viernes, mayo 16, 2008

Dejando atrás la Terra Incognita.


A raíz de un recuerdo espontáneo que tuve una mañana al levantarme, me he dedicado a ratos perdidos las últimas semanas a algo peculiar: a tratar de recordar algo, cualquier cosa, que de mi infancia más temprana estuviera completamente olvidado.

Podía ser un viaje de compras a Lérida, o las páginas de un tebeo cuando todavía no sabía leer, o unas figuritas de bronce de un vecino, o una comida en una casa ajena, o un juego con otro niño en el bajo abandonado de una casa. Lo importante era rescatar una instantánea perdida durante treinta años. La experiencia ha sido bonita. Cuántas fotografías andan extraviadas en nuestra cabeza, aguardando sólo a que un día tengamos tiempo para hojear esas páginas ya mohosas, amarillentas y tan frágiles como imposibles de tocar.

Reconozco que estos pensamientos son más propios de un anciano en una mecedora, mirando por un ventanal, atravesando el último tramo de la vida. Pero es que el meridiano de mi vida está resultando muy recapitulador.
Siempre había oído hablar de esa marca sobre el suelo, la del meridiano. Pero lo que no sabía hasta que he llegado a ella, era que se trataba de una fosa. Los mapas no me habían advertido de ello.
Lo curioso es que al adentrarnos en esta nueva tierra, dejamos atrás la Terra Incognita para adentrarnos en un paisaje cada vez más familiar, donde las sorpresas van decreciendo en intensidad: la previsible región de la Terra Pronosticata donde los ríos fluyen más sosegados, las montañas no son tan escarpadas y por fin nos podemos detener a contemplar los prados.

97 comentarios:

  1. Anónimo3:50 a. m.

    Esta butaca y este reposapiés marcan, desde luego, un antes y un después. Aunque el puñetero de mi amigo sigue con su dudoso gusto por la ambivalencia y es que el pobre no puede evitarlo. No se lo tendremos en cuenta, por supuesto, porque repantingados así, en este sillón, nos es casi imposible entablar una lucha con él, y, para ser sinceros, hasta hemos tenido que sofocar una risa. Y, para seguir siendo sinceros, nuestra boca ha quedado petrificada en una mueca más tiempo del que hubiéramos querido. Una mueca cantarina, pero mueca. ¿Entablar una lucha con él? Juas juas. ¡De aquí no me echan, justo ahora que debo irme! Juas juas, ya está hablando la primera de la clase. Pero cómo podéis echarme ahora, que, recostada en este mullido asiento, oteo el paisaje entero que desde aquí se divisa, cierro los ojos y veo que no hay ni un solo segundo de mi vida que desee recordar. Ni uno solo. Ni uno solo, mita. Sentados en este confortable sillón, con qué facilidad brotan las lágrimas. En en este sillón uno llora casi a gusto. Pues ni lo sueñes. Toca marcharse. Por dignidad. Ya vuelve a dolerme la espalda, las cervicales, las dorsales y las lumbares. Y el coxis. Y el cuerpo entero. Dentro de nada, otra migraña. Y luego otra. Y otra más. Y sin ninguna butaca mullida en la que llorar.
    Veo con claridad que su profesión ofrece pocas salidas a los aspirantes -¿aspirantes a qué?: esto es tema para otro día-: una butaca confortable desde la que contemplar la propia derrota y observar el mundo circundante, con especial atención a la derrota ajena, un blog desde el que contemplar la propia vida y el mundo circundante de forma menos trágica y vertiendo las propias observaciones con arte o sin él, pero siempre con mucha autocomplacencia.
    Bueno, parece que a madame récamier -yo estoy desfasada, como se ha hartado de decirme: lo mío son más bien las otomanas jaja- le llegó la hora de despedirse. Sabiendo que está cediendo a otro la mullida -y mullada- butaca. No sé. Para contemplar una vida que no es mía en un asiento de alquiler. ¿Valía la pena? Sí y no. Me temo que no. No me habria importado dejar atrás una tierra incógnita si hubiera encontrado frente a mí una tierra menos inhóspita que la que me he econtrado pasando por el suplicio de esta supuestamente sublime contemplación y esta triste, por estar tan horriblemente sola, butaca. He dicho. Y para siempre. Palabras grabadas en dura piedra que ningún elemento logrará borrar. Adiós.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:17 a. m.

    Y si pienso en usted, en la cantidad de horas, trabajo, sacrificio, ingenio empleados, sin lograr apenas nada, siento vértigo. (No es para menos).

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:33 a. m.

    Madre de los derrotados, apiádate de todos ellos y cubriéndolos con tu manto, dales cobijo y resuello. amén.

    ResponderEliminar
  4. Además de recordar, ojear y hojear creo que hay algo entre medio incontrolable que se escapa de mi razón y entendimiento. Como si transcendiera.

    Si fuera todo tan simple como estímulos incondicionados, respuestas incondicionas. Estímulos condicionados, respuestas condicionadas. Asociaciones y condicionamientos, percepciones y construcciones.
    No lo veo así.
    No tengo la respuesta.

    Pero para mí hay ALGO más que transciende.
    Quiere decir algo, no sé el qué
    Quiere algo, no sé el qué.
    Parece que todo tiene un porqué y un fín, no sé el qué.
    Está la llave que abre o cierra en este trascender.
    ¿Dónde está la llave...?
    ¿Quién tiene ese poder en mí trascender?

    ResponderEliminar
  5. Terra incognita
    "unknown land",
    terres inconnues

    Mare incognitum,
    "unknown sea".

    "hic dracones sunt
    in Terra Ignota"


    Si hay una fosa... habrá que coger carrerilla, pegar un buen salto por encima de ella y procurar aterrizar en Terra Pronosticata (¿?)... prefiriría llamarla Terra Predestinata... en la cual, en verdad habrá sorpresas porque siempre las hay.

    Ríos caudalosos, llenos de vida, pululantes, y por el gran volumen de agua, serenamente móviles...

    Montañas de subida paulatina, pero constante, dolorida, pero firme, en la que uno ya sabe, sin haberlo experimentado, lo que le espera en la no escarpada cima...

    Prados floreados en suave vaivén, mecidos por un viento constante, que transporta las semillas hacia tierras lejanas...

    yo diría, unas perspectivas interesantes.

    ResponderEliminar
  6. Sin darle a la llave eso trasciende una y otra vez. Cuando se da el giro oportuno éso deja de trascender.
    ¿Quién tiene este poder?

    ¡Gracias Dios mio, por esta ayuda en tanto trascender!
    Que pueda vivir el momento y que quede muy lejos todo esto que viene una y otra vez sin saber porqué.
    Es como si te movieran los hilos provocando situaciones como si todos formáramos parte de este teatro mágico. La escena se repite una y otra vez. Con actores distintos sólo tienen en común los instintos.
    ¿Es así realmente?
    es sólo mi parecer...

    ResponderEliminar
  7. ¿feli qué haces tan de mañana levantada?
    Creía que estabas de juerga. Ayer me vi con una amiga que nos conocimos por los hijos.
    Todo siguió igual las mismas conversaciones de siempre cuando vamos los 4.

    Esta amiga es alemana era protestante y al casarse se hizo católica.
    Al pensar que tipo de conversaciones tendríamos pensé le preguntaré en qué consistía su religión, qué hacían...
    Pues no, empezamos hablando de pájaros luego como siempre de problemas sociales y luego acabamos con los pájaros.

    ResponderEliminar
  8. Un rato me acordé de vosotras por lo bromistas...je...je
    Cuando le conocí me contaba que al ir a comprar los muebles para la casa al de la tienda le dijo: "quiero un armario con muchos cojones"

    estuvimos hablando del giro de vocales que se hacen y que son tan importantes para no provocar situaciones desafortunadas según en dónde y en qué.
    Me contó de otra amiga o conocida suya que aún fue peor su lapsus que le habían servido la comida cruda y fría que dijo: "quiero una polla bién caliente"...

    ResponderEliminar
  9. Sería bonito y estaría muy bien este entendimiento y éstos pequeños lapsus de religiones, éstos pequeños giros de significados se recondujeran y todos los cristianos estuviéramos unidos.

    A veces estas escisiones me recuerdan a mi familia.
    Pienso que es difícil de recomponer.
    Si no hay una gran intervención de Dios lo veo prácticamente imposible.

    ResponderEliminar
  10. ☺☻☺Felicitas☺☻☺8:52 a. m.

    hola, guapis, hoy estoy de mañanera, como el gallo, que no el pollo.... jijijiiji
    nos vemos a la noche, Margaaaaliiiiiiddaaaaaaaa!!
    (tú eres el pasiego, ende?)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9:22 a. m.

    Oh los prados padre, son hermosos esos prados de los que usted habla.
    Amen.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10:37 a. m.

    Me tenía por una persona inteligente; digo "me tenía" porque leo los comentarios en este blog y soy incapaz de entender nada.

    A pesar de que mi postura ante infinidad de temas sea muy distinta o incluso opuesta a la del padre Fortea, me llama poderosamente la atención que multitud de pequeños detalles y pensamientos (como el ejercicio mental que relata hoy) son comunes, y muy a menudo también los razonamientos que los rodean. Por eso leo su blog.

    Y por el mismo motivo me desconcierta tanto encontrarme con que no comprendo nada de lo que la gente añade en los comentarios ...

    En fin, ahí queda

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Anónimo11:03 a. m.

    1:37
    mira me caes bien, te diría que:
    1º aquí viene mucho pedante
    2º algunos se mandan mensajes encriptados
    3º algún que otro chalao también entra...
    ¿lo entienes ahora?

    ResponderEliminar
  14. Anónimo11:05 a. m.

    puedes encontrar de todo... ya que el Padre Fortea no ejerce su derecho a la censura.

    ResponderEliminar
  15. Y por el mismo motivo me desconcierta tanto encontrarme con que no comprendo nada de lo que la gente añade en los comentarios ...En fin, ahí quedaSaludos1:37 AM

    Si hay alguno de los mios que no entiendas se pueden aclarar o intentar explicar.¿si me preguntas porqué cuento mi vida y no la cuento en otro sitio?
    también supongo que tiene su explicación.
    No la cuento en otro sitio porque en mi vida, no he podido contar nada a nadie o prácticamente a nadie.
    A la gente le gusta más mi versión:

    hay! la purgas que pican muuushxo
    no las vies ja tan picao por aqui ande por alla otra picá.

    lo coniejos tambié atienen musha purga.
    ande tienem guardá la cabra tabie ay mucha purgas.

    Una ve un vicino de una sitio dibia tener el perro con pulga e toda la ofisina de un siño entrabaa y teponia muu negro de pulgas.

    peo que enla cochiquera de la ovejaas

    el decir ji...ji...ja...ja
    que.
    La gente es tan cochina que sacude las alfonbras en los patios interiores y los vecinos que están abajo se tienen que tragar toda la porquería del de arriba.Entré un día en una oficina que estaba llena de pulgas.¿Cómo me di cuenta?Llevaba unos pantalones claritos y quedaron negros.¿Qué hice?pues sin trabajar en la empresa fui y compre anti-pulgas.vaya que tuve que ayudar a limpiar aquella oficina.

    2:02 PM

    ResponderEliminar
  16. Anónimo11:28 a. m.

    Yo he encontrado esto:
    Damaso perez prado, el rey del mambo.
    Amen.

    ResponderEliminar
  17. Es verdad que hay comentarios-desahogos encriptados difícil de entender.

    Animo P.Fortea, que cuando se llega a la mitad de la vida viene la tentación del desánimo, del aburrimiento.

    ResponderEliminar
  18. Los problemas sociales si que los he podido contar como ya he dicho más arriba con la amiga alemana o lo que es lo mismo escuchar los problemas sociales...que vas volando y saturado de los problemas uno detrás de otro hasta la exageración...
    Piensas no podemos cambiar de tema ya si no vamos a cambiarlo.

    Esta amiga de tanto quejarse de todo hace más de 20 años que cuando iba por la calle ya llevaba el perro con bozal y correa.
    ¿porqué?
    como se queja pues también lo que no hace bién la ponen en su sitio...cuando llevaba el perro a pasear le llamaban la atención.

    ResponderEliminar
  19. Margalida, ¿has pensado que alguna de las personas de las que hablas en tus comentarios puede estar leyéndolos?

    Por cierto, los párrafos en que escribes en argot de los barrios bajos, no creo que sea muy comprensible para los colegas Latinoamericanos que visitan este blog.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo11:36 a. m.

    eziguaaaa gio menteroooooo

    ResponderEliminar
  21. Otras cosas que he contado
    los problemas de mi hermana cuando su marido y ella debían dinero y que marcharon porque no pagaban y mis padres tuvieron que pagar sus deudas.

    ufff. eso fue durísimo para mi hasta la saciedad que vergüenza pasó toda mi família.

    Hubiera podido contarlo al contrario me pedían que contara y hablara todo el rato era agobiador y muy doloroso para mí.
    tenía 14 años año 1970 en el pueblo.
    ya habían dejado el supermercado y la peluquería de una zona de la ciudad y se habían ido a vivir a nuestro pueblo.

    ResponderEliminar
  22. montó la peluquería en el pueblo. Él sabía de montar tv., reparaba planchas, lavadoras y cosas de electricidad en el pueblo y pueblos vecinos.

    montó varias televisiones lo de fuera nuevo con lo de dentro viejo.
    más las demás cosas a su estilo. Mientras tanto le venían los cobradores de los otros negocios dejados.
    Se van sin decir nada a nadie.

    ResponderEliminar
  23. llego al pueblo el sábado tan tranquila y mi paaadre me pregunta todo enfadado.
    ¿dónde está Micaela? ¿qué te ha contado, qué te ha dicho?
    no sabía nada, como puedes suponer a mí me parecía que era yo la que lo había hecho mal a la que reñían.

    Todo el pueblo revolucionado por los hechos dejados.
    Habían dejado la casa que habían alquilado sin pagar...
    Aún debían la comida del convite de la boda, el autocar que quiso llevarlos a todos los familiares a ver la ciudad. Un sinfín de cosas más.

    Puedes suponer que me preguntaban y mucho...
    ¿tú hermanaaa...?
    ¿dónde está...?
    Luego cuando las cosas se calmaron seguían preguntándome
    ¿qué sabes de tú hermana?

    ResponderEliminar
  24. Anónimo11:53 a. m.

    el de los amenes: guárdatelos para cuando reces, chalao.

    ResponderEliminar
  25. No quería hablar de ello quería que me dejaran en paz. Quería vivir mi vida, no sabía las cosas de los demas... era todo muy doloroso para mí...
    No quería saber de problemas.
    Me decían te lo pregunto a tí porque a tal...no se lo pueden preguntar...
    yo pensaba y a mi porqué ¿qué tengo yo que todos se atreven a preguntarme?
    La disculpaba y como luego ella me escribía contándome que la culpa de todo la tenía nuestra madre. Me lo creí y lo dije. Supongo por la rabia de todo o porque me lo pensaba...
    Pero con los años me dije no me volverá a tomar el pelo, no es verdad que la culpable de todo sea nuestra madre.
    Me propuse no caer en el mismo error.
    Cuando dijo que mi madre se iba de la cabeza la he defendido a más no poder y el tiempo se ha girado en mi contra.
    Porque cuando uno se vuelve viejo: muere, o pierde las neuronas.

    ResponderEliminar
  26. Con el tiempo todo se volvió a tranquilizar... volvieron al pueblo y se establecieron a vivir de nuevo en el pueblo hasta ahora...
    Se murió el cuñado...se casó con un medio novio de los 16 años, un hombre tranquilito y buena persona.

    pero parece que mucha gente se cree que soy yo la del catalán...
    ah tu eres la casada con el catalán...la viuda
    NO...
    no estoy casada con el catalán, mi marido está vivo.
    Claro como no vivo en el pueblo.

    ResponderEliminar
  27. Casualmente el apellido de mi marido lleva el nombre de la ciudad condal.
    Pero no es el catalán del que hablan, no tiene ni tenemos nada que ver...
    cada cual es responsable de sus actos...

    Puede que simplemente me lo digan para hacerse el simpático, pero a mi me sabe a...margo y me amarga.

    ResponderEliminar
  28. A tí Francesc me repateas un montón será por toda la rabia que tengo al catalán de las narices...
    que me ha amargado toda mi existencia...
    Por todas sus sandeces, por todas sus imbecilidades, por todas sus superioridades de hombre sabelotodo...
    Por su creerse superior a los demás y con todo lo que he relatado su superioridad está donde está.
    Supongo que en toda esta otra historia has hecho parte del catalán al que llaman "toca ullons"

    Si Dios no me ayuda tengo poco que hacer y espero que me ayude...

    ResponderEliminar
  29. Anónimo12:24 p. m.

    Es como si te movieran los hilos provocando situaciones como si todos formáramos parte de este teatro mágico. La escena se repite una y otra vez. Con actores distintos sólo tienen en común los instintos.
    ¿Es así realmente?
    es sólo mi parecer...

    11:07 PM

    ResponderEliminar
  30. Margalida ha dicho: Supongo que en toda esta otra historia has hecho parte del catalán al que llaman "toca ullons"

    Se escribe "toca collons", se pronuncia "toca cullons", que traducido literalmente sería "toca cojones", o sea, persona que molesta a los demás.
    Si mi catalana presencia te sirve para desahogarte, dale nomás. :)

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. Hay un lema muy boñito, respecto a los recuerdos, que reza de la siguiente guisa: "Recordar, es volver". Y es verdad.

    ResponderEliminar
  35. Margalida.. sabes que te aprecio, pero creo que te has pasado unos cuantos pueblos..

    Forty! un antes y un después.. eso suena a madurez.. de la buena..

    Por cierto, en villa-recuerdo, en internet, he encontrado un lugar, donde se habla (aunque no sé si viene al caso, ya que este post deja muchas ventanas abiertas a la comprensión,jeje), de los recuerdos de infancia, mas de uno/a encontrará aqui las claves para rememorar aquellos momentos tan dulces de la niñez..

    Que lo disfruten (yo me lo he pasado pipa)

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  36. ¿oye, Paco, el boñito es del cantabárico o del meditirránio ?
    jijijijiji

    ResponderEliminar
  37. piké en el aquí de Sergio, y me encontré con recuerdos prehistóricos de los cuarenta... yo te hacía más joven, chaval.... jijiijijiji

    ResponderEliminar
  38. ¿A quién más me recuerdas Francesc?

    pues me recuerdas a todos lo jovencitos de cuando tenía unos 14-17 años que me miraron por encima de los hombros en aquella época.

    También me recuerdas a los "novios" hoy esposos de las dos sobrinas una la de las matemáticas y la otra la hija del catalán mi ahijada.
    Que con chulería se paseaban por casa de mi madre cuando eran sólo novios. Uno vino azuzado con mi hermano para pegarme.
    Mi hermano es un bravucón,o era... un chulito le habían dado mis padres desde los 14 años muchísimos poderes o él los cogió. No es mala persona pero ha tenido sus más y sus menos...y hemos tenido nuestros más y nuestros menos. A los hermanos se les perdona más facilmente la "chulería".
    Pero esos gallitos que no eran nada aún en casa de mi madre se creían y se creen con más poderes y derechos que yo.

    Vino uno de éstos con toda su chulería y rabia a decirme "que mi hija, por mi culpa se iba a encontrar sóla si mi marido y yo nos moríamos".

    No iba a tener a nadie.

    ResponderEliminar
  39. se está poniendo viejo, se está poniendo viejo, jejejejejejeje

    ResponderEliminar
  40. Si lo que he contado desde mí PERCEPCIÓN alguíen se ha sentido dolido, o molestado le pido perdón.

    Desde mi humilde posición os digo y pregunto o pregúntate
    ¿qué te ha dolido?
    ¿en dónde te he dado que ha aflorado esa ebullición?
    Si adentras e investigas en tu corazón y pides ayuda a Dios podrás darte cuenta
    que ha sido sólo Tú PERCEPCIÓN

    ResponderEliminar
  41. Margalida: lo que aqui te decimos, lo hacemos porque te queremos... Yo, por mi parte, entiendo que tu necesitas escribir para poder compartir lo que sientes y, de alguna manera, curar tus recuerdos. Al menos, lo espero asi: que este blog sea para ti una especie de terapia de sanacion, con todo aquel compartir del chi-kun y tus historias de familia o del estudio.

    No temas... Si de verdad deseas sanar tus recuerdos, has llegado al lugar ideal. Aqui te queremos escuchar, porque a fin de cuentas, no conocemos a ninguna de las personas de las cuales hablas y, por ende, no se nos sugiere irles con el "chisme" de lo que aqui comentas.

    Ahora, si me equivoco en mi percepcion, que alguien me corrija, especialmente tu, Margalida.

    Sergio y Francesc Xavier: yo entiendo sus puntos de vista, pero soy mujer y tengo uno que otro recuerdo alli, en mi alma, que necesitan de sanacion y aunque no tomo la postura de Margalida (escribirlos en este blog), pues eso no quiere decir que yo sea mejor que ella, es que a cada cual le mejora el alma diferente clase de medicina...

    Espero tengan todos un muy buen fin de semana...

    Que Dios me los bendiga,

    Rocio

    ResponderEliminar
  42. Anónimo4:04 p. m.

    10:33 Pero bueno,¿tú no te sientes derrotado? ;)

    ResponderEliminar
  43. Anónimo4:12 p. m.

    Margalida querida, liberame espacio que me voy...
    Amen.

    ResponderEliminar
  44. Anónimo4:25 p. m.

    Una vez le oí decir a una actriz francesa que, para que la gente retuviera bien una idea, había que repetir las palabras tres veces. Margalida, al parecer, se ha apuntado a seguir ese precepto. Que conmigo no funciona. ¿De qué hablas, marga, una y otra vez? Ah, sí, de los maleducados que sacuden las alfombras llenas de pulgas del perrito. Esta es una experiencia que yo no he presenciado. En cambio, sí esta otra: alguien, visiblemente masoquista, me insistió un día: venga usted y sacuda con fuerza la alfombra hasta que caigan todas las pulgas. No sufra si me pongo perdido. No añado risas, porque lo dijo muy serio y la situación no daba para reír, era más bien patética.
    ¿Sacudí bien la alfombra? À vous de le dire, sire. GRabaremos sus nobles palabras en duro mármol.
    Pero anímese; si en el exilio algún representante de la justicia fuera a visitarlo, dígale que la alfombra era de mala calidad y estaba muy vieja. Las pulgas se encontraban de maravilla en este hábitat, formaban un solo ser con la trama de hilos de lana al borde de la descomposición. Ni Hércules hubiera podido sacudirlas. Imagínate yo, que no tengo nada de Hércules.
    Pero hemos ganado en visión: la Tierra Ignota se extiende a nuestros pies, de principio a fin. Desde luego, infinitos detalles insignificantes de la que hemos dejado atrás los hemos olvidado por completo; los que nos aguardan serán igualmente insignificantes y dignos de ser olvidados, si volviéramos a nacer. Esto tranquiliza, aporta mucha paz. Juas juas

    ResponderEliminar
  45. Mi cuñada se encapricho muchísimo que debía callarme, que no debía decir según que cosas por teléfono. Que hay cosas que no se deben contar por teléfono.

    Un día cuando aún la relación entre hermanos/as era más o menos normal.
    Me había llamdo mi hermana o yo le había llamado. La cuñada estaba en casa de mi hermana en la peluquería.
    Escuchó parte de nuestra conversación y luego le dijo estas conversaciones se las debe callar porque no se deben hablar por teléfono.
    ¿Quién es ella ? Dña perfecta.
    que precisamente se pierde por lo que le gusta hablar de todos los demás, incluso teniéndolos detrás.
    Vaya que es una chafardera. Todo lo que pasa en el pueblo te lo puede contar...
    Es la que me contó todas las cosas de brujería que había en el pueblo que si a tal le han hecho una o tal le han hecho o tirado lo otro.

    Hablaba con mi hermana de cosas de lo mío no de lo suyo...

    ResponderEliminar
  46. Anónimo4:37 p. m.

    No sé, bastante lamentable todo: el estado de la alfombra, la cantidad de pulgas... que se comen la alf.... SO BRUTA, SO IGNORANTE! Son las polillas las QUE se comen la lana. Las pulgas son prásitos de animales como el perro y el hombre. ¿Dónde está el perro? ¿Murió? Ahora me he despistado. Ahí embobada, contemplando... ¿qué?, contemplando la derrota, ¿la derrota?, sí, sí, la derrota, se me ha escapado un detalle absolutamente principal. Sí, un detalle. Uno de los protagonistas principales, ¿o era el único protagonista? ¿Dónde está el perro? ¿Murió? ¿O es sólo que no tengo espejo? O es sólo que esta butaca no es el mejor de los sitios para contemplar la propia vida, si uno ha ido a sentarse en ella huyendo del mundo.

    ResponderEliminar
  47. Anónimo4:43 p. m.

    Hoy te aprecio de verdad, sixty. Hoy no es un mal día para despedirse, porque te aprecio.

    ResponderEliminar
  48. Anónimo4:51 p. m.

    Esta mañana, como entre el sueño y el resecón de garganta, escuché algo en la radio maría a cerca del pecado. Me hizo recapacitar. El obispo de Palencia nos recordaba insistentemente que algo era pecado. Recuerdo que insistía mucho, pecado pecado,decía. Es pecado pecado, pecado. Pero no se me ha quedado el que. Margalida, tú no lo habrás escuchado, ¿no?
    Amen.

    ResponderEliminar
  49. Anónimo4:52 p. m.

    Por casualidad, eh?.
    Amen.

    ResponderEliminar
  50. Anónimo4:56 p. m.

    Qué suerte he tenido. Sí, mucha suerte. A pesar de todo. Que es mucho, como bien sabes. Hubiéramos podido quitar eso y lo otro, borrar aquí y allá, sobre todo la compasión me sobra entera, y otras nimiedades. Lo digo en serio.

    ResponderEliminar
  51. Anónimo4:58 p. m.

    El pecado es algo por completo ajeno a mi visión del mundo.

    ResponderEliminar
  52. Anónimo5:01 p. m.

    Pero hay actos y posiciones tan enraizados en el mar encarnado del inconsciente -encarnado por la sangre de todas las heridas recibidas, autoinfligidas y que causamos en los demás- que son ciertamente difíciles de erradicar.

    ResponderEliminar
  53. Anónimo5:05 p. m.

    El sentido de la justicia y el horror han podido con algunos. Quedan muchos otros, lo sé.

    ResponderEliminar
  54. Anónimo5:07 p. m.

    La lista, me temo, sería larga...

    ResponderEliminar
  55. Eh Marga... si despotricas para desahogarte después no te arrepientas o perderás el efecto del desahogo.

    En mi opinión toda la cuestión de heridas emocionales más vale tratarla en el ámbito de la renovación carismática, donde conocen bastante del tema... aquí en el blog es fácil que encuentres algún desconsiderado o chalado o chulito adolescente que trate esos recuerdos de forma poco delicada.
    Y tómatelo con calma, porque desde que uno quiere perdonar hasta que siente el perdón pueden pasar muchos años.

    Un saludo desde debajo del hombro (no desde encima).

    ResponderEliminar
  56. Anónimo6:27 p. m.

    Perdonar tampoco es una palabra que entre en mi visión del mundo. No hay nada que perdonar ni por lo que pedir perdón, en realidad. Si le haces daño a alguien a conciencia, eres simplemente un ser despreciable. Si te has equivocado y de tu equivocación alguien ha salido perjudicado, es mejor aclarar las cosas. Si has sido coherente contigo mismo, o eso creías, y has destrozado vidas, habrá que aprender a convivir con el dolor. Si instntos e impulsos incontrolables te llevan a dañar a alguien, debes procurar aprender a controlarte.
    Si los locos se apoderan del mundo, hay que luchar con todas las fuerzas al alcance de uno. Informarse es el primer paso y el único para muchos. ¿¿¿¿Perdonar?????? No entiendo la palabra.

    ResponderEliminar
  57. Anónimo6:41 p. m.

    Dices que hay cosas de las que no quieres hablar por teléfono. ¡Pero si habías estado esquivando un cara a cara! Uno hubiera sido mejor que ninguno. No querías darme esta oportunidad. Vaya, tendré que perdonarte y aprender a interpretarte. Siempre con rodeos. Rodeos rodeos rodeos. Con lo fácil que es hablar con claridad. Pero no. Ni una pista. Que cada uno llegue hasta donde le alcancen las entendederas y el sentimiento de culpa. Bueno, hombre. Es de hecho imposible ser neutros y asepticos. Hay que aceptar que un mínimo de manipulación es inevitable y que eso no es el fin del mundo. El asco por las pulgas llevado a los extremos es un tanto enfermizo. En cuanto a mí, ya he dicho que la lista era larga, de todo aquello que debo enmendar, mucho de lo cual te ha afectado... a ti -o sólo a él.

    ResponderEliminar
  58. Anónimo6:46 p. m.

    A mí no me parece que en este blog haya chulitos ni chalados. En cuanto a si hay adolescentes, mira, parece que este blog es de un adolescente para público adolescente. ¿Desconsiderados? Los adolescentes lo son, más aún si los tratan de adolescentes. Pero en cuanto a tu opinión de que hay chulitos, chalados y pedantes, me parece del todo injusta. Me parece una ilusión tuya, frans.

    ResponderEliminar
  59. Anónimo6:49 p. m.

    ¿Me aprecias?

    ResponderEliminar
  60. Anónimo7:20 p. m.

    Por supuestísimo que cuando se le ha faltado al respeto a alguien, o se le ha molestado o insultado, o se han propasado los límites que impone la decencia, hay que pedir perdón siempre. Siempre siempre siempre. De pronto me ha parecido que se me podía interpretar mal.

    ResponderEliminar
  61. Anónimo7:23 p. m.

    En definitiva, hay que pedir perdón siempre que uno ha sido desconsiderado. Y yo creo haberlo pedido. Y si he dejado de hacerlo, he hecho mal. Pero cuando hablamos de otro tipo de heridas, más profundas, para ésas digo que no hay perdón.

    ResponderEliminar
  62. Anónimo7:25 p. m.

    Querido Padre Forty: Cómo va a estar a la mitad, si hoy las personas viven de noventa o mas años, además, usted lleva una vida muy sana -como alcachofas-, le gusta el chocolate, que es altamente reconfortante y antioxidante, en fin, se cuida, como debe ser, sinceramente espero que a sus 89 años, lleve sus millones de sermones en línea y sean muchos quienes los sigan con el interés y aún mayor, que el de ahora. Saludos a las madrugadoras y cariños para todos desde México. Marta Ortiz Yáñez

    ResponderEliminar
  63. Anónimo7:38 p. m.

    Y claro que hay que dar las gracias siempre con los extraños que tienen un detalle, o muchos, y te ayudan o lo intentan, con su generosidad o rectitud. Pero a los propios, no hay que darles las gracias. Y nosotros somos extraños unos para otros, ¿no? Así que gracias, Paty. :P

    ResponderEliminar
  64. Anónimo7:40 p. m.

    Pasé el meridiano hace ya mucho. El chocolate y el sedentarismo, aunque tenga el ánimo siempre reconfortado y alegre, pasan factura!

    ResponderEliminar
  65. ajajajajajaja, ¿y que pasó marga?...¿trascendistes?...o ¿te trascendieron?...

    ResponderEliminar
  66. Anónimo9:36 p. m.

    Oscar siempre riéndose. Así está de sanote.
    Marga me parece que no trasciende ni con el mejor scotch, güisqui, digo.
    Si la trascienden o no... sí! a saltitos la van dejando atrás, como la terra ignota ésa de paty. ¿A que sí, margalida? Ciao, ciao!

    ResponderEliminar
  67. Anónimo10:14 p. m.

    7:04 no, pero lo fuí hace algún tiempo, y sé por lo que se pasa.

    ResponderEliminar
  68. Anónimo10:27 p. m.

    Margalida, escribe con tu identidad, que si luego escribes en anónimo, nos desorientas a todos....

    ResponderEliminar
  69. Anónimo11:38 p. m.

    Yo me refería única y exclusivamente a la derrota que debe haber sido para ti que marga no trascienda ni a tiros, ni a talas, usw. usw. usw. Nur das. Und das war nicht so lange her! Nein, das ist immer noch da, nicht wahr? Nicht wahr?

    ResponderEliminar
  70. Anónimo11:50 p. m.

    El anterior comentario iba dedicado a 1:14. El anónimo 1:27 tiene tan mala idea que ni le contestamos. ¡Motín de anónimos a bordo! Marga ni dirá ni mu, porque me juego el cofre que no lee los comentarios ajenos. Abstraída en lo suyo, pobrecita. Mística. A ratos se nos pone mística. Niña, tú no cantabas la cancioncilla en el cole. ¿Dónde están las llaves, matarile rile rile, dónde están las llaves, matarile lirelón chim pón?

    ResponderEliminar
  71. Anónimo11:52 p. m.

    Inmanencia, chiquilla. Inmanencia. ¿No has oído hablar de la inmanencia?

    ResponderEliminar
  72. Anónimo11:55 p. m.

    2:38 Also Du bist doch wirklich erstaunlich...Hast Du ein Radar? Oder riechst Du mich?

    ResponderEliminar
  73. Anónimo11:57 p. m.

    Soll ich es wagen... Kennst Du mich?

    ResponderEliminar
  74. Anónimo11:58 p. m.

    A ver, al que ya se le pasó el tiempo de la derrota: ¿cuántas puertas de calamarga has abierto con tus llaves? Poquitas, poquitas, ¿a que sí? Y a cada puerta que abrías, se cerraban otras. Calamarga convertida en un bunkercito, ¡olé!

    ResponderEliminar
  75. Anónimo12:01 a. m.

    inmanencia:
    Unión esencial e inseparable por naturaleza, inherencia.

    inmanente:
    ingénito, propio, inseparable, indistinguible, inherente, consustancial

    ResponderEliminar
  76. Anónimo12:02 a. m.

    2:58 yo no lo percibo como una derrota, lo siento, cuando uno hace lo que puede, no está obligado a más.
    y te quedas tan pancho.

    ResponderEliminar
  77. Anónimo12:02 a. m.

    Rompe la tela deste dulce encuentro. Esto es mística. Una forma mágica de decir las cosas.

    ResponderEliminar
  78. Anónimo12:04 a. m.

    Jajaja Ya hemos aprendido a olernos; será el perro que tira?

    ResponderEliminar
  79. Anónimo12:04 a. m.

    3:02 ah, pues vale.

    ResponderEliminar
  80. Anónimo12:06 a. m.

    Cómo no te voy a conocer...

    ResponderEliminar
  81. Anónimo12:08 a. m.

    ¿Tan pancho? ¿No te hubiera gustado verme con un Armand en mi vida, en lugar de esos blogs-sustitutos que espantan en cuanto lo piensas fríamente?

    ResponderEliminar
  82. Anónimo12:08 a. m.

    jope... me enseñas la patita? porque yo aún ando detrás de la puerta grande de madera que no es translúcida como la tuya, sabes?

    ResponderEliminar
  83. Anónimo12:09 a. m.

    Un Armand para ir al Lido...

    ResponderEliminar
  84. Anónimo12:11 a. m.

    pues yo compro en Lidl...

    ResponderEliminar
  85. Anónimo12:11 a. m.

    ¿Nos separa una puertecita de madera?

    ResponderEliminar
  86. Anónimo12:12 a. m.

    Entonces no tenemos costumbres parecidas.

    ResponderEliminar
  87. Anónimo12:13 a. m.

    bueno, quizás son dos puertecitas de madera... toca fusta, decimos por akí....

    ResponderEliminar
  88. Anónimo12:13 a. m.

    oye, tengo una llamada potente de tipo espiritual. lo siento. quizás vuelva luego...

    ResponderEliminar
  89. Anónimo12:17 a. m.

    Schon weg! Habe viel Xocolata gegessen. Und viel Zucker.

    ResponderEliminar
  90. Anónimo12:21 a. m.

    Bleib gesund! Und sei gut!
    Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  91. Anónimo12:23 a. m.

    Hey, SWEETY, will you be back soon?

    ResponderEliminar
  92. Anónimo12:24 a. m.

    Entonces, es una despedida.

    ResponderEliminar
  93. Anónimo12:25 a. m.

    perhaps... God only knows.

    ResponderEliminar
  94. Anónimo12:27 a. m.

    Good night.
    yeah,
    good night.

    ResponderEliminar
  95. Anónimo12:27 a. m.

    Ya te extraño y no hace ni un minuto que te has ido.
    Que no te pasen más casos como éstos y... buenas noches!

    ResponderEliminar
  96. Anónimo12:31 a. m.

    Schon da, quería decir. Es que estoy muy nerviosa. Temblando.
    Adiós!

    ResponderEliminar