viernes, enero 04, 2008

De excursión


Hacía tiempo que no me levantaba de la cama dormido. Pero esta noche he soñado que estaba saliendo de una gran tienda de campaña, pero no por la entrada sino por la parte inclinada que tocaba al suelo. En realidad la tienda de campaña era mi edredón. Pero lo que no he soñado, sino que sí que ha sido real, es el que he salido de la cama dormido, soñando y tratando de hacerme al extraño lugar que había fuera de la tienda, mi habitación.


Después he vuelto a la cama y he soñado que estaba incluido en un grupo de gente normal a la que le había tocado en suerte comer en la Casa Blanca con el Presidente de ese país. En mi sueño George Bush seguía siendo el inquilino, curiosamente su esposa era su madre, Barbara.


Pero lo más curioso es que acompañábamos a George todo el día de un lado a otro por el vecindario, en su monovolumen, haciendo compras. Me he aburrido tanto de esa mañana presidencial, que con otra persona del grupo investigamos por nuestra cuenta pasillos de la Casa Blanca y sus aledaños. El Servicio Secreto sabía que éramos de los invitados, así que no nos pusieron problemas. En honor a la verdad, tratamos de molestar lo menos posible. Pero el sueño acabó antes de la comida.

2 comentarios:

  1. He ido de excursión...
    ¡Qué fuerte!, no me lo esperaba.

    ¡Qué Dios nos AYUDE!

    ¡Ayúdanos, Señor!

    ResponderEliminar
  2. ¿Mi vida ha sido como un sueño del que acabo de despertar o sigo en él para volver y soñar?
    Ahora cuando recuerdo ya mi pasado pienso si en verdad sólo lo he soñado. Es tan lejos el recuerdo que se desvanece de cada vez más y más. Empieza a tener todo casi la misma indiferencia.
    ¿Vale la pena luchar, por lo que acabo de soñar?
    ¡No tengo ni fuerzas para recordar!

    ResponderEliminar