sábado, mayo 30, 2009

Cría cuervos que te sacarán los ojos

Estos últimos días han sido pródigos en noticias de, digamos, tipo personal. Por un lado está el tema del padre Alberto Cutie que promete más secuelas, no sé si tanto de tipo teológico como biológico. Sólo le deseo que tenga un hijo que acabe siendo, por lo menos, un famoso abad católico. Ojalá que el niño que acunen y amamanten, acabe siendo más católico que el cardenal Cisneros y Felipe II juntos. Ojalá que sea tan católico que el padre acabe arrepintiéndose de haber roto su celibato.

Después está Mel, el pobre Mel, Gibson me refiero. Se ha marchado con la rusa. Eso ha sido todo un golpe en la línea de flotación del tradicionalismo. Un golpe sucio. Un golpe bajo a las enseñanzas de Econe. Lefevre debe estar diciendo: cría Mels que te sacarán los ojos.

Con estas sorpresas por el centro y la derecha, sólo nos queda que la izquierda nos dé alguna. Ya sólo faltaría que Leonardo Boff se hiciera de Comunión y Liberación, o algo así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario