martes, mayo 13, 2008

Estamos en el siglo XXI, hoy lo he comprobado.


El perro del padre Fortea disfrutando, como siempre, de lo lindo.

Hoy había estado escribiendo demasiado rato en el ordenador. Resultado, mis ojos se encontraban un poco irritados. Así que he puesto una página web, donde aparece la liturgia de las horas del día y he conectado un programa que lee en audio lo que aparece en la pantalla.

Así que he rezado vísperas con los ojos cerrados, sentado en mi sillón, mientras una voz ligeramente metálica, ligeramente neutra, iba recitando salmos, preces y antífonas.

¿Pudo alguna vez Bernardo de Claraval o San Gregorio Magno, que un sacerdote del siglo XXI iba a salmodiar de esta manera? Mucho me temo que ni en sus más alocadas fantasías pudieron imaginar que me iban a enviar los textos a través del Atlántico desde un servidor situado en Argentina. Y que una voz sintetizada me los iba a leer, mientras yo con los ojos cerrados me imaginaba que estaba en un coro medieval de una abadía cisterciense.

A lo mejor, mis sucesores del siglo XXII harán cosas que ahora no se me pasan por mi imaginación ni en mis más alocadas ocurrencias. A lo mejor ellos, encuentran dentro de cinco siglos mi “Summa Daemoniaca” en la biblioteca de su seminario, en un cajón cerrado con llave, y se quedan aterrados sin dormir una semana. Yo me alegraré.

Me pregunto si, como en El Nombre de la Rosa, alguien matará por mi libro, o se dejará matar, o al menos lo sacará sin permiso de la biblioteca para gozarlo en su habitación con una ilícita privacidad que hará de su lectura un placer mucho más pecaminoso.

58 comentarios:

  1. Anónimo1:21 a. m.

    ¿pero bueno, no está lloviendo en todo el país y Vd. le pone el ventilador al perro?

    ResponderEliminar
  2. Pues es lo que me cae bien de ti Pater, que eres muy modernou :)
    Bueno la necesidad...espero que descanses tus ojos, que los necesitas mucho, con tanto libro que lees y escribes.

    Pues yo tengo que hacerme con una copia de la Summa Daemoniaca... mientras no tenga cianuro todo perfecto!! Sería triste que tu libro este bajo llave, significaría que estaríamos en problemas como Iglesia.

    Por cierto, del post de ayer, no sé quién serás de la imagen de... ninguno me parece adecuado, a lo mejor eras el que toma la foto, backstage jajaja

    Yo leí hace tiempo Los Miserables... me fascino el libro, en verdad que el comienzo es genial!! Lo único que no pude leer del libro y lo confieso fue la batalla de Waterloo...lo intenté...pero me salté a la última hoja y era todo lo que necesitaba leer jajajaja

    Un abrazo muy fuerte Pater

    Y a Dorli, Sergio, Elinge, Rocio, MsWells, Jorge...espero no olvidar a alguien...igual les mando muchos abrazos a la comunidad bloggera.

    Rebeca

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:51 a. m.

    Es todo tan repugnante. Quieren hacer comulgar a la gente con ruedas de molino. Y no, sabe.

    ResponderEliminar
  4. Refrescante la entrada de hoy Padre...muy refrescante...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:25 a. m.

    Tiene una mala idea que nada tiene que envidiar a la de los cardenales, oscar. Quizá lo sea usted y se disfraza de inocente muchachito...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:29 a. m.

    comentario suprimido por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:52 a. m.

    La verdad, padre, ultimamente me da muchísimo más terror saber que nos gobiernan los sibilinos masones, o ver un capítulo de los Simpson (de esos que agreden a los ancianos y se parten de risa...) que un libro sobre el demonio. Al menos el demonio obedece cuando se le sabe ordenar...

    Un abrazo, padre, que Dios bendiga a los exorcistas, los guarde y dé ánimos, que hay pocos y hacen más falta de la que creemos.

    Mario Magdaleno III

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:16 a. m.

    Pues no tiene que esperar tanto, yo su libro Summa Daemoniaca me lo compré y lo leí a escondidas en mi cuarto para que mi familia no se enterara y no creyera que estaba loco por leer tales cosas

    Por cierto, yo no estuve una semana aterrado sin dormir despues de leerlo sólo un par de noches.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:44 p. m.

    Eso de que un ordenador lea salmos mientras el cura escucha concentrado en meditacion es un poco satánico no es por nada.
    ¿Que será lo siguiente, monaguillos robot?Un cura androide?

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:18 p. m.

    po elotrou dia enel ombral de la puerta po donde viamos a misaaa.

    Unoos an pintao la cabesa de chivo. ese dibujeso que disia "ave sa--- "

    voi a coge la garrota e que pasaa de pinta por las pariedes de laiglesia.
    garrrotte, musho garrote le voia ada si le pillo a eses pintando el xivo.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. La relacion con Dios es influenciada por el medio en que nos movemos. Mas, a decir verdad, hay cosas que nunca cambian: el ayuno, la oracion, la limosna, la penitencia y mucho mas importante que todo esto: el amor al projimo.

    Por eso, aunque la misma computadora nos indique como y cuando hacer penitencia, no nos podra indicar nunca como amar al projimo, porque eso lo hizo Jesus en la Cruz, hace mas de dos mil agnos...

    Asi pues que no hay excusa. Los santos nos han dejado el camino marcado y debemos de escuchar aquel verso del Cantar de los Cantares que nos dice: "oh tu, la mas bella de las mujeres, si no estas consciente de quien eres, sigue las huellas de las ovejas..."

    Entiendase que es el coro de Dios hablandole al alma, no solo a una mujer y que, las ovejas, son aquellos que hoy forman parte de aquel bello ejercito triunfante en el Cielo: los santos. No tenemos pues excusa para al menos intentar ser santos.

    Que Dios me los siga bendiciendo,

    Rocio

    Posdata: gracias a Rebeca por el saludo... Espero verte por aqui durante mucho, pero mucho tiempo... A Mrs. Wells: "I'm sorry that I forgot to mention you the other day..."

    ResponderEliminar
  14. Viva Nossa Senhora de Fátima a Rainha de Portugal!

    Pai Nosso que estais no céu
    Senhor, dá-nos sacerdotes,
    para que vosso nome seja santificado.
    Senhor, dá-nos sacerdotes,
    para que o vosso Reino venha a nós.
    Senhor, dá-nos sacerdotes,
    para ensinar-nos a fazer vossa vontade.
    Senhor, dá-nos sacerdotes,
    para comunicar-nos o Pão da Palavra e da Eucaristia.
    Senhor, dá-nos sacerdotes,
    para que em vosso nome eles perdoem nossas ofensas.
    Senhor, dá-nos sacerdotes,
    para ensinar-nos a perdoar os outros.
    Senhor dá-nos sacerdotes,
    para ajudar-nos na nossa luta contra as tentações.
    Senhor, dá-nos sacerdotes,
    para que no momento de nossa morte ajudem-nos a livrar-nos do mal.
    Senhor, dá-nos sacerdotes segundo vossa vontade.

    Que Maria nossa Mãe Imaculada nós abençoe hoje e sempre.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo4:28 p. m.

    Evolucionamos,qué duda cabe,aunque sea a trancazos;y una muestra de ello es la nueva forma de rezar.Aunque lo esencial es eterno: voces que claman al cielo.Solas o al unísono.

    http://es.youtube.com/watch?v=U-04uPm9i4k&feature=related

    Es usted un bicho raro,P.Fortea. Muy raro.Ya se lo habrán dicho.

    ResponderEliminar
  16. Pues.. yo hace mucho tiempo pensaba.. por ejemplo para los ciegos, deben de haber evangelios en audio, como los sermones.. espaciados, en capítulos y para libre y fácil acceso.

    Una vez busqué sin encontrar (de momento) lo que buscaba.. -la biblia en audio- Sería interesante poder ir escuchando, mientras vas conduciendo por ejemplo, tal o cual evangelio o pasaje bíblico, solo con apretar un botón o accionado por la voz.. con la modernidad (también para bien) hay muchas posibilidades.

    De momento tenemos Radio Maria, y tantos otros buenos lugares, donde también se ameniza con relatos, testimonios, conversiones..

    Por cierto.. ayer (disculpa Forty, que incluya esto, pero es que Irena se lo merece) murió Irena Sendler, con 98 años, en su juventud, salvó a 2.500 niños del guetto nazi de Varsovia. Fué nominada al nobel de la Paz, pero los políticos se lo arrebataron y le dieron "el premio" a un amigo suyo, el político Al Gore.

    Irena, tú tienes el mejor premio, estás en el cielo!

    Video de Irena Sendler

    Bendiciones.

    Ah! la modernidad..

    ResponderEliminar
  17. Anónimo5:24 p. m.

    Querido Padre Forty: Qué padre el comentario de hoy para el blog, sin embargo me atrevo a pedirle, tanto a usted como a toda la comunidad bloguera, que oren por mi niña, es su cumpleaños número 8 Mónica del Carmen, está feliz de llegar a ésa edad, se siente grande y capaz de innumerables cosas, para que Dios bendiga su vida y su camino siempre y ella no se aparte de él, se los voy a agradecer. Desde México, Marta Ortiz Yáñez. Cariños para todos.

    ResponderEliminar
  18. bloguero impenitente6:09 p. m.

    Muchas Felicidades a Mónica en su cumpleañitos.
    Gracias por la información sobre Irina Sendler.
    Rece por todos,por el mundo, Padre.La oración, la Naturaleza y ver a mis hijos cómo crecen, es mi único consuelo.

    Cariños y que recobremos o no perdamos, pese a toda catástrofe, la fe.Que crezca, como el amor todopoderoso del Señor.

    ResponderEliminar
  19. bloguero impenitente6:10 p. m.

    "AMOR TODOPODEROSO"...con mayúsculas.

    ResponderEliminar
  20. Marta: felicidades a tu hija Monica.Creo que a los blogeros nos alegra que compartas eso, y bueno que el Padre la incluya en sus intenciones del día.

    Sergio: creo que si existen lso evangelios en audio, si lo consigo te paso la información, pero me parece haberlos visto por ahí. Hoy por ejemplo ACI PRENSA lanzo la noticia sobre el Rosario en Audio, asíq ue por ahi hay una ayuda, tb, sobre todo en este día de la Virgen de Fatima, no está de mas.

    Dios los bendiga a todos...es un placer leer por acá.

    ResponderEliminar
  21. ☺☻☺Felicitas6:40 p. m.

    ase mu bien, maromooo
    a lo malo, garrote a la cebolla.... ke si....
    jajajajaja

    ResponderEliminar
  22. Anónimo7:03 p. m.

    El perro del padre Fortea disfrutando, como siempre, de lo lindo.

    Y mi familia y hasta mi perro, sufriendo el puñetero satanismo de esta basura satánica de España, que no tiene solución, ya no.

    Cada uno tiene que cargar con su culpa, ninguno de vosotros vais atraspasar la cruz al vecino, de eso podéis estar seguro todos.

    Y todos vais a pagar en la medida que habéis pecado y que habéis pactado con satanás, sinverguenzas.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo7:03 p. m.

    Ladrones, corruptos, egoistas y satánicos.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo7:07 p. m.

    Me podéis poner delante todas las sillas de ruedas que os de la gana, pero Dios sólo ayudará a los que estén límpios, no a los corruptos, egoistas y a las sanguijuelas satánicas que están haciendo magia a mi familia.

    Seguid por ese camino y los perjudicados seréis vosotros.

    Y no me llaméis mas señora, yo soy señorita, aunque os de por culo.

    Yo ya no soy católica, no quiero saber nada de una Iglesía que unos cuantos sinverguenzas la han dejado perdida y en ruinas.

    ResponderEliminar
  25. Seibei Iguchi8:15 p. m.

    anónimo 10:07 AM dice:
    egoistas y a las sanguijuelas satánicas que están haciendo magia a mi familia.

    ---------------

    Padre, aquí tiene usted a una persona con síntomas demoníacos a la que ayudar. Aunque en mi opinión yo la remitiría a la medicina moderna.

    Por cierto señorita anónima, ese -de- lleva acento. De nada.

    ResponderEliminar
  26. Can any one translate: muy rato?
    Does it mean fast?

    ResponderEliminar
  27. Can any one translate: muy rato?
    Does it mean fast?

    ResponderEliminar
  28. Qué perrito tan mono, le felicito por su sabia elección.

    Espero que aparte de las vacunas pertinentes, no haya descuídado la desparasitación del animal: sería una lástima que en el acto de rascarse, en su desenfreno , le pegue a usted alguna de sus pulgas.

    ResponderEliminar
  29. Anónimo9:12 p. m.

    hay! la purgas que pican muuushxo
    no las vies ja tan picao por aqui ande por alla otra picá.

    lo coniejos tambié atienen musha purga.
    ande tienem guardá la cabra tabie ay mucha purgas.

    Una ve un vicino de una sitio dibia tener el perro con pulga e toda la ofisina de un siño entrabaa y teponia muu negro de pulgas.

    peo que enla cochiquera de la ovejaas

    ResponderEliminar
  30. Hi, Jacqueline,
    muy rato does not have any sense... muy = very
    rato = a while

    Regards,
    me

    ResponderEliminar
  31. Anónimo10:08 p. m.

    12:12 ¿te es imposible hablar civilizadamente?

    ResponderEliminar
  32. Espero que antes que el cura androide la Iglesia nos abra las puertas del sacerdocio a nosotras: las mujeres.
    Con cariño.
    Malamadre

    ResponderEliminar
  33. Anónimo10:51 p. m.

    si has sido mala madre, serás mala sacerdota.

    ResponderEliminar
  34. Anónimo10:57 p. m.

    12:12 ¿te es imposible hablar civilizadamente?

    1:08 PM

    ¿quieres que te lo diga recto y liso, seco, seco
    a palo seco?

    ¿quieres que te lo traduzca?

    ResponderEliminar
  35. Anónimo11:02 p. m.

    La gente es tan cochina que sacude las alfonbras en los patios interiores y los vecinos que están abajo se tienen que tragar toda la porquería del de arriba.Entré un día en una oficina que estaba llena de pulgas.¿Cómo me di cuenta?Llevaba unos pantalones claritos y quedaron negros.¿Qué hice?pues sin trabajar en la empresa fui y compre anti-pulgas.vaya que tuve que ayudar a limpiar aquella oficina.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo11:17 p. m.

    vale. perdón.

    ResponderEliminar
  37. Conciencia recta11:38 p. m.

    hoy, tan sólo un breve comentario:

    CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE


    Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal
    de las uniones entre personas homosexuales


    --------------------------------------------------------------------------------

    Introducción

    1. Recientemente, el Santo Padre Juan Pablo II y los Dicasterios competentes de la Santa Sede (1)han tratado en distintas ocasiones cuestiones concernientes a la homosexualidad. Se trata, en efecto, de un fenómeno moral y social inquietante, incluso en aquellos Países donde no es relevante desde el punto de vista del ordenamiento jurídico. Pero se hace más preocupante en los Países en los que ya se ha concedido o se tiene la intención de conceder reconocimiento legal a las uniones homosexuales, que, en algunos casos, incluye también la habilitación para la adopción de hijos. Las presentes Consideraciones no contienen nuevos elementos doctrinales, sino que pretenden recordar los puntos esenciales inherentes al problema y presentar algunas argumentaciones de carácter racional, útiles para la elaboración de pronunciamientos más específicos por parte de los Obispos, según las situaciones particulares en las diferentes regiones del mundo, para proteger y promover la dignidad del matrimonio, fundamento de la familia, y la solidez de la sociedad, de la cual esta institución es parte constitutiva. Las presentes Consideraciones tienen también como fin iluminar la actividad de los políticos católicos, a quienes se indican las líneas de conducta coherentes con la conciencia cristiana para cuando se encuentren ante proyectos de ley concernientes a este problema(2). Puesto que es una materia que atañe a la ley moral natural, las siguientes consideraciones se proponen no solamente a los creyentes sino también a todas las personas comprometidas en la promoción y la defensa del bien común de la sociedad.


    1. Naturaleza y características irrenunciables del matrimonio

    2. La enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y la complementariedad de los sexos repropone una verdad puesta en evidencia por la recta razón y reconocida como tal por todas las grandes culturas del mundo. El matrimonio no es una unión cualquiera entre personas humanas. Ha sido fundado por el Creador, que lo ha dotado de una naturaleza propia, propiedades esenciales y finalidades(3). Ninguna ideología puede cancelar del espíritu humano la certeza de que el matrimonio existe únicamente como una realidad entre dos personas de sexo opuesto, que por medio de la recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden a la comunión de sus personas. Así se perfeccionan mutuamente para colaborar con Dios en la generación y educación de nuevas vidas.

    3. La verdad natural sobre el matrimonio ha sido confirmada por la Revelación contenida en las narraciones bíblicas de la creación, expresión también de la sabiduría humana originaria, en la que se deja escuchar la voz de la naturaleza misma. Según el libro del Génesis, tres son los datos fundamentales del designo del Creador sobre el matrimonio.

    En primer lugar, el hombre, imagen de Dios, ha sido creado "varón y hembra" (Gn 1, 27). El hombre y la mujer son iguales en cuanto personas y complementarios en cuanto varón y hembra. Por un lado, la sexualidad forma parte de la esfera biológica y, por el otro, ha sido elevada en la criatura humana a un nuevo nivel, personal, donde se unen cuerpo y espíritu.

    El matrimonio, además, ha sido instituido por el Creador como una forma de vida en la que se realiza aquella comunión de personas que implica el ejercicio de la facultad sexual. "Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y se harán una sola carne" (Gn 2, 24).

    En fin, Dios ha querido donar a la unión del hombre y la mujer una participación especial en su obra creadora. Por eso ha bendecido al hombre y la mujer con las palabras: "Sed fecundos y multiplicaos" (Gn 1, 28). En el designio del Creador complementariedad de los sexos y fecundidad pertenecen, por lo tanto, a la naturaleza misma de la institución del matrimonio.

    Además, la unión matrimonial entre el hombre y la mujer ha sido elevada por Cristo a la dignidad de sacramento. La Iglesia enseña que el matrimonio cristiano es signo eficaz de la alianza entre Cristo y la Iglesia (cf. Ef 5, 32). Este significado cristiano del matrimonio, lejos de disminuir el valor profundamente humano de la unión matrimonial entre el hombre la mujer, lo confirma y refuerza (cf. Mt 19, 3?12; Mc 10, 6?9).

    4. No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia. El matrimonio es santo, mientras que las relaciones homosexuales contrastan con la ley moral natural. Los actos homosexuales, en efecto, "cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso"(4).

    En la Sagrada Escritura las relaciones homosexuales "están condenadas como graves depravaciones... (cf. Rm 1, 24?27; 1 Cor 6, 10; 1 Tim 1, 10). Este juicio de la Escritura no permite concluir que todos los que padecen esta anomalía sean personalmente responsables de ella; pero atestigua que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados"(5). El mismo juicio moral se encuentra en muchos escritores eclesiásticos de los primeros siglos(6), y ha sido unánimemente aceptado por la Tradición católica.

    Sin embargo, según la enseñanza de la Iglesia, los hombres y mujeres con tendencias homosexuales "deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta"(7). Tales personas están llamadas, como los demás cristianos, a vivir la castidad(8). Pero la inclinación homosexual es "objetivamente desordenada"(9), y las prácticas homosexuales "son pecados gravemente contrarios a la castidad"(10).

    II. Actitudes ante el problema de las uniones homosexuales

    5. Con respecto al fenómeno actual de las uniones homosexuales, las autoridades
    civiles asumen actitudes diferentes: A veces se limitan a la tolerancia del fenómeno; en

    otras ocasiones promueven el reconocimiento legal de tales uniones, con el pretexto de evitar, en relación a algunos derechos, la discriminación de quien convive con una persona del mismo sexo; en algunos casos favorecen incluso la equivalencia legal de las uniones homosexuales al matrimonio propiamente dicho, sin excluir el reconocimiento de la capacidad jurídica a la adopción de hijos.

    Allí donde el Estado asume una actitud de tolerancia de hecho, sin implicar la existencia de una ley que explícitamente conceda un reconocimiento legal a tales formas de vida, es necesario discernir correctamente los diversos aspectos del problema. La conciencia moral exige ser testigo, en toda ocasión, de la verdad moral integral, a la cual se.oponen tanto la aprobación de las relaciones homosexuales como la injusta discriminación de las personas homosexuales. Por eso son útiles intervenciones hechas con discreción y prudencia, cuyo contenido podría ser, por ejemplo, el siguiente: Desenmascarar el uso instrumental o ideológico que se puede hacer de esa tolerancia; afirmar claramente el carácter inmoral de este tipo de uniones; recordar al Estado la necesidad de contener el fenómeno dentro de límites que no pongan en peligro el tejido de la moralidad pública y, sobre todo, que no expongan a las nuevas generaciones a una concepción errónea de la sexualidad y del matrimonio, que las dejaría indefensas y contribuiría, además, a la difusión del fenómeno mismo. A quienes, a partir de esta tolerancia, quieren proceder a la legitimación de derechos específicos para las personas homosexuales conviventes, es necesario recordar que la tolerancia del mal es muy diferente de la aprobación o la legalización del mal.

    Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva. Hay que abstenerse de cualquier tipo de cooperación formal a la promulgación o aplicación de leyes tan gravemente injustas, y asimismo, en cuanto sea posible, de la cooperación material en el plano aplicativo. En esta materia cada cual puede reivindicar el derecho a la objeción de conciencia.

    III. Argumentaciones racionales contra el reconocimiento legal de las uniones homosexuales

    6. La comprensión de los motivos que inspiran la necesidad de oponerse a las instancias que buscan la legalización de las uniones homosexuales requiere algunas consideraciones éticas específicas, que son de diferentes órdenes.


    De orden racional

    La función de la ley civil es ciertamente más limitada que la de la ley moral(11), pero aquélla no puede entrar en contradicción con la recta razón sin perder la fuerza de obligar en conciencia(12). Toda ley propuesta por los hombres tiene razón de ley en cuanto es conforme con la ley moral natural, reconocida por la recta razón, y respeta los derechos inalienables de cada persona(13). Las legislaciones favorables a las uniones homosexuales son contrarias a la recta razón porque confieren garantías jurídicas análogas a las de la institución matrimonial a la unión entre personas del mismo sexo. Considerando los valores en juego, el Estado no puede legalizar estas uniones sin faltar al deber de promover y tutelar una institución esencial para el bien común como es el matrimonio.

    Se podría preguntar cómo puede contrariar al bien común una ley que no impone ningún comportamiento en particular, sino que se limita a hacer legal una realidad de hecho que no implica, aparentemente, una injusticia hacia nadie. En este sentido es necesario reflexionar ante todo sobre la diferencia entre comportamiento homosexual como fenómeno privado y el mismo como comportamiento público, legalmente previsto, aprobado y convertido en una de las instituciones del ordenamiento jurídico. El segundo fenómeno no sólo es más grave sino también de alcance más vasto y profundo, pues podría comportar modificaciones contrarias al bien común de toda la organización social. Las leyes civiles son principios estructurantes de la vida del hombre en sociedad, para bien o para mal. Ellas "desempeñan un papel muy importante y a veces determinante en la promoción de una mentalidad y de unas costumbres"(14). Las formas de vida y los modelos en ellas expresados no solamente configuran externamente la vida social, sino que tienden a modificar en las nuevas generaciones la comprensión y la valoración de los comportamientos. La legalización de las uniones homosexuales estaría destinada por lo tanto a causar el obscurecimiento de la percepción de algunos valores morales fundamentales y la desvalorización de la institución matrimonial.

    De orden biológico y antropológico

    7. En las uniones homosexuales están completamente ausentes los elementos biológicos y antropológicos del matrimonio y de la familia que podrían fundar razonablemente el reconocimiento legal de tales uniones. Éstas no están en condiciones de asegurar adecuadamente la procreación y la supervivencia de la especie humana. El recurrir eventualmente a los medios puestos a disposición por los recientes descubrimientos en el campo de la fecundación artificial, además de implicar graves faltas de respeto a la dignidad humana(15), no cambiaría en absoluto su carácter inadecuado.

    En las uniones homosexuales está además completamente ausente la dimensión conyugal, que representa la forma humana y ordenada de las relaciones sexuales. Éstas, en efecto, son humanas cuando y en cuanto expresan y promueven la ayuda mutua de los sexos en el matrimonio y quedan abiertas a la transmisión de la vida.

    Como demuestra la experiencia, la ausencia de la bipolaridad sexual crea obstáculos al desarrollo normal de los niños eventualmente integrados en estas uniones. A éstos les falta la experiencia de la maternidad o de la paternidad. La integración de niños en las uniones homosexuales a través de la adopción significa someterlos de hecho a violencias de distintos órdenes, aprovechándose de la débil condición de los pequeños, para introducirlos en ambientes que no favorecen su pleno desarrollo humano. Ciertamente tal práctica sería gravemente inmoral y se pondría en abierta contradicción con el principio, reconocido también por la Convención Internacional de la ONU sobre los Derechos del Niño, según el cual el interés superior que en todo caso hay que proteger es el del infante, la parte más débil e indefensa.

    De orden social

    8. La sociedad debe su supervivencia a la familia fundada sobre el matrimonio. La consecuencia inevitable del reconocimiento legal de las uniones homosexuales es la redefinición del matrimonio, que se convierte en una institución que, en su esencia legalmente reconocida, pierde la referencia esencial a los factores ligados a la heterosexuahdad, tales como la tarea procreativa y educativa. Si desde el punto de vista legal, el casamiento entre dos personas de sexo diferente fuese sólo considerado como uno de los matrimonios posibles, el concepto de matrimonio sufriría un cambio radical, con grave detrimento del bien común. Poniendo la unión homosexual en un plano jurídico análogo al del matrimonio o la familia, el Estado actúa arbitrariamente y entra en contradicción con sus propios deberes.

    Para sostener la legalización de las uniones homosexuales no puede invocarse el principio del respeto y la no discriminación de las personas. Distinguir entre personas o negarle a alguien un reconocimiento legal o un servicio social es efectivamente inaceptable sólo si se opone a la justicia(16). No atribuir el estatus social y jurídico de matrimonio a formas de vida que no son ni pueden ser matrimoniales no se opone a la justicia, sino que, por el contrario, es requerido por ésta.

    Tampoco el principio de la justa autonomía personal puede ser razonablemente invocado. Una cosa es que cada ciudadano pueda desarrollar libremente actividades de su interés y que tales actividades entren genéricamente en los derechos civiles comunes de libertad, y otra muy diferente es que actividades que no representan una contribución significativa o positiva para el desarrollo de la persona y de la sociedad puedan recibir del estado un reconocimiento legal específico y cualificado. Las uniones homosexuales no cumplen ni siquiera en sentido analógico remoto las tareas por las cuales el matrimonio y la familia merecen un reconocimiento específico y cualificado. Por el contrario, hay suficientes razones para afirmar que tales uniones son nocivas para el recto desarrollo de la sociedad humana, sobre todo si aumentase su incidencia efectiva en el tejido social.

    De orden jurídico

    9. Dado que las parejas matrimoniales cumplen el papel de garantizar el orden de la procreación y son por lo tanto de eminente interés público, el derecho civil les confiere un reconocimiento institucional. Las uniones homosexuales, por el contrario, no exigen una específica atención por parte del ordenamiento jurídico, porque no cumplen dicho papel para el bien común.

    Es falso el argumento según el cual la legalización de las uniones homosexuales sería necesaria para evitar que los convivientes, por el simple hecho de su convivencia homosexual, pierdan el efectivo reconocimiento de los derechos comunes que tienen en cuanto personas y ciudadanos. En realidad, como todos los ciudadanos, también ellos, gracias a su autonomía privada, pueden siempre recurrir al derecho común para obtener la tutela de situaciones jurídicas de interés recíproco. Por el contrario, constituye una grave injusticia sacrificar el bien común y el derecho de la familia con el fin de obtener bienes que pueden y deben ser garantizados por vías que no dañen a la generalidad del cuerpo social(17).


    IV. Comportamiento de los políticos católicos ante legislaciones favorables a las uniones homosexuales

    10. Si todos los fieles están obligados a oponerse al reconocimiento legal de las uniones homosexuales, los políticos católicos lo están en modo especial, según la responsabilidad que les es propia. Ante proyectos de ley a favor de las uniones homosexuales se deben tener en cuenta las siguientes indicaciones éticas.

    En el caso de que en una Asamblea legislativa se proponga por primera vez un proyecto de ley a favor de la legalización de las uniones homosexuales, el parlamentario católico tiene el deber moral de expresar clara y públicamente su desacuerdo y votar contra el proyecto de ley. Conceder el sufragio del propio voto a un texto legislativo tan nocivo del bien común de la sociedad es un acto gravemente inmoral.

    En caso de que el parlamentario católico se encuentre en presencia de una ley ya en vigor favorable a las uniones homosexuales, debe oponerse a ella por los medios que le sean posibles, dejando pública constancia de su desacuerdo; se trata de cumplir con el deber de dar testimonio de la verdad. Si no fuese posible abrogar completamente una ley de este tipo, él, recordando las indicaciones dadas en la Encíclica Evangehum Vitae, "puede lícitamente ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a limitar los daños de esa ley y disminuir así los efectos negativos en el ámbito de la cultura y de la moralidad pública", con la condición de que sea "clara y notoria a todos" su "personal absoluta oposición" a leyes semejantes y se haya evitado el peligro de escándalo(18). Eso no significa que en esta materia una ley más restrictiva pueda ser considerada como una ley justa o siquiera aceptable; se trata de una tentativa legítima, impulsada por el deber moral, de abrogar al menos parcialmente una ley injusta cuando la abrogación total no es por el momento posible.

    Conclusión

    11. La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad.

    El Sumo Pontífice Juan Pablo II, en la audiencia concedida al Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 28 de marzo de 2003, ha aprobado las presentes Consideraciones, decididas en la Sesión Ordinaria de la misma, y ha ordenado su publicación.

    Dado en Roma, en la sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 3 de junio de 2003, memoria de San Carlos Lwanga y Compañeros, mártires.



    + JOSEPH CARD. RATZINGER
    Prefecto


    + ANGELO AMATO, S.D.B.
    Arzobispo titular de Sila, Secretario


    --------------------------------------------------------------------------------

    (1) Cf. JUAN PABLO II, Alocución con ocasión del rezo del Angelus, 20 de febrero de 1994 y 19 de junio de 1994; Discurso a los participantes en la Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo para la Familia, 24 de marzo de 1999; Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 2357?2359, 2396; CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Declaración Persona humana, 29 de diciembre de 1975, n. 8; Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, 1 de octubre de 1986; Algunas consideraciones concernientes a la Respuesta a propuestas de ley sobre la no discriminación de las personas homosexuales, 24 de julio de 1992; PONTIFICIO CONSEJO PARA LA FAMILIA, Carta a los Presidentes de las Conferencias Episcopales de Europa sobre la resolución del Parlamento Europeo en relación a las parejas de homosexuales, 25 de marzo de 1994; Familia, matrimonio y "uniones de hecho", 26 de julio de 2000, n. 23.


    (2)Cf. CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política, 24 de noviembre de 2002, n. 4


    (3) Cf. CONCILIO VATICANO II, Constitución pastoral Gaudium et spes, n. 48


    (4) Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2357.


    (5) CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Declaración Persona humana, 29 de diciembre de 1974, n. 8.


    (6) Cf. por ejemplo S. POLICARPO, Carta a los Filipenses, V, 3; S. JUSTINO, Primera Apología, 27, 1?4; ATENÁGORAS, Súplica por los cristianos, 34.


    (7) Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2358; CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, 1 de octubre de 1986, n. 12.


    (8) Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2359; CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Carta sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, 1 de octubre de 1986, n. 12.


    (9) Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2358.


    (10) Cf. Ibid., n. 2396.


    (11) Cf. JUAN PABLO II, Carta Encíclica Evangelium vatae, 25 de marzo de 1995, n. 71


    (12) Cf. Ibid., n. 72.


    (13) Cf. S. Tomás de Aquino, Summa Theologiae, I-II, p. 95, a. 2.


    (14) JUAN PABLO II, Carta Encíclica Evangelium vatae, 25 de marzo de 1995, n. 90.


    (15) CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Instrucción Donum vitae,22 de febrero de 1987, II. A. 1-3.


    (16) Cf. S. TOMÁS DE AQUINO, Summa Theologiae, II-II, p. 63, a. 1, c.


    (17) No hay que olvidar que subsiste siempre "el peligro de que una legislación que haga de la homosexualidad una base para poseer derechos pueda estimular de hecho a una persona con tendencia homosexual a declarar su homosexualidad, o incluso a buscar un partner con el objeto de aprovecharse de las disposiciones de la ley" (CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Algunas consideraciones concernientes a la Respuesta a propuestas de ley sobre la no discriminación de las personas homosexuales, 24 de julio de 1992, n. 14).


    (18) JUAN PABLO II, Carta Encíclica Evangelium vitae, 25 de marzo de 1995, n. 73.


    --------------------------------------------------------------------------------

    Optimizado para IExplorer 800x600 - © Copyright, Conferencia Episcopal Española

    ResponderEliminar
  38. Anónimo12:22 a. m.

    Si el diablo decidiese encarnarse alguna vez, no sería en España.
    Amen.
    ¡Viva la Virgen!

    ResponderEliminar
  39. Anónimo12:28 a. m.

    Todo esto lo digo, porque el demonio es un ser o algo sumamente lerdo, ejem, y bueno, por que si lo hiciera, si decidiera encarnarse en españa... a lo sumo...acabaría triturado.

    Amén.

    ¡Viva la Virgen!

    ResponderEliminar
  40. Anónimo12:29 a. m.

    Disculpen las erratas. Hip!

    ResponderEliminar
  41. Anónimo12:29 a. m.

    Disculpen las erratas. Hip!

    ResponderEliminar
  42. Anónimo12:38 a. m.

    Cada día me caen ustedes peor, esa es la verdad. Cuanto más los conozco, más aversión siento por todos ustedes. Adiós para siempre.

    ResponderEliminar
  43. Anónimo12:59 a. m.

    Adiós, adiós, adiós. Detesto todo lo aries; cada día más. Y todo lo leo. Y todo lo tauro. Y también todo lo escorpio. Cada día más.
    De todas maneras, gracias por la llamada, que no esperaba. Ha quedado claro: adiós.
    Lo sublime: puaj. Es lo único que me despierta: repulsión.
    La homosexualidad no es un tema que suscite en mí el mayor interés. Y no entiendo por qué se habla tanto de ella.

    ResponderEliminar
  44. Anónimo1:08 a. m.

    Soy totalmente incapaz de sentir la más mínima gratitud, lo siento.

    ResponderEliminar
  45. Anónimo1:40 a. m.

    gracias a dios, todo es mutuo. una ley que favorece la justicia.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo1:41 a. m.

    Sé de algunos curas que han matado a no poca gente, practicando lo que en el famoso libro está...¿Habrá sanción alguna para ellos en este mundo?

    ResponderEliminar
  47. Anónimo1:41 a. m.

    gracias a dios, todo es mutuo. una ley justa.

    ResponderEliminar
  48. está demasiado corto conciencia recta!...

    ResponderEliminar
  49. Sé de algunos curas que han matado a no poca gente, practicando lo que en el famoso libro está...¿Habrá sanción alguna para ellos en este mundo?

    4:41 PM

    ¿De que libro hablas?
    ¿qué practicando...?

    Estoy harta de oir estas acusaciones. Esta gente aconseja según su moral. Que se vayan a pedir consejo a uno que sea de otra moral.

    Tu mira aquí en España que hacemos. A ver quien de España sigue lo que dice el cura. Cada cual hace lo que le da la gana.

    Un sabio consejo de mi madre:
    "La culpa quedó soltera, nadie la quiere..."

    ResponderEliminar
  50. Mi hermana después de haber hecho lo que le daba la gana y que mi madre le ayudó y apoyó: a montar la peluquería, un colmado y a casarse.
    Su marido, el catalán. Que era un mal trabajador y mal administrador le gustaba más tomar carajillos ya de buena mañana que trabajar y ahorrar. No pagaba dónde debía se fueron lejos de los acreedores

    Mi hermana como agradecimiento a mi madre, me escribía diciendo:
    "Toda la culpa de ésto la tiene mi madre"

    ResponderEliminar
  51. "Mi madre es la culpable de todo"

    ¿Cómo va a ser culpable de todo?

    Lo que son una pandilla de manipuladores de la verdad.

    ResponderEliminar
  52. Lo único que sabía trabajar era la labia.
    Tenía una labia el Jordi...

    ResponderEliminar
  53. Seibei Iguchi8:30 p. m.

    Mensaje 2:38 PM

    de conciencia recta.
    -------------------------

    Pues con todos mis respetos y sin ánimo de ofender, y dado que es un buen ladrillo como para comentarlo todo en un blog, a mi en su mayoría los copypastes que ha incluido me parecen una sarta de sandeces, y otras se apropian de decisiones de índole estatal o se arropan con una caridad cristiana para perjudicar a un colectivo. En fin, no sere yo quien defienda a los homosexuales porque ya saben ellos defenderse muy bien solitos.

    De todas formas, la postura de la iglesia ante los homosexuales se desmonta desde la biblia y desde los propios principios cristianos.

    ResponderEliminar
  54. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  55. Thank you Mr me. That is because of the blog (Padre fortea estaba a escribir demasiado rato) and he lost me on that!

    Thank you!

    ResponderEliminar