viernes, marzo 21, 2008

Otro día más, un conejo menos.


Bueno, ya he dado salida al conejo. Nunca pensé que un mamífero tan pequeñito pudiera orinar tanto, sembrar todo el blanco e inmaculado suelo de la cocina con tantas bolitas negras y ser tan poco agradecido a todas mis caricias. Le cogía para ponérmelo en mi regazo después de cenar y pataleaba como si me lo fuera a comer allí mismo. Así que he embarcado a un amigo mío en este turbio asunto. Con el conejo purgará todas sus culpas hacia mí.

Se lo ha llevado sin compromiso. ¿Pero y si cambio de opinión?, me ha dicho en un arranque de sensatez. Pues mira, o lo llevas al paraíso de los conejos (así he bautizado a uno bosque a las afueras de Alcalá) o haz que parezca un accidente.

He sentido un descanso tan grande cuando he llegado a casa y he visto que ese pequeño monstruo peludo con patas no estaba ya en la cocina, que no me arrepiento lo más mínimo.
He llegado a la más absoluta seguridad de que no estaba en los planes del Creador que el conejo común fuera un animal para tenerlo en los pisos. Os lo aseguro.

12 comentarios:

  1. Anónimo1:40 a. m.

    Es sorprendente, Padre, que un hombre que ha entregado su persona a Jesucristo, su vida entera, su cuerpo, sus pensamientos, palabras y obras, quede tan entretenido en lo que, en realidad, no es más que una anécdota sin importancia de su vida diaria.

    ¿No tiene Ud. nada que comentarnos acerca del día en el que conmemoramos la crucifixión y muerte de Nuestro Señor?

    ResponderEliminar
  2. akathistos7:58 a. m.

    que haras para consegur el conejo de pascua?, Pater quien te dijo que un conejo podria ser mascota?, que barbaro, pero mas te mereces, muchos yo creo que se escandalizaran de que no hayas entrado a la profunidad de estos dias, sin embargo creo que es necesario hacer pensar que estos dias no han sido del todo como lo presentas en tu blog, estoy seguro que navegas en aguas muy profundas por estos dias, lastimas que muchos laicos se van con la finta, no entienden, pero en fin, lo del conejo despistara a mas de 10, muchas mujeres por no decir todas, se rasgaran sus vestiduras, en fin. La vida sacerdotal tiene tantas dimensiones, el dolor, el sufrimiento, la alegria, la fe, en dimensiones completamente nuevas son vividas casi a diario, Pater Fortea que en estos dias tu fe, por demas vivida como buen sacerdote se asemeje cada vez mas a Cristo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué tranquilidad sin el conejo...,ni perros, ni gatos, ni pajaritos en una jaula...

    Ellos en el campo o en un jardín están mucho mejor.
    Hay gente que necesita de compañia y la verdad que entretienen...

    Siempre acaba el perro, el gato, el pájaro de la jaula teniéndolo que cuidar el sacrificado...o al que no le queda más remedio.

    ¡Qué los pájaritos vivan en libertad... y con sus cantos alegren a la humanidad!
    Tanto en los jardines como en el campo me alegra verlos con sus colores.
    El mirlo, el verderol, el martín pescador, el jilguero.

    ResponderEliminar
  4. mujer no escandalizada11:11 a. m.

    Akathistos,
    me parece muy bien su escrito solidario, en apoyo de un hermano sacerdote.

    Lo que no me parece tan bien es el menosprecio que Ud. muestra hacia los laicos y las mujeres.

    ¿Somos acaso, por no ser sacerdotes, de una especie inferior a la suya?

    Tienen Uds. , algunos curas, la mala costumbre de situarse en un plano superior. Es un error, amigo.

    El Hijo de Dios nunca lo hizo, por eso se hace amar tanto...

    Y decirle a un sacerdote que en su blog refleje algo de lo que estos días estamos viviendo, como seguidores de Jesús, no es signo de escándalo, es una simple corrección fraterna.

    ResponderEliminar
  5. Me he reido un montón con su mensaje del día...es verdad que los conejos son desgradables de cojer porque se mueven mucho y tienen unas uñitas muy finas que hacen daño.
    Yo soy super provida y no veo la necesidad de que el animalito muera, sobre todo teniendo un bosque tan cerca...en el quizás haya conejos y este pueda sobrevivir...quien sabe? el conejito de la foto es precioso.

    ResponderEliminar
  6. "Es sorprendente, Padre..."

    Sí, es sorpredente verificar cómo el alma que se entrega a Cristo se asemeja a un pacífico niño, se entretiene y se maravilla con cualquier cosa: y es que todo lleva la sutil huella del Creador.

    ResponderEliminar
  7. Lo leo Padre y de verdad que admiro su prosa, su frescura... cuánto hacen falta curas como ud!!!

    un gran abrazo y si ´puede regáleme una oración, a su lector de Venezuela...

    ResponderEliminar
  8. akathistos7:26 a. m.

    lo bueno que eres mujer no escandalizada, imaginate si te escandalizaras.
    Lastima que no tengas ni la menor idea de lo has escrito.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:28 a. m.

    Akathistos,
    qué lástima que tú te creas que tienes un conocimiento superior que te sitúa fuera del ámbito de los miserables, como yo.
    sí, qué lástima...rezaré por tí.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8:25 p. m.

    Y Frusky dijo: ¡Fortea! ¡Fortea! Come back!!!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3:17 a. m.

    las mujeres... a la cocina, y calladitas que estáis más guapas.... jojojo, creo que le he alegrado el día a más de uno....

    ResponderEliminar
  12. Éste de aquí arriba es un subnormal, con perdón...
    Sólo estoy curioseando, saber cómo piensa un cura y esas cosas...

    Saludos

    ResponderEliminar