viernes, abril 17, 2009

Virus perfidissimus III


Puede que los posts tan pesimistas de los días pasados se deban a que tenía mi ordenador en el taller de reparación. Puede que mi pesimismo se deba a que el informático me aseguró que en el mismo día tendría mi ordenador formateado y ha tardado más de dos días en hacerlo. Y que cuando me lo devolvió no funcionaba un ratón y tuve que desconectar los veinte cables que laboriosamente había conectado un cuarto de hora antes. Y después que lo subí, vi que no había puesto el programa de conexión a Internet. Y después descubrí que tampoco me había puesto Word.

Por si fuera poco se me ha caído un bote de cristal con aceitunas. Se ha roto. El suelo era un caos, un caos de cristalitos agresivos y aceitunas pacíficas.

Por si fuera poco, la médico me dijo que ha comunicado que tengo el colesterol alto. Hasta la tostadora parece que se ha rebelado. Bueno, no pasa nada. Mañana será otro día. Pero si no lo es, os espera otro post sobre más virus.
Si quiere dejar comentarios, hágalo aquí:

No hay comentarios:

Publicar un comentario