sábado, enero 05, 2008

Los almacenes de las palabras


A veces tengo la sensación de que necesitaría de dos meses íntegros dedicado a la única tarea de poner orden en el disco duro de mi ordenador. Cual César Gálico libré duras batallas para lograr volcar todo el océano de documentos en un solo ordenador.


Sólo unificar, sólo reunir las aguas en un solo seno fue obra de una mañana. Antes de ello había que dilucidar qué estaba repetido, cuál era la versión más nueva. Había que tomar muchas decisiones antes de que un mar de escritos fuera vertido en un océano de documentos, años de documentos. A veces citas, a veces datos históricos, a veces pequeños artículos, de otros, míos. Cosas malas, cosas buenas, cosas dudosas, cosas que requerían interpretación.


Una vez hecha la unificación, la impresión de la necesidad de mucho tiempo para explorar ese bosque, para abrir senderos, para colocar las aguas en odres catalogados. Pero la seguridad de que para revisar y dar salida a las obras literarias del pasado, serían necesarios muchos meses, meses de consagración a esa tarea única.


De momento, dejaré que el trabajo, los años de acumulación, reposen silenciosos a pesar de ser palabras.

11 comentarios:

  1. Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos,
    Señor.
    Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, parce nobis Domine.
    Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, óyenos, Señor. Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, exaudi nos Domine.
    Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros.
    Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis

    dona eis requiem sempiternam

    ¿Es lo qué hay en la foto, más o menos?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:42 p. m.

    Lo primero que dijo el bravo de Gaius al llegar a las Francias fue: "parece que va a llover". Este dato, poco conocido por historiadores y eruditos, lo conocemos, sin embargo algunos privilegiados.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:44 p. m.

    Como siempre: me falta una coma.

    ResponderEliminar
  4. sinyoretapotecari4:49 p. m.

    Padre, ¿no es excesivo ese celo suyo en querer preservar todo ese mar de palabras? Yo no quiero que se vuelva usted loco, dedicando hora y horas a una tarea en gran parte estéril. Todo ese mar de palabras debe poder resumirse en una cuartilla, tal vez en dos o tres. El resto es... superfluo. Porque no hay que perder de vista jamás la meta, el objetivo. Es el que fija lo que es accesorio de lo que no lo es y es él quien determina cuáles han sido y son las resistencias que ha hallado en el camino de su consecución. Todo lo demás es prescindible, ¡todo!¿Dónde está su extraordinaria capacidad de síntesis?
    Me gustaría ayudarlo en lo que esté en mis manos hacer. Por ejemplo, llenar dos cuartillas, por mi parte, con mi versión y leéreselas un día, allí en aquel cuarto de estar ahora, según tengo entendido, mucho mejor caldeado. Y si mi presencia en él, durante dos meses, pudiera servir, mi amado Juli César, para convencerle de que ya ha conquistado la Galia, aunque hay, cierto, regiones que se resisten aún, terca, obstinadamente, a ser civilizadas, le doy mi palabra de que, en cuanto haya pasado por ciertos laboratorios, me dedicaré por entero a orfebrería (no sé cómo).

    ResponderEliminar
  5. Hola padre:
    pues que te digo el mundo esta lelno de palabras...
    y aveces es un poco dificil organizarlas de manera coherente.. jeje
    bueno sigue en tu arduo trabajo de hacerlo...
    un beso

    ResponderEliminar
  6. sinyoretapotecari5:11 p. m.

    Se me ha olvidado decirle una cosa importante, padre: es en mi disco duro donde hay que meter ese par de cuartillas, pero, por favor, borre más bien todas las desafortunadas, odiosas palabras de dudoso gusto; ¡por favor, por favor, no las guarde! (Eso bastará para estropear mi disco duro, ¿comprende? Me dará interminables noches de insomnio y días peor que tenebrosos...)

    ResponderEliminar
  7. sinyoretapotecari5:13 p. m.

    Elimine todas esas palabras de su disco duro, quería decir, aun si su celo de pastor de almas le dicta lo contrario... ¿ok?

    ResponderEliminar
  8. apotecari5:37 p. m.

    Atención, padre dejé unos comentarios para Ud en casa de nuestra amiga, excu.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:23 p. m.

    " SOLO DIOS BASTA,
    .....................
    QUIEN A DIOS TIENE,
    NADA LA FALTA",

    BASTA POSEERLO
    O DESEARLO POSEER PARA SER PLENAMENTE FELIZ.

    ¿PORQUÈ SERÀ TAN NECIO EL SER HUMANO QUE BUSCA LA FELICIDAD EN LAS CRIATURAS Y NO EN EL CREADOR,
    EN LAS COSAS CADUCAS
    Y NO EN LAS ETERNAS,
    EN LO PROHIBIDO
    Y NO EN LO PERMITIDO????????????

    ¡NECIO,EN GRADO SUPERLATIVO,
    QUIEN VA CONTRA LO ESTABLECIDO Y LUEGO SE VA CONTRA QUIEN NO DEBE!!!

    (Son divagaciones de un anonymous)

    ResponderEliminar
  10. Anónimo10:33 p. m.

    Buscar a las criaturas es buscar a Dios. El Creador vive en cada una de las criaturas. formamos parte de Dios. Así como tus células forman parte de ti mismo, sin tener siquiera noción de tu existencia; nosotros somos en un grado infinitesimal ese creador. Entonces, qué tiene de malo querer a una criatura. . .

    Y, como diría el severo Cesar: "parece que va a llover". En realidad están cayendo chuzos de punta. Mejor, cuando llueve me gusta caminar.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:27 a. m.

    anonymous 1:33 eso que dices es panteismo, chatín...

    ResponderEliminar