blog por casualidad, en la intimidad de mis aposentos, y me reí mucho. Desde entonces sus posts me ayudan a comenzar el día con ese buen humor alemán que me caracteriza. A veces, nos reimos con los cardenales: mira lo que ha dicho, mira que foto ha puesto, qué humor tan sano. ¡Y tan limpio!, añadió con emoción el cardenal Ruini."

Nota: esta noticia podría no ser tan fiable como a primera vista podría parecer.

Te estoy viendo desde mi blog a ti que lees este blog. Te miro de frente aunque no parpadee.


Crees que es una foto, pero en realidad es una ventana desde la que te veo.

Me gusta lo que veo, sigue así.

Bien, hoy alguien ha puesto un link a este blog en algún lugar. El resultado ha sido que las entradas se han duplicado respecto a cualquier día. Justamente hoy. Justamente el día en que había un post que casi podría calificar de... alucinógeno. También es casualidad. No me extraña que en la Red un navegante haya escrito que después de leer este blog escribiera “¿se cayó de crío, al caldero mágico de los tripis?”
(Como nos leen muchos chinos, hay que explicar que el “tripi” es la forma juvenil de referirse a pastillas que producen alucinaciones psicodélicas.)
Sí, hemos obtenido el record de entradas y el record de opiniones aciagas.

El otro día entró una persona desde Marruecos y otra desde Arabia Saudita. ¿Qué opinión sacó ese árabe de este pobre servidor? Pues no lo sé. Probablemente el que entró fue el embajador sueco.

Desde luego no me imagino a Jomeini leyendo el blog y meneando la cabeza, ¡qué mal está Occidente! Pues sí, señor, Occidente y yo somos así.

En fin, volviendo al mundo fuera del blog,
hoy he soñado que tenía que dar una clase. Aunque yo, acompañado, por varias personas respetables, me dirigía hacia la puerta de entrada, sabía ya desde allí que la clase era para un público universitario. Curiosamente, los oyentes a lo largo del sueño se transformaron en un público de estudiantes de secundaria.
El tema de la clase era el túnel que iba a unir Marruecos con España. Aunque pensé que también podría hablar de otras grandes construcciones. Tanto en la realidad como en los sueños, a veces los proyectos no tienen importancia. Pues conforme avanzaba el sueño, la clase se transformó en una clase de música. Hay que hacer notar que el local era una cosa a medio camino entre una gran sala de cine, algo anticuada, y una catedral, ya que había pilares que dejaban espacios ocultos desde el estrado; era como si tuviese unas estrechas naves laterales.
Tuve que ser muy duro para que aquellos estudiantes, propensos a la broma, no se desmandaran. Al despertar, incluso recordé la melodía que ensayábamos. La belleza de la melodía tampoco era para tirar cohetes. Eso sí, no la había escuchado nunca. Es el primer, o el segundo, sueño que tiene música propia, como si de una banda sonora original se tratara.

Hoy todo está confuso, todo me da vueltas. La noche me confunde, francamente.

Hoy no se me ocurre nada.
¿Qué he hecho hoy?
No sé.
¿Algún pensamiento?
Creo que no.
¿He soñado algo?
No me acuerdo.
Estoy espeso.
Hilo los pensamientos con cierta dificultad.
No sé que he hecho hoy.
¿Se supone que he hecho algo?
Sólo me acuerdo de ver a Chavez diciendo no se qué de un cadáver.
¿Qué quedará para la historia del día de hoy?

¿Qué es la historia?
Quizá dentro de cuatro mil años, en medio del fango de unas ruinas, en cierto estrato, descubran este blog.
Sería terrible que sólo quedara de mí, entre el fango, un peine, un cepillo ¿de dientes?, quizá un mando a distancia ¿el del aire? ¿acondicionado? He oído que el fango conserva bien los mandos de aire acondicionado. Pero en el fango lo de Chavez y el cadáver quedará más confuso. Aunque el fango suele ser confuso. Quizá alguna inscripción entre varios mandos. No quiero ni imaginarme un futuro con un pasado tan confuso. Dejaré un pasado más acondicionado. Quizá debería pensar en escribir en tablillas de arcilla los posts. No sé.

Esto del fango...

Además, ¿qué ha hecho el fango por mí?
El fango es muy desagradecido.
Pero del fango nacen las más bellas flor de loto.
(banda sonora de Qué bellosvivir)

Tlíiii. Tli, tli, tli, tliíiii....

Confío, sinceramente, que para la historia no quede sólo este post.

sábado, marzo 10, 2007

Me voy a dormir. La foto fue tomada al mediodía, pero ahora es de noche.

Hoy me he quedado dormido durante la acción de gracias. He soñado que caía un meteorito. La caída y el impacto en el suelo era bonito. No tenía consecuencias. En un segundo momento, me he visto con otra persona comentando que creía que no había caído el meteorito porque no sentía ningún viento furioso, ni la trepidación del suelo. El meteorito había caído, pero no había provocado daños.

Lo más gracioso es que ya me había olvidado de todo esto cuatro horas después, cuando al despedirme de dos personas les he dicho: me voy a soñar con ovejitas. Entonces ha venido a mi mente el sueño de la tarde.

Lo más gracioso es que al contarlo, a esas dos personas les ha venido a su mente una interpretación del sueño.

La interpretación a estas horas de la noche, es lo de menos. Lo importante es que a mi edad todavía no he agotado el magma soñable. En menos de un cuarto de hora volveré a internarme en las minas del subsuelo de los sueños, a ver qué extraigo de ellas. Me internaré solo, como siempre. Pero eso sí, dejaré la interpretación al albur y a la inteligencia de los que lo escuchen y de los que lo lean. La contingencia de los razonamientos de mis lectores puede dotar de sentido al azar. E incluso de un sentido tan bello o tan inteligente que...

(no sé por qué he sentido pereza, tanta, de acabar la frase)

viernes, marzo 09, 2007

Fortea de los bosques se encuentra con Robin el Escolástico

Estoy tumbado sobre hierba con una cara de felicidad... inenarrable. Es una foto de mi última caminata por el bosque, con Farnesio. (No es la foto de la izquierda de este post.)
La foto está tomada desde arriba, como deleitándose en el feliz mamífero que comprensivo se digna mirar a la cámara.
Cuando la vi unos días después, pasó a ser mi salvapantallas. Cada vez que enciendo el ordenador, lo primero que aparece (tras un anuncio de Windows) es esta escena idílica. La hierba, además, está tan verde.

Os pondría la foto entera, que es una delicia, pero no puedo. Y no puedo porque aparezco con mi pantalón del servicio militar y las botas también de esa época. La camiseta es blanca.

Mis canas sobre las plantas del bosque, mi cara de no tener otra cosa que hacer que estar ahí disfrutando del canto de los mirlos.

jueves, marzo 08, 2007

De nuevo en Madrid

La perla peregrina dice esto, el otro dice lo de más allá. Mr. Bean, bajo distintos nomberes, nos anima a seguir con nuestra labor, otro nos anuncia un parto, las calles de los comentarios al blog se han convertido en unas calles que nada tienen que envidar a las de Blade Runner. Para acabar de pintar este panorama de callejuela de bazar atestado, debemos añadir la serie de cerdos de guerra, la de monjas armadas o la incursión de varios chinos, un sueco perseverante, un joven de Indiana y un señor valenciano de Torrelamata que ha aterrizado por aquí. Alguien nos da un sermón diario, otro me dice que soy el mejor del mundo, un habitual me recuerda que soy el peor del mundo. El contador indica que han entrado 145 personas distintas, aunque Nedstad (contador de la competencia) no es de la misma opinión marcando 231 hits.


Pero todo esto ocurría en ningún lugar, en un sitio llamado el ciberespacio.


En el mundo real, hoy me he dado un buen paseo junto al mar. Los barcos fondeados junto al muelle me han dado sed. He tenido que comprar una coca-cola en una tienda de golosinas. ¿Puedo comprar sólo una bolita de chocolate? Le he preguntado a la tendera dado que lo vendían todo al peso. Me ha visto una cara de goloso tan acentuada que maternalmente ha asentido con la cabeza en un complaciente silencio. Pero la compañera en cuanto me ha visto meter la mano, me ha regañado de forma bastante agria (y eso que vende dulces y está todo el día rodeada de dulces), ha debido pensar que iba coger un kilo a puñados. Después de casi cuarenta años de vida me he limitado a poner cara de niño malo. La tendera no ha dicho nada a la otra, la dueña, pero en venganza no me ha cobrado la bolita de chocolate oscuro y el bombón en forma de estrella de mar y mezcla de chocolate blanco y negro. Y mi paseo acompañado por la señorita Hollhoper ha continuado por la calle principal cartagenera, mirando fachadas que nos remitían a la arquitectura de la época de mayor esplendor de la ciudad.

lunes, marzo 05, 2007

Conferencia en Cartagena: martes, día 6 de marzo

Daré una conferencia en Cartagena (España). La dirección es ésta
Residencia Universitaria Alberto Colao.
c/ Doctor Pérez Espejo, s/n- Detrás Asamblea Regional


PD. Ánimo, mi comandante,
ya queda poco.

En medio de un bombo donde las piezas se mueven lentas pero sin cesar (segunda parte)

...por eso cuando he visto los dos libros, uno encima del otro, no he podido dejar de pensar: curiosa casualidad.

Pero voy pensando que la casualidad supone un sabio ejercicio de las leyes del azar. Aunque en este caso sólo sea sólo pour le plaisir de la combinaison.

Los dos libros también merecen una palabra. La versión de la Biblia es la segunda más literal en lengua castellana, un libro grueso, forrado en plástico para preservar sus cubiertas de mi mucho uso. El libro impío que jamás debió ser escrito -aunque todos los libros no escritos están en la mente divina- es una versión antigua, londinense, con extraordinarios grabados de una edición limitada de principios de siglo XX.

La pía mente de Dios conoce todos los libros impíos. Esta vez, ambas obras también existen fuera de su mente. E incluso sobre mi mesa. Casualmente mis ojos se toparon con ellos, o mejor dicho con su combinación. Ya que había visto ambos libros hacía un rato. Pero esta vez lo que vi fue la ley del azar que había permitido la combinación.

Esta acertada combinación, combinación de lo pío y lo impío, siempre es acertada porque es permitida por esas leyes del azar que son la expresión de la voluntad del Amo de todas las loterías.

Esta combinación es acertada, cualquier otra lo hubiera sido también por razón de su origen. Ésa quizá tiene sólo una virtud, la de expresar el placer de la combinación sin otra pretensión. Admirable voluntad.

domingo, marzo 04, 2007

En medio de un bombo donde las piezas se mueven lentas pero sin cesar (primera parte)

Esta es la foto de Farnesio ayer en mi paseo por un bosque idílico. Aquí estoy mirando una ardilla o un mirlo, bastante embelesado sí. Llamadme Fortea de los bosques.

Hoy ha entrado la primera persona de Marruecos. Y ahora mismo hay tres chinos. Un saludo a los chinos. Os quiero a vosotros y a Confucio. Aunque todavía no sé por qué razón o lista de razones entraís en mi blog ahora que estoy viendo El Padrino III.

...................

Llevo unas cosas en las manos, voy hacia otra habitación. Estoy en mi casa. De pronto, mi vista se topa con dos libros sobre un extremo de mi mesa de trabajo.

No puedo dejar de detenerme un instante. Sigo mi camino. Los libros son elementos estáticos, como todo el mundo sabe. Carecen de movimiento propio. No obstante, se mueven de los armarios de mi salón a mi mesa de trabajo, a mi sillón, a la mesa del ordenador, a la mesilla de al lado de mi cama, a la cómoda de mi dormitorio.

Ese movimiento, aunque lento e impremeditado, existe.

Pues bien, en el bombo del azar, los libros del interior de mi casa se han movido hasta dejar dos juntos, uno apoyado sobre otro, casualmente El Anticristo de Nietzsche sobre la Sagrada Biblia.

Por eso cuando he visto los dos libros, uno encima del otro, no he podido dejar de pensar: curiosa casualidad.

Pero voy pensando que la casualidad supone un sabio ejercicio de las leyes del azar. Aunque en este caso sea sólo pour le plaisir de la combinaison.

La primera bicicleta del padre Fortea


Hoy me he dado un paseo de casi cuatro horas por un bosque de película. Mi acompañante, al que voy a denominar Farnesio (por razones que sería largo de explicar) era biólogo y por lo tanto mi bosque favorito le parecía “un pobre bosque de repoblación”.

Pero yo no hubiera cambiado mi familiar bosque por uno de El Señor de los Anillos. Es una montaña que llevo recorriendo desde hace diez años y ya es como de un pariente.

Ha sido un paseo, el de hoy, fabuloso. Hemos bajado laderas, subido trechos, me he tumbado sobre el musgo, hemos charlado junto a un pequeño barranco. He gritado “eco” con todas mis fuerzas. Hemos conversado de las cosas que de verdad importan en la vida. Hemos hablado de Shreck, del crecimiento de los líquenes, del sabor anodino de las hojas verdes de Diente de León, del canto de los mirlos, de un coche abandonado y oxidado en el comienzo de una ladera del bosque, en medio de tierras verdes y boscosas hemos hablado del viaje a Egipto de Farnesio.

Ahora contemplo el largo paseo de esta mañana, desde mi salón, desde esta tranquila hora nocturna, y estimo que he hecho un poco el crío. En un momento dado, he imitado a la ovejita de Heidi, correteando alrededor de Farnesio. También he imitado a Darth Vader en alguno de sus diálogos formidables. Pero a esas horas lo único que lamento, lo único que de verdad lamento, es no darme un paseo así cada semana. O mejor cada día. De una hora. Debo revisar mi lista de propósitos.

¿Habrá grabado alguien en video, algún orco, mi imitación de esa ovejita baladora dando trotecillos?
Tened cuidado de los orcos malvados, son muy envidiosos.

sábado, marzo 03, 2007

El primer coche del padre Fortea


maria dijo...

Respuesta al suplantador que dice ser "mi marido".Señor, porque no le conozco, mi marido jamás de hablaría de esa forma porque me ama mucho.
Este fragmento de un comentario es antológico.

Otro fragmento:

Flawer ranger....te estás pareciendo al que vuelve loco a los locos, vuestro Sergio el inmortal,vanidoso y aficionado a dar la lata a muchos de los que estáis aquí.

El creador de posts dice: amaos, quereos, no riñáis.

He recibido hoy un e-mail:

Hola Padre Fortea, le escribo desde Chile. Leyendo Vuestro sermon sobre Cuestiones Morales respecto a Pinochet, hay cosas que sería bueno comentarle.
En lo personal crecí en pleno régimen de su mandato y le puedo decir que el país nunca tuvo un mejor crecimiento que con el, no olvidar que rescató al pais de caer en manos marxistas. Ocurre que la prensa internacional nunca mostrará los aspecto positivos y Ustedes en Europa solo reciben material en contra de él. Pero le puedo asegurar que Chile es un país dividido en los pro Pinochet y los que estan en contra, casi 50%-50%. En Europa tienen la impresión de que todos los chilenos condenamos a Pinochet, lo cual esta totalmente alejado de la verdad. El día de su funeral se repletaron las calles de sus partidarios y en la prensa nunca se mencionó el numero aproximado, ya que para las autoridades fue algo inesperado; aunque callen los que son sus partidarios, no por eso nos olvidamos de todos sus logros, y especialmente aunque no se crea, de su práctica y devoción cristiana. Era católico practicante, se menciona por ahí que en algún momento de su vida incursionó en la masonería, pero que luego se habría retirado de ella. Durante su mandato vino el Papa Juan Pablo II a Chile. Lamentablemente gobernó un período dificil, una revolución como se ha dicho, en donde hubieron bajas por ambos lados. Pero si le puedo asegurar que quienes nunca olvidarán ese período serán nuestras madres y abuelas, que vivieron el rigor marxista, y que no por ser del pasado es menos válido, y que de no haber sido por él, otro cuento cantaríamos.
Ahora me despido y sólo quería hacerle ver otro punto de vista, que la prensa y los medios Nunca mostrarán.
Que esté muy bien. Chao.



Le he respondido:

Hola
Sí, es cierto que en la cuenta del haber de Pinochet hay muchos puntos en el haber.
Pero está ya fuera de toda duda que hubo muertes y torturas durante muchos años incluso después de pacificado el país. Y él no hizo nada por detener eso.
El saldo más positivo que se puede hacer de su persona es que, al menos por omisión, es culpable de asesinato y tortura. Él sabía que eso sucedía y no hizo nada.
Has de recordar que incluso el rey David hizo muchas cosas buenas, pero fue culpable de asesinato. Es decir, el rey David fue un asesino. Esa es la triste realidad. Dios al final le perdonó.
Yo no puedo ver el alma de Pinochet. Pero sí que es indudable que fue asesino al menos por omisión.
Y frente a eso de nada valen el resto de sus virtudes.
Nuestra aversión hacia la dictadura marxista no nos debe hacer ser condescendientes con los "buenos". Los buenos deben responder ante la Justicia exactamente igual que todos los mortales.
Espero que este e-mail haya iluminado mi mente al respecto.
Que Dios le bendiga.

viernes, marzo 02, 2007

¡Ánimo, mi comandante, ya queda poco!


La misma frase, dicha cincuenta años después, adquiere un significado completamente distinto.


La misma frase, con las mismas palabras, dicha a la misma persona, pasa de tener un significado revolucionario a tener un significado contrarrevolucionario.


La palabra y su magia.

El padre Fortea durante su servicio militar


La imagen de un Borges ciego, en bata y pantuflas, fuera de su casa, en mitad de la noche, expulsado por su mujer, es una imagen que no se me va de la cabeza. Y ocurrió.

Alguien tan bondadoso, tan civilizado, tan cortes, tan agradable, tan humilde... sufriendo ese y otros desprecios de aquella mujer. Alguien que se merecía todos los elogios y homenajes.

En fin, es mejor no darle vueltas a una escena que nunca debió ocurrir.
..............

Leyendo un libro he pensado algo.

Me marché de mi Barbastro natal a los 23 años.
No he vuelto más que para dar dos conferencias y casar a un primo.

Esa ausencia ha permitido que en mi memoria perviva una ciudad que ya no existe.

Pero en mi mente, la pequeña ciudad ha quedado petrificada tal como la dejé. Sus fachadas, sus muros de cubiertas de yeso desgastado, su ambiente humano tan deliciosamente provinciano para mi nostalgia, todo eso ya no existe.

Ahora hasta sus callejuelas se me revelan, con sorpresa, más estrechas. Sus subidas, más empinadas para un cuerpo que ya no tiene dieciocho años. Y sobre todo las personas. Los habitantes de mi ciudad ahora... son desconocidos. Los rostros familiares han desaparecido. De vez en cuando, paseando por sus calles, aparece algún superviviente en medio de este naufragio del tiempo.