martes, junio 16, 2009

Y Masiá cogió el fusil

Que conste que no lo hago por animar el cotarro. Quiero dejar claro que si voy a criticar las palabras del jesuita Juan Masiá, no es por crear ese tipo de polémicas que tanto les gustan a los lectores, no.

Pero es que cuando ayer leí que el padre Masiá escribía:

Si Malaquías levantara la cabeza, invitado a ver desde un balcón con colgaduras de la enseña nacional el paso de la lujosa custodia en la procesión del Corpus, diría: No acepto la ofrenda de vuestras manos.

Cuando leí aquello, lo leí con afecto, con cariño. En los años 70 sus palabras hubieran sonado a grito de guerra, a peligrosa lista luterana clavada en la puerta de Wittenberg.

Pero ahora, al escuchar esas cosas, uno sonríe como quien encuentra un bonito fósil, un encantador trilobite teológico.

Es evidente que al estar en Japón no le han llegado las noticias de que ahora hay más posibilidades de que vuelvan las capas magnas que no de que quiten la procesión de la custodia del Corpus en Toledo.

Todos, hasta Leonardo Boff, han entendido que la búsqueda de la pureza evangélica no está reñida con la belleza, la pompa, la gran liturgia.

Masiá predicaba la libertad. Pero según él, la libertad bien entendida es la libertad litúrgica para hacer las cosas de una sola manera. Y por eso, cuando algunos quieren honrar a Dios de otra manera, él sale agitando la Biblia con lo de Malaquías. Si Malaquías viviera, le diría a Masiá a mí no me metas en esto.

Masiá afirma incluso que Jesús el día del Corpus hubiera dicho que no aceptaba esa ofrenda hecha con amor y sencillez, la sencillez del pueblo, sea dicho de paso. Jesús, si hubiera hablado algo sobre el tema, hubiera dicho: Masiá, Masiá, te estás pasando un poquito de la raya.

Yo, cada año, visito varias diócesis o prelaturas de misión. Hablo con el clero, con el pueblo sencillo, con los grupos de oración, con obispos jóvenes. Y la cosa ésa de que la bondad está en la mesa de madera en un cobertizo, y el fariseísmo está en las grandes liturgias, eso está ya más pasado que la frase: Luke, yo soy tu padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario