lunes, junio 15, 2009

Cómo no debe vestirse un clérigo en verano


Frases memorables del padre Fortea:

-No, querido amigo, no. Usted no es malo: usted es tonto.

-Sí, efectivamente, no es la pata de la mesa lo que llevas golpeando un rato con tu piececito.

-Señora mía, lo que tiene en casa no es un esposo: es el monstruo de las galletas.

-Bien, bien, de acuerdo, mi blog es muy malo. ¿Cuándo piensa dejar de visitarnos?

-Sí, el estado de la Iglesia es mejorable. Pero ¿a qué se refiere con aquellos buenos viejos tiempos?

-Sí, efectivamente, es un colega. Mira, vamos por allí no sea que nos vea. Si no, va a insistir en saludarnos.
-Ya, ya. Qué le vamos a hacer. Bueno, me tengo que marchar.
-No, no te extrañes. Dentro sólo encontrarás serrín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario