lunes, marzo 31, 2008

Loa a Europa III


De todas las tierras del mundo, no hay una tierra donde desee más vivir que ésta. Un entorno en el que me siento a gusto, cómodo, defendido y libre. Si bien, cada decenio que pasa la cuna de Occidente se va pareciendo más a un barrio neoyorkino.


Lo digo con la pena de ver la destrucción de un mundo pasado, pero con la seguridad de que es lo mejor, puesto que el mundo tiende a la unificación, a la mezcla. Y eso no sólo es lo inevitable, también es, insisto, lo mejor. Pero no seríamos humanos si no sintiéramos una cierta melancolía ante la desaparición de aquella época provinciana, sencilla, monocolor, llena de atavismos y menos compleja en la que nos tocó vivir, crecer y conocer el mundo.

Cuando Europa sea Manhattan, dejará de ser Europa. Lo que en otro tiempo fue la Cristiandad, Roma, la tierra de los celtas y los tracios, pasará a ser una mera unidad administrativa, un nombre. Pagar los impuestos aquí será lo que nos unirá. Esto no será el fin de nada, el proceso se lleva repitiendo desde siempre. Mis sentimientos de ahora han sido los de otros muchos antes que mí. El ocaso de un mundo siempre produce melancolía. Pero si tuviera que elegir una época para vivir, elegiría el futuro. La aventura del futuro, de ese futuro que puede ser más apasionante que el pasado querido.

sábado, marzo 29, 2008

Más comentarios al comentarista


Fue un hombre del norte, un inglés de la magnífica isla verde y altiva, el que dijo hace una generación: hoy día todos somos griegos.

Creo que esta frase esencial resume cómo los ideales de aquellas bellísimas ciudades-estado pueden ser patrimonio de un hombre de Namibia. También él, sin renunciar al alma de su pueblo propio, puede tener como patria el espíritu de esos hombres que lucharon por los valores que después conquistaron Europa, y que después ésta extendió por todo el mundo.

No es que no existiera civilización fuera de Europa antes del siglo XV. Pero fue ésta la que logró brillar como un faro con la luz de los más altos valores. Ciertamente que en Europa había muchas oscuridades en esa época y después. El camino hacia la luz ha sido arduo, todavía no ha acabado.

Pero ya que lo he mencionado antes, no deseo para el continente africano un desarrollo que sea copia del europeo. Me gustaría que continente negro tuviera su propio desarrollo. Que recorrieran el camino que hemos recorrido nosotros, pero que lo hicieran sin nuestras caídas, sin nuestros errores, y que lo hicieran con su propio estilo, incluso con su propio estilo estético. Teniendo en mente la imagen visual de la Estatua de la Libertad, pienso que ojalá que algún día pudiéramos ver en África el brillo de la antorcha del Derecho, de la Libertad, del Desarrollo con una intensidad que nos obligara a decir: nos habéis superado. Lo deseo de corazón.

Loa a Europa II


Iba a continuar con el cántico al Viejo Continente, pero un comentarista ha dicho algo muy interesante:

“¿Y què haces cuando sientes lo mismo por Europa pero no naciste ni creciste ni vives en Europa?”


Durante mi adolescencia nunca pisé Grecia, y sin embargo había crecido mamando su historia, su arte, sus mitos, y la amaba. Otros griegos pueden vivir allí y ser descendientes de los auténticos atenienses, pero sentimentalmente no sentirse unidos a su historia. Hay españoles que sienten fascinación por lo árabe o por lo oriental, y sentimentalmente están unidos a esas culturas. Borges, el gran Borges, dijo: desde que cayó Roma, todos nos hemos sentido huérfanos de ella.

Es decir, vivir en un sitio es algo accidental, azaroso. Y por supuesto, lo racial es lo menos importante de todo. Seguro que hay eruditos japoneses o africanos que aman y conocen mucho mejor la historia de nuestro continente, que otros que tienen un pasaporte.

Ya he dicho que lo racial es lo menos importante de todo, es algo meramente estético, y sólo estético, pero seguro que esa sangre mezclada de todas las razas del Viejo Continente también corre por las venas del que hizo ese comentario en el blog que he referido. Del mismo modo, que seguro que entre mis antepasados hay bereberes, judíos, africanos cartagineses y hasta tártaros por parte de los visigodos que se afincaron en España. No reniego de nada. Hasta nuestro cuerpo es fruto de la Historia. Hasta la cara que refleja mi espejo es fruto de las convulsiones de pasados reinos y tribus.

Hubo ingleses que se sintieron ingleses a pesar de nacer y vivir siempre en la India. Me imagino que los chinos se sentirán orgullosos de su cultura milenaria en sus múltiples colonias por todo el planeta. Si yo fuera chino, conocería a fondo mis raíces, amaría las glorias de mis pasados ancestros, no se me ocurriría dar la espalda y hablar con desdén de todo lo bueno de mi propia cultura.

viernes, marzo 28, 2008

Loa a Europa I


Hoy quisiera hacer un canto a mi cultura, mi raza y mi tierra. Si un camboyano, un guineano o un peruano hicieran esa loa de su tierra o de su estirpe, nadie se sentiría ofendido; es lógico que cada uno se sienta orgulloso de lo suyo. El problema con Europa es que después del nazismo, reconozco que hacer esa loa suena a racismo, a superioridad colonialista o a simple chulería. Pero entendiendo que cada uno debería, si le apetece, hacer la alabanza de su comunidad, yo voy a hacer la mía.

Yo me siento profundamente identificado con la tierra en la que me ha tocado nacer y vivir. Me encanta esta Europa de reinos, torres de pequeñas iglesias, castillos, bosques, acantilados, islas vikingas, picos nevados y diversidad de razas, lenguas y culturas que conforman una unidad. Una unidad variada que sentimos como una misma familia. Cualquier nación de Europa tiene en su seno todas las razas de este continente después de milenios de migraciones. En los bustos de Tesalia o de Ática, veo rostros que podrían ser perfectamente los de mis abuelos. Podría poner mi cabeza en piedra sobre el cuerpo de un senador de un friso de la Roma Republicana y no desentonaría. Reconozco en esas piedras rostros familiares, no extranjeros, a pesar de la distancia. Muchas veces he comparado mi piel con la de irlandeses o polacos, y he comprobado que también la sangre de los antiguos nórdicos que traspasaron el Rin corre por mis venas.

Me siento muy orgulloso de esta tierra romano-germánica, una tierra de órdenes griegos y monasterios eslavos, tierra de nieves, brumas, playas soleadas y de ardientes suelos de agosto donde crecen los olivos y los mitos de Teseo y de Electra.

jueves, marzo 27, 2008

Estas son las ovejas díscolas de mi rebaño parroquial. Fijaos en la mirada.


Hoy he hecho una de esas cosas que a los oídos del profano sonarán como raras o incluso muy raras: cenar con los casos por los que esta tarde he orado, casos de –digamos- influencias preternaturales.

De los cinco por los que he orado, dos venían con coche, de forma que se han ido a casa a las 9.00. Pero a los otros tres (cada uno de un país) los llevaba yo en mi coche. Entonces he propuesto la idea. La cena. Aprobación general.


Cenar o almorzar con la gente por la que oro es algo que hago alguna que otra vez.

La realidad del ministerio de liberación es muy distinta de la idea popular que el tema ha suscitado desde hace siglos; aquí Hollywood no tiene toda la culpa. La realidad cotidiana de este trabajo suele ser muy poco espectacular. Personas normales, nada raras, que vienen en busca de oración, eso es todo.


Eso sí, de vez en cuando una comensal se entusiasmaba y decía en voz más alta de lo normal la palabra “exorcismo” o “demonio”. Y todos le decíamos schissss. En la parroquia esas palabras pueden ser muy usuales, pero en la mesa de al lado no.

miércoles, marzo 26, 2008

Pro architecto


Esta foto es para el arquitecto de la diócesis, que me lee diariamente y me regala ramilletes de halagos frescos. No como su secretaria, que es un poco más seca.

La foto es el premio a un concurso (importante) de arte sacro británico.
Oye, a ver si me haces ya de una vez el presupuesto de reparación del tejado de la ermita. Ya he usado todos los medios para apremiarte. Decírtelo en el blog era el penúltimo recurso que me quedaba. [El último es quemarme a lo bonzo delante de la Oficina Técnica. Descartado.]

Iba a continuar con las historias parroquiales, pero hoy me interesa más otro tema: ¿por qué llevo soñando dos noches seguidas con obispos? Los obispos nunca habían aparecido como tema onírico antes de este año. Pero este año va a ser el año de los sueños de los obispos.

No tiene mucho sentido que os explique el sueño. Encontrarse con Monseñor Rouco Varela caminando con anorak, bastón y gorro no tiene mayor simbolismo. Menos todavía si yo voy en coche, en dirección contraria, y lo veo a él saliendo de mi pueblo, bastante serio por cierto.

La noche anterior era mi obispo el que llegaba a mi parroquia. Aunque tenía la cara del obispo anterior, no del actual. Te veo bastante solitario, me dijo casi enfadado, recriminándome el hecho de encontrarme solo en el último banco de la iglesia.

Ya lo que me faltaba. Que los obispos me riñan en sueños. ¿Por qué no tengo hoy un sueño con ovejitas, angelitos, sauces, arroyos, nubes algodonosas, y una especie de cosmos feliz-armonioso en el que todo está en su sitio?

martes, marzo 25, 2008

Historias parroquiales


Bueno, los feligreses a veces no calibran el impacto que pueden tener sus palabras sobre el pastor. En este caso concreto había varias razones para que sus palabras cayeran como pedradas. La primera era que tres personas distintas, sin ponerse de acuerdo, estaban descontentas. Cada una por una razón distinta.

Analizada la razón de cada una, ciertamente no tenían razón. Es más, se trataba de la típica cosa tonta cuya explicación casi resulta ridícula: la hora de un oficio o la de una procesión. A mí como me daba exactamente igual la hora, puse la creí que la gente prefería, después de consultarles. Pues si algo hago continuamente en mis decisiones es consultar a los feligreses. No tengo la menor duda de que de los tres últimos párrocos, he sido el que más ha consultado cada decisión.

Pero al hecho de esas malas caras, se une la realidad de que el pueblo sigue sin mantener el sueldo del cura, la mayor parte de la gente echa céntimos en la bandeja. Y por si fuera poco, hay razones externas, que habían hecho que yo tomara medidas extremas para frenar cualquier problema en sus mismos inicios. Pero ya se ve que incluso tomando las máximas medidas de repartición de amor, cordialidad, amabilidad y servicio, no basta. Quizá si no hubiera puesto tanto entusiasmo, si me hubiera distanciado más, estas pedradas no me hubieran hecho tanto daño.

lunes, marzo 24, 2008

Un mal comienzo del día


La gente está muy enfadada, ha sido el saludo de cierta persona al verme esta mañana. Desde el sermón del día de las elecciones, bastantes personas han quedado muy molestas conmigo.

Encima, una de las primeras personas que ha entrado en la iglesia para la misa, ha entrado riñéndome de que todo era un desastre. ¿Razón? La hora de la Vigilia Pascual, las 11.00 era muy tarde. Y como era muy tarde, ya todo estaba mal en toda la Semana Santa.

Por si fuera poco, otra mala cara porque la hora de la procesión no era la que debía ser (después ha resultado ser la correcta), pero la sensación de que yo todo lo hacía mal no me la ha quitado nadie.

Así que he ido silencioso en esta procesión meditando lo mucho que me había esforzado en ser querido por los feligreses y cómo una serie de pequeñas cosas había dejado estériles esos esfuerzos.

Nunca queda claro si esas dos o tres personas representan o no un sentir generalizado. Pero tampoco me importaba mucho investigarlo, porque es cierto que todos los afanes para que un rebaño esté contento, pueden verse arrasados por pequeñas tonterías.

Durante algún tiempo medité si debía dar un sermón sobre el punto que a algunos no les había gustado en el sermón de hacía unas semanas. Pero el sermón no debía tener otra finalidad que el bien de las almas, y no veía claro que lograra ya nada insistiendo en el tema con un sermón más. Al final, no dije nada.
Una vez más me confirmé en que la fama no pocas veces es como un número de la ruleta, de una ruleta invisible.

domingo, marzo 23, 2008

Resurrexit Christus


Había hoy sólo veinte personas en la vigilia pascual. Ocho niños sentados en un banco lateral, estuvieron en la misa, aunque sin ver el altar, sin ver ni ser vistos. Ha sido una noche fría, noche de viento que ha obligado a encender todas las velas dentro de la iglesia.
El aire era tan fuerte que cuando abrían la puerta del templo apagaba las velas de los que estaban cerca.
La ceremonia la he vivido con intensidad. Especialmente en el sermón me he sentido inspirado.

Cuando ha acabado la ceremonia en mi pueblo, en un arranque de devoción por la comunión eclesial he querido ir a la catedral a ver el final de la ceremonia con el obispo. Después he ido al seminario a tomar un chocolate.

sábado, marzo 22, 2008

El padre Fortea... considero que será... un buen sucesor... mío


Hoy por la mañana he ido al pueblo con la idea de dedicar buena parte del día a orar delante del monumento. He rezado el breviario paseando al sol, un sol muy agradable dado los días frescos que hemos tenido estos días.


También he visitado a los enfermos del pueblo. He almorzado en casa de la sacristana. He repetido de natillas, he escuchado las graciosas ocurrencias de otro antiguo párroco que también ha venido a la comida y he visto como el hijo de la anfitriona y mi colega echaban una cabezada en el salón mientras yo hojeaba un libro de decoración de interiores. Después venía la preciosa ceremonia del Viernes Santo con la postración ante el altar durante cierto tiempo. Tras la ceremonia he atendido dos casos.


Después he venido a casa, a descansar un poco antes de la procesión. He leído tres o cuatro comentarios del post. Me llama la atención ver como de vez en cuando hay algunos fieles que son intransigentes, estrictos, severos y exigentes. A toda esta pequeña cofradía de estudiantes de puritanismo, el consejo gratuito de hoy: relajaos… respirad hondo… y recordad que incluso vosotros sois demasiado laxos para alguien que todavía está más a la derecha que vosotros.
Paul Scofield, requiescat in pace (el actor que hizo de Tomás Moro).

viernes, marzo 21, 2008

Otro día más, un conejo menos.


Bueno, ya he dado salida al conejo. Nunca pensé que un mamífero tan pequeñito pudiera orinar tanto, sembrar todo el blanco e inmaculado suelo de la cocina con tantas bolitas negras y ser tan poco agradecido a todas mis caricias. Le cogía para ponérmelo en mi regazo después de cenar y pataleaba como si me lo fuera a comer allí mismo. Así que he embarcado a un amigo mío en este turbio asunto. Con el conejo purgará todas sus culpas hacia mí.

Se lo ha llevado sin compromiso. ¿Pero y si cambio de opinión?, me ha dicho en un arranque de sensatez. Pues mira, o lo llevas al paraíso de los conejos (así he bautizado a uno bosque a las afueras de Alcalá) o haz que parezca un accidente.

He sentido un descanso tan grande cuando he llegado a casa y he visto que ese pequeño monstruo peludo con patas no estaba ya en la cocina, que no me arrepiento lo más mínimo.
He llegado a la más absoluta seguridad de que no estaba en los planes del Creador que el conejo común fuera un animal para tenerlo en los pisos. Os lo aseguro.

jueves, marzo 20, 2008

Creo que he visto un conejo


¡Qué bonita la misa crismal! Al subir al altar para comulgar, con tantos sacerdotes todos vestidos de alba, me imaginaba a los ángeles en tonos pastel volando sobre nosotros, unos ángeles de acabado académico como en un cuadro de Bouguereau.

Esta misa fue para mí un momento de emoción, todo era perfecto; hasta el obispo estaba más episcopal y los vicarios parecían más venerables.
Hubo un momento gracioso cuando en la misa el obispo agradeció la presencia en la diócesis de sacerdotes africanos, latinoamericanos y un indio.
Entonces con desternillante picardía, el cura de Torres de la Alameda, guipuzcoano, exclamó hacia el banco de atrás: ¡¿y los vascos, qué?!
Aunque más gracioso resultó el que justo media hora antes de la misa crismal, la exnovia de un amigo me dijo que si me interesaba un conejo enano.

Se marchaba de viaje y el asunto no podía esperar, su madre le había dado un ultimátum respecto al pobre animalito. Así que con el tiempo justo para llegar a la catedral me encontré en el rellano de mi piso discutiendo, negociando, la entrada o no del bondadoso conejito (que de enano no tenía nada) en el pequeño mundo de mi piso.
Yo fui a la catedral angustiado por el tiempo, el conejo se quedó en su caja en mi cocina y el mundo siguió rodando por su órbita a una velocidad constante.

martes, marzo 18, 2008

El sueño de hoy



El sueño de hoy ha sido curioso. Soñaba que iba a un retiro espiritual. Lugar: Estados Unidos. Aparcaba en una esquina del comienzo del aparcamiento, la primera fila desde la entrada. Se podría suponer que el sueño iba a continuar con el retiro, era lo lógico. Pues la noche tenía escrito bajo la almohada otro guión. El sueño continuó con que ya estábamos en la comida final del retiro, charlando amigablemente. Cuando me acerco al amable vicerrector del seminario de Alcalá y le digo si me puede llevar en su coche hasta el lugar del aparcamiento donde tenía el mío, pues estaba lejos y además no me acordaba con precisión del lugar. El sueño era detallista. Me acuerdo dónde estaba sentado el sonriente vicerrector, recuerdo parte de la conversación.


Pero la comida acabó y el vicerrector, con su misma sonrisa, se marchó sin ir a buscarme. Casualmente me lo encuentro en un pasillo y yo, furioso, le grito. Pero le propino un grito inconexo. Algo a medio camino entre un bramido troglodítico y una fórmula asiria, arcaica, de maldición. Él, que es un hombre optimista, prosiguió su camino sin que su sonrisa se torciera lo más mínimo. Volviendo al mundo real, muchas veces me he preguntado qué habría que hacer para que dejara de sonreír. Quizá es que no puede.
Regresemos al sueño.
Salgo ya solo al aparcamiento. No hay nadie para cuando llego allí. No recuerdo el lugar exacto. Y por más que busco, no hallo la fila. Comienzo a dudar si ese es el piso, si ése es el aparcamiento, porque me doy cuenta de que hay más módulos. Recorro en soledad filas y filas de coches. (Aquí los psicoanalistas de barrio hallarán un filón en el hecho de recorrer el aparcamiento en soledad.) Voy hacia delante, voy hacia atrás, repaso de nuevo una fila por la que he pasado. Descubro que hay más módulos en una especie de gran estructura de aparcamientos que hay detrás de lo que creía que era el último módulo rectangular. (La palabra estructura suena a ciencia-ficción, pero se trataba de un edificio realista.) En un momento dado, llego a subir a la cabina de uno de los guardias del aparcamiento. La cabina, elevadísima, tenía parte del suelo de cristal, como si de una grua se tratara. Estábamos a más de ocho pisos de altura.
Vuelvo a bajar, no sé muy bien qué hacer.

En un momento dado, me doy cuenta de que aquella búsqueda no va tener fin. El sueño no era una pesadilla. Me hallaba preocupado, más no agobiado. Algún monstruo persiguiéndome hubiera puesto algo de interés a aquella búsqueda inútil y solitaria. Finalmente, encuentro el coche. Además era el mío de la vigilia, pequeño y negro, el que uso cada día, el sueño no lo cambió. Y allí viene la parte más curiosa del sueño. Encuentro mi automóvil, abro la puerta para dejar la maleta y entonces la emoción de encontrarlo ¡me despierta!
La preocupación no tuvo tanta fuerza como para sacarme del sueño, pero el final feliz sí. Lo curioso es que no es al encontrarlo cuando me despierto. Sino al abrir la puerta para dejar la maleta. Y además lo que me despierta no es la felicidad, una sensación de dicha, sino la conmoción interna que siento de por fin hallarlo y poder volver a casa.

En cierto modo, no es desmesurado afirmar que el encuentro con mi coche me embiste fuera del sueño. Miro a la ventana (duermo con la ventana abierta) y veo que todavía es de noche, creo que eran las seis. El tema del aparcamiento onírico me ha dejado completamente despabilado. Aun así, sorprendentemente, me duermo en cuestión de segundos. Fue una fortuna no aparecer en otro aparcamiento.
Aun así sería una noche accidentada. Pues un señor de mi parroquia se había muerto y me llamaron para ir a rezarle un responso. Una vez muerto tampoco había prisa, así que fui a media mañana. Pero mi sueño, entre el aparcamiento y el muerto, estaba bastante arruinado.

Sanctum Sacrificium


Me despido del día con el recuerdo de la magnífica misa que he celebrado a la luz de las velas, completamente solo. Una iglesia iluminada sólo por las velas en mitad de la noche, cómo invita a la oración.
Rodeado de ángeles, atisbado de los santos, el Santo Sacrificio ha sido un diálogo de amistad. Antes de empezar he sentido un hastío terrible. Era tarde, no me apetecía, no había tiempo para prepararme. Pero la hora que ha durado se me ha hecho breve como un instante. Sus efectos todavía los noto.

Y el miércoles todavía me queda la misa crismal, mi misa favorita de todo el año junto con la de la Vigilia Pascual. Qué gran misa la del miércoles. Las bóvedas celestiales de la catedral, el órgano que es como la voz de Dios, el centenar largo de levitas, todo, todo, me lleva a Dios.

lunes, marzo 17, 2008

Grandes frases para la Historia o al menos para decirlas en una reunión de amigos


El sueño de hoy. Hoy he soñado con que estaba en un hospital. Pero no enfermo, sino dando vueltas por la sala de espera, porque ninguno de todos los que esperábamos podíamos salir. Curioseaba, exploraba, me metía en maternidad, en infantil. Dejaba muchos papelitos de “esterilizado” en distintos lugares del baño. Es un resumen, porque la historia es tan larga y sinsentido como aburrida. Después el siguiente sueño de la noche ha sido otra historia sin mucho sentido con un pastor protestante. De nuevo era obispo en el sueño. Si se sigue repitiendo mucho esta situación, cura de día y obispo de noche, consultaré con mi médico o mejor aun con mi confesor.
Ahora las frases o segunda parte del post del día anterior.
También fue mía aquella frase de haz que parezca un accidente. Pero en mi novela original era un vaso que iba a parecer que había volcado un gato. Coppola lo llevó todo al extremo.

“A lo que la mayor parte de la gente llama infierno, él lo llama su hogar” Rambo en Rambo II, y padre Fortea en el prólogo de Summa Daemoniaca.

“Keep your friends close but your enemies closer” Vito corleone en El Padrino, y padre Fortea en su Autobiografía, cuando explica como en su primera parroquia tuvo que nombrar a los integrantes del consejo de economía de la iglesia del lugar.

domingo, marzo 16, 2008

Seguimos con los saludos.


Saludos al camarada Vladimir Ilianovitch Frolov, Subsecretario General de las Juventudes Marxistas de Rubekistan que en el ocaso de su vida prestó oidos a los consejos de este blog y ahora disfruta de su nueva vida en el carmelo de Vladivostok.

Saludos al guionista de Los Ángeles (omitiré el nombre) que tras una llamada me hizo caso y no puso la frase original, sino que la cambió por aquello de que la vida es como una caja de bombones

Saludos al que maneja los hilos y mece la cuna.

Después de los imprescindibles saludos, algunas aclaraciones:

Quiero deciros a todos que fui yo el que inventó esa frase que después ha hecho fortuna y ha sido utilizada en varias películas: ¡Canalla! ¿Qué es lo que quiere de mí?

También inventé aquello de The Fort be with you.
Pero es completamente espúrea la felizmente olvidada: The Fort, James Fort be with you, canalla!

sábado, marzo 15, 2008

Típico comentarista de gesto angrio enfadado por seis comentarios anónimos de todos los días



Estimado Francesc Xavier. Hasta ahora no te había mencionado nunca en los posts, porque dado que son varios los sacerdotes que han escrito en los comentarios no quería parecer incorrecto y maleducado con ninguno de ellos hablando con unos y con otros no. Pero por primera vez quiero hacer una excepción y darte un saludo, valoro mucho la labor de los misioneros y también mucho la labor de los diáconos en la Iglesia. Si has escuchado alguno de mis sermones sobre los diáconos habrás entendido por qué.

Por otro lado, aunque parezca que no, no leo los comentarios, salvo alguno que otro de un modo muy aleatorio o porque alguien por teléfono me dice que me fije en alguno.

En fin, sirva lo de hoy como cariñoso saludo.

Quiero saludar también al embajador de Kinsasa que me ha enviado una cesta como agradecimiento por no hablar de su jefe ni en el presente ni en el futuro. Soy un hombre de palabra y ya sabe que no lo haré. Además me he comprometido a mirar en el mapa donde está Kinsasa.

Saludos a la presidenta de la Asociación para la Protección de la Garza Real. Lectora fiel de este post, y que apareció recientemente en los medios por agredir agarrar de los pelos en la vía pública a una comentarista que me no fue todo lo respetuosa que debía con mi persona.

Saludos Cliente nº 9, que de haber seguido los saludables consejos de este decente blog ahora seguiría disfrutando de sus prebendas. Al menos el cliente nº 319 y el nº 912-B han aprendido la lección y si no han abandonado el mal camino, por lo menos han tomado más precauciones.

viernes, marzo 14, 2008

Típica comentarista mirando a la rama de este blog a ver si produce su fruto


Escribo este post, pero siento la urgencia del deber. Porque con tantas llamadas no he rezado todavía completas, tengo además que lavarme la boca. Tengo que hacer ejercicio (un poco) en la bicicleta estática (he comprobado que un autor sano produce más posts), tengo que escribir dos cartas, tengo que ordenar la mesa de trabajo. Debería hacer tantas cosas, encima tengo sueño.
Hay tantos problemas en los matrimomonios que me acuerdo de la frase de Groucho:
El matrimonio es una fantástica institución, pero ¿quién quiere vivir en una institución?
Cada vez que no quiero hablar del Partido Socialista, sale el cardenal Cañizares con otra declaración. Este prelado es como si me quisiera decir: ¡¡más madera!!
Pero no, no caeré en la tentación. A partir de ahora hablaré del presidente de Kinsasa. Ya le he dejado en paz demasiados meses. Hugo, por favor di algo. O al menos mueve algún batallón.
Nota mental: Debo dejar de poner fotos de mujeres. Podría ser acusado... Propósito: poner más fotos de gatos.

jueves, marzo 13, 2008

La mamma ha llegado con su maleta en la mano


Bueno, ya está mi madre de nuevo aquí, en mi madriguera, dentro de mi refugio, entre los muros de mi castillo. Eso significa comida sana, ensaladas, ayúdame a llevar esta caja al trastero, ¿por qué no tiras todo esto?, deja de comer chocolate, ¿para qué te has comprado la bicicleta estática si después no la usas?, ¿por qué no llamas a la tía Guillermina?, reconozco que no sabe bien pero tiene muchas vitaminas, no me gusta nada este mueble, ¿con quién hablabas?

Sus visitas siempre han sido de cuatro días a una semana. Pero últimamente se ha apalancado en casa. Es como si le hubiera cogido gusto a esto de estar aquí.

Je, je. Ahora duerme en su torreón, sin sospechar que su hijo antes de acostarse escribe sobre ella un post de estilo marcadamente familiar.

miércoles, marzo 12, 2008

En serio, ¿hay algún periodista bueno?


Desde aquí quiero manifestar mi protesta contra la nula decencia de los periodistas. Hoy ha salido en todos los periódicos la misma noticia dicha de cien formas distintas a cada cual más estúpida. El Obsservatore Romano ha sacado un artículo sobre ciertas formas de pecado que presentan una cierta novedad. Y los periódicos han dicho “quien no recicle basura irá al infierno”, que si los pecados tradicionales “se habían quedado obsoletos para el mundo globalizado de hoy”, y cosas por el estilo a cada cual más peregrina, más alocada y más falsa.

Los documentos del Vaticano siempre son una paradigma de precisión, pero después llega Juanito el periodista y dice lo primero que se le ocurre.

Hace poco, hablando con alguien, me quejaba de la poca profesionalidad que hay al dar las noticias. Es que los periodistas son una muestra de lo que hay en la sociedad, me dijo. Es cierto.

Todo esto me hace preguntarme qué dirán de mí los periodistas del futuro. Seguro que se quedarán –después de toda una vida- con lo más accidental, con lo más anecdótico: “Fortea, el hombre que desayunaba croissanes”, “el que una vez dijo: oh, uyusku manishowa”, “aquel cura que atropelló una vez un erizo y cuatro años después un perro”.

Bandidos, son unos bandidos. Sólo nos queda hacer como Arrabal y montar algo sobre el milewrnarismo o el minerajwilismo.

Qué asco de prensa, qué asco. Lo que huelen mal no son las noticias, sino los dedos de los periodistas.

lunes, marzo 10, 2008

En serio, padre Fortea, ¡yo no voté por él!


Resulta duro tener que levantarse cada día y tener de Gran Pitufo a Zapa durante cuatro largos años. Con la pitufa gruñona a su lado y el pitufo bromista (Bono) un poco más lejos. Creedme, fracasar no es fácil. Lamentarse ahora resulta curioso pero inútil. Los malos no son siete veces más débiles que tú. Hoy lo he comprobado, me quedan 1500 días más para comprobarlo. El cálculo es aproximado, no tengo ganas de hacer cuenteas. Tampoco de corregir las errastas de este blog. Menos mal, menos mal, que no tengo que aguantar a Tero levantando la mano derecha y jurando delante del Presidente del Tribunal Surpemo con las Cortes de fondo. Hoy le habrán felicitado todos –menos este blog-, cuando triunfas todos te felicitan. Es curioso, cuando fracasas nadie te felicita. Bueno, es lógico.

Siempre nos quedarán los vídeos de gatos para consolarnos. Y el chocolate.

Sr. Presidente, estamos a sus órdenes


Preguntaba alguien: ¿Será Rodríguez Zapatero el instrumento del diablo para que se cumpla la profecía del Apocalipsis?

Respuesta: Quiero mucho a España, pero tras ciertos años de vida y estudio he llegado a la conclusión de que no somos el centro del mundo. Por otro lado Zapa es mediocre hasta en el ejercicio del mal.

Ahora sólo nos queda aguantar que nos ponga los puntos sobre las íes. Después de las elecciones a algunos obispos les pondré los puntos sobre las íes, dijo este hombre del buen talante. Bueno, sólo nos resta ver su rostro frío, tenso y agresivo cuatro años más en el telediario. Siempre nos queda consolarnos viendo vídeos sobre gatos en youtube.

Captado el lapsus Fernando, he retirado el nombre del estadista del pasado post.

domingo, marzo 09, 2008

The Justice en versión Bush y musicalizada


Mi visión sobre Bush es muy alejada del blanco o negro. Creo que una de las manchas más negras sobre la historia de ese gran país la ha protagonizado él: Guantánamo. El otro horrible error que tanta sangre ha costado se llama Irak.

Ahora bien, no nos engañemos, Irak hubiera ido a la guerra antes o después, era una cuestión de tiempo. Con Hussein al volante, el golpe frontal con alguien era una cuestión de tiempo.

Porque veo que hay dos tipos de dictadores: el sedentario, y el que bebe y conduce. El sedentario tipo Castro, Pinochet, Franco, Salazar y otros muchos, odian la velocidad, les gusta cortar cintas, inaugurar pantanos y envejecer lentamente. Mientras que al dictador tipo “loco al volante” le gusta más que cortar cintas comprar tanques. En vez de construir pantanos le va más la adicción al uranio.

Los jerarcas que conducen las naciones bebiendo ambición de alta graduación, suelen tener a los del asiento de atrás aterrados, rezando y comprobando que, efectivamente, ha cerrado las puertas con seguro.

Hussein se chocó con un Bush-Wayne que le dio el alto en una carretera rifle en mano, sí, ciertamente. Pero con tiempo y unos kilómetros más se hubiera chocado con Suiza, con el Eje París-Berlín, o con la Liga de los Hombres Formidables.

sábado, marzo 08, 2008

La guerrilla colombiana


Estos días aparece continuamente el tema del ataque de Colombia a la guerrilla en territorio de Ecuador. Yo pregunto a los lectores del blog: si un país permitiera a la guerrilla atacar al país vecino desde su territorio, dándoles refugio, ¿sería lícito atacar a la guerrilla en el país que les da refugio? O dicho de otro modo: ¿se puede atacar a los atacantes? O dicho de otro modo: ¿se sentirá ofendido el país que ha dado refugio a los asesinos, de que se asesine a sus asesinos? O dicho de otro modo: ¿me puedo defender atacando a mis atacantes? O dicho de otro modo: ¿es mi amigo el que cobija a mis asesinos?

Dejo las respuestas a la inteligencia de los lectores. Cualquier hombre de buena voluntad no necesita que se las den. La razón nos indica que aquí sólo hay un bando de los malos: la guerrilla y los que ayudan a la guerrilla.

En esta historia los indignados (Chávez y Correa) me recuerdan a la mujer que encontrada yaciendo desnuda en la cama con el vecino, pregunta colérica al esposo: ¿cómo te atreves a pensar eso?

Claro, claro, no es lo que parece… puedo dar una explicación… etc, etc. Encima parece que en la gran cama que es la jungla ecuatoriana, Uribe ha encontrado a tres metidos entre las sábanas.

Yo no deseo el mal de nadie, sólo deseo la conversión de las almas. Pero a veces el mal de unos es el bien de otros. La sangre derramada de los guerrilleros no reclama justicia a Dios. Sino que es la misma sangre que los guerrilleros han derramado, la que cae ahora sobre ellos mismos.

La vida es un bien tan sagrado, que si el único modo de preservar ese bien es matar al que quiere destruir ese bien, entonces que sea derramada la sangre del asesino. Dios está con el que hace justicia.
Dios dice: protege la vida de mis hijos.
¿Y si tengo que quitar el don de la vida que sólo Tú le concediste?
Entonces, quítaselo, Yo estaré contigo.
¿Y si el poderoso a quien Tú diste un gran poder está con los asesinos?
Yo doy y quito el poder. El poderoso no estará ni una hora más del tiempo que Yo le permita, pero antes se ha de colmar el tiempo de mi paciencia. Una vez que se llene la medida, nada podrá librarle. No te exasperes, ni te impacientes, ni te enojes preguntando dónde estoy. Mi ojo todo lo ve y ninguna mala acción queda impune.

viernes, marzo 07, 2008

En tu ojo se refleja mi palabra


La magia de la escritura. Que misterio tan grande es el de escribir y el que alguien te lea y te quiera. Hoy he recibido un e-mail de una persona (no daré detalles) que me decía cómo gracias al blog me estimaba, me tenía presente y que había sido importante para ella en los últimos meses.

Sí, también el autor ha sentido esa emoción, esa conexión, esa ternura de la palabra que une, la fuerza de la palabra que sacude, la gracia de la palabra que hace reír.
Espero demasiado de los libros, demasiado de las felicidades futuras que nos deparará la lectura en la felicidad de nuestro salón, quizá porque como dijo Gabriel García Márquez “el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”. No penséis que éste es un pensamiento nostálgico o triste. Sólo es el pensamiento de alguien que ya ve que va a entrar en la segunda parte y lo mira todo desde un punto vista muy literario. Quizá el río que va a dar a la mar, se hace cada vez más consciente del rumor del Océano.
Aun así, a pesar de tan profundos pensamientos, he leído hoy mucho sobre el cardenal Wolsey (figura que me parece apasionante), me preguntado repetidas veces (hoy, insisto) cómo es posible que a Saramago le dieran el Nóbel, un misterio, y he comido en un restaurante magnífico con una magnífica compañía, una visita que ha venido del sur.

jueves, marzo 06, 2008

Mi primer teléfono móvil


Bueno, he ido a ver Las Hermanas Bolena; nota: es una película. Da un poco de pena que el director, la productora, el guionista, todos, decidieran hacer una historia que va poco más allá de un serial de las 4 de la tarde para hacendosas amas de casa. Quizá esto no sea del todo políticamente correcto. A la porra.

El caso es que para el guionista todo este asunto es un asunto de amor. O mejor dicho una tediosa historia de amor cuajada de lugares comunes. Si quería contarnos una historia de amor, podía haber contado la verdadera historia, la de los libros de historia. Pero el guionista no tenía tiempo para leer muchos libros. De ahí que nos cuenta su historia, la del guionista.
Al menos me he comprado al entrar en la sala unos huevos de chocolate con galleta dentro que han amenizado toda la historia desde la bolsa situada en la butaca de al lado.

miércoles, marzo 05, 2008

Esto no es el post de hoy


Hola, el post lo escribiré más tarde. Sólo os quiero decir que hoy pienso ir a ver con Giocondo (qué bien me cae) Las Hermanas Bolena. Si alguno se anima, saldremos a las 9.00 ya que la pelúcula es a las 10.00. Desde las 8.30 tendré el móvil encendido 630 52 31 51.

Si a alguno le viene mal por avisar con tan poco tiempo (queja que sería razonable) que me llame hoy y apuntaré su móvil para cuando estrenen Las Hermanas Bolena Contraatacan o cuando me vuelva a dar por el 7º arte.
Éste es un pre-post, después vendrá el post auténtico (o post-post).

Bueno, hasta luego, ya sabeís que os quiero, sed buenos. Ah, y no seáis malos. Porque conocí a uno que era bueno, pero a veces era malo. Era malo sólo a ratos, y a veces hasta en el mal hacía algo de bien. Era un mal un poco bueno, aunque como bueno era malo.

Yohugo, tu hugas, él huga, nosotros chavezamos, vosotros chavezais, ellos son/somos amenazamos


Perdonad que no haya puesto post ayer, pero es que me fui a dar una conferencia en Palma de Mallorca. Qué bonito ha sido dedicar una mañana entera a recorrer a paso de turista esas callejuelas del centro histórico: estrechas, umbrosas, laberínticas, cargadas de historia, formando parte de una ciudad luminosa y alegre. Me encontré además con un antiguo compañero de cuando hice el servicio militar como capellán. Este sacerdote castrense no ha cambiado nada, el tiempo no ha pasado por él. Después he cogido el avión y he tenido dos horas para estar en casa antes de ir a decir misa a mi parroquia. El día ha acabado con un reportaje sobre la construcción de la catedral de Chartres y un paseo de dos horas a 1º de temperatura con mi amigo el abogado.

lunes, marzo 03, 2008

Sigo con la Historia

Otra cosa interesante respecto a la historia es que la vida de cada ser humano es un resumen de la historia de la humanidad. En el seno materno pasamos por la evolución de la vida, después la evolución de la niñez es la evolución de la raza humana, la venida de Cristo sería la primera comunión, la vejez el apocalipsis.

El día es como un resumen y compendio de la vida. Cada día con su amanecer y el vigor con que comenzamos una nueva jornada. El atardecer del día y el comienzo del descanso (como si de un símbolo de la jubilación se tratara), su noche (símbolo también de la noche final de la humanidad), para acabar todo en el ir a la cama que es un recuerdo del morir.

Para alguien como yo el día transcurre al ritmo regular, constante, de las horas canónicas. Una sacralización del tiempo, una consagración del transcurrir de las horas.


Wurwurgundia en estado de máxima alerta ante las declaraciones de Chávez. Los diez integrantes de la Guardia Republicana Senatorial han desfilado hoy entre vítores y banderitas. También ha sido aclamada la última adquisición armamentística de la isla. Adquisición que aparece en la foto.

http://wurwurgundia.blogspot.com/

En el próximo reportaje de la radio local wurwurgundesa aparecerán las declaraciones de la madre del panadero, del cartero y de el sobrino del carnicero (y su abuela) en relación a la posible Nueva Guerra Bolivariana.

El presidente de Wurwurgundia (como oirán en el reportaje) exclamó: ¡Defenderemos nuestras fronteras! Sólo puedo prometer sangre, sudor y un aumento de impuestos.

sábado, marzo 01, 2008

Música maestro


Una excepción a lo que decía en el post anterior fue la conspiración contra la Iglesia que los masones realizaron en el siglo XVIII y XIX. En esa época, una minoría logró conseguir terribles males contra el Reino de Dios. Pero fuera de eso, no lograron ni uno solo de sus otros propósitos. Después, ya en el siglo XX, la masonería perdió importancia decenio tras decenio. Esencialmente porque no acababan de responder a la pregunta ¿para qué estamos aquí? En los siglos anteriores los masones tenían muy claro qué querían, pero después poco a poco dejó de estar claro. Y hoy día las logias que sobreviven siguen buscando su razón de existir.

Hablando sobre la historia, hay hechos que no dejan de ser como lecciones divinas. La muerte en la misma semana de la madre Teresa de Calcuta y Lady Diana. La mujer que no tenía nada y la que lo tenía, la que fue feliz y la que no, la que no tuvo ninguna belleza corporal y la que la tuvo en grado notable, la una baja y la otra alta, la una joven y la otra anciana. Dos vidas no simplemente distintas, sino casi en los dos extremos de la gama de posibilidades. Siempre pensé.

Otra enseñanza fue que Enrique VIII dejó a su mujer y a la Iglesia Católica por tener un hijo. Y ni con seis mujeres logró tener un hijo heredero del trono. Todos podríamos señalar hechos en la vida de nuestras familias o de nuestras pequeñas localidades que han sido verdaderas y manifiestas enseñanzas de Dios.

Hubo un sacerdote que murió sobre el altar. Cayó desde el techo de la iglesia sobre el altar donde murió. Realmente sospechoso. De las muchas formas en que un sacerdote puede morir, ésta es de las que hacen pensar.

¿Por qué no creo en las conspiraciones?, normalmente.


Tengo observado que hay psicologías inclinadas a creer en toda hipótesis conspirativa y otras radicalmente reticentes a ello. Yo me cuento en el número de las reticentes. Detrás de la Historia no suele haber ningún trasfondo que no nos han contado. Detrás de la Historia no suele haber una minoría que movió los hilos desde la oscuridad. No ha existido nunca un grupo reducido de mentes que generación tras generación ha dirigido los acontecimientos desde el anonimato.
Los hechos son fruto de lo que vemos. No es necesario echar mano de causas ocultas para entender la realidad. La Historia es el resultado no de una causa, sino de muchas. Todo influye para que un imperio caiga: razones económicas, la corrupción del funcionariado, una batalla perdida, la racha de malas cosechas, la perfidia de varios protagonistas, el enfrentamiento entre dos clases sociales. Siempre es lo mismo.
Lo único que no explica la Historia es que un pequeño grupo de personas muevan las cosas a su antojo generación tras generación desde el secreto. Eso está bien para las novelas, pero la realidad es más complicada.
¿Por qué suelto este rollo ahora? ¿Es que no hay nadie en este blog que pueda decir algo gracioso?