sábado, noviembre 08, 2008

Lo que queda del día, y el día de mañana

Aunque sé que todos estabais esperando la segunda parte de Historia de una calvicie, hoy debo hablaros de otra cosa, algo que ya es oficial: me voy a hacer el doctorado.

Probablemente muchos de vosotros os preguntaríais que adonde me iban a destinar. Yo lo sabía por conversaciones previas con mi obispo, pero como es lógico no he querido decir nada hasta que ya fuera segura la decisión.

Cuando lo sepa os diré adonde voy.

52 comentarios:

  1. Qué bien Padre, que se siga formando. Necesitamos sacerdotes bien armados.

    Querida Felicitas, te he contestado en el post de ayer.

    Veni Sancte Spiritus Veni per Mariam.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:38 a. m.

    si sique estudiando tanto ya no le quedará pelo ni en las pestañas ni en las cejas

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:57 a. m.

    Enhorabuena Padre Fortea, me parece que está Vd. muy contento, hace sólo un día que entro en este blog, que Vd. cree habitado por muchos, bueno, son muchos, pero sólo es uno el que mueve los hilos. Hay frases que lo dicen todo, y sino, lea Vd. despacio a esa Guerrera de la luz .... es una luz que agoniza, no es buena luz, Padre, no es buena luz.

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones Padre Fortea, que Dios siga iluminando y revelando los misterios de la creación, de los seres terrenos y espirituales…

    y una Frase de JPII:

    "Es esencial que nos convenzamos de la prioridad de lo ético sobre lo técnico, de la primacía de la persona humana sobre las cosas, de la superioridad del espíritu sobre la materia. Solamente servirá a la causa del hombre si el saber está unido a la conciencia. Los hombres de ciencia ayudarán realmente a la humanidad sólo si conservan "el sentido de la trascendencia del hombre sobre el mundo y de Dios sobre el hombre"

    BENDICIONES

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajaja anónimo enmascarado de las 5:57

    Mi Luz es la Luz de Cristo, yo no tengo ninguna luz propia.

    Tenías razón Felicitas, el demonio está atacado con la lucha por la vida.

    En cuanto se toca el tema se descompone furibundo.

    Menos mal que está atado.

    Reina de la Paz, ruega por nosotros.

    ResponderEliminar
  6. Padre muchos éxitos en todo. Que Dios le bendiga y le guarde siempre, y la Preciosa Sangre de Cristo sea su escudo. Desde lejos... un saludo y un abrazo!

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  7. Javier Velázquez8:32 a. m.

    Era de esperar. Lo importante es que cada persona esté allí donde mejor sirva a Dios y a los hermanos. Su obispo seguramente tiene bien claro que puede usted servir mejor desde el estudio en profundidad que desde la catequesis parroquial.
    Qué hermosa es nuestra Iglesia Católica, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  8. Felicidades, Padre Fortea!

    me pasaré el día 14 por la presentación de tu libro, y así te felicito en persona.

    E.

    ResponderEliminar
  9. Doctorado de investigación
    se otorgan como reconocimiento a que el doctorando es capaz de hacer investigación científica, lo que tiene que demostrar haciendo un trabajo de investigación sobre un tema publicable (aun si no se publica), la tesis doctoral, que represente una contribución por lo menos modesta al conocimiento humano. Se evalúa con la defensa de la tesis ante un tribunal, que oye una exposición del trabajo y después discute con el doctorando sobre el método empleado para la investigación, las fuentes o los resultados obtenidos.
    Ud puede, tiene facultades(todas) para ello.
    Endavant y Mucha suerte.
    Que la Virgen le proteja y le guíe.

    ResponderEliminar
  10. El método científico, es que es demostrable y repetible, sobre todo que pasa una y otra vez por las mismas cosas.

    Un vídeo que vi el año pasado, habían investigado las marañas de venas del cerebro y las monjas de clausura eran las que lo tenían mejor.

    -¿Estas venas del cerebro tienen que ver con los pensamientos?
    -¿Cuándo tenemos pensamientos destructivos, estas venas van enmarañándose?

    Presiento que es verdad, será cuestión de plantearnos la humanidad ¿qué queremos legar a la posteridad?

    ResponderEliminar
  11. No os puede asegurar si luego además se iba perdiendo masa cerebral.
    Se iban haciendo de cada vez más espacios en el cerebro quedando poca cosa, o mucho vacío según se mire.
    La imagen perfecta es el cerebro del Simpson que puso.
    je...je
    Sólo queda la parte primaria que es la animal, la que tenemos común con los reptiles.

    Bueno lo que he soltado en este último son divagaciones mias sin base científica.
    Por el Youtube se pasean estos vídeos.

    Ya sabéis amiguitos troleros, aunque no creáis en Dios, es hora de plantearos por vosotros mismos que es lo que queréis para VOS.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10:41 a. m.

    Esa Guerrera de la luz, sin luz propia, es como la luna, que recoge la luz grande del sol en la noche de las oscuridades del demonio. Sigue firme, mira en lontananza, danos ese brillo de la Luz. Padre, a estas alturas deberia habersele reconocido al menos cinco tesis doctorales, con lo que escribe y habla, pero bueno, una mas -con la obediencia no se juega- no importa, sera para bien de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  13. Ya está, le han dicho muchas veces.
    ¡cuidado con lo que sueltes cuando hables, que puede caerte el pelo!
    Aquí se está entrenando ante el auditorio.
    Como aquel gran favorito suyo santo Tomás Moro "Sólo ante el tribunal ..."
    je...je por imaginación que no quede.

    ResponderEliminar
  14. Del Evangelio tal como me ha sido revelado de María Valtorta

    DISCURSO DE JESÚS A LOS VENDIMIADORES Y CURACIÓN DEL NIÑO PARALÍTICO


    (…)
    Jesús sube por la pequeña escalera que da a un ala: una galería de arcos bajo la cual se conservan sacos de productos agrícolas y herramientas ¡Como sonríe Jesús subiendo esos pocos peldaños! Le veo sonreír entre el ondear de sus esponjosos cabellos agitados por una brisa vespertina. Y quisiera saber porque sonríe de una forma tan luminosa.

    La alegría de esa sonrisa entra en mi corazón (…)

    Se vuelve. Se sienta en el último peldaño, en el punto más alto de la escalera, que se transforma en una tribuna para los más afortunados oyentes, es decir, para los dueños de la casa, para los Apóstoles y para María, la cual, siempre humilde, ni siquiera había tratado de subir a ese puesto de honor, sino que la había conducido a él la señora.

    Está sentada justamente un peldaño más abajo de jesús, de manera que su cabeza está a la altura de las rodillas de su Hijo y, estando sentada de lado, Ella le puede mirar a la cara, con su mirada de paloma enamorada.

    El delicado perfil de María destaca nítido como un mármol contra el muro oscuro de la rústica galería.

    Más abajo están los Apóstoles y los dueños de la casa. En el patio, todos los aldeanos: unos en pié, otros sentados en el suelo, otros encaramados en los lagares o en las higueras que hay en los cuatro ángulos del patio.

    Jesús habla lentamente, hundiendo la mano en un amplio saco de trigo colocado detrás de las espaldas de María; parece como si estuviera jugando con esos granos o los estuviera acariciando con gusto, mientras con la derecha gesticula sosegadamente.

    “Me han dicho:”Ven, Jesús a bendecir el trabajo del hombre. Heme aquí. En nombre de Dios lo bendigo.

    Efectivamente, todo trabajo, si es honesto, merece bendición por parte del Señor eterno. Pero he dicho esto: la primera condición para obtener de Dios bendición es ser honestos en todas las acciones.


    Veamos juntos cuando y como las acciones son honestas. Lo son cuando se cumplen teniendo presente en el espíritu el Eterno Dios. ¿Puede uno acoso pecar uno que diga: “Dios me está mirando. Dios tiene sus ojos puestos en mí, y no pierde ni un detalle de mis acciones?” No, No puede.

    Porque pensar en Dios es un pensamiento saludable y le impide al hombre pecar más que cualquier amenaza humana.

    ¿Pero al eterno Dios se le debe solo temer? No. Escuchad. Os fue dicho: “Teme al Señor tu Dios”. Y los Patriarcas temblaron, y temblaron los Profetas cuando el Rostro de Dios o el de un Ángel del Señor se apareció a sus espíritus justos.

    Y ciertamente es verdad que en tiempo de cólera divina la aparición de lo sobrenatural debe de hacer temblar el corazón. ¿Quién, aún siendo puro como un párvulo, no tiembla ante el Poderoso, ante cuyo fulgor eterno están en actitud de adoración los Ángeles, rostro en tierra en el Aleluya Paradisíaco?

    Dios atenúa con un piadoso velo el insostenible fulgor de un Ángel, para concederle al ojo humano poder mirarle, sin que le queden abrasados pupila y mente.

    ¿Qué será entonces ver a Dios?
    Pero esto es así, mientras dura la ira. Cuando esta es substituida por la Paz y el Dios de Israel dice: “He jurado y mantengo mi pacto.

    He ahí a quien envío, y soy Yo, aún no siendo Yo sino mi Palabra que se hace Carne para ser Redención”, entonces el Amor debe suceder al temor, y solo Amor debe dárselo al Eterno Dios, con alegría, porque el tiempo de Paz ha llegado para la Tierra; la Paz ha llegado entre Dios y el hombre.

    Cuando los primeros vientos de la primavera esparcen el polen de la flor de la vid, el agricultor debe temer aún, dado que la intemperie y los insectos pueden tenderle al fruto muchas insidias, más cuando llega la feliz hora de la vendimia, ¡Ah!, entonces cesa todo temor y el corazón se regocija por la certeza de la cosecha.

    El Vástago de la estirpe de Jesé, habiendo sido previamente anunciado por las palabras de los Profetas, ha venido; ahora está entre vosotros.

    Él es Rácimo óptimo que os trae el zumo de la Sabiduría eterna y no pide sino ser cogido y exprimido y ser así vino para los hombres. El es vino de alegría sin fin para aquellos que se nutran con Él.

    Pero ¡Ay de aquellos que habiendo tenido a su alcance este vino lo hayan rechazado, y tres veces desdichados aquellos que, después de haberse nutrido con Él lo hayan rechazado o mezclado en su interior con la comida de Satanás!
    (…)

    Hay personas que trabajan como acémilas, pero sin otra religión aparte de la que aumentar sus riquezas.

    ¿Que se muere de aprietos y cansancio delante de él el compañero que ha sido menos favorecido por la suerte? ¿Qué se mueren de hambre los hijos de este miserable? ¿Y que le importa al ávido acumulador de riquezas?

    Hay otros todavía más duros, que no trabajan pero obligan a trabajar, y atesoran con el sudor ajeno. Y hay otros que dilapidan lo que avaramente arrebatan al esfuerzo ajeno.
    En verdad, en esto el trabajo no es honesto.

    Y no digáis: “Y a pesar de todo Dios los protege”. No. No los protege.

    Hoy gozarán de una hora de triunfo pero no pasará mucho tiempo sin que les alcance la severidad divina que, en el tiempo y la eternidad, les recordará este precepto: “Yo soy el Señor tu Dios, ámame sobre todas las cosas y ama a tu prójimo como a ti mismo”.

    ¡Oh, entonces, verdaderamente, si esas palabras resuenan eternamente, serán más tremendas que los rayos del Sinaí!

    Muchas, demasiadas son las palabras que se os dicen. Yo os digo solo éstas: “Amad a Dios. Amad al prójimo”. Son como el trabajo que hace fecundo al sarmiento, realizado con la vid en primavera.

    El amor a Dios y al prójimo es como la grada que limpia el suelo de las hierbas nocivas del egoísmo y de las malas pasiones; es como la hazada que excava un círculo en torno a la cepa para que quede aislada del contacto de las hierbas parásitas y nutrida con frescas aguas de riego; es como cizalla que elimina lo superfluo para condensar la energía y dirigirla hacia donde dará fruto.

    Es lazo que aprieta y sostiene junto al robusto palo; es, finalmente, sol que madura los frutos de la buena voluntad haciendo de ellos frutos de Vida Eterna.


    Exultáis ahora porque el año ha sido bueno, ricas las mieses y opima la vendimia.

    Pero en verdad os digo que este júbilo vuestro es menos que un diminuto grano de arena en relación con el júbilo sin medida que será vuestro cuando el Eterno Padre os diga: “Venid, fecundos sarmientos míos insertados en la verdadera Vid.

    Vosotros os prestasteis a toda operación, aunque fuera penosa, con tal de dar abundante fruto, y ahora venís a Mí, cuajados con los zumos dulces del amor a Mí y al prójimo. Floreced en mis jardines durante toda la Eternidad”.

    Tended a este eterno goce. Perseguid con fidelidad este bien. Agradecidos, bendecid al Eterno, que os ayuda a alcanzarlo. Bendecidle por la gracia de su Palabra, bendecidle por la gracia de la buena cosecha. Amad con gratitud al Señor y no tengáis miedo. Dios da el ciento por uno a quien le ama.”

    Jesús había terminado, pero todos gritan: “¡Bendícenos, bendícenos! ¡Danos tu bendición!”.

    Jesús se levanta, extiende los brazos y dice con voz de trueno: “Que el Señor os bendiga y guarde, os muestre su Faz y tenga piedad de vosotros. Que el Señor vuelva a vosotros su Rostro y os de su Paz. Que el nombre del señor esté en vuestros corazones, en vuestras casas y en vuestros campos”.

    La multitud, la pequeña multitud reunida prorrumpe en un grito de alegría y de aclamaciones al Mesías, más luego, calla y se abre para dejar pasar a una madre que lleva en sus brazos a un niño paralítico de unos diez años. Ella lo coloca echado a los pies de la escalera, como si se lo ofreciera a Jesús.

    “Es una criada mía. Su hijo varón se cayó el año pasado desde la terraza y se partió la columna. Toda la vida tendrá que yacer sobre la espalda” explica el dueño de la casa.
    “Ha esperado en Ti todos estos meses…”, añade la dueña.

    “Dile que se acerque”.

    Pero la pobre mujer está tan emocionada, que parece como si tuviera ella la parálisis.

    Tiembla toda y se le enredan los pies en el largo vestido al subir los altos escalones con su hijo en brazos.

    María, piadosa, se pone en pie y baja hacia ella. “Ven. No temas. Mi Hijo te quiere. Dame a tu niño. Así podrás subir mejor. Ven, hija. Yo también soy Madre” (y le coge al niño,el cual sonríe dulcemente. Y sube con el peso de esta conmovedora carga sobre sus brazos.

    La madre del niño la sigue, llorando.

    Ya está María ante Jesús. Se arrodilla y dice: “¡Hijo! ¡Por esta madre!” No dice nada más.

    Jesús ni siquiera solicita su consabido “¿Qué deseas que te haga? ¿Crees que pudo hacerlo?”. No. Hoy sonríe y dice: “Mujer, ven aquí”.

    La mujer se coloca justo junto a María. Jesús le pone una mano sobre la cabeza y se limita a decir: “Alégrate”.

    Aún no ha terminado de decir esta palabra y el niño, que hasta ahora había estado extendido como un cuerpo muerto, colgándole las piernas en brazos de María, se sienta como impulsado por un resorte y prorrumpe en un grito de alegría: “¡Mamá!” y corre a refugiarse en el pecho materno.

    Los gritos de hosanna parece como si quisieran penetrar en el cielo completamente rojo del atardecer.

    La mujer, con su hijo apretado contra el corazón, no sabiendo que decir, le pregunta: “¿Qué…que tengo que hacer para decirte que soy feliz?”. A lo que Jesús, que sigue acariciándola, contesta: “Ser buena, amar a Dios y a tu prójimo, educar en este amor a tu hijo”.

    Pero la mujer no se muestra todavía satisfecha. Quisiera…quisiera…y, por fin pide: “Dadle un beso Tu y tu Madre a mi niño”.

    Jesús se inclina y le besa, y María también. Y mientras la mujer se marcha feliz, entre las aclamaciones de un cortejo de amigos, Jesús le explica a la dueña de la casa:

    “No ha hecho falta más, él estaba en los brazos de mi Madre. Incluso sin mediar palabra alguna le hubiera curado, porque Ella se siente feliz cuando puede consolar una aflicción. Y Yo deseo hacerla feliz”.

    Entonces Jesús y María se intercambian una de esas miradas cuyo significado es tan profundo, que solo quien las ha visto las puede entender.

    ResponderEliminar
  15. QUERIDO FORTEA:
    CON LOS NUEVOS AVANCES TECNOLOGICOS, YA LAS DISTANCIAS SON MAS CORTAS, DE TODAS FORMAS, ESPERO ESO SI, QUE SEA EN ESPAÑA, PARA PODER IR A VERLE EN UNAS VACACIONES, O PODERLE LLAMAR AL MOVIL DE FORMA MAS BARATA.
    ENHORABUENA POR EL DOCTORADO, ES USTED MUY CULTO, LE AYUDARA PARA ALCANZAR ESA PERFECCION QUE ALGUN DIA ALCANZAREMOS CUANDO LLEGUEMOS A LA VIDA ETERNA

    ResponderEliminar
  16. Hipatia dijo...
    Blogger mrswells dijo...
    "Aunque ninguna de nosotras tengamos esta trisomia, con todo lo que acarrea, si que, debido a ello, padecemos de una falta de comunicacion total puesto que el lenguaje que utilizamos nos falla al tratar de decir lo que queremos..o sentimos o creemos"

    No la comprendo bien, porque su mensaje es confuso (lo cual abona su propia teoría de que la comunicación falla); de su escrito deduzco que usted piensa que, debido a que no poseemos la trisomía down, padecemos una falta de comunicación. Espero que lo rectifique, porque si es esto lo que usted cree es una solemne majadería.
    Creixel dijo
    Para cuantos entre ustedes tienen hijos y no lo saben, tenemos en la parroquia una zona arreglada para niños.

    El próximo jueves, a las cinco de la tarde, se reunirá el grupo de las mamás. Aquellas señoras que deseen entrar a formar parte de las mamás, por favor, se dirijan al párroco en su despacho.

    El grupo de recuperación de la confianza en si mismos se reúne el jueves por la tarde, a las ocho. Por favor, para entrar usen la puerta trasera.

    El viernes, a las siete, los niños del Oratorio representarán la obra “Hamlet” de Shakespeare, en el salón de la iglesia. Se invita a toda la comunidad a tomar parte en esta tragedia.

    Estimadas señoras, ¡no se olviden de la venta de beneficencia! Es una buena ocasión para liberarse de aquellas cosas inútiles que estorban en casa. Traigan a sus maridos.


    Gracias Creixel

    ResponderEliminar
  17. Suerte en el doctoraDO. eSTA USRTED MUY BIEN CALVO..Y DOCTOR LO ESTARA AUN MAS...cREO QUE CON SU CAPACIDAD LE SERA UN PLACER ESTUDIAR, BIEN MERECIDO..ASI SEA

    ResponderEliminar
  18. tiene razó n Wells , merece tener la oportunidad de estudiar , espero que además reciba alguna ayuda económica para poderse pagar los estudios, de no ser así hable conmigo

    ResponderEliminar
  19. Javier Velázquez12:34 p. m.

    Ayuda económica!!!!
    Esto....monica... ¿no podría ser yo el que hable con usted?
    ¿Ni siquiera si me afeito un poco la cabeza por el centro?
    Jejejeje... el buen humor que no falte...
    Fortea, felicidades, cómo le cuidan...

    ResponderEliminar
  20. Anónimo de las 1:41 AM

    Guerrera de la Luz tiene luz propia porque Cristo comparte con ella la Suya.

    En eso consiste la vida del cristiano, en que Cristo vive en mí y yo vivo en Él.

    Él me da de lo Suyo, que es lo del Padre Eterno, que es Amor, Luz, Vida, Fuerza...etc.

    Todo lo de Cristo es nuestro, en la Fe, y todo lo nuestro (vaya regalito...) es Suyo y fue clavado con Él en la Cruz redentora.

    ResponderEliminar
  21. plymouth on the beach1:08 p. m.

    Ve usted?, yo me hice los dos cursos de Doctorado en Económicas trabajando aquí y allá como un burro y durmiendo cinco horas diarias. Y eso que tenía una beca, escuálida, pero beca en definitiva.
    Es usted un tipo con suerte.
    ¿Comillas? Bonito Gaudí y buen pescado en San Vicente de la Barquera.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo1:16 p. m.

    Padre Fortea.

    Ayer, después de escribir en este blog una última observación sobre el primer comentario de guerrera de la luz, seguí,ya en mi habitación y hasta muy tarde, leyendo su libro " Memorias de un exorcista", cuando de repente me topé con una afirmación que me dejó las cosas claras, era como si me hablaran a mí en persona, o si no, debía de aplicármelas a mí, en mi caso.

    Se trata de un pasaje de la pag. 152 ..... aquí: "Eso me ha hecho comprender que el Altísimo es comprensivo con los pecados de la carne, con las debilidades, con la fragilidad; pero que nunca deja sin venganza los pecados de blasfemia, ni aquellos que se cometen contra sus ministros sagrados.

    Quien ataque a los ministros de Dios, incluso aunque fueran ministros indignos tendrá que ver como el Altísimo le pide cuentas en el más allá y también aquí, en la Tierra. "No toqueis a mis ungidos", dice el salmo".

    Yo creo que el Pater Fortea, si relee lo que he escrito, nombrando sitios y algún nick ya sabrá que es a lo que me refiero, es más creo que ya lo sabe, y más aún creo que estamos ante un sacerdote en la línea del Cura de Ars, o del Padre Pío, así que todo sea por el bien de la Iglesia. Que Dios le bendiga y ojalá algún día pudiera confesarme con Vd. sería un gran alivio para mi alma.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo1:28 p. m.

    Felicitas

    Eso; vaya regalito, y tú que lo digas. Regalos así.... yo no los querría.

    ¿ Por que se hacen esos regalos envenenados ?

    Me agrada mucho el modo en que el Padre Fortea plantea su vida sacerdotal, y que se puede aplicar en la vida de cualquiera, esto que digo lo he sacado de su libro, que me está haciendo un gran bien leer. Creo que si le cuidan es porque lo merece, y de eso tendremos pruebas algún día.

    ResponderEliminar
  24. El Tangui1:46 p. m.

    Pues que no volverá más por ahí, ¡Ale!

    Desde que la Mujer de la limpieza me ha pisado el rabo. Exijo daños y perjuicios sino no vendré más y os privaré de mis profundos razonamientos metafísicos.

    Tengo un doctorado en Metampsicosis (El Zen ese), pero os vais a fastidiar, no diré ni una palabra más, hasta que no despidan a la Mujer de la Limpieza.

    ResponderEliminar
  25. Es cierto,
    No hay que atacar a los ungidos de Dios incluso a lo que sean indignos. Otra cosa sería, sin señalar a nadie en concreto, decir que algunos sacerdotes hacen tal o cual cosa incorrecta y que, por lo tanto, deberían corregirse. Pero bueno, tampoco está bien señalar a nadie, sea o no sacerdote. Si alguno tiene algún asunto con la justicia, son los jueces los que deben decidir. Los juicios paralelos, jaleados por algunos periodistas es algo que nos debería sonrojar. Por otra parte, ya deberíamos rechazar los tópicos anticlericales que asumimos porque sí, sin considerar si tenemos razón o no, simplemente porque es una idea compartida por muchos. (la verdad es que los curas fastidian a muchos porque nos dicen cosas que no deberíamos hacer. No nos gustan los sermoneadores.)
    Tampoco hay que verlos como espíritus totalmente puros, como seres angélicos. Ya se sabe: O detrás del cura con el palo o delante, con el cirio. En esto, hay algunos que les cuesta trabajo creer que un sacerdote es un hombre de carne y hueso, como cualquier otro y que hacen cosas como comer... y todo lo demás. ¡Ah, por cierto! A mi también me gustaría confesarme con el padre. A dos hora por cada uno de los que participamos en este blog, ¿cuánto tiempo saldría?

    ResponderEliminar
  26. Anónimo2:42 p. m.

    si los curitas trabajáseis de verdad, en vez de vivir como "curas" otro gallo cantaría.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo2:51 p. m.

    y Fortea con quién se confiesa?

    ResponderEliminar
  28. En buena hora:

    "Fortea Doctor de la Iglesia"...

    Je, no pues que bueno que tendra esa oportunidad que pocos tienen.

    Yo que ahorita estoy en la prepa, sueño con lograr tener esa oportunidad de formarme un Doctorado, pero quien sabe, a lomejor ni licenciatura tengo.

    Y en que va a ser la licenciatura?...

    ResponderEliminar
  29. Anónimo3:02 p. m.

    Me parece, Vicente, que te vas a caer del guindo muy pronto. El Padre Fortea está al cabo de la calle sobre la gente que se acerca al blog. De eso que no te quepa duda.

    Deberías traer a algunos por aquí, ¿ que tal a Sofiaa ? Me gustaría saber que piensa ella, tan sabía, sobre este tema de la confesión. Del hecho de la existencia del pecado; del castigo que espera a las almas y si esa frase de Ama y haz lo que quieras, es equivalente a Lo dijo Blas, punto redondo. A ver si la llamas, Vicentico. ( a Sofiaa )

    ResponderEliminar
  30. ¿quién es Sofía?
    Por otra parte, no quiere decir que seguro que vayamos a confesarnos con él. claro que un sacerdote confiesa a cualquiera que se acerque por su parroquia y si es horario de confesión.
    En lo de "ama y haz lo que quieras" no sé que quieres decir con lo de: "lo dijo Blas, punto redondo" ¿te refieres al compañero de Epi? je, je, es broma.
    Bueno, yo creo que no quiere decir que amemos y no nos preocupemos si nos portamos bien o no. Quien ama de verdad, tendrá que comportarse bien.
    ¡Ah! para el anónimo que dijo que los curas tenían que trabajar: hace un tiempo que vi al cura de una parroquia de mi pueblo en el camión de la basura junto con el personal encargado de este menester. Supongo que no lo haría por amor al arte.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo3:55 p. m.

    Anónimo de las 5:42:

    Y a tí, si te dieran un pico y una pala, otro gallo te cantaría.

    No has dado golpe en tu vida, y vives del cuento, ¡Se cree el flojo que todos son de su condición!

    ResponderEliminar
  32. Anónimo4:48 p. m.

    Anónimo 6:55:

    ¿Conoces de algo a Anónimo 5:42?

    ResponderEliminar
  33. Anónimo5:12 p. m.

    Guerrera de la Luz:
    Creo que es medio arriesgado andar procamando a diestra y siniestra que tú tienes la luz de Cristo. Me suenan a palabras dichas sin mucha reflexión. Es como si te subieras a tu banquito de la perfección para juzgar a los demás.
    El comportamiento de la gente que realmente tiene la luz de Cristo es muy diferente.
    Otra cosa que leí (no sé si has sido tú) es el "voy a rezar por tí, porque estás equivocado", si alguien va a pedir por alguién más, por favor, por favor, no se lo digas en su cara, no hay que subirnos en el pedestal de la verdad y embarrarla en la cara de nadie.
    Tratemos de vivir la Verdad de Cristo, el ejemplo es el mejor discurso. No nos sintamos mejores que los demás. (ES UNA ESTUPIDEZ ANDAR DICIENDO QUE TENEMOS EN NUESTRO CORAZÓN LA LUZ DE CRISTO) ¿Realmente la tenemos?

    ResponderEliminar
  34. Anónimo5:30 p. m.

    Anonimo de las 8,12, se ve que tu no la tienes porque no hablarias asi, asi que pidela a quien es LUZ, y ademas dice Jesus, vosotros sois la luz del mundo, y no se pone la luz bajo la mesa, sino sobre el candelero, para que de luz a todos. Tambien es muy salada.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo6:09 p. m.

    En lo referente al tipo de curas pederastas que pululan por ahí, creo que los católicos tenemos que ser los primeros críticos, los primeros en querer, más bien exigir un cambio en la política usada por la iglesia (la jerarquía)para admitir en los seminarios a los que en el futuro van a ser curas.
    No se nos olvide que la iglesia somos todos.
    Soy de la opinión que tenemos que ser críticos, los más críticos con nuestra propia iglesia. Una cosa es el respeto que se merecen por haber escogido esa vida sagrada, y otra muy diferente es pensar que no podemos criticarlos cuando se han estado comentiendo barbaridad y media.
    No me refiero al tipo de faltas que pueden cometer como cualquier ser humano, la carne es débil y nadie tiene cara para juzgarlos, a lo que me refiero es a la pederastia y al hecho de que la jerarquía haya permitido por sistema ese tipo de abusos. En ese sentido por supuesto que tenemos DRECHO A CRITICAR, DERECHO A EXIGIR. Y lo que sería una falta grandísima sería meter la cabeza en la tierra y pretender que todo está bien y que la iglesia está libre de faltas.
    Empecemos a limpiar primero nuestra casa antes de decirle a los demás como limpiar la suya.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo6:23 p. m.

    Al anónimo de las 8:30
    Por supuesto que no tengo la luz de Cristo en mi corazón, que más quisiera yo.
    Vuelvo a preguntar: ¿De veras crees que tienes la luz de Cristo en tu corazón?
    ¿Cómo crees que se comporta, habla, siente, ama, una persona que tiene realmente la LUZ DE CRISTO EN SU CORAZÓN?

    ResponderEliminar
  37. Anónimo6:35 p. m.

    Hola a todos:
    Yo soy el anónimo de las 8:12, 9:09, 9:23
    Este es el primer día que entro al blog.
    Me llamo Cecilia

    ResponderEliminar
  38. Anónimo6:42 p. m.

    Perdón soy otra vez Cecilia, pero no soy la de las 8:30.

    ResponderEliminar
  39. Nos vemos el lunes, 10 de Noviembre a las 12 frente a la puerta del Congreso de los Diputados, aunque yo a esa hora tendría que estar durmiendo haré un esfuerzo por estar allí.

    ResponderEliminar
  40. Anónimo9:26 p. m.

    Creo, sino me equivoco que estás confundiendo ( o lo haces ver ) la enorme diferencia que hay entre los pecados de la carne y otro tipo de pecados, que hablan ya de cosas diferentes; son de carne, sí, pero de carne podrida, y no hay diferencia entre los pederastas y los pornógrafos gays que cuelgan comentarios, vídeos, relatos; hirientes, antihumanos, anticaritativos con el prójimo, profundamente perniciosos, destructores y vejatorios. No, no hay diferencia, es el mismo mal que promueve esas acciones. No existe una frontera que separe los diecisiete de los dieciocho años, sólo una ley civil, un reglamento, un aval, que, da derecho a quienes sólo respetan la legalidad de una leyes hechas por el hombre, a saltarse las leyes divinas, las que están en los Diez Mandamientos que Dios Padre le dió a Moisés en el Monte Sinaí.

    Alguien cree que si dos personas del mismo sexo, adultas, se relacionan entre ellos sexualmente esas relaciones, al ser consentidas, son exactamente igual en derechos que las de dos adultos heterosexuales. Y si ese alguien ha llegado a esa convicción y ha hecho bandera de ella para su vida y hechos, es que ese alguien necesita una revisión muy a fondo de su psique.

    Se puede suponer que todo deviene de haber arrojado la toalla en vez de hacer como le aconsejaba al Padre Fortea un director espiritual que tuvo, el lema era: oppositum per diametrum, pues bien, alguien se ha dedicado a todo lo contrario, al menos en el ámbito de Internet, es un esfuerzo supremo por elevar por encima de todo la parte oscura, por darle absoluta primacía en su vida, en su obra.

    ResponderEliminar
  41. Anónimo10:21 p. m.

    lamento haberte causado celos, no fue mi intención, al contarte aquello. Una cosa es sentir ternura por alguien, y otra cosa es amar.

    ResponderEliminar
  42. Pero qué doctorado ni doctorado. Vd. no necesita ningún doctorado, pues ya es docto de por sí.

    ResponderEliminar
  43. Rouco se parece a Paco Clavel11:14 p. m.

    Si los curas comieran chinas del río no estarían tan gordos los tíos jodíos.
    P.d.- ponedle entonación musical please

    ResponderEliminar
  44. es que.... ¿los únicos gordos que ves son curas?
    ¿No hay gordos electricistas?
    ¿No hay gordos azafatos?
    ¿No hay gordos contables?
    ¿No hay gordos administrativos?

    ResponderEliminar
  45. Me alegro de la tarea que la Iglesia le encomienda. Interesante debe ser el poder hacer una tesina, y aún más una tésis doctoral en teología.
    Es de suponer, por lo tanto, que la Iglesia le libera de las obligaciones propias de párroco, con lo cual ya sabe Ud. que los 4 pelos que le quedaban... pueden darse por muertos. jijiji
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  46. Tengo la impresión que la jerarquía de la iglesia tiene una falta total de discriminación a la hora de permitir la entrada de muchachos homosexuales en los seminarios, no porque sean mejores o peores personas, sino porque me parece completamente contradictorio que les pueda pedir castidad estando rodeados de otros muchachos. Me imagino que se sentirían igual que los muchachos heterosexuales dentro en un internado de señoritas. ¿Cómo pedirles verdadera castidad estando rodeados de tanta tentación?
    Saco en conclusión que en los seminarios está permitida y hasta alentada la entrada de homosexuales por las consecuencias que estamos viendo. Esos seminarios tienen que ser caldo de cultivo para todo tipo de perversión.
    Más vale pocos curas, escogidos, con vocación, sinceros y con muchos gûevos (acá se dice así)para ser realmente castos.

    En la iglesia ortodoxa griega parece que hay curas casados y curas celibes.
    Sería ideal que todos los curas fueran célibes, pero en caso de hombres que tengan vocación religiosa pero no muchos "güevos" para mantenerse célibes el casamiento podría ser una opción.

    ResponderEliminar
  47. Al Anónimo de las 12:26
    Me gusta lo que dices de las leyes consentidas por el hombre y las leyes de Dios. Parece que quisieran hacernos creer que la ley civil es igual o mejor que la de Dios. Quieren hacer leyes para una vida completamente hedonista en donde todo es válido y se está olvidando completamente a Dios.
    ¿Crees que haya algún poder aparte de lo que ya conocemos que esté manejando los hilitos sin dar la cara?
    O ¿Es pura corrupción porque sí, como una bolita de nieve que se hace más y más grande?

    ResponderEliminar
  48. Anónimo1:38 a. m.

    Ni una cosa ni la otra. Luis, yo ya soy muy mayor, y tú, también lo eres, más, mucho más que yo. Y sabes que sé por donde van los tiros ¿ por qué utilizas esa ironía de colegio mayor conmigo ?

    Tú, como competente civilista, como Doctor en Derecho, eres, fundamentalmente un hombre de Leyes, crees en ellas, porque son el mecanismo que regula la vida de los ciudadanos, las que administran la Ley, y ante ese poder, supuestamente imparcial con todos los ciudadanos, tú te rindes como un leal servidor de la misma. Y ante su jurisdición no admites que otras Leyes puedan interferir en su cumplimiento. Por ejemplo la Leyes de Dios; para ello te sueles remontar al Big Ban, al Pleistoceno, allí reinaba la evolución, y de ahí salió la eucariota, ella solita fue transformándose y mira donde ha llegado, pero ella sola, sin nadie, que El que creó todo, una vez hecha la Obra, se apartó a ver la función sin intervenir.

    Así que El nos deja crear las leyes a nosotros y regirnos por principios de libertad y responsabilidad, Jesús fue el que mejor entendió eso y nos dejó con su muerte en la Cruz, el ejemplo de que hay que reivindicar la autonomía de un Dios que no encarcela, no castiga, de un Dios que nos considera sus Hijos y Herederos en plena potestad, cocreadores con Él, no siervos de la gleba. y etc, etc, etc, etc.

    Ama y haz lo que te dé la real gana, sé feliz, feliz feliz, que es lo que importa, porque con el cuerpo muere el alma, el pnenuma, no, ese no muere, porque ese es el que anda de un lado para el otro insuflando vida, pero el alma .... nada, esa ya ¡ Kaput ! A rey muerto, rey puesto. La evolución del "Kosmos" ( tu admirado Ken Wilberg ) explicará un día a Dios.

    Si te refieres a la Masonería, es evidene que mueve hilos, pero solo en una dirección: en contra de la Iglesia, aunque tú debes saber mucho más de eso que yo, ¿ no ?

    ResponderEliminar
  49. Cecilia2:40 a. m.

    Al Anónimo de las 4:38
    ¿Es a mí a la que le contestas?
    ¿A qué Luis te refieres? Yo me metí hoy por primera vez.
    Mejor aquí le dejamos.

    ResponderEliminar
  50. I will pass on your article introduced to my other friends, because really good!
    wholesale jewelry

    ResponderEliminar