domingo, enero 06, 2008

La belleza de los sábados


Ratos perdidos en ampliar y embellecer el índice de Summa Daemoniaca. Minutos empleados en ornamentar el final de la conclusión del libro: acción de escoger distintos tipos de letras góticas, florecitas de lis pequeñas, grises, una cruz soberbia.
Día agradable, temperatura moderada para ser diciembre, sólo un cierto dolor en la garganta, primer aviso de una posible gripe, paseo por el campo bajo un bonito sol: el río Henares estaba plácido, recorrido por aburridos patos, los árboles mostraban un aspecto gris de troncos desnudos. Cuando el viento soplaba, el invierno helador mostraba sus dientes. Aun así, la hora, la luz, la soledad del camino a lo largo del río, componían un entorno ideal para el amor, para unas manos que se entrelazan, para unas sonrisas que no necesitan palabras. El camino estaba muy solitario.
La ciudad con sus altos edificios se asomaba, la veía a lo lejos desde la herbosa vera de mi río, desde mi puente con sus arcos de hormigón, mis chopos. ¿Cuántos amores contendría esa ciudad? ¿Cuántas historias?

20 comentarios:

  1. Anónimo10:43 a. m.

    Río Duero, Río Duero.
    Nadie a estar contigo baja;
    ya nadie quiere atender
    tu eterna estrofa olvidada.
    Sino lo los enamorados
    que preguntan por sus almas
    y siembran en tus espumas
    palabras de amor, palabras.

    ¿No es lo más bello que se ha escrito? ¿No brilla acaso hoy más el sol en el amplio ventanal? ¿No parecen las nubes y el cielo raros tesoros efímeros? . . .No hacedme caso, esta mañana he amanecido poeta, jijiji.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:58 a. m.

    Mi gato acaba de chufletear mi hermoso teclado del fijo y unos regalos que tendré que volver a envolver. Se me acaba de capuzar toda poesía de golpe y porrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:00 a. m.

    Y, para colmo, parece que va a llover.. . .

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:18 p. m.

    florecitas de lis pequeñas

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:21 p. m.

    Otra vez estabas en el sueño, mirándome por una ventana con barrotes.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:54 p. m.

    Y mientras yo preparaba las formas y arreglaba los cálices,+ vestida de carmelita como Santa Teresita del Niño Jesús, tu me mirabas con cariño y admiración.

    ResponderEliminar
  7. Yo vi muchos enamorados en la cabalgata de Reyes, que era como un rio, pero con patos menos aburridos que el Henares

    Y de estos paseos asi lleva el bajo de la sotana padre!

    Rece por nosotras y digame si quiere que le mande unas wellington boots

    ResponderEliminar
  8. mexicannight12:12 a. m.

    Let me sing you a waltz, padre,
    Out of nowhere, out of my thoughts
    Let me sing you a waltz
    About this one night stand

    You were for me that night
    Everything I always dreamt of in life
    But now you're gon
    You are far gone
    All the way to your island of rain

    It was for you just a one night thing, padre,
    But you were much more to me
    Just so you know

    I hear rumors about you
    About all the bad things you
    But when we were together alone
    You didn't seem like a player at a
    I don't care what they say
    I know what you meant for me that day
    I just wanted another try
    I just wanted another night
    Even if it doesn't seem quite right
    You meant for me much more
    Than anyone I've met before

    One single night with you, fortea, is worth a thousand with anybody

    I have no bitterness, my sweet
    I'll never forget this one night thing
    Even tomorrow, another arms
    My heart will stay yours until I die
    Let me sing you a waltz, padre,
    Out of nowhere, out of my blues
    Let me sing you a waltz
    About this lovely one night stand

    ResponderEliminar
  9. pueblerina12:14 a. m.

    ¡Padre, padre! ¡Los Reyes me han dejado muchos regalos, pero se han confundido de persona o de talla! Aiuto.

    ResponderEliminar
  10. alunísono12:22 a. m.

    Ahora que ya pasaron las fiestas y soy capaz de verles el contorno, padre, sé que han sido las más maravillosas de mi vida. No han tenido un pero, todo impecable, ninguna coma de más o de menos... hasta nuestro fantasma más querido, padre, el de nuestras tierras, el de nuestro país, ha estado maravillosamente a la altura. Y los interrogantes, las incógnitas, las dudas, todo magnífico, superlativo. Magníficas fiestas. Plenitud. Saciedad. Beatitud. Voluptuosidad. Amor.

    ResponderEliminar
  11. ciervoherido12:29 a. m.

    Sé que para vos fui sólo la aventura de una noche -y qué noche, estrellada, límpida, plácida, mágica-, pero para mí lo fuiste todo, fortea, y hasta que no te encuentre mi vida no será vida sino muerte.

    ResponderEliminar
  12. estelaosamayor12:36 a. m.

    Que esta noche no acabe nunca, padre, porque en cuanto despunte el alba llegará para mí la hora de la verdad... y sí, ¡estoy preparada! Pero cuánto trabajo, padre; yo nunca fui de acción; usted sabe, padre, que lo mío es la vida contemplativa... La vida contemplativa, las vaghe stelle dell'orsa y vos.

    ResponderEliminar
  13. Temo tanto ese momento, padre..., el momento de subir al escenario (alguien lo llama altar), escuchar su voz y escucharme a mí hablando...no, padre, no me atrevo; j'ai le trac.

    ResponderEliminar
  14. pueblerina12:47 a. m.

    Esta talla responde a su fe en las criaturas, padre. ¿Cómo iba yo a temer algo -una tarea- que procede de su fe, fortea? ¡Pues claro que no tengo ningún temor! Sólo me siento un poco perdida entre la inmensidad de esas ropas que me mandó, padrecito...

    ResponderEliminar
  15. pueblerina12:49 a. m.

    La frase más magnífica que leído hoy: ¿no te basta la vida?, ¿por qué y para qué quieres esperanza? Sí, magnífica frase.

    ResponderEliminar
  16. anónima12:54 a. m.

    La belleza de los... ¿tauro? ¿aries? ¡Quién es quién! Nunca las tinieblas fueron tan mágicas...

    ResponderEliminar
  17. suatentayfiellectora1:07 a. m.

    Espero y deseo, padre, que ese dolorcillo de garganta no haya ido a más y no sea pasto de virus malvados. Es precioso el texto que hoy nos ha regalado. Qué palabras tan evocadoras... el paseo solitario en compañía de ánades y entre la hierba de letras góticas que deja entrever el misterio de vidas que se acoplan o se separan a lo lejos... presas ora del Maligno ora del Señor...

    ResponderEliminar
  18. pueblerina1:55 a. m.

    Si no nos volvemos a ver, porque mi oficio de orfebre me desvía de nuestro camino y me impide una nueva comunión con usted, sepa, padre, que el regalo que he recibido de los Reyes Magos este día 6 de enero de 2008 ha sido el más auténticamente maravilloso que he recibido en toda mi vida. Y no sólo por lo que contiene de promesa sino también porque ha convertido en regalos dones que antes no había sabido apreciar. Como usted mismo. Y provienen todos de su bendita ilusión.

    ResponderEliminar
  19. pueblerina2:46 a. m.

    Y en el océano de regalos, imposibles de nombrar, y que me envuelven hoy moviéndose al compás de un vals, uno me llamó la atención y me pareció la repanocha: viaje a Beijin, escritura china y lacan (y más). Jesús bendito.
    Pero el principal es uno y único y lo guardaré para siempre en mi corazón.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. pueblerina3:30 a. m.

    Espero que se haya entendido bien mi observación sobre lo superfluo de la esperanza: vive como una persona, que tus actos, tus valores, tus ilusiones, tus sentimientos, tus obstáculos y tus miedos sean propios de persona humana. ¿Para qué quieres esperanza? La voluntad debería bastar. Un abrazo

    ResponderEliminar