miércoles, julio 01, 2009

Aficiones tiránicas

Es curiosa la afición de los tiranos a sacar los tanques a la calle. En una calle se pueden desplegar infinidad de fuerzas, pero a ellos les van los tanques. Aunque lo de dispersar a la gente a base de cañonazos no se le ocurre ni al más tonto de la clase. De hecho, tanto delante del Parlamento Ruso, como en Tiannameng, se vio que cualquier otra fuerza era mejor para dispersar masas que los acorazados pesados. Pero a los tiranos les van los tanques.

Dadles tanques y condecoraciones. No conozco ningún tirano aficionado a la jardinería o a reparar relojes en la tranquilidad de su casa. Los dictadores no son proclives a las operaciones manuales meticulosas. Les va más cualquier tipo de operación que se haga con un mazo o con un rifle.

Después están los esbirros. Esbirro del tirano. No, no suena bien. Es un oficio que debería estar mejor remunerado. Además, se piensa poco en los esbirros. En las películas son tiroteados como los marcianitos en un videojuego, ¿pero alguien piensa en sus familias, en las pensiones de viudedad que eso representa?

El héroe salvador está muy bien considerado, el villano ególatra casi al mismo nivel, ¿hasta cuándo dejaremos de pensar en las pobres miríadas de villanos que tuvieron la mala suerte de ponerse en medio del camino del héroe?

No hay comentarios:

Publicar un comentario