jueves, junio 04, 2009

¿A qué tengo gracia?


¿A que tengo gracia? Sí, señor. Mucha. Mire cómo nos reimos todos.


Sobre los dictadores:

Hay personas que no deberían tener poder sobre otros seres humanos.

En un Estado de Derecho, la Ley debe limitarse a actuar. En las dictaduras, la Justicia amenaza.

Frase dictatorial: Aquí hay toda la libertad del mundo. Lo que pasa es que esos están usando mal su libertad y por eso se van a enterar.

Hay dictadores que son insustituibles y únicos. Eso ocurre cuando uno de ellos, por voluntad propia, se convierte en bufón del mundo.

Pero recuerden todos los dictadores del mundo: no durarán en el Poder, ni un día más de lo que ya ha determinado el Altísimo.

Ese día ya está determinado en el Destino de Dios. Y cuando llegue, ni con todos los tanques, ni con toda la represión, ni con todas las leyes, ni agarrándose con todas sus fuerzas a su sillón, podrán evitar caer de su sitial como una fruta madura.

Las dictaduras dejarían de ser temibles si sus súbditos conocieran esa hora. Muchos tiraron cambiarían, si conocieran las circunstancias de esa hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario