miércoles, diciembre 24, 2008

Nostalgia prenavideña

Hoy mientras cenaba he visto El Guateque (The Party), gracias e-mule. Para mí ver esa película ha sido toda una experiencia. La película, que es bastante mala, supuso para mí todo un hito en aquella temprana edad mía.

¡Aquellos tiempos del Sábado Cine! Aquellos tiempos en que toda España estaba ante el televisor, como niños. Santa ingenuidad con la que entonces nos sentábamos en el sillón. Nos conformábamos con tan poco, no reíamos con cualquier cosa. Cuando ahora pienso que Louis de Funes me hacía reír, apenas me lo puedo creer.

Eran los tiempos en los que, en cuestión de comedia, Jerry Lewis era lo más. Eran tiempos en los que Doris Day no era un personaje de la Historia, era lo que estaba en cartel.

Sé que lo he dicho mil veces, sé que me repito, ¡pero no había ni un móvil en todo el mundo! Y cuando uno llegaba a casa, no preguntaba: ¿he tenido alguna llamada?

55 comentarios:

  1. Anónimo1:49 a. m.

    Sí padre,Yo le he llamado. Pero no por teléfono. Feliz pre-navidad.
    Jon

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:49 a. m.

    Sí padre,Yo le he llamado. Pero no por teléfono. Feliz pre-navidad.
    Jon

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:52 a. m.

    Se han lucido los del PP con el video de felicitación navideña, con la que está cayendo sobre España. Los sociatas se van a cebar. Se lo han puesto a huevo.

    http://www.libertaddigital.com/nacional/un-rejuvenecido-pp-felicita-la-navidad-con-un-llamativo-video-1276346796/

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:09 a. m.

    Bueno, para mí, Jerry Lewis sigue siendo lo más. Creo que es un clásico insustituible y único. Un genio del histrionismo. Insuperable.

    Tengo grabado de youtube una secuencia o dos que supera en mucho a ese mimo francés, Marcel Marceau, y ...bueno, que me encanta. Lo reconozco, es una preferencia personal. Una nostalgia si se quiere, pero creo que nadie se ha caido por las escaleras mejor que él, y para que a mí me hagan reir esas payasadas..... cuando desde siempre he aborrecido grimosamente a cualquier clown pintado, excepto a los Hnos. Tonetti, que eran payasos del pueblo, o sea, eran como la gran Lina Morgan.

    Sí, era otra España, que ya no existe. Como tampoco somos nosotros como éramos entonces. Hay que seguir adelante, seremos el pasado de alguien dentro de muy poco. O ya lo somos algunos, mal que nos pese, jajajaja

    Naranjito era la mascota de unos Campeonatos de Fútbol de hace ya bastantes años, para mí era un feísimo monigote, para mis hijos, un icono.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:15 a. m.

    Desde luego, que verdad es esta de cada loco con su tema. Hay algunos que sueñan con el P.P. o por lo menos lo roncan. Chissssssss, que es tarde. Hasta mañana.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:58 a. m.

    Feliz Navidad padre, saludos desde monterrey mexico

    ResponderEliminar
  7. Feliz Navidad!!!
    Que cree, ya somos dos que le mandamos saludos desde Monterrey, Nuevo León, México!

    Cada que leo su blog, me voy con un algo nuevo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:34 a. m.

    Me voy a Misa, a si que hoy solo desearle feliz navidad y que el Niño Jesús le colme de bendiciones. Meditaré sobre la justicia y la misericordia. Alvaro

    ResponderEliminar
  9. 2500 años nos separan de Heráclito (y eso que no tenía tele)y sin embargo estamos tan juntos...Me espera el sueño de los justos, ¿es esto real? Seguiremos en ello, Padre.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7:26 a. m.

    Feliz Navidad a todos y que el Señor les colme de bendiciones

    Akathistos

    ResponderEliminar
  11. Anónimo7:51 a. m.

    Me muero de sueno y todavia tengo que hacer el pedido de la comida via internet. Realmente que buenos tiempos en los que no habia celular o mobil como Ud. dice, y eso que el infierno no es el mundo pero talvez haya celular en el infierno solo para torturar. Me voy olvidar del infiermo hoy es noche buena. Feliz Navidad Padre! y perdon por las tonterias que digo.

    ResponderEliminar
  12. EL NACIMIENTO DEL HIJO DE DIOS
    EL CREADOR DEL UNIVERSO VISIBLE E INVISIBLE; EL ALFA Y EL OMEGA; LA SUBLIME BELLEZA, SABIDURÍA Y PERFECCIÓN. NUESTRO REDENTOR Y NUESTRO SUPREMO JUEZ, EL QUE TIENE LAS LLAVES DEL CIELO Y DEL HADES, EL QUE DARÁ PREMIO Y CASTIGO A LOS HOMBRES DE TODA CONDICIÓN.


    Del Evangelio como me ha sido revelado de Mª Valtorta


    Continúa mi visión del interior de este pobre refugio de piedra en que han encontrado amparo, unidos María y José en la suerte, a unos animales.

    El fueguecillo se adormila junto a su guardián. María levanta lentamente la cabeza de su yacija y mira. Ve que José tiene la cabeza reclinada sobre el pecho como si estuviera meditando… será – piensa – que el cansancio ha sobrepujado su buena voluntad de permanecer despierto , y sonríe bondadosa; luego con menos ruido del que puede hacer una mariposa posándose en una rosa, se sienta, para después arrodillarse.

    Ora con una sonrisa beata en su rostro. Ora con los brazos extendidos casi en cruz, con las palmas hacia arriba y hacia delante… y no parece cansarse en esa posición violenta. Luego se postra con el rostro contra el heno, adentrándose aún más en su oración; y la oración es larga.

    José sale bruscamente de su sueño; ve mortecino el fuego y casi oscuro el establo. Echa un puñado de tamujo muy fino. La llama vuelve a chispear. Y va añadiendo ramitas cada vez más gruesas; en efecto, el frío debe de ser punzante, el frío de esa noche invernal, serena, que penetra por todas las partes de esas ruinas.

    El pobre José, estando como está cerca de la puerta – llamemos así a la abertura a la que hace de cortina su manto -, debe estar congelado. Acerca las manos a la llama, se quita las sandalias, acerca también los pies; así se calienta.

    Luego, cuando el fuego ha adquirido ya viveza y su luz es segura, se vuelve; no ve nada, ni siquiera la blancura del velo de María que antes dibujaba una línea clara obre el heno oscuro. Se pone en pie y se acerca despacio a la yacija.

    “¿No duermes, María?” pregunta.
    Lo pregunta tres veces, hasta que Ella torna en sí y responde: “Estoy orando”.
    “¿No necesitas nada?”.
    “No, José”
    “Trata de dormir un poco, de descansar al menos”.
    “Lo intentaré, pero la oración no me cansa”.
    “Hasta luego, María”.
    “Hasta luego, José”.

    María vuelve a su posición de antes. José, para no ceder otra vez al sueño, se pone de rodillas junto al fuego, y ora. Ora con las manos caídas en el rostro; de vez en cuando las separa para alimentar el fuego, y luego vuelve a su ferviente oración. Menos el ruido del crepitar de la leña y el del asno, que de tanto en tanto pega con una pezuña en el suelo, no se oye nada.

    Un inicio de Luna se insinúa a través de una grieta de la techumbre, parece un hilo de incorpórea plata que buscase a María. Se alarga a medida que la Luna va elevándose en el cielo y, por fin, la alcanza. Ya está sobre la cabeza de la orante, nimbándosela de candor.

    María levanta la cabeza como por una llamada celeste y se yergue hasta quedar de nuevo de rodillas. ¡Oh, qué hermoso es este momento! Ella levanta la cabeza, que parece resplandecer bajo la luz blanca de la Luna, y una sonrisa no humana la transfigura.

    ¿Qué ve? ¿Qué oye? ¿Qué siente? Solo Ella podría decir lo que vio, oyó y sintió en la hora fúlgida de su Maternidad. Yo solo veo que en torno a Ella la luz aumente, aumenta, aumenta; parece descender del Cielo, parece provenir de las pobres cosas que están a su alrededor, parece, sobre todo, que proviene de Ella.

    Su vestido, azul oscuro, parece ahora de un delicado celeste de miosota; sus manos, su rostro, parecen volverse azulinas, como los de uno que estuviera puesto en el foco de un inmenso zafiro pálido. Este color, que me recuerda, a pesar de ser más tenue, el que veo en las visiones del santo Paraíso, y también el que vi en la visión de la venida de los Magos, se va extendiendo progresivamente sobre las cosas, y las viste, las purifica, las hace espléndidas.

    El cuerpo de María despide cada vez más luz, absorbe la de la Luna, parece como si Ella atrajera hacia sí la que le puede venir del Cielo. Ahora es Ella la depositaria de la Luz, la que debe dar esa Luz al mundo.

    Y esta beatífica, incontenible, inmensurable, eterna, divina Luz que de un momento a otro va a ser dada, se anuncia con un alba, un lucero de la mañana, un oro de átomos de Luz que aumenta, aumenta como una marea, sube, sube como incienso, baja como una riada, se extiende como un velo…

    La techumbre, llena de grietas, de telas de araña, de cascotes que sobresalen y están en equilibrio por un milagro de estática, esa techumbre negra, ahumada repelente, parece la bóveda de una sala regia. Los pedruscos son bloques de plata; las grietas, reflejos de ópalo; las telas de araña, preciosísimos baldaquines engastados de plata y diamantes.

    Un voluminoso lagarto, aletargado entre dos bloques de piedra, parece un collar de esmeraldas olvidado allí por una reina; y un racimo de murciélagos en letargo, una lámpara de ónix de gran valor. Ya no es hierba el heno que pende del pesebre más alto, es una multitud de hilos de plata pura que oscilan temblorosos en el aire con la gracia de una cabellera suelta.

    La madera oscura del pesebre de abajo parece un bloque de plata bruñida. Las paredes están recubiertas por un brocado en que el recamo perlino del relieve oculta el candor de las seda.

    Y el suelo… ¿Qué es ahora el suelo? Es un cristal encendido por una luz blanca; los salientes parecen rosas de luz arrojadas al suelo como obsequio; los hoyos, cálices valiosos de cuyo interior ascenderían aromas y perfumes.

    La Luz aumenta cada vez más. El ojo no la resiste. En ella desaparece, como absorbida por una cortina de incandescencia, la Virgen… y emerge la Madre.
    Sí. Cuando mi vista de nuevo puede resistir la Luz, veo a María con su Hijo recién nacido en los brazos.

    Es un Niñito rosado y regordete, que gesticula, con unas manitas del tamaño de un capullo de rosa; que menea sus piececitos, tan pequeños que cabrían en el corazón de una rosa; que emite vagidos con su vocecita trémula, de corderito recién nacido, abriendo una boquita que parece una menuda fresa del bosque, y mostrando una lengüecita temblorosa contra el rosado paladar; que menea su cabecita, tan rubia que parece casi desprovista de cabellos, una cabecita redonda, que su Mamá sostiene en la cavidad de una de sus manos, mirando a su Niño, adorándole, llorando y riendo al mismo tiempo… Y se inclina para besarlo, no en la inocente cabeza, sino en el centro del pecho, sobre ese corazoncito que palpita, que palpita por nosotros… en donde un día se abrirá la Herida.

    Su Mamá se la está curando anticipadamente, con su beso inmaculado.

    El buey se ha despertado por el resplandor, se levanta haciendo mucho ruido con las pezuñas, y muge. El asno vuelve la cabeza y rebuzna. Es la Luz la que los saca del sueño, pero me seduce la idea de pensar que hayan querido saludar a su Creador, por ellos mismos y por todos los animales.

    Y José, que casi en rapto, estaba orando tan intensamente que era ajeno a cuanto le rodeaba, también torna en sí, y por entre los dedos apretados contra el rostro, ve filtrarse la extraña Luz. Se descubre el rostro, levanta la cabeza, se vuelve.

    El buey, que está en pié, oculta a María, pero ella llama: “José, ven”.
    José acude. Cuando ve, se detiene, como fulminado de reverencia, y está casi para caer de rodillas en ese mismo lugar; pero María insiste: “Ven, José” y, apoyando la mano izquierda en el heno y teniendo con la derecha estrechado contra su corazón al Infante, se alza y se dirige hacia José, quien, por su parte, se mueve azarado por el contraste entre su deseo de ir y el temor a ser irreverente.

    Cerca de la cama para el ganado, los dos esposos se encuentran, y se miran llorando con beatitud.

    “Ven, que ofrecemos a Jesús al Padre” dice María. José se pone de rodillas. Ella, erguida, entre dos troncos sustentantes, alza a su criatura en sus brazos y dice: “Heme aquí – por Él, ¡Oh Dios!, te digo esto - , heme aquí para hacer tu Voluntad. Y con Él yo, María, y José, mi esposo.

    He aquí a tus Siervos, Señor, para hacer siempre, en todo momento y en todo lo que suceda, Tu voluntad, para gloria tuya y por amor a Ti”.

    Luego, María se inclina hacia José y, ofreciéndole el Infante le dice: “Toma, José”.
    “¿Yo? ¿A mí? ¡Oh, no! ¡No soy digno!”.

    José se siente profundamente turbado, anonadado ante la idea de deber tocar a Dios.
    Pero María insiste sonriendo: “Bien digno de ello eres tú, y nadie lo es más que tú, y por eso el Altísimo te ha elegido. Toma José, tenlo mientras yo busco su ropita”.

    José, rojo como una púrpura, alarga los brazos y toma ese copito de carne que grita de frío; una vez que lo tiene entre sus brazos, no persiste en la intención de mantenerlo separado de sí por respeto, sino que lo estrecha contra su corazón rompiendo a llorar fuertemente: “¡Oh! ¡Señor! ¡Dios mío!”; y se inclina para besar los piececitos.

    Los siente fríos y entonces se sienta en el suelo y le recoge en su regazo, y con su indumento marón y con las manos, trata de cubrirle, calentarle, defenderlo del frío de la noche. Quisiera acercarse al fuego, pero allí se siente esa corriente de aire que entra por la puerta.

    Mejor quedarse donde está o, mejor todavía, entre los dos animales, que hacen de escudo al aire y dan calor. Y se pone entre el buey y el asno dando espalda a la puerta, con su cuerpo hacia el Recién Nacido para hacer de su pecho una hornacina, cuyas paredes laterales son: una cabeza gris, con largas orejas, un hocico grande, blanco, con unos ojos húmedos, buenos y un morro que exhala vapor.

    María ha abierto el baúlillo, y ha sacado unos pañales y unas fajas, ha ido al fuego y las ha calentado. Ahora se acerca a José y envuelve al Niño en esos pañales calentitos, y con un velo, le cubre la cabeza.

    “¿Dónde le ponemos ahora?”, pregunta.
    José mira a su alrededor, piensa… “Mira – dice - , corremos un poco más para acá los dos animales y la paja, y bajamos ese heno de allí arriba, y le ponemos a Él allí dentro. La madera del borde le resguardará del aire, el heno será su almohada, el buey con su aliento le calentará un poquito. Mejor el buey. Es más paciente y tranquilo”.

    Y se pone manos a la obra, mientras María acuna al Niño estrechándolo contra su corazón, con su carrillo sobre la cabecita para darle calor.

    José reaviva el fuego, sin ahorrar leña, para hacer una buena hoguera, y se pone a calentar el heno, de forma que, según lo va secando, para que no se enfríe, se lo va metiendo en el pecho; luego, cuando ya tiene suficiente para un colchoncito para el Infante, va al pesebre y lo dispone como una cunita.

    “Ya está” dice. “Ahora sería necesario una manta, porque el heno pica; y además para taparle…”.

    “Coge mi manto” dice María.
    “Vas a tener frío”.
    “¡Oh, no tiene importancia! La manta es demasiado áspera; el manto, sin embargo, es suave y caliente. Yo no tengo frío en absoluto. ¡Lo importante es que Él no sufra más!”.

    José coge el amplio manto de suave lana azul oscura y lo dispone doblado encima de la paja, y deja un borde colgando fuera del pesebre. El primer lecho del Salvador está preparado.

    Su Madre, con dulce paso ondeante, le lleva al pesebre, en él le coloca, y le tapa con la parte del manto que había quedado fuera y con ella arropa también la cabecita desnuda, que se hunde en el heno, protegida apenas por el fino velo de María. Queda solo destapada la carita, del tamaño de un puño de hombre, y los Dos, inclinados hacia el pesebre le miran con beatitud mientras duerme su primer sueño; en efecto, el calorcito de los paños y de la paja le ha calmado el llanto y le ha hecho conciliar el sueño al dulce Jesús.

    Dice María:

    “Te había prometido que Él vendrá a traerte su paz. ¿Te acuerdas de la paz que tenías durante los días de Navidad, cuando me veías con mi Niño? Entonces era tu tiempo de paz, ahora es tu tiempo de sufrimiento.

    Pera ya sabes que es en el sufrimiento donde se conquista la paz y toda la gracia para nosotros y para el prójimo.

    Jesús-Hombre tornó a ser Jesús-Dios después del tremendo sufrimiento de la Pasión; tornó a ser Paz, Paz en el Cielo del que había venido y desde el cual, ahora, derrama su Paz sobre aquellos que en el mundo le aman.

    Más durante las horas de la Pasión, Él, Paz del mundo, fue privado de esta Paz. No habría sufrido si la hubiera tenido, y debía sufrir plenamente.

    Yo, María, redimí a la mujer con mi Maternidad divina, más se trataba solo del comienzo de la redención de la mujer. Negándome, con el voto de Virginidad, al desposorio humano, había rechazado toda satisfacción concupiscente, mereciendo gracia de parte de Dios.

    Pero no bastaba, porqué el pecado de Eva era árbol de cuatro ramas: soberbia, avaricia, glotonería, lujuria. Y había que quebrar las cuatro antes de hacerle estéril en sus raíces.

    Vencí la soberbia humillándome hasta el fondo.

    Me humillé delante de todos. No hablo ahora de mi humildad respeto a Dios; ésta deben tributársela al altísimo todas las Criaturas. La tuvo su Verbo. Yo, mujer debía también tenerla.

    ¿Has reflexionado, más bien, alguna vez, en qué tipo de humillaciones tuve que sufrir de parte de los hombres y sin defenderme de manera alguna?

    Incluso José que era justo, me había acusado en su corazón. Los demás, que no eran justos, habían pecado de murmuración sobre mi estado, y el rumor de sus palabras, había venido, como ola amarga, a estrellarse contra mi humanidad.

    Y estas fueron sólo las primeras de las infinitas humillaciones que mi vida de Madre de Jesús y del género humano me procuraron. Humillaciones de Pobreza; la humillación de quien debe abandonar su tierra; humillaciones a causa de las reprensiones de los familiares y de las amistades que, desconociendo la verdad, juzgaban débil mi forma de ser Madre respeto a mi Jesús, cuando empezaba a ser ya un Hombre; humillaciones durante los tres años de su Ministerio; crueles humillaciones en el momento del Calvario; humillaciones hasta en el tener que reconocer que no tenía con qué comprar ni sitio ni perfumes para enterrar a mi Hijo.

    Vencí la avaricia de los Progenitores renunciando con antelación a mi hijo.

    Una madre no renuncia nunca a su hijo, si no se ve obligada a ello. Ya sea la Patria, o el amor de una esposa, o el mismo dios quienes piden al hijo a su corazón, ella se resiste a la separación.

    Es natural que sea así. El hijo crece dentro de nosotros, y el vínculo de su persona con la nuestra jamás queda completamente roto. A pesar de que el conducto del vital ombligo haya sido cortado, siempre permanece un nervio que nace en el corazón de la madre (un nervio espiritual, más vivo y sensible que un nervio físico) y arraiga en el corazón del hijo, y que siente como si le estiraran hasta el límite de lo soportable, si el amor de Dios o de una criatura, o las exigencias de la Patria alejan al hijo de la madre; y que se rompe, lacerando el corazón, si la muerte arranca el hijo a su madre.

    Yo renuncié desde el momento que lo tuve, a mi Hijo. A Dios se lo dí, a vosotros os lo dí. Me despojé del Fruto de mi vientre para dar reparación al hurto de Eva del fruto de Dios.

    Vencí la glotonería, tanto del saber como del gozar, aceptando saber únicamente lo que Dios quería que supiera, sin preguntarme a mí misma, sin preguntarle a Él, más de cuanto se me dijera.

    Creí sin indagar. Vencí la gula del gustar porqué me negué todo deleite del sentido.

    Mi carne la puse debajo de las plantas de mis pies. Puse la carne, instrumento de Satanás, y con ella el mismísimo Satanás, bajo mi calcañar para hacerme así un escalón para acercarme al Cielo.

    ¡El Cielo!... Mi meta. Donde estaba Dios. Mi única hambre. Hambre que no es gula sino necesidad bendecida por Dios, por este Dios que quiere que sintamos apetito de Él.

    Vencí la lujuria, que es la gula llevada a la exacerbación.

    En efecto, todo vicio no refrenado conduce a un vicio mayor. Y la gula de Eva, ya de por sí, digna de condena, la condujo a la lujuria; efectivamente, no le bastó ya el satisfacerse sola sino que quiso portar su delito a una refinada intensidad; así conoció la lujuria y se hizo maestra de ella para su compañero.

    Yo invertí los términos y, en vez de descender, siempre subí; en vez de hacer bajar, atraí siempre hacia arriba; y de mi compañero, que era un hombre honesto, hice un ángel.

    Es ese momento en que poseía a Dios, y con Él sus riquezas infinitas, me apresuré a despojarme de todo ello, diciendo: “Que por Él se haga tu voluntad y que Él la haga”.

    Casto es aquel que controla no sólo su carne, sino también los afectos y los pensamientos. Yo tenía que ser la Casta para anular a la impudicia de la carne, del corazón y de la mente.

    Me mantuve comedida sin decir ni siquiera de mi Hijo, que en la Tierra era sólo Mío, como en el Cielo era solo de Dios: “Es Mío y para Mí lo quiero”.

    Y a pesar de todo no era suficiente para que la mujer pudiera poseer la Paz que Eva había perdido.

    Esa Paz os la procuré al pié de la Cruz, viendo morir a Aquel que tú has visto nacer.

    Y, cuando me sentí arrancar las entrañas ante el grito de mi hijo, quedé vacía de toda feminidad de connotación humana: ya no carne, sino Ángel.

    La Virgen desposada con el Espíritu, murió en ese momento; quedó la Madre de la Gracia, la que os generó la Gracia desde su tormento y os la dio. La hembra, a la que había vuelto a consagrar mujer la noche de Navidad, a los pies de la Cruz conquistó los medios para venir a ser Criatura del Cielo.

    Esto hice Yo por vosotras, negándome toda satisfacción, incluso las satisfacciones santas.

    De vosotras, reducidas por Eva a hembras no superioras a las compañeras de los animales, he hecho – basta con que lo queráis – las santas de Dios. Por vosotras subí y, como a José os elevé.

    La roca del Calvario es mi Monte de los Olivos. Ese fue mi impulso para llevar al Cielo, santificada de nuevo, el alma de la mujer, junto con mi carne, glorificada por haber llevado al Verbo de Dios y anulado en Mí hasta el último vestigio de Eva, la última raíz de aquel árbol de las cuatro ramas venenosas, aquel árbol que tenía hincada su raíz en el sentido y que había arrastrado a la humanidad a la caída, y que hasta el final de los siglos y hasta la última mujer os morderá las entrañas.

    Desde allí, donde ahora resplandezco, envuelta en el rayo del Amor, os llamo y os indico cual es la Medicina para venceros a vosotras mismas: La Gracia de mi Señor y la sangre de mi Hijo.

    Y tú, voz Mía, haz descansar a tu alma con la Luz de esta alborada de Jesús para tener fuerza en las futuras crucifixiones que no te van a ser evitadas, porque te queremos aquí, y aquí se viene a través del dolor; porque te queremos aquí, y más alto se viene cuanto mayor ha sido la pena sobrellevada para obtener Gracia para el mundo.

    Ve en Paz, Yo estoy contigo”.

    ResponderEliminar
  13. Que el Dios encarnado nacido en Belén de la Virgen Maria, nazca también en todos nuestros corazones.

    Feliz Navidas a tod@s

    ResponderEliminar
  14. Creixell10:31 a. m.

    Yo creo que, en general, lo casi único mejor del pasado es que éramos más jóvenes y con menos responsabilidades, y que el dolor por problemas de achaques de salud y la muerte de nuestros más cercanos nos quedaban más lejos.
    Y entonces, casi todo lo de Funés, Lewis, Sellers o Pajares nos parecía divertidísimo.
    De todas formas, creo que vale la pena retener que así como las cosas y situaciones que nos hacían reir han cambiado, las que nos hacían pensar y estremecer siguen siendo las mismas. Al menos a mi.

    ¡Bon Nadal!

    ResponderEliminar
  15. Louis de Funes me hacía reír, apenas me lo puedo creer.
    Eran los tiempos en los que, en cuestión de comedia, Jerry Lewis era lo más.

    noooo, Louis de Funes no me gustaba nada, nada en absoluto y a mi marido le encantaba, se tronchaba de risa. Le recordaba a su tio, el que no quería que nos casáramos.
    Jerry Lewis tampoco me gustaba nada, me ponía de los nervios este tipo de humor.
    El jovencito Franquestein tampoco me gustaba nada, me quedé dormida 3 veces, a la 3 veces que me llevó mi marido cuando aún éramos novios porque decía que era fabulosa y bién insistió que era divertidísima y yo cada vez roncando uiiiffff...ifffffffff.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo11:06 a. m.

    El abuso de diminutivos estropea mucho el preciosismo, yo diría que convierte el manierismo en cursilada. Pero para gustos se hicieron los colores.

    Hoy he soñado con la niña muerta.

    Y he tenido una pesadilla. No la voy a recoger aquí, porque ya está escrita por Andrés Luaces, que ha soñado lo mismo que yo. Es decir, sin quererlo, me he visto inmersa en ese sueño de la razón, que ha originado un monstruo, que es el que cuenta el sueño aquí.

    Un monstruo, cuando se pone a soñar, sueña "en monstruo" ( no sabe hacerlo de otra forma, claro ) y el ( no, no lo llamaremos pestiño, que hoy es casi Navidad ) lo vamos a llamar pesadilla antes de Navidad. El texto, resulta indigesto, creo que es por la sobreabundancia de empalagosos diminutivos ( marca de la reputada casa donde vive la niña muerta ). En fin, como digo todo es un sueño pesado, pesadilla. Alguien se quedó dormido sobre el nido del cuco y vino aquí a dejar su testamento vital.

    En el sueño, explica todo, y yo, soy espectadora de su sueño en primera fila, es también, por tanto, un sueño que me pertenece, por piedad, y por compasión con el monstruo, que es a su vez la pobre niña muerta que vive en ese sueño. No sé, pero me parece que hay demasiada gente en el sueño. Más que un sueño, parece El Guateque, aquella película donde Peter Sellers logra, con toda la inoperancia e incompetencia posibles "aguarle" la fiesta a los dueños de la casa.

    Como ya me escribieron antes voy a hacer el pedido por Internete, pero lo que voy a pedir, no es la comida, o la cena, voy a pedir, no que te ayuden a sobrellevar la pena para obtener la Gracia para el Mundo, no, que eso ya es mucho pedir, me conformo con pedir que seas, simplemente, un monstruo de las galletas. Y que sueñes todo en colores. Y todo por Internet, como es preceptivo en estos casos.

    Mis mejores deseos en esta Navidad para todos "vosotros".

    ResponderEliminar
  17. Anónimo11:19 a. m.

    Margalida

    De todas las emanaciones, esta es la peor. Te fijas sólo en lo superficial de esas Margalidas, ( ¿ te gustaría tener un marido como ellas, verdad ? ) la parodia es mala. A veces, me recuerdas mucho a José Luis Moreno, ese caballerito que vive en un bunker rosa.

    ResponderEliminar
  18. El Arcángel Gabriel12:00 p. m.

    EL ÁNGELUS

    El Ángel del Señor anunció a María

    Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.


    Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.
    Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pobres pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    "He aquí la Esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra"

    Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.
    Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pobres pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén

    Y el Verbo de Dios se hizo hombre, y habitó entre nosotros.

    Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor está contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.
    Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pobres pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

    Infunde, Señor Tu Gracia sobre nuestras almas, para los que por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación del Hijo de Dios, por su Pasión y Muerte y por la intercesión de la Virgen María, seamos llevados a la Gloria de la Resurrección, por Cristo Nuestro Señor, Amen

    ¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.!

    Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos, Amen.

    ¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.!

    Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos, Amen.

    ¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.!

    Como era en un principio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos, Amen.

    ResponderEliminar
  19. anónimo dijo:
    Margalida
    De todas las emanaciones, esta es la peor. Te fijas sólo en lo superficial de esas Margalidas, ( ¿ te gustaría tener un marido como ellas, verdad ? ) la parodia es mala. A veces, me recuerdas mucho a José Luis Moreno, ese caballerito que vive en un bunker rosa.
    11:19 AM

    Tampoco me gustan nada "las escenas de familia" de José Luis Moreno si se llaman de otra manera no lo sé.
    ¿porqué no me gustan?
    por que están gritando todo el rato y se insultan. Hablan a gritos y esa voz que tienen de no sé qué me duele dentro de los oidos.
    El le llama gorda
    Ella le llama otra cosa.

    Los tortolitos están en las nubes y no me acuerdo de gran cosa.

    Eso no quiere decir que no ria en alguna escena, pero si puedo no los veo.
    No me gusta el humor que parodia y se rie de la gente, ni tampoco me gusta que se rian de gente que no da más.

    Me gustan las travesuras sin malicia y sin maldad.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo lo que dices no lo entiendo mi mente no da más. No sé que quieres decir si es que me lo dices a mi.
    Si es que haces como si lo dijera yo pues vale.
    No entiendo+no comprendo->entonces no te contesto a lo que tu quieres.

    je...je

    ResponderEliminar
  21. Anónimo1:26 p. m.

    Las travesuras se hacen a su debido tiempo. Mucha asignatura pendiente, y poco tiempo. Juega entonces, pero no le estropees mucho la casa al Padre Fortea, anda.

    A Juanjo

    Tú no dejas a los anónimos jugar eh ? Que listo, me molesté en decirte algo, y cuando lo iba a enviar resulta que tenía la entrada restringida, sólo para los cuatrocientos de Newport. Que elitismo.

    ResponderEliminar
  22. No haga usted caso Margalida, parece ser que ese Anónimo piensa que es usted uno más de los múltiples personajes que aparecen en este blog y que, según este Anónimo, los fabrica una sola persona que desa hacer daño.
    Así que le digo a este Anónimo que no veo yo qué motivos le puede dar Margalida para que piense usted tal cosa, y le ruego que deje de ser mal pensado, al menos en este día de gozo para todos en el que conmemoramos que Dios nuestro Señor se encarnó en un precioso Niño para traernos la Verdad y la Salvación.
    Feliz Navidad a todos.

    ResponderEliminar
  23. Sera casualidad pero vimos "El Guateque" el otro dia, el lunes, solo hasta la mitad porque nos aburria y eras tarde como para que la pelicula no nos dejase arrancarnos del sofa..Sin embargo me rei, bastante, aun reconociendo que era bastante malo el humor.
    Me rei de Peter Sellers, un agradecimiento a su esfuerzo profesional, a su persona..
    Mi primera impresion fue que Peter Sellers se habria tragado todas las pelis de Harold Lloyd (de los 30) y, a su vez, Mr. Bean se habra tragado todas las de Peters Sellers..pues todos han aprendido algo y puesto algo de si mismos..
    Y, de los setenta, el actor de la India al que van a despedir y lo anotan en la lista equivocada con lo cual termina por error invitado al guateque..a los invitados que viven su tiempo y nos lo muestran no se si les aguo la fiesta, pero a los espectadores de todas epocas nos hace la pelicula

    Esta Noche es Noche BUena
    Les mando muchos sañudos de parte de toda mi familia y de Monica
    Gracias por el BLOG

    ResponderEliminar
  24. Feliz Navidad a todos. Y a ver si Papa Noel no nos da demasiado la lata.

    ResponderEliminar
  25. Querido Padre, le deseo la mejor de las Navidades, nochebuena y todo lo demás, que él proximo año sea pleno de alegría y paz en todos sus trabajos y lo que haga.
    Que esta noche Jesús nazca nuevamente en su corazón y lo llene de alegría y amor que es lo que esperamos con amor y fe.

    Marga un beso y un abrazo con cariño.

    Feliz Navidad para todos, Jesús viene para todos nostros, Gloria

    ResponderEliminar
  26. Yo también quiero felicitarles a todos ustedes la Navidad, y de paso confesarles que, en mi visita a Londres, me mordió una vampiresa y ya ven los resultados.
    Pero bueno, no hay mal que por bien no venga, ahora me pego unas siestas matinales que no se las salta un gitano.
    Lo dicho Feliz Navidad y Próspero Merimé. Yo cenaré morcillas, de Barbastro claro, que tienen mucha sangre.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  27. Forty is forty2:20 p. m.

    El Padre Fortea ha cumplido 40 y todavía no se ha enterado de algunas cosas elementales, a pesar de su edad. Pero él es espabilado y es posible que con 41 ya madure un poco. Feliz Navidad y a ver si en 2009 somos algo menos capullos.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo2:23 p. m.

    Siempre tratáis a san José de pobre hombre.

    ResponderEliminar
  29. FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!

    ResponderEliminar
  30. Anónimo2:28 p. m.

    Un poco de tregua con Fortea, ¿no? Él en el fondo no se merece tanta caña, los beatorros se merecen toda la caña del mundo y más. También me ha sorprendido un poquito Flamesword deseando paz a los que agreden igual que a los que no; aunque ese tipo no es de mi devoción, ojalá muchos santurrones dijeran eso con la misma sinceridad.

    ResponderEliminar
  31. "los beatorros se merecen toda la caña del mundo y más."
    El problema es: ¿qué entiendes por beatorro? ¿Cuales son sus características? Si uno es creyente sincero ¿es un beatorro? ¿por rezar demasiado? ¿sólo por rezar? ¿cuál es el límite entre el creyente que reza y el beatorro? ¿No es la hipocresia y la autocomplacencia sus características? Ha habido, quizá siga habiendo, personas que podríamos llamar santurronas. Rezan mucho, pero, como tienen escasa cultura, apenas saben de qué va la doctrina cristiana. Si el cura les dice que tienen que ducharse en ropa interior, pues para ellas es como si fuera el mismo Papa hablando ex-cátedra. Y después de todo este rollo, también hay que hacer notar que existen santurrones al revés.

    ResponderEliminar
  32. Anónimo3:34 p. m.

    Yo me partía con Louis de Funés, y curiosamente (después) descubrí que tenía un profesor y otra persona en mi entorno que se parecían bastante a élpor la forma de hacer ciertas cosas, por ello les tengo un cariño especial, no les importaba demasiado hacer el "tonto" sabían que reír era sano ...

    Z

    ResponderEliminar
  33. Pues me he apuntado a muchísimas asignaturas más de las que debería. Me he apuntado a 12 creo...je...je y la verdad sólo yendo a clase no da tiempo de preparar nada.

    No debía haberlo hecho y luego voy a otras cosas y preparar trabajos de grupo.
    Además el blog...je...je
    Para el año que viene me voy a proponer no venir, no te preocupes no le estropearé la casa a forty si es lo que tu quieres.
    Ya tenías ganas que no viniera por el blog, pero no has conseguido sacarme. Si me voy es porque tengo mucho trabajo para hacer y debo hacerlo y supongo que ha llegado el momento.
    Así es que no os preocupéis si no vengo.

    ResponderEliminar
  34. Comentario 2:23 AM

    << Siempre tratais a San José de pobre hombre >>

    No, solo en el villancico, cuando nos dirigimos a él en la oración, le decimos: Glorioso Patriarca San José.

    Pero lo peor del villancico de "hacia Belén va una burra..." no es que al pobrecito de San José le hayan robado los calzones, sino el "yo me remendaba yo me remendé, yo me suremiendo, yo me lo quité" , nunca he sabido lo que queria decir ésta frase.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo4:23 p. m.

    Nothing to loose, recuerda? es bueno en la película.
    Jon

    ResponderEliminar
  36. Anónimo4:25 p. m.

    http://www.youtube.com/watch?v=ErGKJdCLN94

    Jon

    ResponderEliminar
  37. Anónimo4:28 p. m.

    http://www.youtube.com/watch?v=UQxLcQGnM5c&feature=related

    Nothing to lose. Es bien.
    Jon

    ResponderEliminar
  38. Anónimo4:36 p. m.

    http://www.youtube.com/watch?v=Tz0iVygwAcQ

    Nothing to lose. Muy bueno.
    Jon
    P.d.: Jajaja

    ResponderEliminar
  39. Anónimo5:03 p. m.

    juanjo
    komo todos los ke te konocemos te deseo lo peor y ke toda tu vida sigas igual de arrastrado

    a todos los demas felices navidades

    ResponderEliminar
  40. Anónimo5:22 p. m.

    Sr. Escapado ( de la Regenta ) Ripamilán

    Esa ánonima ( yo ) piensa, y acierta, que es Vd. el único que escribe ( a saber las trampas que hará con los IP ) todos los comentarios de este blog, excepto los míos, que se nota que son míos porque son los que le molestan. Y los que no le molestan, son los suyos, o sea, todos los demás.

    Vd. es escritor. Utiliza a varios negros falsos, es decir, gente que pueda ser que escriba algo, no diré que no, pero que es gente que cobra por firmar sus libelos, porque Vd. nunca pone su firma donde no le interesa hacerlo, o no puede por razones obvias.

    Por tanto, está muy acostumbrado a hacer dialogar a varios a la vez, respondiéndose y diciendo de paso muchas estupideces, todo sea dicho.

    Puedo afirmar que su producción literaria es ingente. Su asombrosa capacidad creadora le asemeja a un Dios, pero a un Dios malvado. Deben ser ya muchos años pergeñando "papelines".... ¿ recuerda ? era como Vd. denominaba mis cartas hace ya algún, por fortuna, lejano tiempo. Y con razón, he de reconocer, en mi caso. En el suyo, es admirable los cambios de estilo y registro con que dota a sus "dicípulos del silencio" ( así creo entender que los denomina cuando una vez pillé al vuelo esa frase en un comentario de alguno de sus "niños" en Atrio. org, foro del cual es Vd. el auténtico responsable ).

    O sea, tiene escritores en nómina. Entre ellos están Laura Gallego Garcia. Jesús Maeso de la Torre, M.C. Mendoza, J.L. Herrero del Pozo, el cual, hasta dudo que exista de verdad, pues algunos, son personajes falsos, inventándoles una entidad, o usurpando la de alguien, eso lo ignoro, pero que hace trampas, las hace, solo o en compañía de otros que le ayudan, eso ya no puedo saberlo.

    Sé que esto que digo parece ciencia ficción, o lo que es peor ( para mí ) la invención de una transtornada, bueno, sé que es cierto, ahí, detrás de esa fachada, hay mucho tomate podre. Tanto, o más que en la fiesta popular de la tomatina de ese pueblo de Valencia, donde se tiran tomates unos a otros una vez al año. Pero lo suyo, es peor, Vd. es incansable y escribe todos los días un poquito, y siempre contra la Iglesia y la Fe Católica. Lo cual es insólito en un cura, pero es así, por desgracia, es así como lo expongo.

    Y de como llegué a averiguar todo esto que afirmo, es ya otra historia. Que puede que algún día, si tiene paciencia para oirme, y si la niña muerta se muere antes que yo, le cuente de pe a pa al Padre Fortea. Más que nada, también para liberar mi alma de mi correspondiente pecado, que lo tengo o lo tuve, no sé ya. Y para aclararle, de paso, este galimatias que le hemos montado en su blog, sin mucha consideración, todo sea dicho.

    ResponderEliminar
  41. Hola:

    Parece que la basura no se recoge en nochebuena, que le vamos a hacer.

    Bueno, pues nada, a todos los falsos satanistas, anónimos majaderos y pajilleros varios que pululan por este foro, os deseo una muerte lenta y dolorosa y que satán, vuestro amo, salga recibiros para daros los que os merecéis.

    al resto Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  42. Anónimo 1:26

    Estas muy equivocado, artista. yo dejo a los anónimos jugar lo que quieran ¿quieres jugar?. Porque no empiezas comiéndome la polla, hijolagranputa.

    Lugo, si te has quedado con hambre, puedes seguir con lo huevos, son sedosos, tiernos, ummmm, que ricos, pero sin morder eh? mariconazo

    ResponderEliminar
  43. Anónimo5:50 p. m.

    juanjo

    lo dicho

    nochebuena con tu chucho y navidad con tu chucho. el unico ke te aguanta xk sois de la misma especie.

    eres lo peor de lo peor

    ojala te pudras y no hagas + daño a nadie

    ResponderEliminar
  44. Hola:

    me he cambiado la foto. no sé, tengo que seguir probando.

    qué dices de chucho, anónimo, eres patético. Qué ganas os tengo.

    ResponderEliminar
  45. Hola a todos menos a los trolls:

    he vuelto a cambiarme la foto. creo que esta me gusta mas.

    Verás anónimo, es que para empezar no me gustan los anónimos. sois como las babosas, os ocultáis. yo también puedo hacerlo, pero prefiero adoptar un perfil.

    Para continuar, no soporto a los satanistas, rojos, ateos, masones y demás calaña que pulula por este foro. con gusto os quemaría a todos. pero bueno, mientras llega el momento: Feliz Navidad a la buena gente de este foro.

    y al resto...en fin, dame pie, para que siga con las estrofas..

    ResponderEliminar
  46. Para Andrés Luaces:

    He leído con mucha atención el post que has puesto y me ha parecido conmovedor, precioso y se me ha hecho muy corto a pesar de su extensión.

    Yo me he descargado un libro de María Valtorta del sitio: http://www.reinadelcielo.org/ que os recomiendo, visitéis.

    Espero tener tiempo estas vacaciones navideñas de leerlo al lado de la chimenea.

    Sinceramente lo pienso. esta ralea de ateos y satanistas repugnantes que hay por aquí se están perdiendo algo grandioso. Es como tener un tesoro de lingotes de oro y escupirlo. Creo que en el fondo son subnormales. No me lo explico.

    ResponderEliminar
  47. Hola Juanjo:

    Me alegro que te gusten los relatos de Maria Valtorta. Yo he estado echando un vistazo a la Ciudad Mística de Dios de María Jesús de Agreda en reinadelcielo.org, y la verdad que es conmovedor.

    Mándame tú e-mail, y te envio una preciosa tarjeta de Navidad que ya tiene mucha gente en el foro.

    Mi e-mail es:

    doyma67@hotmail.es

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Juanjo, ya que veo que te gusta la lectura profunda y densa ya te mandaré las obras completas de la "Guía Teléfonica", eso sí, salen muchos personajes.

    ResponderEliminar
  49. Pues yo sigo sin tener móvil, que los móviles nos los carga Nyarlathotep... digo... jajaja

    Por cierto; odio la navidad, las comilonas, a Santa Claus, las otras comilonas, los saraos, las demás comilonas, los guateques, el champán, las merendolas, los ágapes, los regalos con la pegatina del Corte Inglés, los calcetines-regalo de navidad... incluso el turrón, que me deja el estómago como si hubiera bebido cemento hidráulico.

    Será porqué tuve una infancia triste y pobre y nunca he podido jugar al juego de la navidad con mi PS3 inexistente.

    En todo caso, buenas fiestas a los que tienen que trabajar y ahora tienen un descanso largo o a los que simplemente les gustan los pollos cebados.

    A mis enemigos, que se los lleve Santa Claus a los pozos de tormento donde el llanto y el crujir de dientes es el himno nacional. A mis amigos, dátiles, densas sombras y pan con miel.

    A Fortea, le envio un pack de ascentismo de parte del obispo (incluye material de ayuno y fustigación y la pegatina de los monjes del Sinaí en lugar del Corte Inglés) para ver si se aficiona.

    Lo que pienso de la Sgae me lo guardo para mí, pero por lo que he leído fortea piensa lo mismo.

    Si en el seminario dejan hacer descargas de metal sinfónico y videojuegos de última generación creo que me hago monje ya que del mundo "exterior" no me interesa nada más jajaja

    PD: No comais mucho turrón que ya sabeis para que lo usaba el siniestro doctor .... ese, ese del Brasil cuyo nombre no quiero acordarme xD

    ResponderEliminar
  50. Antonio Tejero Molina7:39 p. m.

    Juanjo, tendríamos que empezar a pensar en un gope de estado para el próximo y venturoso año de 2.009. Si quieres, usamos este blog discretamente para empezar los preparativos.

    ResponderEliminar
  51. Anónimo7:47 p. m.

    tejero,
    no te olvides de su amiga clara

    ResponderEliminar
  52. hola wilson:

    ya he visto tu blog. anda pajillero, jeje ya sé de que pié cojeas. lo de la guia telfónica es muy malo como chiste.

    ResponderEliminar
  53. Some of the content is very worthy of my drawing, I like your information!
    costume jewelry

    ResponderEliminar