lunes, julio 06, 2009

La Biblioteca de bibliotecas

El descubrimiento de América supuso un cambio de era. La Revolución Francesa supuso otro. Durante años los ensayistas han disertado acerca de cuál sería el suceso que supondría el siguiente cambio de era.

La II Guerra Mundial, sin duda, es el hito más evidente entre la Ilustración y nuestra época. Sin embargo, la aparición de Internet supone una revolución que va a dejar pequeño cualquier otro cambio anterior.

Una revolución que ha cambiado la sociedad, la cultura, el ocio, el trabajo, los hábitos y costumbres de casi todos. Recuerdo que un día estaba haciendo una visita a unos amigos. Le dije al hijo que le preguntara a su hermana si iba al salón a tomarse un refresco con sus padres y yo. El hijo que estaba jugando a un videojuego, se lo preguntó vía mensajería instantánea a su hermana que estaba en la habitación de al lado.

Noviazgos comienzan por la Red. Miran la temperatura de la calle ya no en el termómetro, sino en el Servicio de Meteorología. Ven las vísperas de Notre Dame de París en su casa. El mundo ha cambiado, sí.

Lo interesante es que esto está sólo comenzado. Lo que hemos visto nos ha dejado boquiabiertos y, sin embargo, comprendemos que esto es únicamente el principio. Los que hemos nacido en 1968, como yo, claramente vemos que en el mundo se ha dado un cambio cualitativo. Esto ya no es que tengamos más electrodomésticos, o los coches vayan más rápido, o tengamos energía más barata. El mundo ha cambiado desde Internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario