viernes, agosto 07, 2009

No hay nada como el progesismo


Siempre me ha hecho gracia que en los años 70 pudieran edificar en la bella ciudad de París el horroroso Centro Pompidou. Pero es que en esos años los hippies tenían carta blanca. Podías hacer las mayores barrabasadas, que cuando les criticabas, te miraban arqueando la ceja derecha y te decían: claro, es que usted no nos entiende.

La cultura de los 70 se resume en que ellos podían hacer y deshacer a su antojo, porque eran modernos, eran progresistas, eran jóvenes, estaban a la onda. Mientras que tú, lector de este blog, no podías hacer la más pequeña crítica, porque tú eras el pasado, lo anquilosado, estabas superado, te soportaban, eras un pequeño burgués y no te habías dado cuenta, y si eras religioso, entonces sí que te habías caído con todo el equipo, si eras religioso eras poco menos que la Inquisición.

En esos años 70 todo el mundo tenía derecho a hablar, era el reino de la libertad. Pero si eras religioso, lo mejor que podías hacer era callarte, la Inquisición había pasado.

Afortunadamente aquellos años de hierro, aquellos años grises, aquellos dogmatismo del progresismo desatado, ya han pasado. Hoy día ha quedado patente que aquello no sólo no era el futuro, sino que no tenía futuro. Pero aun hoy en los comienzos del siglo XXI nos queda una cierta vergüenza de decir las cosas claramente. Porque creemos que si algo tiene la etiqueta de progresista, entonces somos unos miserables si lo atacamos. No tenemos que tener vergüenza. El Centro Pompidoú es horrible, espantoso. Iba a proponer que lo derribaran y plantaran césped encima. Pero no, mejor que lo dejen. Jamás lograremos un monumento mejor a lo horroroso.

Ah, hay muchos centros Pompidoú repartidos en el mundo de la cultura, de la ideología y de lo políticamente correcto. Abajo el progresismo, viva lo incorrecto, sed libres. Cuando alguien diga que es un progresista y que te calles, decidle que se calle su santa madre, pero que tú no te piensas callar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada