domingo, junio 14, 2009

Tres nuevos cardenales de hace muchos años


La foto refleja un momento de la ceremonia de la entrega del capelo a varios cardenales.

Cada día respondo a un cierto número de e-mails. Correos de temática variada que responden a peticiones e intereses diversos. Un buen día se me ocurrió que podría escribir un solo e-mail para todos. Así nació este blog.

Este blog ha tratado de responder con 365 respuestas anuales a la pregunta ¿qué es un blog? El resultado de este e-mail de destinatario colectivo que mando cada día al océano de la Red, ha sido un grupo de lectores.

Lo que no me imaginé al principio, era que este grupo iba a ser parte de mi vida. Ahora lo es. Con esos lectores he hablado por teléfono, paseado, cenado, ido al cine, e ido de excursión.

No caigo en una afirmación vacía, al afirmar que noto los vínculos que me unen a las 600 personas que, como media, entran cada día en este blog. De los seiscientos, quizá cien entren y no vuelvan más. Pero al resto, fijos, fieles, puntuales, consuetudinarios, los percibo como parte de mi vida. Ellos no me son indiferentes y espero, con el pasar de los años, seguir encontrándome con más y más de estos conocidos lejanos.

Más extraño es el fenómeno del odio. Ésa es otra faceta, oscura, de este pequeño rincón que creé hace años. ¿Por qué algunas personas destilan odio hacia el autor del blog? Uno va por la vida tratando de no hacer daño a nadie, de vivir su vida y dejar que otros vivan la suya. Y, sin embargo, hay quien trata de hacerte daño. Es un misterio.

Sea dicho de paso, siempre escribo este blog después de la cena. Digo esto porque cierto compañero me dijo una vez en muy mal tono: ¿es que no tienes nada más que hacer que escribir en el blog?

Yo le miré, me callé, miré hacia arriba y le dije, cambiando de tema: mira, un pájaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario